lunes, 6 de abril de 2015

Cien años de una obra maestra


Se cumple 100 años de la publicación de, en mi opinión, una de las mejores obras literarias jamás escritas, y algunas editoriales lo subrayan con reediciones y nuevas traducciones, lo que siempre es una buena noticia para el lector, que así puede elegir entre un mayor número de versiones. Destaco dos de las más recientes: la de Navona, con traducción de Xandru Fernández (con el título de La transformación), y la que acaba de salir, con traducción de la siempre impecable Isabel Hernández, en Nórdica. A propósito, felicidades a los de Nórdica por no estamparnos el escarabajo pelotero en la mismísima cubierta y ser un poquito más originales. 

Juan José Millás en el prólogo de esta edición dice:

«Se pueden olvidar otros libros, incluso otros libros que no tendríamos inconveniente en reconocer como más importantes, pero nadie que haya tenido en sus manos La metamorfosis puede olvidarla, pues es uno de esos curiosos relatos por los que el lector es leído (o devorado) al tiempo que lo devora (o que lo lee).» 

Y es cierto.

Y sigue diciendo: 

«No importa cuántas veces penetre uno en este libro; al final siempre se pregunta lo mismo: ¿Cómo lo ha hecho? Y es que se trata de una novela sin forro. Quiero decir con ello que le das la vuelta y es exactamente igual por un lado que por otro: ni siquiera es fácil advertir, una vez colocada del revés, esa fina cicatriz que en los calcetines delata si se encuentran de uno u otro lado. No hay forma de verle las costuras. [...] La simpleza aparente del relato es tal que si uno va levantando capas de materiales narrativos en busca del motor primordial, cuando levanta el último velo no hay nada detrás. Nada. En eso, curiosamente, La metamorfosis nos recuerda a la vida.»  

Así es, es la vida, la vida misma, con su horror y su nostalgia de belleza, con su rotundidad y su abismo. 

(Mientras tanto, el autor de Riñas de gatos sigue diciendo que Kafka era un mal escritor. Cada uno a lo suyo, mientras no se haga daño a naide.)

10 comentarios:

  1. Que edición tan bonita de Nórdica Libros, la que se merece este clásico. Siempre he pensado que para iniciarse en la lectura de Kafka hay que hacerlo a lo grande, por "La transformación". Quien no lo haya leído, ya está tardando. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero vamos a ver. ¿No se realizó en este mismo blog un maravilloso otoño dedicado a Kafka, donde se leyó de forma guiada esta obra? Creo que el Sr Barbusse hace esta aportación para darnos a conocer esta edición, como simple referencia, sin entrar en más valoraciones, pues creo que ya las hicimos en su momento.

      Eliminar
  2. Mayúscula efeméride. Yo también celebro esa portada de Nórdica. Y ese prólogo de Millás es probablemente lo mejor que ha escrito en su vida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Un libro impactante. Todavía recuerdo el Otoño Kafka que se hizo por aquí y con el que tuve la oportunidad de analilzar el libro en detalle. Obra maestra.

    ResponderEliminar
  4. Delicadísima esa cubierta. Poner el escarabajo es caer en la obviedad y las cubiertas deben sugerir, crear un misterio que el lector tenga ganas de descubrir leyendo el libro.

    ResponderEliminar
  5. Además, por lo visto, Kafka era contrario a que se representase el bicho gráficamente. Ya lo define él en las primeras líneas.

    ResponderEliminar
  6. Yo tengo una edición de Libros del Zorro Rojo que es una maravilla y sale el bicho en la cubierta.....
    y el autor de Riña de gatos y No se que de Pomponio Flato no tuvo su mejor dia..

    En fin, con bicho o sin bicho, con Mendoza o sin él, una joya.

    ResponderEliminar
  7. Recuerdo muy bien cuando leí “La metamorfosis”, no me resulta difícil teniendo en cuenta que estaba ingresado en el hospital, hace ya varios años, a la espera de ser operado. Sumido en un silencio con olor a cloroformo llegué a la palabra FIN, entonces, la inhóspita habitación del hospital me pareció un lugar infinitamente más acogedor que el dormitorio de Gregor Samsa y el ambiente tenebroso de su casa. Y sí, en mi habitación también había un insecto, en cuya existencia reparé el día que me marchaba, Si lo hubiera hecho mientras leía el libro… en fin, no llegó a suceder. Un saludo y aplaudo tu elección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me produce escalofríos tu relato

      Eliminar
  8. Yo leí hace mucho La metamorfosis y me encantó. El año pasado conocí tu blog y vi que habías sorteado unos ejemplares ilustrados (de Astiberri) que me encantaron. Me costó encontrar uno pero al final ya es mío. Esa edición me pareció maravillosa.

    No tenía ni idea de ese comentario por parte de el escritor que nombras. Me parece una falta de respeto que lo diga públicamente. Que no le guste no significa que sea mal escritor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar