jueves, 26 de junio de 2014

Ana María en su galaxia

La escritora, en los años 70, firmando ejemplares de sus libros

Me impresionó Primera memoria y luego ya no paré. Me leí casi toda su obra: Fiesta al Noroeste, Los soldados lloran de noche, La trampa, Los hijos muertos, Algunos muchachos, Los niños tontos, Historias de la Artámila y La torre vigía (una de las que más me gustan). La única que no -por mi alergia a las hadas- es Olvidado rey Gudú, que la escritora consideraba lo mejor de su producción y en cuya escritura -interrumpida por una fuerte depresión- invirtió más de dos décadas.   

Potencia estilística, imaginación inagotable, pasión por la vida, un lirismo que le salía a borbotones. La voz literaria de Matute exploró nuestras contrariedades y nuestras sinrazones, aquello que circula por nosotros debajo de la superficie. Abanderada de la infancia sin papanaterías ni cursiladas, dio vida a niños asombrados y terribles, y a niñas igual de asombradas y perspicaces. La extrañeza del mundo, que admiraba y le sobrecogía al mismo tiempo, le hizo hacerse continuas e incontestadas preguntas. Ella misma era consciente de su sensibilidad valiente, de su rareza insólita: "Yo me he caído de alguna galaxia", decía.

Toda la vida escribiendo, Ana María nos concede, tras su muerte, un último regalo literario. En septiembre se publica Demonios familiares, una novela que ya tenía corregida en su totalidad y que comienza así: "Algunas noches el Coronel oía llorar a un niño en la oscuridad." 

Hoy la literatura española es un poco más pobre.  

10 comentarios:

  1. Desde luego.

    Una gran escritora.

    ResponderEliminar
  2. En mi caso fue al revés, empecé por Olvidado Rey Gudú y quedé fascinada, no es tarea sencilla envolver a un adulto en un mundo mágico durante mil páginas, y ella lo conseguía. Un lenguaje maravilloso el suyo, una gran pérdida para las letras en españolas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudo. Al contrario, estoy seguro. Pero ya te digo, mi alergia es severa.

      Eliminar
  3. Recuerdo haber crecido con los cuentos de Ana Mª Matute: Solo un pie descalzo, El polizón del Ulises, El saltamontes verde... Y ya de mayor descubrí que no la había perdido, que también escribía para adultos, que eso del cuento infantil no era más que un disfraz. Sin duda, mi escritora española preferida de todos los tiempos, mi Clásico por antonomasia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verdad es difícil encontrar un autor que escriba bien para niños y también para lectores adultos. Pocos hay. Matute era extraordinaria en ambos. En lo primero, porque trataba a los niños como niños y no como idiotas. En lo segundo, porque trataba a los adultos como adultos y no como descerebrados.

      Eliminar
  4. Yo no sé que me pasa pero no he leido nada de esta autora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, esa enfermedad tiene fácil y económica solución. No te preocupes.

      Eliminar
  5. Tengo varios libros de ella, mi preferido sin duda es Paulina, es delicioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda.

      Por cierto, que hay una edición ilustrada en Destino que es maravillosa. Forma parte de la colección de sus cuentos ilustrados donde también están editados "El saltamontes verde", "El aprendiz", "Solo un pie descalzo"...

      Eliminar
  6. Hola!!
    (Seguro que ya me daba por desaparecida, sr Barbusse...Una que anda como el correcaminos!!!)
    A mí me sucede como otro comentario que he visto...Y es que no he leído nada de nada de esta autora...!
    Habrá que ponerse!
    Un saludo!

    ResponderEliminar