martes, 9 de julio de 2013

Excepciones

A veces, hago excepciones, sigo recodos, encuentro inteligencias que saben escribir bien -muy bien- en la España contemporánea. Y concedo, entonces, la gracia de entrar en mi mente a un autor vivo cuyas obras no tienen, quizás, más allá de 10 -¿15, como mucho?- años de existencia. A veces, ya digo. Pocas. Muy pocas.

A veces, un nombre me asalta de pronto, insistente, en mi errabundo y desordenado peregrinaje por las literaturas. Ocurre con este nombre: Pablo d'Ors. Nunca lo había oído. O quiza sí, y no había reparado en él. Pero resulta que me lo encuentro -no al nombre, sino al hombre- en televisión, en una tertulia seria (esto no es un oxímoron, las hay; mejor dicho, la hay) que me aborda en mi siesta un domingo de junio. Y después, buscando no se qué, lo encuentro de nuevo, como autor destacado del mes en la editorial Impedimenta, que acaba de reeditar Andanzas del impresor Zollinger. Y, más adelante -¿más casualidades?-, al hilo de una búsqueda que nada tiene que ver, en principio, con su vida ni con su obra, descubro en internet estas líneas maravillosas que pertenecen al comienzo de su libro El estupor y la maravilla, las memorias de ficción de un vigilante de museo:

"La noche en que Gabriele volvió a aproximar su rostro al mío (todavía no tan cerca como antaño, pero mucho más, ciertamente, que las semanas anteriores) supe que me quería como nadie me había querido antes. Esa noche tan dulce (y las siguientes lo fueron más, pues ella fue aproximándose poco a poco hasta llegar a la cercanía deseada) supe que la vida era justa conmigo al brindarme lo mismo que yo le había dado: durante veinticinco años había vigilado a los demás; ahora, al fin, era a mí a quien vigilaban. Con ese celo que da el amor al propio oficio, durante veinticinco años había vigilado los cuadros en un museo; ahora, cuando ya casi era un viejo, era yo el vigilado con esa incomprensible entrega y abnegación que sólo puede brindarse al ser amado.

Y fue entonces, con los ojos cerrados, con la respiración de Gabriele todavía caliente en mi piel, cuando decidí escribir este libro: las memorias de un vigilante de museo. Pocos días antes, en unos de los bancos de Schwarzenberg -el jardín romántico de mi ciudad natal, desde donde se distingue con toda nitidez una de las fachadas del museo-, ella me había dicho "Todo esto tienes que contarlo", comentario al que yo había sonreído con indulgencia, como quien tiene la sabiduría demasiado domestica, acaso incomunicable. Había sonreído vanidoso, pues con aquellas pocas palabras me decía por primera vez que mi vida podía aspirar a cierta posteridad. "Todo esto tienes que contarlo", había dicho Gabriele tras escuchar el relato de mis historias, tan insignificantes. Y así empecé a ver grande lo que hasta entonces había visto pequeño.

Ella me vigilaba por las noches para saber que no me había muerto; yo escribiría durante el día para que el mundo supiera que había vivido. Ahora sé que sólo escribimos para que en algún lugar de la Tierra alguien abra nuestros libros por las noches y sienta nuestra respiración cerca, como una brisa tibia en la piel."


A veces un mismo nombre, machaconamente, me hace señales, me busca, me balbucea para que yo sea el que complete lo que tiene que decirme. El nombre de Pablo d'Ors me ha asaltado en tres ocasiones durante el último mes. Él va a ser mi excepción de este verano. Tal vez las andanzas y aventuras, en forma de novela picaresca con toques alemanes, del joven August Zollinger, o tal vez la mirada reveladora sobre lo cotidiano del vigilante de museo Alois Vogel (si hay algo por lo que siento fascinación es por el microcosmos de vida que podemos encontrar en los museos). No he decidido aún cuál de las dos obras leeré, quizá las dos. Ambas prometen, se lo prometo.

11 comentarios:

  1. Pues me alegra verle leer a un escritor vivo, señor Barbusse, casi había perdido la esperanza. Sólo por curiosidad, ¿este buen autor ha publicado en el siglo XXI? ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Mónica, en efecto, este autor vivo ha publicado toda su obra en el siglo XXI. Es plenamente contemporáneo, pues. No te quejarás... :)

      Eliminar
  2. Es casi siempre los muertos superan con creces a los vivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero porque tenemos la perspectiva del tiempo para enjuiciar a los muertos. Habrá que esperar a ver qué escritores actuales serán recordados en un futuro. Cuántos escritores mediocres vivieron y escribieron en la época de Galdós o de Dickens o de Valle Inclán, incluso eran más conocidos que ellos, pero el tiempo -juez implacable- ha colocado a cada uno en el lugar que le corresponde.

      Tendremos que esperar a ver qué nombres recordaremos de los escritores actuales dentro de 50, 70 años.

      De momento, el olfato, la calidad de la prosa, la hondura de miras, la elaboración y honestidad literarias son importantes para valorar.

      Eliminar
    2. Si el olfato, la calidad de la prosa, la hondura de miras, la elaboración etc....son importantes para valorar....dentro de 50 o 70 años, sin duda recordaremos a Mercedes Milá y a Mario Vaquerizo.....ah, y a Jorge Javier Vazquez..

      Eliminar
    3. Querido barbusse, yo ya no estaré en este mundo dentro de 50 ó 70 años, a noser que vagabundee por las estrellas y sea otra persona, en ese caso le llamaré. Jajaja.
      Un saludo

      Eliminar
    4. Ramón: desde luego, sobre todo por la hondura de miras. :)

      Antonio Luis: vale; pero en vez de llamarme, envíeme un wassap para no despertarme del sueño. :))

      Eliminar
  3. ¿Dentro de 50 o 70 años? No sé, cada generación da su veredicto. La acumulación de veredictos similares durante generaciones produce el clásico. Lo demás... ¿quién se acuerda hoy de Vargas Vila, Pedro Mata o incluso Blasco Ibáñez, estrellas de los años 20-30 del pasado siglo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí.

      Aunque también, a veces, hay acumulación de veredictos positivos sobre determinadas obras insoportables...

      Eliminar
  4. Lo que tiene que hacer "Impedimenta" es seguir apostando por autores de aquí, cuando estos, de verdad, merezcan la pena.

    Y no me me mueven sentimientos altruistas o envidiosos, nada más lejos de la realidad. Mis fines son exclusivamente terapéuticos. ;-)

    ¡Toma intertextaulidad! Ea, para que luego digan por ahí que no estoy hecho un moderno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absolutamente de acuerdo, Julian Farll, digo Julian Bluff. Veo que tienes buen material entre manos :))

      Eliminar