lunes, 5 de noviembre de 2012

Un must de la aventura remozado

Uno, que ha dejado ya las lecturas de Verne en el recuerdo inmarcesible de la más recóndita juventud, envueltas en largas tardes de cálida atmósfera y sol trepidante, no puede impedir, cuando surge una belleza como la que acaba de editar Nórdica (una pieza absolutamente llamada a ser huésped de la biblioteca de cualquier detector de maestrías bibliográficas, como es mi caso), no puede impedir, digo, que las papilas gustativas por el papel impreso se reactiven y anhelen una revisitación -como dicen "los pedantones al paño" (vid Machado)- de un clásico de la aventura como es Veinte mil leguas de viaje submarino.

Los viajes hacia abajo son para Verne un especial motivo de inspiración aventurera. Recordemos ese otro gran periplo literario por el subterráneo que es Viaje al centro de la tierra. No obstante, a diferencia de las interioridades terrestres, la profundidad marina representa no un mundo de ida y vuelta, de visita, sino un mundo paralelo, literalmente para desterrados. Los que lo eligen, mueren a todos los efectos en su vida anterior. La tripulación de ese buque errante y fantasma, el Nautilus, está formada exclusivamente por muertos. Su capitán ha perdido su anterior nombre y rango para llamarse Nemo (palabra latina que significa Nadie). Es muy acertado lo que dice Fernando Savater en su inolvidable ensayo La infancia recuperada acerca de que Nemo es como un Ulises que ha renunciado consciente y definitivamente a la ilusión de encontrar su Ítaca. La figura del capitán se reviste de una especie de aura romántica, la búsqueda de la libertad es el corazón mismo de su personaje. El propio Nemo lo declara en su apasionado elogio al mar: "El mar no pertenece a los déspotas. en su superficie, pueden todavía ejercer sus derechos inicuos, allí pueden luchar, devorarse y trasladar ahí todos los horrores terrestres. ¡Pero a treinta pies por debajo de su nivel, su poder cesa, su influencia se apaga, su poderío desaparece! ¡Ah, señor mío, viva, viva usted en el seno de los mares! ¡Solamente aquí hay independencia! ¡Aquí no reconozco amos! ¡Aquí soy libre!" Personaje desgraciado y brillante, con un oscuro pasado, el misántropo Nemo entiende la independencia como mayor acopio de fuerza y resistencia para hacer su voluntad, y, al mismo tiempo, la libertad que anhela está más cerca del ímpetu que mueve a los conquistadores de imperios que a la intención humanista de los grandes exploradores.

La ambición personal produce aventura y desde este punto de vista Veinte mil leguas de viaje submarino constituye todo un festival de acontecimientos, experiencias y descubrimientos que elevan la obra a la categoría de auténtico must indiscutible del género. La novela, que se lee con el mismo excitante interés que en la fecha en que publicó, 1869, ha sido ahora, felizmente, objeto de atención de Nórdica, que pone en nuestras manos una impresionante edición con nueva traducción (¡Aleluia!) y el valor añadido de más de cincuenta extraordinarias ilustraciones a color de Agustín Comotto.

Muchos han tachado a Verne, tanto en su tiempo como en el nuestro, de escritor "menor", de mero escritor de novelas de aventuras (¡como si escribir aventura no implicara talento creativo o imaginativo!, ¡qué se lo digan a Homero, Apolonio o Luciano de Samósata!). Y digo yo, ¿cómo alguien dotado con una capacidad tan arrolladora de fabulación, con una visión tan anticipatoria de la ambición humana (en su vertiente positiva y negativa), y con una gran habilidad para dibujar personajes que han traspasado el tiempo puede ser considerado "menor"?  El tiempo, como un puzzle, encaja cada pieza en su lugar.

Aquí, para su disfrute, el vídeo de presentación de esta preciosa edición de Nórdica:

23 comentarios:

  1. Respuestas
    1. La mejor manera de evitar una tentación... (ya sabes cómo sigue)

      Eliminar
  2. ¡Hacernos sufrir de esta manera cuando los recursos monetarios andan tan escasos! Mala persona, señor Barbusse...

    ResponderEliminar
  3. Este era uno de mis libros preferidos cuando era pequeña. Pero me doy cuenta de que no tengo ninguna edición en casa. Esta es preciosa, casi tanto como el poco espacio que me queda en las estanterías.

    ResponderEliminar
  4. ¡Menudo bocado nos trae a la mesa!

    Jorge

    ResponderEliminar
  5. yo lo releí hace poco y me gustó mucho más que la primera vez. Lo tengo en Edhasa, una edición ilustrada y bastante bonita. Pero esto.....

    Barbusse nos arruina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El de Edhasa es precioso tambien, eh?. con las ilustraciones de Neuville, etc. Tu no tenias esta edición, no?

      Eliminar
  6. Hace cosa de un año me decidí a desempolvar yo también una preciosa edición de Círculo con los grabados originales de Édouard Riou y Alphonse de Neuville. La lectura sigue siendo maravillosa por mucho que les pese a algunos que piensan que estas lecturas sólo pertenecen a una época o a una etapa de la vida.
    De todas maneras, cualquier nueva edición de un clásico es muy bienvenida y además si las ilustraciones acompañan bien, merece la pena pararse a contemplarlas. Como a mí me encantan los libros ilustrados (los que se adaptan bien al texto)disfrutaré seguro.
    Un saludo y enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos:

      Son los pontificadores de la literatura los que hablan de libros "serios" y autores "menores", pero el tiempo pone cada uno en su lugar: a los libros y a los pontificadores, que son precisamente de los que nadie se acuerda, mientras que determinados libros tachados como menores por los mismos pontificadores ya olvidados han traspasado siglos y están hoy igual de frescos y vivos que siempre.

      Bienvenido al infierno.

      Un saludo, y gracias.

      Eliminar
  7. Dos pinceladas sobre este asunto:

    Generalmente esta novela, debido a su propia trama, ha constado en casi todas sus ediciones con ilustradores. Y los dibujos a plumilla de alguna versión del s.XIX, no sé si será la original, de un tal Riou, son de dejarte con la boca abierta.

    La canción de la presentación de editorial Nórdica (a la que desde aquí voy a felicitar por lo arriesgado, y noble, del envite) es una maravilla de Richard Hawley que figua en su album "Coles Corner", de 2005.

    Y cuyo enlace dejo aquí http://youtu.be/ynf0ERJVB9I por si a alguno le apetece escucharla entera.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julian:

      A mí suele gustarme mucho que la obra se edite con las ilustraciones con las que originalmente fue publicado, y desde luego, los grabados de Riou que comentas (a los que también aludió arriba Ramón y Carlos) son maravillosos. Ahora bien, si hay una nueva visión de algún artista que merece la pena, porque el estilo se adapta perfectamente a la obra, y además no intenta predominar sobre el texto, sino que lo complementa y, a veces, lo enriquece, pues no lo dudo y no lo dejo pasar. Es, creo, el caso que nos ocupa.

      En cuanto a la canción, comparto contigo que es una joya. Y el booktrailer que ha hecho Nórdica, de un gusto exquisito.

      Gracias por el enlace.

      Saludos, Barnes.

      Eliminar
  8. Joder, he quedado a la altura del betún, y por partida doble, además. Lo de las ilustraciones de Riou lo escribí antes de que Carlos publicara su comentario pero no lo pude subir. Y lo de Hawley lo puse sin haberme terminado de ver el booktrailer, donde al final aparece reflejado el dato de manera clara y contundente. Ya sólo faltaría que el enlace no funcionara.

    "¡Menudo listillo!" habrá pensado la gente. Y con razón. Así pues... disculpas para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, hombre, no hay problema. Son cosas que pasan y,además, la intención es lo que cuenta. Aquí en el infiierno, ya sabes, quien esté libre de pecado...
      Un saludo

      Eliminar
    2. Uy sí, has quedado fatal, Julián :)

      (pero no ves que aparece la hora del comentario, alma de cántaro, y además qué más te da a estas alturas lo que opine la gente o según qué gente, aquí en este infierno estamos enter amigos)

      Eliminar
  9. ¡Escritor menor, qué atrocidad! Ya lo dije una vez: en esto de la literatura, toda categorización es una forma de censura...

    ResponderEliminar
  10. Yo fuí una seguidora incondicional de Verne a través de Joyas Ilustradas y hace un par de años empecé a releerlo cuando quise introducir a mi hijo en el universo de Julio Verne.
    Esta edición que propones me apetece mucho. Nórdica es una editorial que cuida mucho los libros en cuanto a los ilustradores y todos los que tengo de ellos son verdaderamente especiales.
    Un saludo.

    ResponderEliminar