lunes, 24 de noviembre de 2014

Poniéndonos al día


No quiero que, con el mesmerizamiento tolstoiano que nos ha ocupado estos dos últimos meses, se me pase señalarles unas cuantas novedades literarias que conviene tener en cuenta, para todo los gustos, pero siempre con el toque de buena literatura y de exclusiva edición.

Vamos allá. Para quien quiera intriga de la buena, inteligencia deductiva, precisión nipona y encima un libro bien escrito no debe dejar pasar El expreso de Tokio, de Seicho Matsumoto (Libros del Asteroide). Tres horas -échenle tres y media, como mucho- de lectura apasionante, que dejan un sabor de boca estupendo y prolongado. 


Siguiendo con la poco conocida literatura japonesa, advierto a lectores exigentes: Impedimenta acaba de poner en la calle una nueva edición de Kokoro de Natsume Soseki, considerada su obra maestra. Tiempo tendré de hablarles de esta novela, que me acompañó durante un fin de semana largo en que fui alternando el sofá con brasero y la camita con edredón para intentar aliviar una riada nasal tipo tsunami y un carraspeo ardentoso de garganta con visos de derivar en volcán Krakatoa. Y vaya elección que hice.

Podría decirles que este libro habla de tantas cosas y tan importantes y lo hace con una belleza tan arrebatadora y sutil al mismo tiempo, tan inusual, que más que un libro lo que es Kokoro es una verdadera bendición. Es de esas historias que quedan prendidas para siempre en nuestros recuerdos. El peso del pasado se presenta aquí diseccionado y todo ello con un ritmo narrativo pausado pero vibrante, con una prosa capaz de sugerir y de mostrar, de herir y de acariciar. Enorme, en una palabra.


Para los amantes de lo clásicos revisitados, en este caso con nueva traducción a cargo de Andrés Barba y con unas apabullantes ilustraciones del genial Gabriel Pacheco, Sexto Piso edita un Moby Dick que conviene no perder de vista y que -¡ojo!- rivaliza con la hasta ahora edición definitiva de Valdemar. La edición es, desde luego, impresionante. Si usted no ha leído aún este monumento de la literatura, ya tiene dos opciones a sopesar. Y si la ha leído, pues es una oportunidad magnífica para disfrutarlo de nuevo. De la misma mano de Sexto Piso, que parece que se anima con los clásicos, nos llega un nuevo Robinson Crusoe, también con traducción nueva (aquí tiene complicada la competencia con las de Julio Cortázar y Enrique de Hériz) y con una preciosas ilustraciones de Tullio Pericoli. Uf, quiero los dos.


¿Qué mas? Ah, sí. Para los amantes de la novela histórica pero con enjundia y nivel literario, yo no dudaría de hacerme con un ejemplar de Sinfonía napoleónica de Anthony Burgess. La acaba de editar Acantilado con una pinta de quitar el hipo, nueva traducción y preciosa cubierta. Napoleón se presenta aquí despojado de la parafernalia oficial en  una obra irreverente y divertida de mano de un brillante Burgess, escritor siempre experimental que se conoce fundamentalmente por su distopía La naranja mecánica.

Un par de avisos más y una coda. El primero, la edición del Libro del desasosiego de Pessoa que acaba de publicar Pre-textos, con traducción de Jerónimo Pizarro y una nueva ordenación y presentación de los contenidos, y que más tarde o más temprano adquiriré dada la admiración que le tengo a esta obra íntima, pesimista y genial. El segundo aviso es la biografía de un escritor considerado un Santo Padre para este infierno: el señor Zweig. Con el título de El exilio imposible. Stefan Zewig en el fin del mundo, Ariel publica este libro de George Prochnik que se centra en el auge y en la caída del escritor a partir del aislamiento y exilio en que lo sumió el Tercer Reich y que lo llevó de Londres a Bath, de Nueva York a Río, para acabar en la lejana Petrópolis, donde en 1942, puso fin a su vida.


Y la coda: el nuevo título de la colección Rara avis de Alba editorial. Magrinyá no pierde oportunidad de alegrarnos este otoño y pone en nuestras manos Pero... ¿quién mato a Harry? de Jack Trevor Story, de esas obras entre la comedia (negra) y la intriga (chispeante) con pleno color y sabor ingleses. Hitchcock la llevó al cine en 1955, la recordarán. "La gente se pasa la mitad de la vida ocultando con palabras lo que quiere decir, y la otra mitad, pensando en lo que ocultan los demás", se dice en un momento del libro. Mordaz, divertido, brillante.

Ya saben.

sábado, 22 de noviembre de 2014

Sorteo 2 Otoño Tolstói

Estos tres Tolstóis buscan dueño responsable y formal.

Bueno, se acaba este Otoño Tolstói y es el momento de agradecer y felicitar a todos los que, dejando al lado la pereza, el miedo, los prejuicios, las blandenguerías y los cantos de sirena, se han enfrentado a la vida y la obra de este gigantesco escritor. Un escritor sobre el que, tras casi dos meses intensivos de trabajo y lecturas, usteden pueden plena y orgullosamente considerarse graduados cum laude. Lev Nikólaievich estaría muy satisfecho de que su propia búsqueda les haya servido a ustedes también de búsqueda -y también de hallazgo, ¿por qué no?- personal. Felicidades.

Ahora todos los participantes que han llegado a culminar las actividades de este segundo bloque entran en el sorteo "Para seguir leyendo a Tolstói" donde pueden conseguir, por cortesía de las editoriales Alba, Planeta y Atalanta, un ejemplar de alguna de estas tres grandes obras del autor.

Ya hay ganadores. Los resultados del sorteo, aquí.
Los premios son: El puesto 1 gana Guerra y paz. El puesto 2 Anna Karénina. Y el 3 Los cosacos.
Que los disfruten.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Lectura de Hadjí Murat

Hadjí Murat es el testamento literario del genial escritor ruso. Ilust: F. Roubaud, Cossacks, 1928

Hadjí Murat es, antes que nada, Historia, aunque sería un tanto extravagante considerarlo un relato histórico. No hay meditaciones sobre la historia en esta novela, que es pura narración; y sin embargo, lo que sucede en el libro no es invención del Tolstói, al menos en lo esencial.

El escritor ruso Isaak Babel, entusiasta de Hadjí Murat, decía de esta última novela de Tolstói: "Aquí la carga eléctrica procede de la tierra, viaja a través de las manos y va directa al papel, sin el menor aislamiento, apartando implacable todas las capas exteriores con una sensación de verdad."

Quizá sea eso, la sensación de verdad, la vibrante energía que transmiten las páginas escritas por Tolstói las que han hecho decir al crítico Harold Bloom que Hadjí Murat representa lo sublime en prosa de ficción y que es el mejor relato del mundo, al menos de los que él ha podido leer.

Los acontecimientos históricos en los que se basa la novela pueden resumirse en pocas líneas. Durante la primera mitad del siglo XIX, el imperio ruso combatió sin tregua para derrotar a los musulmanes de las montañas y bosques del Cáucaso. Unidos en una guerra santa contra los rusos, los caucasianos fueron finalmente liderados por el imán Shamil, cuyo subordinado militar más competente fue Hadjí Murat, ya una leyenda mucho antes de morir en batalla. En diciembre de 1851, tras una disputa con Shamil, Hadjí Murat se pasó a los rusos. Cuatro meses más tarde, en abril de 1852, intentó abandonarlos, fue perseguido y murió luchando en un último enfrentamiento desesperado.

Muchos son los que han visto en Hadjí Murat un relato épico con reminiscencias homéricas. Otros ven en esta novela un auténtico western, con la particularidad de que aquí la guerra de frontera no enfrenta a los pieles rojas de las praderas y a los colonos del Oeste americano, sino a los montañeses con el ejército zarista. En cualquier caso, en la novela, como ocurre en los dos géneros mencionados, están presentes el odio, la ambición, el afán de venganza, el deseo obcecado de dar muerte o hacer daño al enemigo, la traición, pero también las lealtadas sustentadas en la adhesión personal y familiar. 

El anciano Tolstói dota al texto de un ímpetu y de una viveza extraordinarias, y escribe, al final de sus días, una novela admirable que constituye el broche final a su carrera, su gran testamento literario. La novela se publicó póstumamente en 1912.

ACTIVIDADES

A) Lee este breve ensayo de Harold Bloom sobre la novela ("Tolstói y el heroísmo") y contesta (enviando tus respuestas al mail elinfiernodebarbusse@gmail.com) a las siguientes preguntas: 1. ¿Qué hay de héroe homérico y de héroe trágico en el personaje de Hadjí Murat? 2. ¿Qué rasgos o elementos shakespearianos presenta la novela? 3.¿Se ajusta el Hadjí Murat que nos presenta Tolstói al Hadjí Murat histórico? ¿Por qué? 4. ¿Qué afinidades hay entre Tolstói y Hadjí Murat? ¿Y qué diferencias?

B) Comparte tu opinión (usando la herramienta "comentarios" del blog) acerca de las siguientes propuestas o cuestiones:  
1. Valora al personaje principal. ¿Crees que verdaderamente actúa como un héroe? ¿Cuáles son sus valores morales? ¿A qué crees que se debe que el lector llegue a sentir estima por Murat?

2. Hadjí Murat es una novela de muchos personajes, todo ellos dibujados con precisión y dotados de una vívida individualidad. Dí cúal es tu personaje preferido, al margen del protagonista principal, y comenta por qué.

La fecha tope tanto para la entrega de las respuestas y para la realización de comentarios es el viernes, día 21 de noviembre.

Esta es la tercera lectura y la última actividad del Otoño Tolstói. Si has completado al menos dos de las tres lecturas y sus correspondientes actividades, podrás participar en el sorteo "Para seguir leyendo a Tolstói", que se celebrará el próxima 22 de noviembre. Las grandes obras del autor entran en juego . Toda la información en aquí.   

jueves, 13 de noviembre de 2014

Un editor en el infierno: Valeria Bergalli

Valeria Bergalli (sombra) en el despacho de la editorial.

Desciende este mes al infierno Valeria Bergalli, fundadora y directora de Minúscula, editorial que cumple ahora quince años de vida. De madre italiana y padre argentino, Valeria ha vivido en Alemania, París, Londres y, desde hace dieciocho años, en Barcelona. En su catálogo, que aspira a ser lo más cosmopolita posible, se refleja un marcado interés por la cultura europea. Proponer libros sin recurrir a estridencias, casi en voz baja es, según Valeria, su principal aspiración, de ahí la alusión a la letra minúscula que da nombre a la editorial. El señor Barbusse recuerda que el primer "minúsculo" que tuvo en sus manos fue Reunión de bachilleres de Werfel, un tomito delicadamente editado que le abrió las puertas a otros tantos brillantes escritores que desconocía: Stuparich, Ortese, Kaschnitz, Basara, Madieri, Keilson, etc. Desde entonces, y con más intensidad desde la publicación de la impresionante Siempre hemos vivido en el castillo, no le quita ojo a los movimientos de esta pequeña gran editorial, de la que sigue esperando nutrientes básicos. 

Nadie lee nada. Si lee, no comprende nada, y si comprende, lo olvida enseguida. No lo digo yo, son palabras de Stanislaw Lem. ¿Demasiado pesimista?

Para eso se inventó el rotulador fluorescente.

Imagínese que una inundación –por elegir una catástrofe– amenaza con hacer desaparecer su fondo editorial. ¿Qué libro (solo uno, por favor) salvaría?

Evitemos lo de las catástrofes, que asusta mucho. Si lo que me pregunta es por cuál de nuestros libros siento más apego (difícil, terrible pregunta), la respuesta podría ser: por los que leí cuando era muy joven y alguna vez soñé con editar, como LTI. La lengua del Tercer Reich, de Victor Klemperer, que publicamos en 2001.

Un libro inolvidable.
Yo le digo: la calidad en la literatura es subjetiva. Y usted me dice…

... que no. 

¿Con qué personaje de ficción le gustaría irse a tomar unas copas?

Con cualquier personaje de Chéjov. 

¿Qué título publicado por otra editorial le hubiese hecho feliz tener en su catálogo?

Pedro Páramo, de Juan Rulfo.

¿Soy un retrógrado, un romántico o un friki si le digo que mi experiencia con el libro electrónico me ha producido un efecto rebote y ahora compro más libros en papel que nunca?

Qué bien, alguien que compra libros. 

Decía Kafka que un libro debe ser el hacha para el mar helado de nuestro interior. ¿Algún libro-hacha que destaque en su vida? 

Virginibus puerisque y otros ensayos, de R.L. Stevenson. Me enseñó lo maravillosamente bien que se puede escribir sobre cualquier, y subrayo cualquier, asunto. 

Un libro que detesta o al que le tiene especial manía es…

Mi temprano rechazo por El principito marcó mi juicio lector.

En literatura, ¿está todo inventado?

No. 

Dos delicatessen de Minúscula: Ortese y Kaschnitz

Dígale algo a un adolescente que no lee para que se sienta interesado por la lectura; o lo que es lo mismo, ¿qué nos aporta el acto de leer?

Leer nos aporta más de todo. El exceso debería atraer a un adolescente. 

Si mañana los alienígenas invadieran la Tierra y estos quisieran hacerse una idea, leyendo un libro, de cómo son los humanos, ¿qué obra les aconsejaría para ilustrarlos?

Cualquiera de Shakespeare. 

Un clásico de la literatura que le sonroje no haber leído aún. 

Simplicius Simplicissimus, de Grimmelshausen. Me apena no haberlo leído porque estoy segura de que me gustará. 

Un hallazgo conmovedor: Stuparich.
Dígame un libro que le haya hecho reír (con o sin carcajadas). 

El papel de mi familia en la revolución mundial, de Bora Cosic. 

Y otro que le haya hecho llorar (con o sin lágrimas). 

La isla, de Giani Stuparich.

Un autor de cabecera y otro de cabezada.

De cabecera, Stevenson. De cabezada, pongo la tele. 

Un autor del momento que presume se seguirá leyendo dentro de cien años.

Soy mala pitonisa. Y tengo una mala noticia: que se lea dentro de cien años no significa que sea bueno. 

¿Cuál es su lema como editor?

No hay reglas (excepto las de la honradez y la cortesía), pero lo que hagas tendrá consecuencias. 

¿Qué opinión le merece la opinión de que los libros son caros?

La opinión contraria. 

¿Cuál de los títulos que usted ha editado es el más vendido? 

Verde agua, de Marisa Madieri, un libro especialísimo que fue de los primeros que publicamos. La primera edición es del año 2000, la más reciente, de hace un mes. 

¿Qué tiene Cincuenta sombras de Grey para vender 30 millones de ejemplares en todo el mundo?

Que se hable de él. Como hace usted ahora (y no quiero hacer yo). 


Uno de los emblemáticos "minúsculos"

Defíname lo que es para usted un libro bien editado.

Que esté bien traducido (si no es un original), bien revisado, bien presentado. Y, last but not least, que también sea un buen libro (es decir, bien escogido). 

¿No debería pagarse el precio de un libro una vez leído, y no previamente sin que sepamos si nos va a gustar?

¿Por qué estas ideas surgen solo en relación con los libros? Hasta en un restaurante en el que hemos comido mal pagamos la factura. 

¿Hay muchos gatos -bien maquillados- y pocas liebres en los expositores de las librerías españolas?

Hay muchas liebres, por suerte, pero también muchísimo marketing "cultural". 

¿Editar en España es llorar o lloriquear?

Sería imperdonable que llorara por hacer lo que me gusta, pero algo más de consideración por los buenos libros nos vendría bien a todos. 

Una ilusión aún no cumplida.

Ser librera.

viernes, 7 de noviembre de 2014

Comienza la lectura de Hadjí Murat

Hadjí Murat, narracción pura y enérgica de Tolstói. Ilust: F. Roubaud, Kosake zu Pferd, 1928

Mientras ustedes terminan de comentar y de trabajar la correspondiente guía de lectura de Amo y criado  (han de entregarla como muy tarde el domingo día 9 de noviembre), comenzamos a leer la última obra programada en este Otoño Tolstoi: Hadjí Murat

Para su lectura recomiendo dos estupendas traducciones: la de Irene y Laura Andresco (Navona) o la de Víctor Gallego (Nórdica). 

El lunes 17 de noviembre se publicará la ficha con las actividades correspondientes a realizar por los participantes. 

Los interesados en participar (y entrar en el magnífico sorteo de libros "Para seguir leyendo a Tolstói") tienen toda la información aquí. Recuerden que para entrar en el sorteo es necesario completar las actividades de, al menos, dos de las tres lecturas propuestas. Eso sí, quien complete las tres, tendrá un punto extra y, por tanto, más opciones de cara al sorteo.

martes, 4 de noviembre de 2014

Lectura de Amo y criado

Personajes sometidos a una situación límite en Amo y criado. Foto: Lachmann 

Amo y criado es una obra que tiene muchos puntos en común con La muerte de Iván Ilich. En este caso, los personajes sometidos a una situación límite son dos: el rico comerciante Vasili Andreich Brejunov y su criado Nikita. Tolstói nos presenta a dos hombres cuyas existencias se desarrollan en condiciones habituales, familiares y aceptadas por todos y luego, de repente, los arroja en aquella soledad que, como la de Ilich, "no se puede encontrar ni en el fondo del mar, ni en rincón alguno de la tierra".

El día posterior al de la fiesta de San Nicolás de invierno, Brejunov parte junto a Nikita hacia Groriáchkino, a fin de cerrar un trato con el propietario de un bosquecillo que desea comprar. El comerciante y su criado, acompañados de un excelente caballo llamado Mujorti, salen en trineo a través de un camino lleno de nieve y con bastante viento. Un contratiempo en el viaje en forma de tormenta de nieve llevará a ambos a enfrentarse a sus temores, el primero con la preocupación de perder todo lo que tiene, el segundo con la tranquilidad de no tener nada que perder. La situación límite en la que se ven envueltos llevará al amo a plantearse lo que ha sido y cómo le queda una última oportunidad de dejar de serlo.

Prodigio de observación descriptiva e introspección psicológica, este relato o novela corta fue publicada en 1895 y es una de las mejores creaciones de la última época de Tolstói.

ACTIVIDADES

A) Contesta las preguntas que se formulan en la guía de lectura (aquí) y envía tus respuestas al mail elinfiernodebarbusse@gmail.com.

B) Comparte tu opinión (usando la herramienta "comentarios" del blog) acerca de alguna o todas de las siguientes propuestas o cuestiones:

1. En 1895, el mismo año de publicación de este relato, Leopoldo Alas, Clarín, escribía una reseña en la que decía: "En Amo y criado, el negociante rico Brejunov es un Sancho Panza, no escudero, sino burgués andante, no en busca de entuertos que desfacer, sino de compras ventajosas que realizar. Aquí el escudero es el Quijote. Nikita, soñador a su modo, creyente en un más allá como si lo viera; pero nada amigo de frases; un Quijote por dentro, un idealista con harapos..."  ¿Estás de acuerdo con esta visión de los personajes?

2. Algunos críticos han puesto de manifiesto que la solidaridad humana, la voz de la conciencia despertada en Brejunov no es tanto la renovación existencial de su alma, sino la jactancia de "amo" y un intento de fingir tener nobleza del alma. ¿Estás de acuerdo?

3.Cita y comparte un pasaje, escena o fragmento de la obra que te haya gustado especialmente y explica por qué.

La fecha tope tanto para la entrega de la guía como para la realización de comentarios es el domingo, día 9 de noviembre.

Participa y entrarás en el sorteo "Para seguir leyendo a Tolstói", que se celebrará el 22 de noviembre, y donde podrás conseguir las grandes obras del autor. Toda la información en Otoño Tolstói.