miércoles, 3 de septiembre de 2014

Un Sherlock Holmes lisboeta (dicen)


Ahora que, por lo que parece, el señor Barbusse me ha dejado aquí a mis anchas, encargado del meollo, sin contraorden al respecto ni de tipo acústico ni de otro signo, hum, les voy a celebrar la aparición de un libro que a mí me promete muchas satisfacciones y quizá a alguno de ustedes también, espero. Así se airean un poco de los ladrillos que les recomienda mi representado.

Ustedes conocen poco al señor Duvenand (que soy yo), claro, es natural, pero desde ya les digo que soy muy aficionado a los libros de tramas detectivescas donde se presenta una puzzle misterioso que una cabeza privilegiada ha de recomponer. Huelga decir mi devoción por los relatos de Sherlock Holmes o del Padre Brown, que leo con fruición una y otra vez en la lengua en que fueron concebidos.

El auténtico Sherlock en plena deducción

Por eso ahora, sepan que la editorial Acantilado se apunta un tanto a favor de mi estima al publicar hoy mismo en un solo volumen los relatos policíacos del escritor portugués Fernando Pessoa, conocido más como poeta y autor de algún que otro mamotreto deprimente, pero quien, por lo visto, era muy aficionado a este género, según su propia confesión. Les leo un fragmento de sus escritos autobiográficos..., esperen a ver, que me inscruste los quevedos, hum, ahora:

"Uno de los pocos divertimentos intelectuales que persisten en lo que aún le queda de intelectual a la humanidad es la lectura de novelas policíacas. Entre el inestimable y reducido número de horas felices que la Vida me permite pasar, considero que el mejor año es aquél que me permite pasar horas enfrascado, de cabeza y corazón, en las lecturas de Conan Doyle o de Arthur Morrison.
Un libro de estos autores, un cigarrillo de a cuarenta y cinco la cajetilla, la idea de una taza de café—trinidad cuya unidad con juga la felicidad para mí—, en esto se resume mi felicidad. Tampoco será para tanto, cierto. Pero una persona con sentimientos intelectuales y estéticos no puede aspirar a más con el ambiente actual en Europa.
Tal vez para estos señores sea motivo de asombro, no que éstos sean mis autores predilectos y de cabecera, sino que confiese que lo son."

¿Qué les parece, eh? Inteligente este hombre, ¿no? .

El curita Brown cavilando
El detective Abílio Quaresma es el cerebrito protagonista e hilo conductor de los doce relatos que integran el volumen de marras titulado Quaresma descifrador. Quaresma es una especie de Sherlock Holmes lisboeta (bueno, eso habrá que verlo, hum), un hombre maduro, soltero, soñador y alcohólico. "Médico sin clínica, espectador de la vida y descifrador de enigmas", según la descripción que hace el detective de sí mismo.

No se esperen que Quaresma sea el típico detective de acción que se disfraza y todas esas cosas, no, él pone en movimiento su magín y se deja llevar. Es un amante de la filosofía, de la ciencia médica y de Shakespeare que se sirve de sus lecturas para analizar el carácter de las personas y resolver los crímenes.

O al menos eso es lo que he podido saber, que yo no he leído estos relatos, oigan. Pero ¿prometen, eh?

¡No dicen ustedes nada! Malo.

Por lo que a mí respecta, ya he adquirido un ejemplar. Y me queda en casa algo de café para esta tarde. Me faltaría solo la cajetilla de a cuarenta y cinco. ¡Demonio de Pessoa!
-

13 comentarios:

  1. La verdad, sí que promete!!!
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Inés. Me alegro de verte por aquí. (Por el norte, mucho calor este septiembre, ¿no?)

      Eliminar
  2. Oh qué gran novedad. Este Duvenand tiene su estilo, no podemos negarlo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, ya, su estilo. Llamar "mamotreto deprimente" al Libro del desasosiego...

      Eliminar
  3. Yo sí que digo algo: interesantísimo volumen. Y en caso de duda sbre la solvencia de Pessoa como escritor de relatos de género, decir que la garantía de Acantilado tiene mucho que decir, así que habrá que tomarse en serio su apuesta.

    Gracias por darlo a conocer, no sabía de su existencia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto es que la credibilidad de una editorial es fundamental a la hora de apostar por una lectura desconocida o rescatada. En realidad es el dato fundamental por el que se caracterizan las mejores editoriales: que siempre puedes confiar -con un grado mínimo de error- en que no te van a faltar al respeto.

      Sirve esto que digo para Acantilado. Y de homenaje para Jaume Vallcorba, su editor, que falleció la semana pasada.

      Eliminar
  4. Sumamente atractivo, tal como nos lo muestra el Sr Duvenand...por cierto que el sr. Barbusse se ande con cuidado porque le están moviendo el sillón....

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilo, RamónJ, ya lo meteré yo en vereda. Es que se le da la mano..., en fin es que este hombre no tiene remedio.

      Eliminar
    2. Me parece interesante la entrada, ya que acantilado se caracteriza por realizar buenas publicaciones, a mi lo que me pasa con estos libros donde se condensan los relatos de un aspirante a detective, es que llega un momento, aproximadamente por el cuarto o quinto relato es que me cansan, y ya lo tengo que dejar definitivamente hasta una próxima dosis, que a veces nunca llega. A mi por ejemplo, me repatea el padre Brown, no se esa pedantería de acertar todos los casos que se le presentan, Sherlock, ya es otra cosa tienen más empaque los diversos casos que se le van presentando, Connan te va destripando poco a poco la trama y la consiguiente deducción del detective. Todo este rollo, no quiere decir en absoluto que este Quaresma no sea bueno, pero Pessoa, detective aficionado, 10 relatos seguidos del tirón, no sé, no sé. VUELVE BARBUSSE¡¡

      Eliminar
    3. Pobre Padrecito Brown, es que es muy perspicaz y no le hace falta ir exponiendo los detalles de sus deducciones, te los suelta todos al final. Pero se le toma cariño hombre, no seas tan duro, que yo sé que en el fondo le guardas mucho afecto, con su cara rubicunda y hermetismo británico.

      De lo otro, no te preocupes, ya he tenido unas palabritas con Duvenand.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Desde luego,es una continua sorpresa este escritor de múltiples nombres, caras y tonos.

      Eliminar
  6. Primero de todo, ¡bienvenidos! (el público celebra su vuelta).

    Luego... ¡qué es esto! Le parecerá bonito, crearme una necesidad que no tenía, uno más a la lista interminable de libros por adquirir, libros por leer. Pero gracias. Sé que lo hacen con el mayor gusto ;)

    ResponderEliminar