miércoles, 15 de mayo de 2013

Una lista de obras con muy buen humor

El absurdo, una forma de humor
Aprovechando que estamos estos días metidos de lleno en la divertida novela Enterrado en vida, de Bennett, mi buen amigo A. me inquiere (vehementemente, como en él es habitual) una lista con recomendaciones de libros que sean para reír (o, al menos, sonreír). Hace poco —se acordarán los asiduos de este blog, y si no, pueden hacer memoria aquí— le confeccionaba a mi amigo A. una lista de obras de misterio y terror. Ahora es el turno de otro tipo de literatura (espero que a A. no le dé por pedirme una lista para cada género): la llamada literatura cómica, de humor, satírica, paródica...

Ya saben que esto del humor es muy del gusto personal —y a menudo intransferible— de cada homínido. En realidad, hay tantos tipos diferentes donde elegir como caracteres: humor inglés, humor francés, humor blanco, humor negro, humor compasivo, humor ácido, humor surrealista, humor inteligente (éste último es una redundancia, porque el humor, si es buen humor, es siempre inteligente). Yo, que soy alérgico a las etiquetas simplificadoras,  no me meteré en categorías y calificaciones, solo en recomendaciones, porque lo que en realidad importa es que en ninguna de estas, ya más que consolidadas, veinte novelas  que recomiendo hay mal humor (que es el peor de los humores) y sí mucha simpatia y mucha terapia y mucho reirse de nosotros mismos desde nosotros mismos. Habría que levantarse cada mañana y hacer el ejercicio de partirse de risa al mirarnos al espejo del cuarto de baño, es la mejor manera de mantenerse joven, al menos mentalmente. Porque el humor es la vía más directa, más eficaz de decirnos la verdad, de no engañarnos, de reconocer lo intranscendentes que somos ("El cementerio está lleno de gente imprescindible", decía Clemenceau), de no perder el contacto con la tierra .

Bueno, querido A., ahí los llevas. Aplícate —aplíquense— el lema de Chaplin: "Dia que no te has reído, dia que has perdido". Quizá alguno de estos libros (o todos) contribuyan a lograrlo. 

Cándido (Voltaire)
El inimitable Jeeves (P.G. Wodehouse)
Caída y auge de Reginald Perrin (David Nobbs)
Dialógos de los dioses (Luciano de Samósata)
La conjura de los necios (John Kennedy Toole)
Los viajes de Gulliver (J. Swift)
Los papeles póstumos del Club Pickwick (Dickens)
Las novelas de Torquemada (Benito Pérez Galdós)
Tristram Shandy (Laurence Sterne)
Wilt (Tom Sharpe)
Amor y pedagogía (Miguel de Unamuno)
Don Quijote de la Mancha (Cervantes)
Amor se escribe sin hache (E. Jardiel Poncela)
Gargantúa y Pantagruel (Rabelais)
Las aventuras del valeroso soldado Schwejk (Jaroslav Hasek)
La tesis de Nancy (Ramón J. Sender)
El mal de Portnoy (Philip Roth)
Sin noticias de Gurb (Eduardo Mendoza)
Mi familia y otros animales (Gerald Durrell)
Enterrado en vida (Arnold Bennett)

Mi amigo A. les agradecerá también otras aportaciones (razonadas) no incluidas aquí, que podrán ser muchas, no lo dudo, pero el trato cerrado con él era de veinte títulos.  

38 comentarios:

  1. Magnifica lista ! Yo he tenido la oportunidad de leer muchos de los de la lista y me lo he pasado en grande....con algunos incluso he llegado a la carcajada...otros no los conozco o no los he leido.....pero hay uno, el último de la lista, al que le tengo unas ganas.....

    Podria aportar unos cuantos más, pero asi de pronto se me ocurre "LLenos de vida" de John Fante....libro divertidisimo

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dudé si meter algo de Fante, Ramón, pero veinte títulos....

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho tu selección de libros, y en algunos coincidimos como Wodehouse, Mendoza, Durrell o Bennett. Otros no me han parecido tan humorísticos, pero puede ser que yo haya hecho otra lectura de ellos.
    Aprovecho para apuntarme tus recomendaciones de Dialógos de los dioses y Tristram Shandy, que hasta hoy no me sonaban pero me llaman por el título y por sus autores.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, ya digo, el humor depende también del receptor, de su conectividad con los planteamientos expuestos por el escritor. No obstante, algunos de los libros que recomiendo no son de humor, tienen humor, pero no son deliberadamente libros concebidos como género humor.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Buena selección. Yo aporto La juguetería errante, El asesino hipocondríaco y El abuelo que saltó por la ventana y se largó.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doy fe de la comicidad de La juguetería errante. De hecho podría formar parte de una addenda a la lista :)

      Los otros dos no los he leído (aunque tengo, sobre todo del segundo, buenas referencias).

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Fundamentales mucho, La conjura de los necios, desde luego. Y gracias por la reinvindicación de Jardiel Poncela: un verdadero genio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Y además lo está recuperando felizmente ahora la editorial Blackie Books.

      Eliminar
  5. Excelente. Muy buen reseña e interesante lista. Yo siempre he creído que el humor es un bien escaso en la literatura: hacer reír a través de un libro es algo que pocos escritores pueden hacer.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto es. Esa cualidad, esa aptitud se tiene o no se tiene, sin más. Algunos escritores se esfuerzan, pero resultan patéticos. Otros, sin embargo, tienen que poner límites a su caudal de ingenio y de ocurrencias humorísticas.

      Eliminar
  6. Muy buena lista, sí señor. Pero no puedo resistirme a la tentación de añadir un par de títulos que me han divertido mucho como "La hija de Robert Poste" de Stella Gibbons o "Gente corriente de Irlanda" de Flann O'Brian. Pero quizás no sean tan imprescindibles como los que apuntas en tu lista de top 20. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo pendiente a Stella Gibbons y a 0'Brian. Por eso no me planteé su incorporación. Hay que considerar que siempre estas listas son sobore listos conocidos por uno, con alguna que otra intuición, que puede fallar, por cierto.

      Gracias, Mónica.

      Eliminar
    2. Tanto a Gibbons como a o'Brian los tengo pendientes, por eso no me los planteé. Esto de las listas se hace siempre sobre una batería de libors que uno conoce, con algún aderezo de alguna intuición (que es la parte donde se puede fallar, claro).

      Gracias, Mónica. En cualquier caso una aportación muy interesante y a tener en cuenta. Seguro que mi amigo A. te lo agradece :)

      Saludos.

      Eliminar
  7. A mí un libro que me hizo reír mucho es "Cuatro amigos" de David Trueba: road trip a la española. Después con "Trainspotting" de Irvine Welsh se mezclaban la risa y el asco. Con "El sobrino de Witgenstein" de Bernhard también me descojonaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me interesan algunos títulos que comentas, especialmente el de Bernhard. Respecto a Trainspotting, creo que ya tuve suficiente con la película.

      Eliminar
  8. Pues me faltan dos básicos: Twain y Bierce. Al bueno de Ambrose te lo perdono porque ya nombraste su "Diccionario del diablo", pero ¿nada de Twain? Al menos "El diario de Adán y Eva". Saki y W.W. Jacobs (sí, el famoso autor de "La pata de mono") tienen cuentos humorísticos impagables. Y en España hay que recordar un poco más a Wenceslao Fernández Flórez y por sumar un autor que aúna a la perfección fantasía y humor tenemos a Pere Calders. También me viene a la mente los "Diarios de las estrellas" de Stanislaw Lem, pero en fin las listas son interminables y la tuya tiene buenos títulos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, cierto, amigo Carlos. Barajé a Fernández Flórez. Y respecto a Lem, Bierce y Twain, es verdad, su ausencia es muy elocuente y, ahora que lo pienso, imperdonable y fácilmente corregible ampliando el número de títulos de la lista, que tampoco mi amigo A. va a poner peros...

      Se hará.

      Muy atento, Carlos. Gracias.

      Eliminar
  9. Abundancia de clásicos, como viene siendo habitual en sus líneas, amigo Barbusse...
    Sepa que coincido con su criterio en la mención que hace a "Sin noticias de Gurb", la única novela de lectura obligatoria en mi época de estudiante que hizo que llorara de la risa.
    Sin embargo discrepo por dos ejemplos que usted nos brinda: "El mal de Portnoy" que aborrezco con todas las energías que tengo y que como es lógico, no me hace ninguna gracia (por mi blog se ha comentado en su momento) y el Quijote que verá usted, es que me da mucha pena.
    Por lo demás, una excelente lista ;-)

    Considere "Viaje con Clara por Alemania" de Fernando Aramburu, como mi modesta aportación contemporánea para su amigo.

    Saludos bien cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María: Justamente "El mal de Portnoy" es esa parte de la lista que entra en el terreno de lo no leído por mi, pero de los que tengo muy buenas referencias y alguna mala (como ahora la suya). Esa es la parte más vulnerable de este tipo de listas, la que no puedes defender por no conocer de primerísima mano. Se pone en cuarentena esa obra, por tanto. Queda nota al margen.

      Y respecto al Quijote, sí, da pena, pero es tan divertido. Tan sobrecogedoramente divertido.

      Se anota también (y se valorará) su aportación de Aramburu.

      Un cordial (y helvético) saludo.

      Eliminar
  10. Hay muchas clases de humor. Y Barbusse habla de "humor inglés", "humor francés", . ¿Y... "humor alemán"? ¡Ja, ja, ja...! permítanme que me ría.

    Faltan, de cajón: la Richmal Crompton, los libros de cuentos de Woody Allen, y la que para mí... de momento... y por ahora y sin perjucio, es la obra maestra del genéro: "La correspondencia de Fradique Mendes" de Eça de Queiros.

    Es tambien a mi juicio macanuda "Los últimos días del diario La Prensa" del nunca suficientemente ponderado Jaime Bayly.

    Bueno... y todo lo del Gran Hernán Casciari me resulta, también, graciosísimo. Y ya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Humor alemán? ¿Dónde? :)

      Ahora que citas a Eça de Queirós entono el mea culpa de no haberme acordado de un escritor que admiro y que, efectivamente, tiene obras absolutamente divertidas, con un fino y admirable sentido del humor. Recuerdo ahora "La capital" o "La reliquia" o "El mandarín", que, ya de entrada, podrían entrar directamente en esta lista. El que citas no lo conozco, sé que es su obra póstuma, y veo que hay una atractiva edición en Mondadori Clásicos (investigaré).

      Se incluirá Queirós en una addenda a la lista.

      Eliminar
  11. Muy acertada la inclusión de Jardiel Poncela, como muy bien ha dicho Angel, sin duda genial. Pero también se echa en falta algo de Miguel Mihura, tanto en prosa como en teatro, "Tres sombreros de copa", por ejemplo....pero claro la lista sería interminable..

    Totalmente de acuerdo también con la inclusión de "Sin noticias de Gurb", para mi una "joya" de la literatura de humor, y que Barbusse hace bien en recomendar a su amigo A. y cuya recomendación yo hago extensible a mi amiga L.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ramón, se descartó Mihura porque es fundamentalmente un dramaturgo y no he incluido ninguna pieza de teatro: también he prescindido, por esa misma razón de, por ejemplo, Moliere y de su "Tartufo" o de su "Enfermo imaginario".

      En cuanto a Gurb, así es (y no tiene competencia, en diversión, con ninguna otra de Mendoza, porque, por ejemplo Pomponio Flato es mala de narices).

      Eliminar
  12. Magnifica lista Sr. barbusse, además aunque parezca mentira he leido bastantes de los en ella incluidos (lo digo porque yo siempre el nota discordante de este blog). Yo, sin embargo como bien dice no me gusta establecer una calificación exacta en cuanto al humor se refiere. Por ejemplo, Amor y Pedagogía de Unamuno, sin dejar de tener connotaciones humoristicas, lo denominaria mejor como un "humor compasivo", tanto por Apolodoro, como por el padre y madre del personaje. Estoy de acuerdo con Ramón en "Sin noticias de Grub", genial.
    Ya que nos ponemos a hacer listas, por cierto uno de los más aficionados a las listas es José Luis Garci, yo aportaria dos obras de humor: Don Catrin de la Fachenda de Lizardi y El Chulla Romero y Flores de Jorge Icaza, a mi personalmente me resultaron geniales.
    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Impresionante A. Luis....

      Eliminar
    2. Antonio Luis: hoy estás sembrado. Tu aportación es excelente. Esos dos autores, grandes desconocidos, son joyas de la literatura mejicana y ecuatoriana. Tanto me has hablado de ellos que merecen sin duda una lectura (difícil de encontrar el de Icaza, el de Lizardi está editado en Cátedra) y una incorporación a una addenda ampliativa de la lista.

      En cuanto a "Amor y pedagogía", también absolutamente de acuerdo. Es uno de los libros más inteligentemente divertidos que he podido leer. Con su carga de sobrecogimiento y humanidad del gran (pongámonos de pie) Unamuno.

      Un saludo.

      Eliminar
  13. Ah, por cierto, se me olvidaba decir que Enterrado en vida lo tengo pendiente para cuando me toque en el sorteo, jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uhh, si vieras la de seguidores de este blog que me están diciendo lo mismo... :)

      Eliminar
  14. Cuando he leído el título, lo primero que me ha venido a la mente ha sido la serie de Corfú de Durrell. Me alegra encontrar el primero en la lista :)
    De acuerdo con muchos títulos de la lista (los que he leído), sin embargo, cuando leí Sin noticias de Gurb me decepcionó un poco... Tal vez por las altas expectativas, tendré que volver a intentarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele pasar. Basta que te hablen mucho y bien de algo para que luego...

      Pero, no obstante, a mi me parece obligatoria su presencia en la lista.

      Saludos.

      Eliminar
  15. Completamente de acuerdo con Sin noticias de Gurb, añadiría de Mendoza los dos primeros libros del detective sin nombre "El laberinto de las aceitunas" y "La cripta embrujada".

    De Twain, varios como se ha dicho, hace poco me leí "El robo del elefante blanco" y realmente era genial.

    Reír, lo que se dice reír, yo me he leído con pocos libros más. Sonreír con bastantes, como los mencionados.

    Añadiría quizá "Penélope y las doce criadas" de Margaret Atwood, "Papaíto Piernas Largas" de Jean Webster y "La tía Mame".



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, asumo mi culpa de tan imperdonable ausencia: Twain, Twain, Twain. (¿Cómo lo pude olvidar?) Se reparará.

      Va enriquenciéndose la lista con las aportaciones de todos...

      (A., no te quejarás, ¿no?)

      Eliminar
  16. Coincido con muchos de la lista,como La conjura de los necios,o Las aventuras del valeroso soldado Schwejk.Con otros no coincido, como Sin noticias de Gurb.Para mi tiene su punto peculiar El antropólogo inocente, y por ejemplo, Pantaleón y las visitadoras.Un saludo!

    ResponderEliminar
  17. He vuelto otra vez...Para ver bien la foto...Increíble!!

    ResponderEliminar
  18. Yo coincido con otros en señalar que te has olvidado de Gerald Durrell y Mark Twain. Pero recomiendo muchísimo La mujer Quijote de Sarah Lennox, quizá el libro que más me ha hecho reír en la vida, o El diario de Adrian Mole de Sue Townsend.

    ResponderEliminar
  19. Buena lista, aunque me falta leer bastantes. ¿Podría aspirar a esa lista "Complicaciones de la vida real: más allá de lo absurdo"? Lástima que los desconocidos tengan tan complicado competir.

    ResponderEliminar