viernes, 3 de mayo de 2013

Priam resucitado

Para buenaventura de los lectores que buscaban hace tiempo esta obra entre los volúmenes de celulosa compacta y amarillenta que pueblan las librerías de lance –búsqueda errabunda e infructuosa, en la mayoría de los casos–, la editorial Impedimenta desentierra el Enterrado en vida de Arnold Bennett. Es el libro de esta primavera. No solo de esta primavera –qué digo–, de muchas más, pues su recuerdo, una vez leído, es indeleble. ¿Que no me creen? ¿Que lo dudan? Vale. Pero no duden de que yo dude, porque yo no dudo, yo afirmo, sentencio, proclamo. Desde que leí en la ya clásica colección de la Biblioteca Personal Borges esta deliciosa novela, su antihéroe, el entrañable Priam Farll, entró a formar parte, directa e inamoviblemente, de mi particular galería de personajes literarios de ficción. Y entrar en ese selecto club no es –ya se lo aclaro– fácil ni rápido. Requiere reunir unas condiciones, comportamientos y desventuras que solo unos pocos caracteres atesoran y despliegan. Requiere unas duras oposiciones por parte de los aspirantes. Así que, les repito, no duden de que yo dude. Tampoco dudarán ustedes cuando conozcan al pobre Priam. Tiempo al tiempo.

En España, la presencia en librerías de este gran autor que es Bennett se ha limitado a la que se considera su obra maestra, Cuento de viejas (Editorial RBA, 2011), en su línea narrativa mas seria. Ahora viene a sumarse a la oferta este clásico de la novela cómica inglesa –Bennett cultivó este género con varios títulos inolvidables–, impagable por lo que de satisfacción y bienestar nos reporta a nuestro sistema nervioso central. En esta flamante edición, Impedimenta rescata, con feliz criterio, la traducción de Vicente Vera (aparecida ya en la edición de Calpe, de 1921), que ha sido revisada y actualizada por José C. Vales (colaborador habitual de la editorial de Enrique Redel), y que transmite de modo admirable el tono humorístico –a veces un tanto surrealista– y grácilmente irónico de la novela. El mismo Vales escribe también un estudio sobre el autor, su producción y su contexto literario. Pero lo más importante de esta edición, y lo que supone una verdadera apuesta por su consistencia bibliófila, es que incluye –aunque esto no se refleje en la cubierta, sí en la portada interior (tendrán ustedes que abrir el volumen si quieren comprobarlo)– un airoso prólogo –a mi juicio– titulado «Priam Farll y el antídoto perfecto para la timidez», a cargo del señor Barbusse (aunque firmado, eso sí, con su seudónimo urbano). Digresiones aparte, lo que les puedo decir con absoluta seriedad es que quien se haga con esta edición, tendrá una verdadera joya, pues los ingredientes con los que se ha arropado –y los cocineros que han cocinado– tanto contenido como continente de la obra son de la mejor calidad y buen gusto.

La semana que viene este Enterrado en vida resucitará en sus librerías próximas y/o amigas. Y para esas fechas, y para darle a Bennett el acogimiento que se merece, podrán ustedes participar –si lo desean– en un sorteo de ejemplares (está por ver cuántos, ¿2, 3?) de esta divertida obra de Bennett. Permanezcan, pues, atentos al Infierno. No se me despisten.

24 comentarios:

  1. Descubrí a este autor gracias a Elena y ya me he leído algunas de sus novelas y muchos de sus ensayos. Me tiene totalmente atrapada, pero en este caso aunque me encante Impedimenta y agradezca que se haya decidido a publicar a Bennett seguiré leyéndolo en su lengua original ya que se me ha brindado la oportunidad.
    Eso si si lo sorteas, lo mismo me animo a participar que "lo cortés no quita lo valiente".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si lo puedes leer en su lengua original, no participas en el sorteo ni de coña. Para eso estamos los demás que desgraciadamente sólo nos manejamos (y con dificultad) en nuestro idioma propio).

      Eliminar
    2. jajaj Bien dicho antonio luis, los bilingües que apechuguen.

      Eliminar
    3. Jajajaja.

      Aunque supiera leer a ese nivel en inglés, leería esta obra en la edición de Impedimenta, simpn duda, jajaja.

      Eliminar
  2. Oh, qué pinta tiene!, enhorabuena señor Barbusse por el prólogo, estaré muy atento a lo que dice :) Para mí esta edición sale justo a tiempo, pues estaba a punto de coger de la biblioteca el viejo ejemplar de Orbis.

    Un abrazo,.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, Pedro, de que sea justo el momento. La edición de Orbis, la de la Biblioteca Borges, no tiene una mala traducción (la firma Ana Goldar), pero no puede compararse a la de esta nueva edición. En la literatura de humor es, si acaso, más importante aún la solvencia y la adecuación de la traducción.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Qué grande es Impedimenta! Después de deleitarme con Wodehouse, Gibbons, Stevenson o Crispin, creo que estoy preparadísima para el señor Arnold Bennett, sin duda. Además es el libro de esta primavera, ¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, quería añadir que José C. Vales también es escritor y tiene una prosa estupenda (por si resulta de mayor incentivo, ahí queda eso).

      Eliminar
    2. Absolutamente, Mónica, es el libro de esta primavera, jajaja.

      Eliminar
  4. Oportuna y muy merecida esta recuperación de Bennett. Confiemos en que le sigan algunas más, hace falta que este autor logre por fin el reconocimiento que merece en nuestro país. Querido Barbusse, con tu permiso añado tu entrada bennettiana al blog de la ABBA, que ya contiene un corpus nada despreciable de informaciones sobre este autor. Para quien no lo conozca, les dejo aquí el enlace: http://arnoldbennettbloggersassembly.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Esteban Nogalés3 de mayo de 2013, 17:47

    Si usted dice, Barbusse, que es el libro de esta primavera, yo no tengo más remedio que programar su lectura, visto lo visto su magnífico criterio literario. Y felicitar a Impedimenta por haber contado con su entusiasmo contagioso para prologar su edición. Estaré atento, delo por supuesto.

    Ah, y estoy de acuerdo con Antonio Luis, aquellos que ya lean el inglés, que nos dejen a los legos en el idioma de Shakespeare, por simple cortesía, ilusionarnos con poder leer el libro en castellano y por cortesia del blog.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me va conociendo usted, señor Nogalés. Pues sí, en el prólogo -o presentación- a la obra intento comunicar un entusiasmo, así es. Espero haberlo logrado.

      Un abazo.

      Eliminar
  6. Me uno yo también al comentario de Antonio Luis, yo de hecho en el sorteo de otoño tuve la oportunidad de leer Madame Bovary en francés y tuve el decoro de no participar en el sorteo, para que tuvieran más oportunidades los lectores no bilingües; pero en este si participaré ya que el inglés no es lo mio, así que.....

    El libro tiene una pinta estupenda y resulta altamente atractivo y si además viene avalado y prologado por Barbusse pues no se hable más... ¡A por él !..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón. Jajajajaja,

      Eliminar
    2. Ramón: no seas modesto, si tu has leído hasta Henry James en inglés....

      Eliminar
  7. Extraordinaria aportación. Bennett es uno de mis autores favoritos. Me animaré a participar en el sorteo.

    Sigo su blog con atención, aunque echo en falta alguna recomendación de poesía...

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilo Dicha, la poesía irá viniendo. Saludos.

      Eliminar
  8. No puedo esperar: sale un nuevo libro de Arnold Bennett (esto ha quedado como si fuera no llevara unos cuantos años bajo tierra) y encima con una edición que dará gusto leer. Yo también me animaré a participar en el sorteo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Te espero por aquí en ese caso. Así me gusta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Pero que capullo estás hecho. Mucho ponernos a todos los "dientes largos" con el libro de Bennett. Con este libro de Bennett. Y luego, al final, va a resultar que no eres un infraser repelente y odioso ¡Coño, pero si pareces la Mayra! ¡Si hasta lo regalas! Esta vez te pasaste Barbusse, que dirían, en semejante tesitura, mis admirados Alfredo Bryce-Echenique y Jaime Bayly.

    Yo, de momento, en este baile de Bailey's (homenaje a ambos) con quien ando enfrascado, y hasta embotellado, es con Beyle, "La Cartuja de Parma" en edición de Cátedra, cortesía de Sant Jordi, y, justo es decirlo, disfrutando como gorrino en acequia.

    ¡Un abrazo, mister! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, querido Julian, no podía decir nada, compréndelo, boca cerrada hasta que el libro no estuviese cerrado.

      Ahora lo que tienes que hacer es luchar por uno de los ejemplares participando en un adorable sorteo participativo y didáctico que te encantará.

      Ah, y hace usted requetebien leyendo al señor que le dió el yuyu de tanto belleza como vio en Florencia, jajaja.

      Un abrazo, y perdone usted.

      Fdo. Mayra G. K.

      Eliminar
  11. Y de "El Santo Hobbes" puede usted adelantarnos algo, doña Mayra.

    Me ha soplado uno de mis espías supersecretos que la última versión -la tuneada, la fetén, la Ibicean Sunny Megamix- se halla ya fuera del horno y esperando impacientemente ser pasto de la saña de algún maquiavélico mecenas. ;-)



    ResponderEliminar