lunes, 21 de diciembre de 2015

Feliz Navidad y año 2016

El abuelo de Barbusse saludando con música la Navidad, se ve que aquel año tampoco hacía frío.

El abuelo de Barbusse tocaba la flauta (aquí lo ven recibiendo con sus notas la mañana de Navidad -¿o era de año nuevo?-, en un retrato hecho en Leipzig en 1899). Y no debía de hacerlo mal, a juzgar por la atención con que lo mira el gorrioncillo que se ha posado en su mesa (bueno, en realidad más que gorrioncillo, gorrionazo, todo sea dicho, que está el pobre de buen año, se ve que estas aves en Leipzig se alimentan bien).

A lo que vamos, que me disperso. Se preguntarán ustedes que a qué viene esta inopinada nota biográfica sobre el pariente de mi representado hum y sobre las costumbres nutricionales de la población plumífera de Lepizig y alrededores. Pues a que dentro de unos días será nuevamente Navidad. Y dentro de otros pocos días después, año nuevo. Y, más tarde aún, la noche de Reyes. Y que, como siempre pasa, uno tiene la encomienda -siguiendo instrucciones de mi cliente- de hacerles llegar una felicitación apropiada para estas fechas (él se quita de en medio, ya saben, tendrá mucho que hacer, digo yo, en fin, no me tiren de la lengua, que pueden salir culebras). Y como me deja decidir a mí, y eso de los arbolitos repletos de regalos ya está un poco visto, y lo del paisaje nevado es, a tenor del clima que tenemos, ciencia ficción, pues he decidido, le guste o no a monsieur Barbusse (si le gusta, bien, y si no, que lo hubiese hecho él, que siempre tiene uno que cargar con el encarguito y además con las posibles críticas que conlleva el susodicho), he decidido hum endosarles la imagen de su señor abuelo tañendo el instrumento al que era tan aficionado. Así mato dos pájaros -sin animo de ofender a nuestro querido y verriondo gorrión- de un tiro: les felicito a ustedes y, de paso, enternezco a mi representado, a ver si de ese modo me sube un poco mis honorarios fijos, que este hombre es un rácano de campeonato.   

¡No me digan que no es bonito el retrato! Al reverso del mismo, Barbusse anotó a mano una cita del escritor Isaac Muñoz que dice: "Hay que amar francamente, con absoluta conciencia de nuestro amor, las raras y bellas cosas que nos compensan de lo amargo y de lo feo".

Sin más, y arrodillándome a sus pies (este hombre me hace hacer unas cosas), les transmito a todos ustedes, en nombre del señor  Barbusse y en el mío propio, una Feliz Navidad y un feliz año 2016.

E. Duvenand, secretario-albacea de monsieur Barbusse.

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Clásicos para regalar esta Navidad, 4
(«Don Quijote de la Mancha», de Miguel de Cerbantes)


Uno, que se crió con el Quijote de la serie de dibujos animados de principios de los ochenta, es decir, con un Quijote en colores, que transmitía una atinada visión cómica del personaje y de la obra en sí (muchos se empeñan todavía en obviar esto, cuando esto es lo esencial de la novela de Cervantes, el humor), pues, claro, cuando uno ve y tiene en sus manos los dos radiantes volúmenes que acaba de editar Reino de Cordelia, se te viene inevitablemente a la memoria aquel otro Quijote -por mor del estilo gráfico de Miguel Ángel Martín, muy de cómic, que es el ámbito del que proviene-, sin mencionar, esto es aparte, la cara de rana afónica o renacuajo escocido que se te queda ante lo apabullante del producto.

Y es que estamos ante una edición de Don Quijote que, no por entrar sin anestesia por la vista, deja de ser rigurosa y cuidada. Y no solo eso, sino, además, novedosa, audaz, desencorsetada y fresca (se ha llegado a calificar de pop, aunque no llego a entender -ay mis cortas luces- qué se quiere decir con eso). Sea como sea, es importante saber que esta edición mantiene íntegro el texto original, que ha sido cotejado con las principales ediciones aparecidas en vida del autor y contrastado con las más importantes publicadas entre 1738 y 2015. También, que se ha puesto al día de acuerdo con las últimas normas ortográficas de la Real Academia. Que, por primera vez, el libro se ha versiculado para facilitar la rápida localización de citas y pasajes, y se explican o resuelven más de cuarenta problemas textuales originales. Que se incluye asimismo cientos de breves notas concisas y claras sobre términos o palabras en desuso. Que, además, se ha elaborado un dramatis personae donde se clasifican todos los personajes... Y, finalmente, en un alarde de lealtad documental, sus editores han decidido escribir el apellido del autor con "b", Cerbantes, respetando la voluntad de don Miguel, que siempre firmó así, según consta en sus manuscritos. Todo esto en cuanto al texto, cuyo cuidado ha estado a cargo de Pollux Hernández y Emilio Pascual, es decir, en buenas manos, nada de extravagancias.

En cuanto al aspecto visual, nada menos que 150 ilustraciones a color de Miguel Ángel Martín (muchísimas intercaladas en el texto, no solo a página completa, lo que implica más trabajo, y más fino, de maquetación) completan la excelencia de la edición, le aportan vigor estético y convierten estos dos volúmenes en una joya, en una atractivísima manera de acercarse, entrar, dejarse llevar, picotear, demorarse, quedar atrapado, gozar, en definitiva, por primera o por vigesimotercera vez de este clásico entre clásicos.

No obstante, no se confundan. La amabilidad -casi inocencia- gráfica de Martín es solo aparente, formal. Sus dibujos, de linea clara y definidos por una paleta de colores vivos, son de una versatilidad verdaderamente apabullante para transmitir detalles o escenas tanto serenas y divertidas, como violentas, crudas o turbadoras (las hay también en este Quijote).

El Quijote es un libro que celebra la vida y la alegría. Lo que nos dice y nos vuelve a decir cada vez que nos adentramos en sus páginas es que la risa es la forma más elevada de sabiduría, la risa fraternal y compasiva, ahuyentadora de la muerte. Y es que si algo tiene el humor de Cervantes (o Cerbantes) es su profunda humanidad, que toca todo, que comprende, al fin, todo, nuestra ridiculez y nuestras ilusiones, nuestras vanidades y nuestras desdichas. Es así como lo ha entendido  Reino de Cordelia, que nos ofrece esta preciosa edición, un verdadero disfrute textual y visual. Esto debe ser cosa de encantamiento.

lunes, 14 de diciembre de 2015

Clásicos para regalar esta Navidad, 3
(«Cuentos inquietantes», de Edith Wharton)


Fíjense en que, aunque lo propio y característico de la naturaleza es el cambio, el ser humano, que es naturaleza en estado puro y duro (le guste o no), a lo que más teme es precisamente a la transformación, quizá porque se pasa la vida clasificando, categorizando y catalogando las cosas y las personas, y cuando algo no le encaja en esos conjuntos, a los que estima exactos y permanentes, se desestabiliza, se acongoja, se inquieta. Es justo ese sentimiento, el de la inquietud, generada por acontecimientos que suponen cambios, rupturas de nuestros esquemas mentales, o intrusiones en el estable discurrir de nuestras vidas, el que suscitan los diez cuentos de Edith Wharton que Impedimenta ha reunido, en una soberbia edición, bajo el acertadísimo título de Cuentos inquietantes

No esperen, por tanto, una pléyade de apariciones sobrenaturales (las hay también, ¡ojo, eh!, en esto no defrauda a los entusiastas de lo incorpóreo), pero el espectro de circunstancias y contingencias en las que las personas podemos sentir desasosiego, o sencillamente terror, es tan diverso que, en este sentido, la colección de cuentos que ahora se nos presenta constituye un verdadero muestrario de nuestros miedos, en su más diversa índole. 

Muchos de estos relatos eran inéditos en castellano. Yo tan solo conocía el titulado "Después", que ya se recogía en Relatos de fanstamas, una antología de los cuentos de terror de la autora que Alianza publicó en los ochenta, y de cuya traducción se encargó Paco Torres Oliver (tenía una cubierta muy bonita, donde aparece la imagen de una palmatoria del derecho y del revés; se acordarán quienes lo hayan tenido en sus manos).

La escritora, y ¿nieve de verdad?
Al margen de su exquisita prosa, en estos cuentos que ahora se presentan en la versión de la solvente Lale González-Cotta (que ya tradujo, de Wharton, La solterona y Madame de Treymes, también para Impedimenta), uno de los aspectos que resutan más destacables e interesantes es, sin duda, la eficaz combinación -aparentemente contradictoria- de los elementos inquietantes o turbadores con la ironía y con la comicidad, algo que no es habitual ver de la mano.

De su autora, poco nuevo hay que decir, que se trata de la maravillosa Edith Wharton, escritora neoyorquina, amiga, admiradora y heredera estilística de Henry James y, consecuentemente, una maestra en el uso del lenguaje y en la caracterización psicológica de los personajes. Baste recordar sus magníficas novelas La casa de la alegría (1905), Ethan Frome (1911) y Las costumbres nacionales (1913), por citar solo tres.  

De nuevo Impedimenta (Deo gratias) se saca de la chistera otro libro absolutamente delicioso. Nunca paren, sigan, sigan.

viernes, 11 de diciembre de 2015

Clásicos para regalar esta Navidad, 2
(«Robinson Crusoe», de Daniel Defoe)


Muchas veces hemos hablado aquí del Robinson Crusoe, de lo que tiene de clásico atemporal, de sus numerosas ediciones, de sus traducciones -para todos los gustos, incompletas o completísimas, adobadas o escrupulosas-, de los diversos e insignes artistas que han ilustrado su páginas... Siempre es una buena ocasión para hablar de este libro, en realidad, pero hoy más.

Del Robinson siempre me ha fascinado su obsesiva acumulación de detalles con las que Defoe intenta dotar de verosimilitud al relato, pero también expresar, de manera inmejorable, el sentimiento de la importancia de cada objeto, de cada operación, de cada gesto en la situación del náufrago. Esto es lo que da profundidad al relato, y carnalidad y verdad humana al personaje. Lo decía muy bien Italo Calvino (inevitable acudir a él cuando se habla de novelas con mayúsculas) en su Por qué leer los clásicos
«Minuciosas hasta el escrúpulo son las descripciones de las operaciones manuales de Robinson: cómo excava su casa en la roca, la rodea de una empalizada, construye una barca que después no consigue transportar hasta el mar, aprende a modelar y a cocer vasijas y ladrillos. Por este empeño y placer en referir las técnicas de Robinson, Defoe ha llegado hasta nosotros como el poeta de la paciente lucha del hombre con la materia, de la humildad, dificultad y grandeza del hacer, de la alegría de ver nacer las cosas de nuestras manos. Desde Rousseau hasta Hemingway, todos los que nos han señalado como prueba del valor humano la capacidad de medirse, de lograr, de fracasar al "hacer" una cosa, pequeña o grande, pueden reconocer en Defoe a su primer maestro.»
Una preciosa ilustración de Carybé para la edición
Bien, a lo que vamos. Siempre es noticia que un clásico sea noticia (al menos para mí), y ahora las extrañas y sorprendentes aventuras del famoso náufrago son noticia porque tienen un nueva edición de mano de Libros del Zorro Rojo. Y ¡menuda edición!

La editorial argentina Viau publicó en 1945 una primera tirada (limitada a ochocientos ejemplares) del Robinson, que incluía dos platos fuertes: el primero, la traducción de Julio Cortázar, que se convertiría con el tiempo en clásica,  y, el segundo, más de setenta preciosas ilustraciones en blanco y negro y nueve láminas a color del artista argentino-brasileño Carybé. Pues bien, esta excepcional edición es la que recupera ahora la editorial catalana para que, a cambio de un buen batacazo a la visa o al cerdito de arcilla, podamos disfrutar de semejante maravilla bibliográfica.

Robinson Crusoe es la primera gran novela moderna -y acaso la más importante- sobre cómo afrontar y gestionar la soledad, lo que no es poco (por no decir que es todo -o casi todo- lo que de verdaderamente imprescindible necesita saber el hombre). Esto no lo dice Calvino, sino yo, aunque perfectamente lo pudo decir él. Del mismo modo que perfectamente puedo decir yo aquello suyo de que "Robinson Crusoe es indudablemente un libro para releer línea por línea, haciendo cada vez nuevos descubrimientos."

Mankell, en ese admirable testamento literario que es Arenas movedizas, escribía que lo único que le proporcionaba cierto cálido bienestar durante su grave enfermedad, haciendo que se olvidara momentáneamente de ella, era la lectura de aquellos libros que ya había leído. Es -decía- como volver a encontrar tu yo más íntimo, incontaminado, en ellos. El Robinson Crusoe fue uno de los últimos libros que pudo releer antes de morir. Lo destacaba como el libro más importante de su vida, el libro máximo. Si lo hubiera conocido Betteredge, le habría dado un abrazo.

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Clásicos para regalar esta Navidad, 1
(«Las aventuras de Tom Sawyer», de Mark Twain)


Se ha dicho de este libro que es «solar», algo que no sé muy bien qué quiere decir, pero me encanta porque me permite fantasear con interpretaciones interesantes. Imagino que quien lo bautizó de ese modo quería dar a entender que se trata de un libro que ilumina, acaricia, alegra, divierte, da calor (o, mejor, calidez), aporta vitamina D, celebra la vida...

Estos son los libros que, con el tiempo, uno quisiera tener siempre a mano, en la mesilla de noche, debajo de la cama, en la almohada. Para dejarnos alumbrar siempre, en lo grisáceo de nuestro ocaso, por esa vitalidad que encierran, que transmiten, como amuletos contra el dolor y la tristeza.

La editorial Sexto Piso acaba de publicar en su coleccion Ilustrados una nueva edición de este clásico universal, Las aventuras de Tom Sawyer, mientras prepara para principios de año nuevo el volumen de las de Huckleberry Finn. Si a ello sumamos que para esta edición se ha encargado una nueva traducción, a Mariano Peyrou, y unas formidables -como siempre- ilustraciones a Pablo Auladell, pues qué quieren que les diga. Que ustedes, lectores que persiguen buenos libros en buenos recipientes, están de triple enhorabuena.

Mark Twain, quien se inspiró en vivencias personales para alumbrar la mayoría de las travesuras y los personajes que pueblan esta obra, dijo de ella que era «un himno escrito en prosa», es decir, un canto emotivo y vitalista, no exento de nostalgia dedicado a ese verano eterno e invencible que es la infancia.

Ah, infancia, luz, amistad, vida.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Dolor y música

Blackie Books conquista con esta edición de las memorias de Rhodes

Si hay unas memorias recientes que alternen, sin remilgos ni victimismos, oscuridad y luz, estas son las del concertista de piano James Rhodes, que acaban de publicarse en España, de la mano de la interesantísima editorial Blackie Books, bajo el título Instrumental. Memorias de música, medicina y locura.

Hay en este libro mucho de insoslayable sufrimiento, de dolor y de efectos secundarios: a Rhodes lo violaron reiteradamente desde los seis años hasta los diez, lo internaron en un psiquiátrico, fue drogadicto y alcohólico, se intentó suicidar cinco veces, se casó y tuvo un hijo, cuya custodia perdió. Ahí es nada. Pero también hay en él una sinceridad apabullante, que empieza en el lenguaje mismo -inmediato y duro- en que está escrito. Y también hay verdad (con mayúscula, no de cartón piedra). Y vida, vida que puede masticarse, esa que a veces cuenta contigo / a veces ni te mira (como dice la canción de Dani Martín). Y, sobre todo y ante todo, hay un apasionado y monolítico amor a la música (clásica, para más señas), en especial a Bach, porque fue quien salvó a Rhodes de la autodestrucción (a los siete años descubrió casualmente una grabación de la Chacona en re menor para violín y le cambió la vida: fue consciente del poder calmante, protector y, a largo plazo, curativo del arte de los sonidos). No me extraña. Si Bach no es Dios (perdonen la blasfemia), al menos se le parece mucho. Lo sabe quien se acerca a él desde dentro, interpretándolo, o desde fuera, escuchando atentamente cualquiera (da igual cuál) de sus piezas. Jamás se ha compuesto una música tan bella, tan espiritual, tan perfecta.

James Rhodes: "Bach, literalmente, me salvó la vida"
Cada capítulo (o tema, como lo llama Rhodes) de este libro valiente y desgarradoramente humano va introducido por un breve y sentido alegato de una obra musical. Las piezas de las que habla son mayormente movimientos concretos de conciertos o sinfonías que conforman el canon musical personal que el autor ha ido conformado durante sus años de oyente y de concertista: Schubert, Shostakóvich, Beethoven, Ravel, Schumann, Bruckner.., y, por supuesto, Bach.

Refiriéndose a Beethoven, Rhodes cita unas palabras de e. e. cummings que perfectamente se le podrían aplicar a él: "Ser únicamente quien eres, en un mundo que hace todo lo posible, continuamente, por convertirte en todos los demás, implica luchar la batalla más difícil que puede librar cualquier ser humano, y no dejar nunca de hacerlo".

En ello está. 

domingo, 29 de noviembre de 2015

Sorteo 2 Otoño Unamuno

Regalazo: la obra narrativa completa de Unamuno, edición Biblioteca Castro

Llegó el día del cierre de este Otoño Unamuno que nos ha tenido ocupados desde el 29 de septiembre, es decir, dos meses exactos. Según me cuentan ustedes en sus mensajes, les ha merecido mucho la pena participar, les ha enriquecido. Y yo me alegro. Esa lección de vida que insufla Unamuno no es fácil de olvidar, permanece siempre con nosotros, como permanecen siempre con nosotros el pobre Apolodoro, el obsesivo Abel o el inaccesible don Sandalio. Ya les avisé de que les pasaría. Escritores hay muchos, pero escritores tan próximos, tan cálidos, tan entrañables, tan plenamente humanos, esos escasean. 

Ahora toca celebrar el final con un sorteazo de los que marcan época. Nada menos que 3 juegos de libros de la narrativa completa de Unamuno, en la magnífica edición de Biblioteca Castro. Casi nada. Todas las novelas y todos los cuentos de don Miguel en un par de volúmenes de exquisita factura, al cuidado de Ricardo Senabre.

Quiero darles a todos los participantes mi más sincera enhorabuena, les deseo mucha suerte en el sorteo de esta tarde, y procedo a clausurar ya este Otoño Unamuno, dedicándoles a todos ustedes una frase del genial escritor. Él tiene la última palabra, como tuvo la primera:

"Cada nuevo amigo que ganamos en la carrera de la vida nos perfecciona y enriquece más aún por lo que de nosotros mismos nos descubre, que por lo que de él mismo nos da".

El sorteo se celebrará a las 19 h. Los nombres de los ganadores se darán aquí a esa hora.

Ya hay ganadores: aquí.

jueves, 26 de noviembre de 2015

El requeteretorno de James


Pues ¿qué les digo?, que no se trata de una novela inédita de Henry James encontrada entre sus papeles y apuntes personales, ahora editada y traducida para disfrute de lectores españoles, no. Se trata de la famosísima Otra vuelta de tuerca, sí.

Ah, ¿que no me creen? Se lo prometo. Se lo juro, si lo prefieren, por Jerónimo de Estridón, que es santo patrón de los traductores. Palabrita del niño Jesús, me doy un beso sobre los dedos en crucecita.

Impactante, ¿verdad? 

La susodicha nouvelle, que viene siendo una de las más aclamadas historias de fantasmas de todos los tiempos, ha quedado irreconocible debido a lo que ya se está sospechando es un posible efecto secundario de alguna medicación tomada por el señor Carlos Manzano, responsable coordinador de esta nueva versión de The turn of the screw, que aparece con el título de La vuelta del torno.

(Dejemos un minuto de silencio para recomposición del lector).

Que no digo yo, ojo, que la traducción no sea buena (la del texto, quiero decir), pero es que el titulito en cuestión es como para que este hombre se presentara en la comisaría que le pillara más a mano, y a más no tardar. 

La edición se lanza con una prolija justificación sobre la traducción, aquí un fragmento:

"La traducción literal sería La vuelta del tornillo, un título que hasta la fecha nadie ha empleado, pero que al contrario que Otra vuelta de tuerca ("Otra" es una añadido de difícil justificación) sí guardaría algo de la connotación sexual reprimida de la época victoriana que se puede adivinar en el título original. El sentido del título original tiene claramente que ver con la violencia, "screw"  significaría tanto extorsionador como extorsionar o aplicar violencia sobre algo o alguien. Ambos sentidos difícilmente los puede transmitir una tuerca, pero sí un torno o potro de tortura. El título de esta edición busca transmitir con precisión el lento movimiento del mecanismo que puede acabar descoyuntando al torturado  que es lo que, en definitiva, le sucede a lo largo del libro a su protagonista."   

Por más fiel que sea este título, yo prefiero, sin duda, el de siempre -Otra vuelta de tuerca-, que José Bianco tradujo en 1945, en la primera edición en español. No quiere decir nada, de acuerdo, pero es elegante y ambiguo, como la propia novela de James. Tampoco quiere decir nada La vuelta del torno y, por supuesto, es mucho menos sugerente. A mí lo único que me evoca es a la monjita de clausura  que me despacha, mediante semejante artilugio, llegada la Navidad, unos polvorones, hojaldrinas y pastelillos de gloria de celestial factura. b

martes, 24 de noviembre de 2015

Lectura guiada de La novela de don Sandalio

Los jugadores de ajedrez, por Isaac Israëls, ca. 1922

La novela de don Sandalio, jugador de ajedrez (1933) cuenta, a través de una serie de cartas escritas por un narrador anónimo, la relación que este mantiene con un tal don Sandalio, un hombre a quien conoce en el casino del pueblo costero donde ha ido huyendo de la "tontería humana". Con don Sandalio mata el tiempo jugando al ajedrez y, más allá de intercambiar los saludos antes de sentarse frente al tablero, apenas si se dicen nada. 

Pasados los días, el narrador va descubriendo inquietantes informaciones, siempre incompletas y muy sesgadas, sobre su compañero de juego. Lo primero que descubre es que don Sandalio ha perdido a un hijo, después que está en la cárcel y, por último, que ha muerto. Finalmente conoce al yerno del misterioso personaje, quien le asegura que el padre de su mujer sentía por él un tierno afecto y que valoraba en gran medida sus consejos. Tales palabras dejan desconcertado al narrador. No sólo le sorprende que don Sandalio, con quien tan poco había hablado, lo apreciase tanto, es que no recuerda haberle aconsejado nunca nada. Sin embargo, parece que por fin podrá saber quién era su rival sobre el tablero, qué motivos lo llevaron a prisión y de qué murió allí, pero en ese momento, para sorpresa del lector, se niega a saber. El narrador hace tiempo que ha comprendido que no echa de menos a don Sandalio, sino a “mi don Sandalio”, a la imagen que había construido en su cabeza sobre el hombre real.

Novela sobre la identidad, la soledad, y la incomunicación y los sucedáneos inventados para disimularla, en ella Unamuno encuentra el molde perfecto para jugar con todos los posibles yoes que, según él, nos constituyen como personas: el yo que los demás creen que somos, el yo que pretendemos que los demás crean que somos, el yo que creemos que somos, y el yo que realmente somos.

La novela de don Sandalio, jugador de ajedrez es un libro admirable, sencillo y complejo a la vez, con varias capas de lectura. Al igual que ocurre con otros textos contemporáneos de marcado carácter simbólico, la novela de Unamuno se mueve en el terreno de la ambigüedad, tan propio del gran arte, suscitando multitud de interpretaciones Algunos críticos la consideran la mejor novela corta de la literatura española del siglo XX. De lo que no cabe duda es de que la historia de don Sandalio y de su narrador anónimo es tan penetrante y audaz como asombrosamente moderna. 
 

ACTIVIDADES

A) Contesta las preguntas que se formulan en la guía de lectura (aquí) y envía tus respuestas al mail elinfiernodebarbusse@gmail.com.

B) Comparte tu opinión (usando la herramienta "responder" que figura debajo de cada uno de los comentarios que sirven de cabecera) acerca de alguna o todas de las siguientes cuestiones de debate:

1. Don Sandalio es un personaje que ha sido interpretado de maneras muy distintas. Julián Marías lo ha visto como un personaje vacío y sin personalidad, dibujado en hueco. Ricardo Gullón y otros, sin embargo, lo ven como un personaje con supuesta riqueza interior, pero sin interés alguno en comunicarla, vuelto hacia sí mismo, inaccesible, egoísta, sin ningún compromiso vital. ¿Te identificas con alguna de estas interpretaciones? ¿Cómo lo ves tú?

2. ¿Crees que, como el narrador anónimo de esta novela, todos nos fabricamos nuestros particulares "don Sandalios" de las personas que conocemos? ¿Hasta qué punto cuando decimos sobre alguien "yo lo conozco", estamos diciendo algo cierto o no?

3. Lo más enigmático y abierto de la novela es por qué don Sandalio, siendo como es, llega a influir tanto en el autor de las cartas. ¿Cuál es tu opinión?
4. ¿Qué es lo que más te ha gustado o sorprendido de la novela?

La fecha tope tanto para la entrega de la guía como para la realización de comentarios es el sábado día 28 de noviembre.


MATERIAL DE APOYO

Se ofrecen aquí, para el lector interesado, dos breves reflexiones sobre la novela. Estos materiales no son necesarios para hacer las actividades, pero sí recomendables como documentos de lectura y reflexión previa a la realización de las mismas.

El hueco de la personalidad, por Julián Marías
Nota previa a la edición de Alianza

Esta es la tercera lectura y la última actividad del Otoño Unamuno. Si terminaste el bloque I y has completado al menos dos de las tres lecturas propuestas en este bloque, con sus correspondientes actividades, podrás participar en el sorteo "Para seguir leyendo a Unamuno", que se celebrará el próximo 29 de noviembre. Están en juego 3 lotes de libros con la narrativa completa de Unamuno, en la magnífica edición de Biblioteca Castro. Toda la información en aquí.   

viernes, 20 de noviembre de 2015

Comienza la lectura de La novela de don Sandalio

Mirando el mar. Pedro de Valencia (1902-1972)

Depués de la intensidad dramática de Abel Sánchez, y mientras ustedes terminan de hacer comentarios y presentar las actividades correspondientes, proseguimos con la lectura del último de los títulos programados en este Otoño Unamuno. Se trata de La novela de don Sandalio, jugador de ajedrez, de 1933, una novela corta, tan deliciosa como enigmática, que nos habla sobre la identidad individual y sobre la incomunicación, revelándose como un texto de sorprendente modernidad. 

La edición de mayor disponibilidad en librerías y bibliotecas es la de Alianza. Como siempre, les aconsejo que dejen para después de la lectura de la obra las posibles introducciones y estudios preliminares que pueda incluir su ejemplar. De esa manera se accede a la novela de una manera más directa, sin ideas ni interpretaciones preconcebidas.

Las actividades para después de la lectura se publicarán el martes 24 de noviembre y los participantes tendrán como fecha límite para realizarlas y entregarlas hasta el 28 de noviembre.

Se recuerda, de nuevo, a todos los participantes que de los tres libros propuestos para leer en este bloque, podrán elegir dos de ellos, a libre criterio, si bien quien complete la lectura y actividades de las tres obras será bonificado con un número adicional para el sorteo final.

Los interesados en participar, y entrar en el sorteo de 3 lotes de libros de la narrativa completa de Unamuno, en la magnífica edición de Biblioteca Castro, tienen toda la información aquí.

martes, 17 de noviembre de 2015

Lectura guiada de Abel Sánchez

Detalle del retrato de Carlos Meni, por Santiago Rusiñol, que sirve de portada al edición de Alianza

Abel Sánchez, como ya avanza su subtítulo ("una historia de pasión"), es una reelaboración del tema de Caín y Abel (que también trató, entre otros, Lord Byron, mencionado como intertexto en la novela unamuniana).

Dos amigos -no hermanos en este caso, sino amigos-, Joaquín y Abel, comparten vida y andanzas desde pequeños; y, sin embargo, sus destinos son muy distintos: mientras que Abel casi sin esforzarse se gana la simpatía de todos sus semejantes, Joaquín cae antipático también sin merecerlo. Nace así en Joaquín una envidia visceral y enfermiza que se agrava cuando Abel enamora (también casi sin querer) a Helena, la mujer deseada por Joaquín. La novela muestra la tensión interna del personaje, que se debate entre el deseo de superar la pasión destructiva que lo habita, y el deseo de darle rienda suelta, destruyendo a Abel.

Unamuno alcanza con su escritura la auténtica disección quirúrgica de una personalidad, de un personaje, y se anticipa en muchos años, con esta novela oscura, imponente y obsesiva, a las fórmulas novelísticas que se impondrían en la posguerra de 1945. Estamos ante una novela redonda, que ha ido creciendo con los años, una pequeña obra maestra.

ACTIVIDADES

A) Contesta las preguntas que se formulan en la guía de lectura (aquí) y envía tus respuestas al mail elinfiernodebarbusse@gmail.com.

B) Comparte tu opinión (usando la herramienta "responder" que figura debajo de cada uno de los comentarios que sirven de cabecera) acerca de alguna o todas de las siguientes cuestiones de debate:

1. Se ha señalado por diversos estudiosos que el lector de esta novela prefiere el envidioso al envidiado, es decir, Joaquín a Abel. ¿Ha sido así en tu caso? En tu opinión, ¿a qué crees que es debido?

2. Abel le reprocha a Joaquín, ya hacia el final de la obra, que su problema es sencillamente "querer ser querido con exclusión de los demás o más que a ellos". ¿Piensas que esto es lo que define a los celosos y envidiosos?

3. ¿Cómo interpretas que a Joaquín le duela tanto la indiferencia de Abel? ¿Necesita Joaquín de Abel para para ser plenamente él, para realizarse, aunque sea de la manera que es, envidioso, celoso, malicioso? ¿Necesita la pasión del odio, como la del amor, ser avivada, correspondida?

4. España, ¿tierra de envidiosos?

La fecha tope tanto para la entrega de la guía como para la realización de comentarios es el martes día 24 de noviembre.


MATERIAL DE APOYO

Se ofrece aquí, para el lector interesado, un breve texto introductorio a la novela. Este material no es necesario para hacer las actividades, pero sí recomendable como documento de lectura y reflexión previa a la realización de las mismas.

El fondo del alma: "Abel Sánchez", por Julián Marías

Participa y podrás ganar uno de los 3 lotes de libros de la narrativa completa de Unamuno, en la magnífica edición de Biblioteca Castro, que se sortearán el día 29 de noviembre. Toda la información aquí.

jueves, 12 de noviembre de 2015

Hipo prenavideño
"Cuentos de Navidad. De los hermanos Grimm a Paul Auster"


Hay muchas maneras de quitar el hipo, dicen. Que si aguantando la respiración durante unos segundos, que si llevándose un buen susto, que si levantando los brazos como lo harían si les encañonasen con un arma de fuego. No sé si les ha funcionado alguno (a mí particularmente esta última me ha dado, en ocasiones, satisfactorios resultados), pero el que estoy seguro no les va a fallar es el que les traigo ahora. 

¿Tienen hipo? Pues, miren arriba. 

¿Ya? ¿Se ha desvanecido su hipo cual bruma mañanera de diciembre? Sí, ¿verdad? No me extraña. Y esperen, que todavía no he dicho nada del contenido de este volumen de Cuentos de Navidad, que muy acertadamante Alba lanza ahora, en pre-Navidad, para que podamos disfrutar de una lectura en minidosis (un relato diario, por ejemplo) o por chute en vena (si lo preferimos), a lo largo de este mes y poco que queda para que llegue el verdadero meollo de los polvorones y las lucecitas. Siempre se ha dicho que el camino es lo bonito, y que los preparativos de un acontecimiento venidero es lo que verdaderamente nos ilusiona y nos hace felices, ¿no?: pues, ¡toma tomazo!

Ya solo por el hecho de que sea Marta Salís la preparadora (antóloga) del volumen, además de traductora  de algunos de los cuentos seleccionados (entre ellos, el que para mí es uno de los relatos más conmovedores de la historia de la literatura, Los muertos, de Joyce), sería más que suficiente para apostar por la exquisitez, el gusto y la calidad de este auténtico regalo literario.

En total son treinta y ocho relatos que abarcan dos siglos de literatura navideña y proceden de distintas tradiciones occidentales (anglosajona, germánica, nórdica, mediterránea y eslava). En la breve presentación, que sirve de aperitivo a la lectura, dice Marta: "Hemos intentado reflejar la alegría, el sentido de comunidad, la excitacion espiritual, la nostalgia e incluso el rechazo que estas fechas despiertan en muchos de nosotros, sin descuidar, porque es asimismo característica y genuina, su parte más sensiblera." Y sigue Marta: "Así, de Berlín a Brooklyn, de un pueblecito sardo a un rancho del Lejano Oeste, de la Provenza a Nueva Zelanda, de un aristocrático salón a un pueblo de mineros, de Dublín a un cohete espacial…: en todos esos lugares veremos celebrar la Nochebuena, la Navidad, el día de San Esteban, la Nochevieja o el día de Reyes, y en todos ellos ocurrirá algo que ilustre el espíritu navideño… o bien lo desmienta."

¿El resultado? Una nómina de autores que no puede ser más impresionante. Por citar solo algunos: Hawthorne, Stevenson, Dickens (inexcusable su Canción de Navidad), Dostoievski, Trollope, Daudet, Maupassant, Strindberg, Hardy, Chéjov, Leskov, Conan Doyle, Chesterton, Clarín, Pirandello, Valle-Inclán, Pardo Bazán, Buzzatti, Dylan Thomas, Capote, Bradbury...  No menos admirable es la lista de traductores. Aparte de la propia Marta Salís, están Celia Filipetto, Víctor Gallego, Isabel Hernández, Catalina Martínez Muñoz, Fernando Otero, Carmen Montes y Marta Sánchez-Nieves, entre otros. Es decir, como era de esperar en un volumen cuidado por Marta, (algunos de) los mejores autores en (algunas de) las mejores manos.  

La presentación, en tapa dura, con sobrecubiertas y cinta punto de lectura (colección Alba Maior, para entendernos). La imagen de la cubierta (me adelanto a la pregunta) es una postal austríaca de felicitación navideña de principios del siglo XX.

Este volumen también podría tener efectos adversos y, en vez de quitar el hipo, provocarlo. Eso depende de cada  naturaleza. Vayan observándose.

lunes, 9 de noviembre de 2015

Comienza la lectura de Abel Sánchez

Retrato del escultor Carlos Mani y el pintor Pere Ferran. Santiago Rusiñol, 1895

Mientras ustedes terminan de hacer comentarios y completar la guía de lectura de Amor y pedagogía, continuamos en este segundo bloque de Otoño Unamuno con una novela de tono muy distinto a la anterior. Se trata de la oscura y existencialista Abel Sánchez, una incuestionable obra maestra sobre el desamor, los celos y la envidia, publicada en 1917. 

El lector tiene a su disposición muchas y variadas ediciones de la obra (Alianza, Cátedra, Crítica, Austral, etc.). Les aconsejo que dejen para después de la lectura de la obra las posibles introducciones y estudios preliminares que pueda incluir la edición que manejan. De esa manera se accede a la novela de una manera más directa, sin ideas ni interpretaciones preconcebidas.

Las actividades para después de la lectura se publicarán el 17 de noviembre y los participantes tendrán como fecha límite para realizarlas y entregarlas hasta el 24 de noviembre.

Se recuerda, de nuevo, a todos los participantes que de los tres libros propuestos para leer en este bloque, podrán elegir dos de ellos, a libre criterio, si bien quien complete la lectura y actividades de las tres obras será bonificado con un número adicional para el sorteo final.

Los interesados en participar, y entrar en el sorteo de 3 lotes de libros de la narrativa completa de Unamuno, en la magnífica edición de Biblioteca Castro, tienen toda la información aquí.

jueves, 5 de noviembre de 2015

Lectura guiada de Amor y pedagogía

Ilustración de Pablo Auladell para Amor y pedagogía (ed. Vicens Vives)

Don Avito Carrascal, un fanático de la ciencia positivista y de la pedagogía sociológica, decide crear un genio y pone en práctica sus desatinadas teorías en su hijo Apolodoro. Pero el ciego radicalismo de Carrascal no conseguirá otra cosa que convertir al muchacho en una víctima desgraciada de su disparatado proyecto, pues, a pesar de lo que cree don Avito, la ciencia y la pedagogía auténticas no pueden ser ajenas al corazón y al instinto. 

En Amor y pedagogía, Unamuno traza una caricatura burlesca de la ciencia y la pedagogía mal entendidas, pero, entre bromas y veras, nos enfrenta también a los temas que más le obsesionaron: la angustia existencial del ser humano ante la muerte, el conflicto entre la razón y la fe religiosa, el afán de trascendencia y la congoja por la falta de libertad del individuo que se busca a sí mismo. Al tiempo, el autor innova la técnica narrativa e inicia con esta obra lo que más tarde llamó con cierta sorna nivola, la más original aportación de Miguel de Unamuno a la moderna literatura de experimentación y de ideas.

Divertidísima, de una frescura apabullante y escrita en una prosa enérgica e impecable, Amor y pedagogía nos advierte sobre los riesgos de basar nuestra verdad en la razón, entendiendo la vida solo desde esa óptica y descuidando aquello que nos hace verdadera e inconfundiblemente humanos: nuestros afectos. Un libro que debería ser leído por todos los padres. Y por todos los hijos.

ACTIVIDADES

A) Contesta las preguntas que se formulan en la guía de lectura (aquí) y envía tus respuestas al mail elinfiernodebarbusse@gmail.com.

B) Comparte tu opinión (usando la herramienta "responder" que figura debajo de cada uno de los comentarios que sirven de cabecera) acerca de alguna o todas de las siguientes cuestiones de debate:

1. ¿Crees que somos lo que nuestros padres han hecho de nosotros? ¿Hasta qué punto estamos determinados por la educación que recibimos?

2. ¿Hay muchos don Avitos hoy en nuestra sociedad? Y, en consecuencia, ¿muchos Apolodoros?

3. ¿Cómo interpretas el final de la obra? ¿Realmente el amor ha vencido?
4. Indica el fragmento o pasaje de la novela que te ha parecido más divertido.

La fecha tope tanto para la entrega de la guía como para la realización de comentarios es el domingo día 15 de noviembre (algunos participantes han tenido problemas para conseguir ejemplares de la obra o sus peticiones de compra se han demorado más de lo previsto, por lo que se ha decidido ampliar el plazo de presentación de actividades, inicialmente fijado en el día 11).


MATERIALES DE APOYO

Se ofrecen aquí, para el lector interesado, dos textos introductorios a la novela. Estos materiales no son necesarios para hacer las actividades, pero sí recomendables como documentos de lectura y reflexión previa a la realización de las mismas.

Introducción a la obra, por Julia Barella (Ed. Alianza)
Introducción a la obra, por Manuel Otero (Ed. Vicens Vives)

Participa y podrás ganar uno de los 3 lotes de libros de la narrativa completa de Unamuno, en la magnífica edición de Biblioteca Castro, que se sortearán el día 29 de noviembre. Toda la información aquí.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Elementary reasons


Acaba de publicar Edimat esta maravillosa guía ilustrada sobre Sherlock Holmes y sobre la vida y la obra de su creador, Arthur Conan Doyle. Espléndidamente maquetada, diseñada y documentada, y encuadernada en tapa dura, la guía es uno de esos regalos que uno puede hacerse a sí mismo sin motivo justificado o justificable. Vaya, que no hay que esperar a cumpleaños, jálogüens ni Natividad, cualquier día y hora es buen momento para hacerse con ella. Además, tampoco hay necesidad de esconderla debajo del jersey o de la cazadora al entrar en casa por temor a que te echen en cara, con ojos inquisidores, la consabida y universal expresión: "¿¡Otro libro!?" En este aspecto pueden ustedes estar tranquilos, ya que el precio no suma ni el del equivalente a dos cañas con conchita de ensaladilla rusa en cualquier bar de cualquier esquina española. Así que...

Una vista del interior de la guía.

martes, 27 de octubre de 2015

Comienza la lectura de Amor y pedagogía

Ilustración de Pablo Auladell para Amor y pedagogía (ed. Vicens Vives)

Comenzamos el segundo bloque de Otoño Unamuno con la primera de las tres novelas que leeremos: Amor y pedagogía, una obra innovadora que rompe con la tradición realista y una divertidísima caricatura de la estupidez humana, escrita en una prosa sublime.

El lector dispone de varias ediciones de la obra (Vicens Vives, Alianza, Austral, etc.). Especialmente recomendable es la de Vicens Vives, no solo porque cuenta con una buena introducción y una batería de notas oportunas y precisas, sino por las formidables ilustraciones que incluye, firmadas por Pablo Auladell.

Es importante que no se salten el prólogo a la primera edición de la obra, de 1902. Y pueden (se lo aconsejo) dejar para el final el prólogo-epílogo a la segunda edición, de 1934. Queda a su criterio leer o no los Apuntes para un tratado de cocotología, texto que cierra la novela y que a Unamuno le sirvió tanto para dotarla de coherencia estructural como para llegar al número de páginas mínimo que el editor le exigía para su publicación. 

Las actividades para después de la lectura se publicarán el 5 de noviembre y los participantes tendrán como fecha límite para realizarlas hasta el 11 de noviembre.

Recordar a todos los participantes que de los tres libros propuestos para leer en este bloque, podrán elegir dos de ellos, a libre criterio, si bien quien complete la lectura y actividades de las tres obras será bonificado con un número adicional para el sorteo final.

Los interesados en participar, y entrar en el sorteo de 3 lotes de libros de la narrativa completa de Unamuno, en la magnífica edición de Biblioteca Castro, tienen toda la información aquí.

domingo, 25 de octubre de 2015

Sorteo 1 Otoño Unamuno

Ejemplares unamunianos en busca de dueño responsable.

Llegamos al final de este primer bloque del Otoño Unamuno. Aplausos intensos a todos los participantes que han logrado acabar y presentar a tiempo las seis actividades planteadas. Enhorabuena. Don Miguel estaría muy orgulloso de su labor, de su estudio, del tiempo que han dedicado a concentrarse, así, sin más, ajenos al ruido y a la dispersión, tan en boga hoy como elementos de confusión y de control.

Son muchos los que me han confesado sentirse conquistados por nuestro escritor, al que no conocían, o lo conocían muy superficialmente de su paso por el colegio o el instituto. No es de extrañar. Unamuno irradia autenticidad, algo tan raro en el mundo en el que vivimos, y más raro aún en literatura. Cuando se le descubre, su voz nos acompaña siempre. Quizá la explicación esté en que, como él mismo dijo y ustedes ya saben, en su obra puso "calor y vida". Y eso, creo, es lo que todos buscamos.

En cuanto al número de participantes ha sido elevado, muy elevado. Entiéndanme, elevado, muy elevado dentro de la relatividad que supone una  actividad de tema literario realizada a través de la web y por simple afán de conocimiento, interés cultural o enriquecimiento personal. En total, el número de participantes suma 22. Aquí ya saben que los números significan o importan poco. Me atengo a lo que decía el propio Unamuno: "Es preferible sacudir las entrañas o las cabezas de cuatro semejantes, a ser aplaudido y admirado por cuatro millones de imbéciles". Así que el número es lo de menos, sino las personas (veintidos) con ganas de saber más que hay detrás de ese número.

Bueno, toca ahora proceder al sorteo de una estupenda selección de libros, que son los que van a ser objeto de lectura en el siguiente bloque, a partir de la semana que viene. Recuerden que se sortean 3 packs de Alianza editorial (compuestos por los títulos Amor y pedagogía, Abel Sánchez y Don Sandalio, jugador de ajedrez) y 3 ejemplares sueltos de Amor y pedagogía (en edición ilustrada por Pablo Auladell, de la editorial Vicens Vives).

El sorteo se celebrará esta tarde a las 17:00 horas. 
Muchas suerte a todos.

Actualización 17:00 horas. Ya hay ganadores:

  • Puesto 1: Cordelio
  • Puesto 2: Maria José Muros
  • Puesto 3: Marco A. Torres
  • Puesto 4: Lara S.
  • Puesto 5: Antonio Luis
  • Puesto 6: Esteban Nogalés

Participantes: Helena Villarquide, Inés Diaz, Antonio Luis, Marco A. Torres, Ramón J., Esteban Nogalés, Alfredo Corral, Mario H., Natalia Suñer, Gerardo Vázquez, Maria José Muros, Mari Carmen Martín, Mildred, Pedro G., Fernando Ponce, Ángel Cuevas, Julia Bellido, Pepa Ruiz, Cordelio, Lara S., María Núñez, Santi.

La correspondencia de premios es: lote de libros de Alianza editorial (números 1 al 3); ejemplar de la editorial Vicens Vives (números 4 al 6).

El sorteo se ha celebrado con la herramienta automática Sortea2 (el enlace directo a este sorteo permanece activo solo durante un tiempo limitado, por lo que se ha preferido ofrecer  copia del resultado del mismo aquí).

Enhorabuena y a disfrutarlos.

martes, 20 de octubre de 2015

Otoño Unamuno 6. La soledad buscada

Unamuno en la ribera del Tormes, 1934. Fotografía de José Suárez

«Si huyo tanto de él, es, no lo dudes, por lo mucho que le quiero. Huyo de él, buscándole. Cuando le tengo junto a mí, y veo su mirada y oigo sus palabras, quisiera apagarle aquélla y volverle mudo para siempre; pero luego, cuando me aparto de él y me encuentro a solas conmigo mismo, veo aparecer en los abismos tenebrosos de mi conciencia, dos temblorosos lucerillos que parpadean como dos estrellas mellizas en lo insondable de la noche, y oigo en mi silencio unos rumores lejanos y apagados, que parecen venir de lo infinito y que nunca llegan del todo. Son sus ojos, son sus palabras: son sus ojos purificados por la ausencia y la distancia; son sus palabras depuradas por su mudez. Y vele aquí por qué huyo de él para buscarle, y cómo le evito, porque le quiero.

El amor, cuando es puro y noble, crece con la distancia. Su alma está más cerca de mí cuanto más de mí se aleje su cuerpo. Me la dejó en unas palabras, en una mirada, y él vive ya, y crece, y se desarrolla en mí.

Mi amor a la muchedumbre es lo que me lleva a huir de ella. Al huirla, la voy buscando. No me llames misántropo. Los misántropos buscan la sociedad y el trato de las gentes; las necesitan para nutrir su odio o su desdén hacia ellas. El amor puede vivir de recuerdos y de esperanzas; el odio necesita realidades presentes.

Déjame, pues, que huya de la sociedad y me refugie en el sosiego del campo, buscando en medio de él y dentro de mi alma la compañía de las gentes.

Los hombres sólo se sienten de veras hermanos cuando se oyen unos a otros en el silencio de las cosas a través de la soledad. El ¡ay! apagado de tu pobre prójimo que te llega a través del muro que os separa, te penetra mucho más adentro de tu corazón que te penetrarían sus quejas todas si te las contara estando tú viéndole. (...)

Sólo la soledad nos derrite esa espesa capa de pudor que nos aísla a los unos de los otros; sólo en la soledad nos encontramos; y al encontrarnos, encontramos en nosotros a todos nuestros hermanos en soledad. Créeme que la soledad nos une tanto cuanto la sociedad nos separa. Y si no sabemos querernos, es porque no sabemos estar solos. 

Sólo en la soledad, rota por ella la espesa costra del pudor que nos separa a lo unos de los otros y de Dios a todos, no tenemos secretos para Dios; sólo en la soledad alzamos nuestro corazón al Corazón del Universo; sólo en la soledad brota de nuestra alma el himno redentor de la confesión suprema.

No hay más diálogo verdadero que el diálogo que entablas contigo mismo, y este diálogo sólo puedes entablarlo estando a solas. En la soledad, y sólo en la soledad, puedes conocerte a ti mismo como prójimo; y mientras no te conozcas a ti mismo como a prójimo, no podrás llegar a ver en tus prójimos otros yos. Si quieres aprender a amar a los otros, recójete en ti mismo.»

(Miguel de Unamuno. Soledad. 1905)
________________________________________________

ACTIVIDAD 5:

A) Cerramos este primer bloque escuchando un magnífico programa: Salamanca, 1936. Los últimos días de Miguel de Unamuno, una producción de Radio Nacional de España perteneciente a su serie "Documentos". Tras oír el audio del programa, contesta a las siguientes preguntas: 1. ¿Cómo se explica la adhesión inicial de Unamuno al levantamiento militar de 1936? 2. ¿Qué le hizo discrepar y alejarse de la República? 3. ¿Traidor o ingenuo? Valóralo razonadamente. 4. ¿Qué le hizo rectificar su posición de apoyo a los militares sublevados? 5. ¿Sabemos qué opinión tenia Unamuno sobre Franco? 6. ¿Cuál fue el detonante que finalmente le llevó a hablar acaloradamente en el acto celebrado en la Universidad salmantina en octubre del 36? 7. ¿Cómo reaccionó Millán Astray a las palabras de Unamuno? 8. ¿Quién acompañó a don Miguel, mientras éste era abucheado, a la salida de aquel famoso acto? 9. ¿Cómo se titula su manifiesto contra la Guerra Civil española? 10. ¿Qué dos asuntos decía Unamuno que la guerra le obligaba a repensar? 11. ¿Cuál fue su última frase en vida? 12. La escena de su muerte ha sido calificada por algunos como "unamuniana", en el sentido de singular; ¿por qué?

B) Valora finalmente a Unamuno con la visión que ya tienes de él a lo largo de este monográfico. Es incuestionable que fue un intelectual valiente y comprometido, pero tambien ha sido visto como un ególatra y una figura excesivamente contradictoria hasta llegar a rozar lo incomprensible. ¿Cómo lo ves tú? Razónalo. Salvando las distancias, ¿hay algún personaje público en España en nuestro días que, en tu opinión, pueda equiparársele en talla intelectual y peso mediático? Si es así, ¿quién?

FUENTES PARA REALIZAR LA ACTIVIDAD:

Salamanca, 1936. Los últimos días de Miguel de Unamuno (RNE)

http://www.rtve.es/alacarta/audios/documentos-rne/110604-documentos-miguel-unamuno-2011-06-03t11-20-35040/1119634/

¡¡Envía esta actividad a elinfiernodebarbusse@gmail.com antes del 25 de octubre, junto con las restantes propuestas que han aparecido en Otoño Unamuno, y gana una estupenda selección de libros del escritor!! Toda la información aquí.

viernes, 16 de octubre de 2015

Otoño Unamuno 5. Este donquijotesco don Miguel

Miguel de Unamuno por Juan de Echevarría, ca. 1930

«Este donquijotesco
don Miguel de Unamuno, fuerte vasco,
lleva el arnés grotesco
y el irrisorio casco
del buen manchego. Don Miguel camina,
jinete de quimérica montura,
metiendo espuela de oro a su locura,
sin miedo de la lengua que malsina.
A un pueblo de arrieros,
lechuzos y tahúres y logreros
dicta lecciones de Caballería.
Y el alma desalmada de su raza,
que bajo el golpe de su férrea maza
aún duerme, puede que despierte un día.

Quiere enseñar el ceño de la duda,
antes de que cabalgue, el caballero;
cual nuevo Hamlet, a mirar desnuda
cerca del corazón la hoja de acero.

Tiene el aliento de una estirpe fuerte
que soñó más allá de sus hogares,
y que el oro buscó tras de los mares.
Él señala la gloria tras la muerte.
Quiere ser fundador, y dice: Creo;
Dios y adelante el ánima española...
Y es tan bueno y mejor que fue Loyola:
sabe a Jesús y escupe al fariseo.»

(Antonio Machado. A don Miguel de Unamuno)
______________________________________________________________

ACTIVIDAD 5:

En 1905 Miguel de Unamuno publica Vida de Don Quijote y Sancho, un libro singularísimo, a caballo entre el ensayo y el libre comentario de texto, que se revela como una verdadera autobiografía espiritual de su autor. Sin duda, lo que a éste le hubiera gustado es haber escrito el Quijote, pero como no pudo ser (se le adelantó otro Miguel), lo que hizo fue reescribirlo y convertirse en su más personal y universal intérprete. Lee el texto que se aporta como fuente y contesta a estas preguntas: 1. ¿Cuál es el propósito que mueve a Unamuno a escribir su Vida de Don Quijote y Sancho? 2. ¿Tardó mucho tiempo en componerlo? 3. ¿En qué aspectos de la obra original centra su empeño Unamuno? 4. ¿Quién calificó la obra como "la mejor autobiografía íntima de un español contemporáneo"? 5. ¿Qué dos limitaciones destacables presenta el ensayo de Unamuno con respecto a la novela de Cervantes? 6. ¿Hacia qué personajes del Quijote muestra el escritor vasco una especial hostilidad y por qué? 7. ¿En qué aspectos del personaje de Don Quijote coinciden ambos autores? 8. Enumera y explica brevemente las diferencias entre el Quijote de Cervantes y el de Unamuno en lo que se refiere a: a) sus móviles de actuación; b) su locura;  y c) su violento embestir contra personas, animales y cosas.

FUENTES PARA REALIZAR LA ACTIVIDAD: 

Introducción a Vida de Don Quijote y Sancho, por Alberto Navarro, 1988 (extracto)

¡¡Envía esta actividad a elinfiernodebarbusse@gmail.com, junto con las restantes propuestas de Otoño Unamuno, antes del 25 de octubre y gana una estupenda selección de libros del escritor!! Toda la información aquí.

miércoles, 14 de octubre de 2015

Los sábados son para ir al mercado


El pasado sábado fui al mercado a traerme género. Mi paseo me reportó en el "Haber" estas tres piezas y en el "Debe" una cierta cantidad interesante, pero, bueno, más interesante es aquello inasible que me procura el susodicho género.

Esa misma noche le metí mano al libro de Mankell, Arenas movedizas, que es un libro tan lleno de vida que casi se puede tocar. No conozco el resto de su obra (sus novelas negras), pero este libro me ha despertado un severo interés. Pocas veces se encuentra uno con libros tan emocionantes y admirablemente honestos como este. Alguien al que ya le han gritado "¡Hora de irse!" y todavía, antes de recoger, tiene tiempo para dejarnos por escrito esta confesión de sus momentos de vida, esta gran lección, merece un respeto y un tiempo de atención. Un libro precioso.

lunes, 12 de octubre de 2015

Otoño Unamuno 4. Navilo, nebulo, nivola...

Caricatura de Unamuno, por Bagaria

«–Pero ¿te has metido a escribir una novela?
–¿Y qué quieres que hiciese?
–¿Y cuál es su argumento, si se puede saber?
–Mi novela no tiene argumento, o mejor dicho, será el que vaya saliendo. El argumento se hace él solo.
–¿Y cómo es eso?
–Pues mira, un día de estos que no sabía bien qué hacer, pero sentía ansia de hacer algo, una comezón muy íntima, un escarabajeo de la fantasía, me dije: voy a escribir una novela, pero voy a escribirla como se vive, sin saber lo que vendrá. Me senté, cogí unas cuartillas y empecé lo primero que se me ocurrió, sin saber lo que seguiría, sin plan alguno. Mis personajes se irán haciendo según obren y hablen, sobre todo según hablen; su carácter se irá formando poco a poco. Y a las veces su carácter será el de no tenerlo.
–Sí, como el mío.
–No sé. Ello irá saliendo. Yo me dejo llevar.
–¿Y hay psicología?, ¿descripciones?
–Lo que hay es diálogo; sobre todo diálogo. La cosa es que los personajes hablen, que hablen mucho, aunque no digan nada.
–Eso te lo habrá insinuado Elena, ¿eh?
–¿Por qué?
–Porque una vez que me pidió una novela para matar el tiempo, recuerdo que me dijo que tuviese mucho diálogo y muy cortado.
–Sí, cuando en una que lee se encuentra con largas descripciones, sermones o relatos, los salta diciendo: ¡paja!, ¡paja!, ¡paja! Para ella sólo el diálogo no es paja. Y ya ves tú, puede muy bien repartirse un sermón en un diálogo...
–¿Y por qué será esto?...
–Pues porque a la gente le gusta la conversación por la conversación misma, aunque no diga nada. Hay quien no resiste un discurso de media hora y se está tres horas charlando en un café. Es el encanto de la conversación, de hablar por hablar, del hablar roto a interrumpido.
–También a mí el tono de discurso me carga...
–Sí, es la complacencia del hombre en el habla, y en el habla viva... Y sobre todo que parezca que el autor no dice las cosas por sí, no nos molesta con su personalidad, con su yo satánico. Aunque, por supuesto, todo lo que digan mis personajes lo digo yo...
–Eso hasta cierto punto...
–¿Cómo hasta cierto punto?
–Sí, que empezarás creyendo que los llevas tú, de tu mano, y es fácil que acabes convenciéndote de que son ellos los que te llevan. Es muy frecuente que un autor acabe por ser juguete de sus ficciones...
–Tal vez, pero el caso es que en esa novela pienso meter todo lo que se me ocurra, sea como fuere.
–Pues acabará no siendo novela.
–No, será... será... nivola.
–Y ¿qué es eso, qué es nivola?
–Pues le he oído contar a Manuel Machado, el poeta, el hermano de Antonio, que una vez le llevó a don Eduardo Benoit, para leérselo, un soneto que estaba en alejandrinos o en no sé qué otra forma heterodoxa. Se lo leyó y don Eduardo le dijo: "Pero ¡eso no es soneto!..." "No, señor–le contestó Machado–, no es soneto, es... sonite." Pues así con mi novela, no va a ser novela, sino... ¿cómo dije?, navilo... nebulo, no, no, nivola, eso es, ¡nivola! Así nadie tendrá derecho a decir que deroga las leyes de su género... Invento el género, a inventar un género no es más que darle un nombre nuevo, y le doy las leyes que me place. ¡Y mucho diálogo!
–¿Y cuando un personaje se queda solo?
–Entonces... un monólogo. Y para que parezca algo así como un diálogo invento un perro a quien el personaje se dirige.
–¿Sabes, Víctor, que se me antoja que me estás inventando?...
–¡Puede ser!»

(Miguel de Unamuno. Niebla, 1914)
_____________________________________________________

ACTIVIDAD 4:

A) Julián Marías, en el artículo que ya conocemos de la primera actividad, califica las novelas de Unamuno de existencialistas, atribuyéndole al autor vasco el mérito de haberse adelantado, en bastantes años, a las fórmulas novelísticas que cultivaron los exponentes del movimiento existencialista de los años 40 y 50 del siglo XX (Sartre, Camus, etc.). Siguiendo a Marías (ver fuente abajo), comenta brevemente en qué difiere la novela existencial unamuniana de la novela psicológica del XIX.

B) Contesta a estas preguntas sobre el arte de novelar de Unamuno, siguiendo como fuente para realizarla el artículo de Jane Neville que figura más abajo: 1. ¿Cuáles son las cuatro novelas españolas que rompieron moldes con la tradición literaria realista/naturalista anterior y que son conocidas como novelas de 1902?  2. Enumera las características principales que definen la nivola unamuniana. 3. Los sueños tienen una gran presencia y significación en dos novelas de Unamuno, ¿cuáles? 4. ¿Qué novela de Unamuno se considera la más innovadora y experimental? 5. En Amor y pedagogía, Unamuno introduce y desarrolla dos de las características de la novela modernista, ¿cuáles son?  6. ¿Qué libro de Freud influyó en la novelística unamuniana? 7. ¿Qué episodio, absolutamente innovador, introduce Unamuno en Niebla, mucho antes de que lo hiciera Pirandello? 8. ¿De qué obra, de gran influencia en Unamuno, toma éste la idea de la niebla como metáfora? 9. ¿Se puede calificar La tía Tula como una novela feminista? 10. ¿Qué dos características lleva a su culminación Unamuno en Abel Sánchez para ahondar en la psicología de los personajes? 11. Explica por qué San Manuel Bueno, mártir puede ser considerada como la mejor novela de su autor. 12. ¿Es La novela de don Sandalio, jugador de ajedrez una obra menor en la producción unamuniana?, ¿cómo ha sido valorada con la perspectiva del tiempo?

FUENTES PARA REALIZAR LA ACTIVIDAD: 

La obra de Unamuno (fragmento), por Julián Marias, 1938
La teoría de la novela en Unamuno, por Jean Neville, 2015

¡¡Envía esta actividad a elinfiernodebarbusse@gmail.com junto con las restantes propuestas en Otoño Unamuno, antes del 25 de octubre y gana una magnífica selección de libros del escritor!!

viernes, 9 de octubre de 2015

Gógol compacto


Interrumpimos aquí el ritmo otoñal unamuniano para emitir un comunicado importante: la aparición, en pocos días, de mano de la editorial Nevsky, de un volumen con los cuentos completos de Gógol. Un autor impresionante en una edición que promete ser impresionante, por su contenido y por su aspecto. No hay que despistarse. 

Reanudamos la programación.