viernes, 17 de mayo de 2013

Sorteo Enterrado en vida 2

Estación de metro de Piccadilly Circus, Londres, ca. 1908. Tarjeta postal

«Siguiendo las indicaciones de Alice, compró billetes para otra estación cuyo nombre oía también por primera vez, y en seguida pasaron por unas aspas giratorias de metal que había a la entrada y que tintinearon tras ellos, dejándolos en una especie de gran cofre cuya única salida era un largo y oscuro túnel. Unas manos pintadas en los muros, apuntando a la misteriosa palabra 'Vagones', señalaban la dirección que debía tomarse a lo largo del túnel. Se oyó una voz que, surgiendo de la espectral penumbra, gritaba: 'jSuban, por favor...!'. La señora Challice echó a correr. Priam la siguió. Mientras avanzaban por el túnel en forma de cofre soplaba un viento constante, de una fuerza tremenda. En cuanto Priam comenzó a correr en pos de Alice, aquel formidable huracán le arrancó el sombrero, que salió volando en dirección a la calle de nuevo. El artista corrió tras él como si fuera un joven de veinte años y consiguió recuperarlo. Cuando volvió hacia el interior del túnel, sus asombrados ojos no vieron más que una gran jaula donde un gran número de seres humanos iban apiñados tras unos barrotes de hierro. Sonó un chasquido metálico, y la gran jaula, con todas aquellas gentes dentro, se perdió de vista en las profundidades de la Tierra.
Le pareció que todo aquello superaba todo lo que había imaginado que pudiera existir en la ciudad de los milagros. Al cabo de un par de minutos, otra gran jaula surgió de las profundidades y apareció en el túnel por un punto distinto de aquel en que la primera se había hundido, vomitó a sus cautivos, y descendió rápidamente con Priam y otros muchos, lanzándolos allí abajo, a una mina de paredes blanca con incontables galerías. Priam corrió durante bastante rato aquellas interminables galerías, bajo el suelo de Londres, siguiendo la indicación de las manos pintadas en los muros, y de vez en cuando trenes mágicos, sin máquinas, pasaban, como visiones fantásticas, por delante de sus asombrados ojos.»
 (Enterrado en vida. Arnold Bennet. 1908)

Cartel publicitario del metro de Londres de 1908

PREGUNTA 2: 

El metro de Londres, que data de 1863, es el más antiguo del mundo. Resulta chocante imaginar a damas y caballeros ataviados a la moda más puramente victoriana (o eduardiana, ya en la época de esta novela) pululando por corredores y escaleras subterrános, y entrando y saliendo de esas "jaulas con barrotes de hierro", como diría nuestro protagonista. La imagen del metro la solemos asociar a épocas más recientes, aunque bien es cierto que ya, por ejemplo, Charles Dickens, pudo haber viajado en este medio de transporte. En cuanto a nuestro querido Priam, como vemos, su experiencia con el metro no es muy satisfactoria. Bajo el suelo de Londres no solo pierde a Alice, sino también su sentido de la orientación, que lo lleva a vagar por aquellas interminables y ventosas galerías en busca de una salida al mundo exterior. Ponte de nuevo en la piel de Priam y ayúdale a salir de ese laberinto. Indícale el trayecto que ha de seguir para ir en metro desde Piccadilly Circus (que es donde se ha perdido) hasta South Kensington (que es donde quiere ir). Detállale la línea o líneas que ha de tomar, si ha de hacer transbordo o no, y el nombre de las estaciones por las que pasará en su trayecto. Para ello, lógicamente, deberás consultar un mapa del metro de Londres del año 1908. 

Las bases del sorteo, aquí

¡Suerte!  

13 comentarios:

  1. Yo no participo, porque ya tengo el libro, pero me gustaría aunque fuera sólo por intentar contestar estas fascinantes preguntas. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues adelante, niño vampiro, sabes que estás en tu casa. Los demás participantes seguro que te agradecen el gesto. Me alegro que te guste. Gracias.

      Eliminar
  2. Vamos a ver Barbusse, si yo no sé ni como llegar a mi casa y usted pretende que sepamos ir de Picaddilly a Kensinton en metro. Usted es una persona muy extraña. De todas formas debo reconocer que me atrae hacer las investigaciones oportunas.

    ResponderEliminar
  3. jajajaja.....muy bueno A. Luis

    ResponderEliminar
  4. Ya me extrañaba a mi que las preguntas no tuviesen su elabiración. Como siempre ocurre aquí en est blog los premios hay que currárselos. Nada de fecha en la que se creó el metro de londres o simplezas por el estilo. No, aquì a consultar un mapa del metro de londres de 1908, casi ná, jajaja. De todas formas, como dice Antonio Luis, a mi tambien me atrae mucho. Bueno, me pngo a ello.

    ResponderEliminar
  5. Y no quiere ir a ningún otro sitio? Con la de sitios que hay, tiene que ir a South Kensington? Buff :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Pedro, no. Priam quiere ir a recoger su equipaje a South Kensington. No inventes... Jajaja

      Eliminar
  6. Ostras, estoy con A. Luis, ¡qué complicado! Con lo mal que me oriento... Desde luego, no nos lo ponen fácil.

    ResponderEliminar
  7. Uy,a ver si investigamos...¡Qué difícil!

    ResponderEliminar
  8. Me ha tocado pelearme un poco con el mapa pero al fin creo que lo he conseguido. Espero que logremos sacarlo entre todos de ese laberinto subterráneo.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  9. Venga, venga, no se quejen ustedes tanto, que es muy fácil. Esto lo haría hasta un niño de cinco años...

    Además hay muchas opciones de trayectos, con una de ellas me conformo :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son ustedes damas y caballeros del siglo XXI, seguro que saben orientar acertadamente al desvalido Priam...

      Eliminar