sábado, 22 de junio de 2013

Este verano podría ser frío


Sé que sí. Que me reitero. Que es mi fijación. Mi obsesionante recurrencia. Mi manía bibliográfica. Mi vicio literario. Vale, sí, lo admito. Y ahora -dirán ustedes-, otra vez London, ¿a cuenta de qué? Pues, la verdad es que pocos acuentasdequé me harían falta para recomendarles a este escritor una vez más, pero, en esta ocasión los hay, y si no los hubiera, los buscaría -eso también es verdad-, y no me sería difícil encontrarlos, por cierto. El primer acuentadequé -porque hay varios- es que me lo estoy pasando pipa pasiflora (como diría esa enjundiosa escritora, ya más que una promesa, que es MM) con la lectura de El vagabundo de las estrellas (qué capacidad de fabulación, qué fluidez narrativa, qué voz), hipnotizante novela.

El segundo acuentadequé es la recentísima edición de Encender una hoguera que acaba de poner en la calle Periférica. En 1902, London, recibió un encargo de la revista juvenil Youth’s Companion y escribió esta narración ambientada en el gélido Yukón que seis años después, en 1908, corrigió y aumentó dotándola de mayor carga dramática y psicológica y publicándola en el Century Magazine. Es un apasionante y durísimo relato -considerado uno de los mejores de su autor- que ya ha conocido otras recientes ediciones en nuestra lengua, como la preciosa de El Rey Lear, ilustrada por Raúl Arias, que cuenta con la vibrante traducción de Catalina Martínez Muñoz. La novedad que incluye el volumen de Periférica es que presenta -por primera vez- en un mismo volumen las dos versiones que escribió el autor.


Como estoy seguro de que les va a encantar el relato antes citado -en caso contrario pásense a no más tardar por urgencias médicas, porque pueden sufrir algo más grave de lo que creen-, aprovecho -y éste es el tercer acuentadequé-, para señalarles la existencia de un magnífico volumen de relatos de London en Cátedra con el que ustedes pueden seguir deleitándose con la literatura de la mejor clase. Es el mejor aire acondicionado para los rigores veraniegos que conozco: genera un gran bienestar, refresca en pocos minutos y es, además, económico y silencioso. 

Y, por último, un cuarto acuentadequé. Desde hace tiempo persigo -con ahínco, con vehemencia irreductible- hacerme con una primera edición de The Call of the Wild, publicada por MacMillan en 1903. Mírenla. ¿Acaso no es bonita, evocadora? Con esas ilustraciones, tan únicas, gastadas, de Bull, Goodwin y Hooper. Estoy en ello, pero, claro, un ejemplar en buen estado que esté disponible en el mercado no baja de una cierta cantidad que ya me gustaría a mí gastar silbando la Traviata. Se me ha ocurrido que, puesto que hoy es mi cumpleaños, podrían ustedes ponerse de acuerdo y ejercer el sano y bondadoso ejercicio del altruísmo iniciando una colecta para tal fin. No sé, es una idea. 

The call of the wild, Macmillan Company, 1903
Ilustración de Goodwin para The call of the wild, 1903

Ven, había unos cuantos acuentasdequé londonianos. Siempre los hay, o debería haberlos. Podría seguir con alguno más, pero, como les he dicho, es mi cumpleaños, y me tomo el día libre. Ya saben, este verano podría ser frío. Yo que ustedes, me abrigaría. Sin dudarlo. 

18 comentarios:

  1. Feliz cumpleaños Barbusse!!!! Ya veo que sigue usted insistiendo con Jack London, ya el otro día y siguiendo su consejo adquirí El vagubundo de las estrellas, el cual estoy empezando, espero poder darle la razón es próximas fechas.

    Lo dicho Feliz cumpleaños y que siga deleitandonos con sus fragmentos, notas y extracciones a modo de diario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Antonio Luis. No te arrepentirás. Es un libro excepcional.

      Eliminar
  2. La verdad es que es muy bonito ese ejemplar. Realmente bonito. Mirea en iberlibro que siempre hay precios competentes y algunos de las ediciones estan muy bien conservadas. Animo, si le hace feliz, compreselo, sr. barbusse.

    Ah, y feliz cumpleaños. Enhorabuena!!

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. ¡Feliz y frío cumpleaños! Es cierto lo que comenta Ángel, en Iberlibro suelen tener pequeñas joyas como la que estás buscando y los precios son asequibles. Suerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ángel y Mónica. Miraré en Iberlibro, a ver si bajan un poco los precios.

      Eliminar
  4. ¡Feliz cumpleaños! Ya llevo una temporada que quiero releer The Call of the Wild pero como no encuentro el ejemplar que tenía de pequeña, creo que me haré un autoregalo de lo más acertado (claro que no será una primera edición).

    ResponderEliminar
  5. Happy Birthday to you! Happy Birthday to yoy...!

    ¿... y estas gotas ¿? con el día tan bueno que hace? ¿... a qué podrán deberse?.

    Qué tengas un día muy feliz. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso digo yo. ¿En pleno mes de junio? :)

      Gracias Julian.

      Eliminar
  6. Atractiva entrada amigo Barbusse. Hace tiempo que no leo nada de London, el último fue Martin Eden en Alba editorial, con la magnifica traducción de Marta Salís, que supongo que conocerá.....asi que ya va siendo hora de leer algo más, y estas propuestas de hoy me parecen una buenísima opción....Asi que aunque estemos a 40 grados me pondré una bufanda....

    Ah, y Feliz cumpleaños,

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que esa traducción de Marta es LA TRADUCCIÓN, las demás -y esta vez no me corto- son una basura.

      Venga, a abrigarse, que entra un temporal de nieve. :)

      (Y gracias)



      Eliminar
  7. Felicidades!!
    Yo también he encontrado en Iberlibro cosas interesantes...Es un libro precioso! Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Esta entrada me ha gustado muchísimo y me ha puesto nostálgica. Yo leí a London porque justamente mi padre me regaló un perro Alaska cuando iba en la primaria, yo ama a ese perro y me animé a leer Colmillo Blanco, de ahí, El llamado de la selva. No he leído más de él y ya tiene muchooooo..... jeje te diré que mi buen amigo ya hasta está en el cielo de los perros, pero creo que es bueno retomar lecturas de infancia y verlo con otros ojos, generalemente se descubre mucho más.
    Excelente post y ya vi que tienes muchas cosas sobre Flaubert, así que te sigo para leermelas.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que como voy siendo cada año más joven, me gusta cada día más la literatura supuestamente juvenil, que no es ni juvenil ni nada, sino maravillosa, fresca e inmarcesible literatura con mayúsculas.

      Me alegra que te guste la entrada. Y ánimo con Flaubert (del que tienes a tu disposición una batería de actividades y una completa lectura guiada)

      Saludos

      Eliminar
  9. London debe estar en cualquier biblioteca que se precie como tal. Tengo el volumen de relatos de Cátedra y no puedo estar más de acuerdo con lo que dices. Además, un volumen muy solemne con sus obras completas de una colección que salió hace algunos años. Tomo nota de la edición de Periférica, para anexarla algún día a esos dos volúmenes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y encima te gusta London. Me caes cada vez mejor, Raúl. :)

      Eliminar