viernes, 13 de marzo de 2015

Teletipos del viernes

Acaba de publicar novela, con una pinta -por dentro y por fuera- atractivísima, Arturo Pérez-Reverte. Ambientada en el XVIII y con una trama en la que hay libros de por medio. Pero eso ya lo saben, seguro, ¿a que sí? Qué alegría que un día al año las noticias y redes asociales hablen de literatura y la gente salga retratada, mayormente en un selfie, con su librito bajo el brazo o sostenido delicadamente entre las manos, como si abrigaran un pajarillo manso y achacoso. Me pregunto cuántos de ellos lo leerán realmente. 

Pero, qué mas da, ¿no? Lo importante es que la gente se dé cuenta de que los libros no muerden ni nada de eso, que tus amigos no te van a mirar mal ni a negarte el saludo por gastarte 20 euros en unas 500 páginas de papel con texto impreso. No pasa nada, sigues siendo el mismo. Una extravagancia la tiene cualquiera, dirán. Nadie es perfecto. Y además, oye, que una  vez al año no hace daño. Ni perjudica la vista. Lo importante, creo yo, es que se hable de libros con las misma normalidad con que se habla de otros asuntos cotidianos. En fin, ya ven que no le hago ascos a los best sellers, si estos son dignos y cuidados y con una trama tan estimulante como ésta. 

Más cosas. Pablo d'Ors también tiene novela nueva. Contra la juventud se llama. La edita Galaxia y como todo lo que este hombre publica, merece mi atención personalizada. Pablo está en el otro extremo de Pérez-Reverte, me refiero al diferente salseado comercial con que se dispensan los libros de uno y los del otro. Hamburguesa simple sin ketchup para Pablo y extra de queso y salsa brava para Arturo. Ya sé que estas cosas del marketing son estrategias de las editoriales. Pero, caramba, como si Arturo a estas alturas necesitara de ese dispendio publicitario para que se le lea (o para vender sus libros). Bueno, sea como sea, lo nuevo de d'Ors me lo recomiendo a mí mismo desde ya. Apunto: un libro no contra los jóvenes, sino contra la juventud.   


Un tercer y último teletipo, para que estén prevenidos. No he comentado hasta ahora nada sobre un libro que he podido leer hace unas semanas -La vida soñada de Rachel Waring, de Stephen Benatar-, eso sí, lo he recomendado en privado con insistente agresividad. ¿Qué les puedo decir? Que es una novela tan sorprendente y sorpresiva que no invita al comentario sino a que cada lector la goce e interprete por sí mismo. Haciendo uso de las mismas palabras con las que, en un momento de la novela, la protagonista se refiere a una película que acaba de ver en el cine y cuyo título ahora no recuerdo, lo que les puedo decir de esta obra es que es "deliciosa, divertida, tierna y triste". Un libro maravillosamente bien escrito. Y un personaje de los que no se olvidan. 

10 comentarios:

  1. A modo de propuesta, ¿sería posible Sr. Barbusse, que una de sus entradas se refiriera a un libro detestable, de esos que venden a granel, como por ejemplo ese de Ikea, el del viejo que muere o algo así? Lo digo más que nada para que sus fieles seguidores por una vez pudieran cerrar su blog con la maravillosa frase en la boca: "vaya basura que nos aporta hoy Barbusse", me ahorro del tirón 25 € y poder así dormir tranquilo y no con esa inquietud de ir al día siguiente a la libreria a comprarte lo que por aquí se sugiere. La entrada de hoy, ya roza lo moralmente detestable, no juegue con nosotros Sr. Barbusse. Por favor.
    Me voy a la calle a ver si encuentro el libro de Pablo d'ors

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el problema es de ustedes, que les gusta todo....

      Eliminar
  2. A Pérez-Reverte, el articulista, le he buscado en más de una ocasión, y de dos, con morboso interés, pues sabido es su afición a pasar por la guillotina a todo politicucho, intelectual o, simplemente, meapilas que atente contra el buen uso de las palabras, nobleza obliga al ocupar un sillón en la RAE, amén de otras lindezas e injusticias que, contra el pueblo llano, cometan los ya mencionados. En ese sentido he de confesar que paso un rato divertido leyéndole y hasta me parece saludable hacerlo, el amigo le hecha un par. A Pérez-Reverte, el escritor, le tengo indefinidamente postergado, pura pereza intelectual, puede que sea injusto, tal vez debería leerlo en dicha faceta para corroborarlo. Aunque no he leído nada de Pablo d´Ors, no se me escapan los elogios que acapara desde que comenzó su carrera literaria y me consta que saciará mi sed lectora más éste que el primero, lo sé. En cuanto a Stephen Benatar poco puedo decir, pues su vida y su obra son un misterio para mi, pero me parece bien lo que comentas de descubrirlo uno mismo, es más, te confesaré que si mi hija se topase con ese libro lo cogería sin dudar, le encantan las mariposas, y yo me fío sin pestañear de los gustos de mi hija, ve cosas que a mi se me escapan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De d'Ors te recomiendo mucho "Biografía del silencio", en Siruela. Una lectura inteligente y provechosa.

      Eliminar
  3. Me sentía en la obligación de añadir algo, quería romper una lanza en favor de Reverte por manifestar una actitud que despierta mis simpatías, nunca me ha caído antipático, la verdad. Independientemente de los gustos literarios de cada uno, reconozco que el señor Reverte defiende el valor de la lectura con una vehemencia que resulta difícil de ver en otras figuras relevantes de la narrativa española. En especial, aplaudo su tesón en la defensa de los clásicos castellanos y grecolatinos, arrinconados siempre bajo un montón de polvo a la espera de que les concedamos alguna oportunidad, les debemos tanto, escritores y lectores, que nuestro desprecio resulta aún más hiriente. Pérez Reverte nos lo recuerda una y otra vez, aunque algunos vean en ello cierto exhibicionismo intelectual, podemos rizar el rizo hasta el infinito, a mi me consta que es una actitud sincera de alguien que ama a los libros por encima de todo. En cualquier caso, a la lectura nunca le sobran apoyos.Saludos y disculpas si resulté algo cansino.

    ResponderEliminar
  4. Aún no he leído a Pablo d'Ors, y sé que es un error imperdonable porque lo tengo recomendado desde hace mucho tiempo, así que intentaré enmendarme en su momento. Sobre Stephen Benatar no había oído de su existencia, pero estando editado por Impedimenta estoy segura de que merece echarle un buen vistazo.

    De Pérez-Reverte qué voy a decir...sus libros y artículos me han hecho reír, llorar y remover cosas por dentro a través de los años. Él escribe desde sus entrañas, que no son del agrado de mucha gente, pero hay que decir que defiende su verdad; y al menos es honorable en denunciar la apatía y la falta de lucidez de este país, tal y como él la percibe, incluso admitiendo que lo da todo por perdido.
    Si ha escrito otro libro hablando de libros y libreros, bienvenido sea a mi colección también.

    Un saludo, señor Barbusse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo le eches un vistazo, llévatelo a casa y acomódate en el sofá. Una tacita de té, tal vez, de compañera. Y abre "La vida soñada de Rachel Waring". No podrás salir de él. Pobre Rachel. Benatar ha escrito un personaje inolvidable. Un libro estimulante y genial.

      Eliminar
  5. Hola!
    tomo nota, me llama mucho la atención La vida soñada de Rachel Waring.
    Un saludo, sr.Barbusse!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Inés. Es muy buena. No te arrepentirás. Un saludo.

      Eliminar