martes, 21 de enero de 2014

Excusatio non petita
("El coloquio de los perros" de Cervantes)


Con esta edición ilustrada de El coloquio de los perros recién publicada por Nórdica, que desde ayer está disponible en librerías, no hay excusa posible para que el desaprensivo -varón o mujer: utilizo el género neutro- que aún no haya leído esta obra fundamental de la literatura española de todos los tiempos lo haga ahora.

Desde que el homínido dejó de ser cuadrúpedo y se puso de pie y se convirtió en homo sapiens hasta hoy, poco ha cambiado su manera esencial de ser, poco ha modificado sus intereses y sus comportamientos. Eso lo sabía bien Cervantes. Y también sabía que los defectos del hombre son incorregibles, que tropieza y tropezará no una, ni dos, ni tres, sino incontables veces con la misma piedra. Y que así somos in secula seculorum, defectuosos por naturaleza, sin remedio posible. Por eso las ejemplaridades de sus novelas son eternas y tienen plena vigencia. Porque tenía un ojo clínico, único y espectacular, para captar lo esencial de la condición humana, sus/nuestras debilidades -y sus/nuestras elevaciones, que de cuando en vez, también mostramos. Y todo ello con sabiduría, con humor, con una benevolencia que es su marca de la casa -sin juicios ni arengas-, y haciendo uso del castellano más cristalino y punzante, más cálido y luminoso, más sereno y más apabullante que haya podido imprimirse jamás.

De la producción cervantina, aparte del Don Quijote, destaca por mérito propio esta novela ejemplar donde los perros Cipión y Berganza adquieren el don del habla y se cuentan sus vidas al mismo tiempo que nos radiografían de manera implacable la sociedad española del XVII. Es mi preferida, desde luego, junto con El celoso extremeño y junto con esa carcajeante genialidad que es El retablo de las maravillas (uno de los más lúcidos retratos de la estupidez humana y de su preocupación por la apariencia).

Aquí, el booktrailer del libro.

8 comentarios:

  1. Bueno, reconozco que soy una de las desaprensivas, pero voy a poner remedio lo antes posible y si puedo con la edición de Nórdica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa entrada. Llevo varios meses introduciendome en el mundo del ebook, pero debo decirle Sr. Barbusse que ante la recomendación que nos hace en el día de hoy no tengo otra opción que dirigirme directamente a mi librería. Junto con la Ilustre Fregona esta es mi preferida.
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay editoriales que están trabajando muy bien en el terreno del libro ilustrado como una manera de contrarrestar la bajada de las ventas del libro en papel. El libro como objeto, además de como soporte.

      Eliminar
  3. Entono el mea culpa, ya no tengo excusas para seguir sin acercarme a esta obra. Gracias por darnos el aviso ;-)
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Desde luego los de Nórdica son otra de las editoriales que merece la pena seguir por las ediciones que sacan. Yo no soy desaprensivo, pero ganas dan de volverlo a leer en esta nueva presentación. Merece la pena la prosa de Cervantes desde luego. Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Qué razón tienes al apuntar la plena vigencia que tiene la obra de Cervantes en nuestros días. Pocos lo saben.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Yo, sin utilizar el género neutro, también me confieso un desaprensivo, pero le pondré remedio lo antes posible y si es con esta edición mucho mejor. Por cierto, no estaría nada mal, un pequeño sorteo del Coloquio.....ud que piensa Sr. Barbusse?. Tal vez debería consultarlo con su secretario el Sr. Duvenant.....hable con él y diganos lo que sea cuanto antes..

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como usted bien apunta, monsieur Duvenand es quien lleva estos asuntos, pero no creo que la propuesta cuaje porque no es época de sorteos en el infierno. De todas formas se lo diré, aunque está de viaje por Escocia...

      Eliminar