lunes, 14 de enero de 2013

Grandes desesperanzas


"A menudo me he tenido que comer mis palabras y he descubierto que eran una dieta equilibrada", decía en cierta ocasión Winston Churchill. También yo me como ahora mis palabras por respeto al lector habitual de este blog y también, por qué no, a modo de reparación del desequilibrio de mi primer impulso alabador de la edición de Grandes esperanzas, el clásico de Dickens que Galaxia Gutenberg y Círculo de Lectores han sacado a la luz hace escasamente un mes. Y es que no es oro todo lo que reluce. Ni oro, ni plata, ni bronce (hablando con símil olímpico). Que los "circulares" y "galácticos" tienen en su haber ediciones impecables y una trayectoria sólida y respetada en esto de la literatura al alcance de todos, eso no se lo niega nadie, pero lo que no es de recibo (en todo caso el recibo es de 38 monedas de euro al cambio de hoy) es que se rescate este clásico de Dickens para celebrar las cinco décadas de existencia de una empresa que es referente en la venta de libros en España, que dicha obra se vista con unas maravillosas ilustraciones encargadas ex profeso al genial Ángel Mateo Charris, que se imprima tan cuidadosamente en formato generoso, que se encuaderne en tapa dura y se remate con guardas de fantasía y sedosa cinta punto de lectura... ¡y que resulte que todo ese impecable y rutilante ropaje esté al servicio de una traducción tan farragosa, torpe, oscura, sintácticamente diabólica e incompresible para el lector como la que incluye! Por favor, señores, la ocasión (y el precio) merecían haber encargado una traducción de nuevo cuño o, en su defecto, haber elegido de entre las que ya existen, alguna algo más entonada, no pido mucho, ya ven: véase la de Ramón Berenguer, en Alba Editorial, o la de María Engracia Pujals, en Cátedra. Pero no, optan por la de Vallvé (que ya ha venido circulando y damnificando al sufrido lector a través de la ediciones de Backlist y Espasa Calpe/Austral), una de las más obtusas e inaprensibles. ¿Cómo leer a Dickens así? ¿Cómo captar su total y extensa sutileza, su esplendoroso humor, su observadora composición de caracteres, su finísima ironía? Las grandes esperanzas se han tornado (¡cómo lo siento!) en grandes -mayúsculas, más bien- desesperanzas. Una pena.

Imagen: Ilustración de Ángel Mateo Charris

19 comentarios:

  1. basura, basura y más basura desde el primer párrafo hasta la página 112, donde he desfallecido.
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me intentaba convencer a mi mismo y me autoengañaba, así pude llegar hasta la página 243, donde el soniquete artifical de esta traducción me abatió y me hizo dar carpetazo.

      Eliminar
  2. Que pena, después de gastarte tus euros con ilusión, encontrarte con tal chasco.... Así como quieren, fomentar la cultura.....
    http://deseolibros.blogspot.com.es/
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo que es peor es que muchos lectores ni se darán cuenta del emplasto...

      Eliminar
  3. Jajaja, yo soy un damnificado por el libro en cuestión. La verdad es que has calificado perfectamente la traducción: farragosa y oscura. Al principio yo creía que era un problema mío, de falta de atención o incluso de estado de animo, me ocurria que tenía que volver a leer muchos párrafos cuyo significado se me escapaba, pero poco a poco fui viendo que todo era debido a una traducccion que se expresaba continuamente de manera complicada y enrevesada. La verdad es que no me lo pensé y consegui que mi librero habitual me lo cambiase por una magnífico ejemplar de La montaña mágica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Bueno ese es el castigo que pesa sobre los que no podemos disfrutar de los autores en su versión original. Es cierto que lo de las traducciones es sangrante, igual que una mala corrección, le quita sentido a la obra, la enturbia, la oscurece. Y, en este caso, tiene más delito todavía. Una pena, la verdad. Quizás debas seguir el ejemplo de Ángel y buscar consuelo en otros brazos.

    ResponderEliminar
  5. Dime que no es verdad, confiesa que es una broma. La ilusión de encontrar una edición definitiva a la altura del clásico y me cuentas que tan solo el envoltorio es de calidad. Confiaba en la Galaxia pero esto no es una labor editorial de altura. En fin...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento, Carlos. No se trata de una broma, lo parece, pero no lo es.

      Eliminar
  6. ¡Qué decepción! ¡Y qué ahorro más tonto por parte de los editores! Al menos las ilustraciones son sensacionales, si he de juzgar por la que pones de muestra...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo raro es que, si el ilustrador leyó esta traducción para inspirarse, hayan salido tan espléndidas ilustraciones.

      Eliminar
  7. Hola:

    Vi este libro pero sin abrirlo la verdad es que me pareció poco práctico; es demasiado grande.

    Alba ya tiene este libro en bolsillo.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuviste buen ojo, David.Y Alba es Alba, siempre lo ha sido. Y lo sigue siendo por algo.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Yo también llegué a tiempo para devolverlo !! Menudo fiasco. Hay párrafos en los que no entiendes nada de nada. Te dices ya mejorará...pero ¡que va!, va a mucho peor...in crescendo. Es una tomadura de pelo. Me deshice de él y a otra cosa....


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me perdí definitivamente en el primer capitulo en la dichosa losa sepulcral, que no sabes si es de su padre, de su hermana o de su..... Un puñetero y caro desastre, y lo malo es que a mí lo me lo quieren cambiar. Ademàs he escrito un email a La via Lactea esta de la editorial y no me han contestado.
      En fin un saludo a todos y enhorabuena alos que no se lo han comprado y alos que se lo han cambiado.

      Eliminar
  9. Ramón, el síntoma más claro de una mala traducción es cuando uno se dice: "ya mejorará" :)

    ResponderEliminar
  10. Hace años que soy socia del Círculo de Lectores y desde hace al menos cuatro años he notado que cada vez iba bajando más la calidad de sus libros. No solo la elección de libros a publicar, sino el cuidado que antes ponían en la encuadernación, el tipo y tamaño de letra y ahora por tu comentario también la traducción.
    Es una pena que hayas buscado un libro estupendo y que te hayas encontrado con una mala copia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Mi exlibrero habitual ha procedido en el dia de hoy a devolverme el importe de las grandes desesperanzas. Pero lo ha hecho de malos modos e indicandome que no hay buena o mala traduccion, sino que todo es mera interpretaciøn del lector. Jajajajaj

    ResponderEliminar