lunes, 10 de marzo de 2014

Tristram Shandy dibujado



Esta tarde me acercaré al pueblo, a mi librero de confianza, para recoger este pedido que le solicité hace unos días. Ya saben que tengo debilidad por Tristram Shandy, así que ni remotamente entraba dentro de mis pronósticos más inmediatos hacer la vista gorda de esta adaptación al cómic de la novela -o lo que sea- de Laurence Sterne. 

Martin Rowson es un magnífico dibujante británico que se ha dedicado sobre todo a la sátira política. Su estilo, al mismo tiempo nervudo y elocuente, caricaturesco y detallista, se ajusta como un guante a la libertad narrativa de Sterne y a la comicidad de sus personajes y de sus situaciones argumentales. Rowson recoge el guante del osado escritor del XVIII y se toma sus propias libertades respecto de la obra original, así que no espere el lector una fiel y encorsetada versión gráfica de la novela, entre otras cosas porque eso sería imposible. El cómic tiene su propias reglas narrativas y su propio lenguaje, y Rowson los explota en toda su amplitud para hacer un homenaje a Sterne y a sus inolvidables caracteres: el prolijo Tristram, su extrañísimo tío Toby, el Doctor Slop, el cabo Trim, el párroco Yorick... Todos ellos están aquí para suscitarnos afecto y muchas sonrisas. Y, de paso, para hacer que nuestro cerebro no se anquilose.

Edita Impedimenta (a la que habría que avalar ya para alguna categoría del Premio Príncipe de Asturias o similar) en su flamante colección de novela gráfica El chico amarillo.

Aquí les dejo un vídeo en el que se puede ver a Rowson en pleno trabajo.

8 comentarios:

  1. Uhmmm, me has despertado mucho interés en este libro.

    ResponderEliminar
  2. No lo conocía, pero entre tu recomendación y que lo edita Impedimenta lo voy a buscar. Seguro que vale la pena.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Una propuesta muy original, divertida y curiosa. Me pregunto cómo se puede adaptar Tristam Shandy en dibujos... Habrá que dejar de preguntárselo uno mismo inútilmente, y acercarse a ver la obra de Rowson, ¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absolutamente, querida Mónica.

      Yo también me lo preguntaba.

      Eliminar
  4. Interesante. Muy interesante.

    ResponderEliminar
  5. Cuadrando círculos y demás... parecía imposible ponerle ilustraciones a las locuras de Tristram, pero nos equivocábamos.

    Pensaba yo que con la versión peliculera de Winterbottom se había acabado la maldición y veo que no.

    Si alguna vez cae en mis manos, no dude en que le daré una oportunidad.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mantendré al día aquí del trabajo de Rowson. Seguro que visita el infierno de vez en cuando nuestro Tristram dibujado con alguna viñetita.

      Un saludo.

      Eliminar
  6. De Laurence Sterne solo he leído "Viaje sentimental" y la verdad es que no lo disfruté demasiado, me gustaron mucho las reflexiones (el humor, la mayoría de las veces ni lo entendí) pero no logré conectar del todo con la obra, igual algún día le concedo una relectura y me animo con su obra cumbre, la que nos presentas, y si es con esta edición ilustrada, pues mejor todavía. Que la disfrutes.

    ResponderEliminar