jueves, 28 de mayo de 2015

Ese fármaco llamado Dostoievski

Cuando conoces a un gigante, ¿qué te parecen los demás habitantes de la selva? Hormigas. (Entiéndaseme: hormigas más o menos vistosas, más o menos ocurrentes, más o menos simpáticas o espabiladas, pero hormigas al fin y al cabo.) Es lo que tiene que todo sea relativo.

Los efectos fisiológicos que produce en el lector ese fármaco llamado Dostoievski se reducen a uno: la certeza absoluta de estar ante un genio. (¿Cómo un hombre, cómo una mente puede conocer la condición humana de esta manera, cómo puede expresar sus aristas y sus recovecos con tal sencilla fluidez, con tal atino, con tal insólita hondura?)

Reacciones adversas muy comunes a este fármaco: la gran dificultad para encontrar a posteriori lecturas satisfactorias que produzcan el mismo umbral de alucinación. (Tengan cuidado, pues.)

Para mí, como lector, hay un antes y un después de Los hermanos Karamázov. Novela filosófica y thriller espiritual. Cuadro de pasiones y de destinos. Tablero donde se muestran todas las miserias y grandezas humanas. La más magnífica novela jamás escrita, decía Freud sobre ella, mientras Kafka se sobrecogía al verse identificado con tanta intensidad en la relación de amor/odio paternofilial que impregna toda su trama. Otros grandes consumidores que han hecho pública su adicción a este fármaco son Tolstói (en su lecho de muerte fue encontrado un ejemplar de la obra), Heidegger, Wittgenstein, Einstein, Sartre, Cormac McCarthy, Coetzee, Ana María Matute y Kurt Vonnegut, quien hizo decir a uno de sus personajes que en la novela de Dostoievski se sencuentra "todo cuanto hay que saber en la vida".

En Dostoievski no hay buenos ni malos. Solo hombres y mujeres. Todo está tamizado por el cedazo de una inmensa humanidad. Como en Cervantes o en Shakespeare. Eso es lo que lo hace moderno, vivo. Nítido y penetrante. Continuos destellos de lucidez en su escritura. (¿Por qué leer lo malo si se puede leer lo bueno?)

Mil páginas exactas, abrumadoras, sin desperdicio, son las que tiene la celestial edición de Alba de Los hermanos Karamázov, en la que brilla, constante, la extraordinaria traducción de Fernando Otero y Marta Sánchez-Nieves.

18 comentarios:

  1. Pues lo dicho, respondida mi pregunta. De Dostoievski había leído "Crimen y castigo" y "El idiota", y estaba pensando en dedicarle un par de meses a los hermanos. Está Vd. en todo, Sr. Barbusse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y con un mes te sobra. Te agarra como un jabalí y no te puedes soltar.

      Eliminar
  2. Coincido en que es una obra inmensa. Le dediqué una quincena del mes de julio. Inolvidable.

    ResponderEliminar
  3. Uy las reacciones adversas, jajaja. Me lo supongo. De este verano no pasa que me lo lea. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. No he tenido el placer de leer a Dostoievski. Para empezar con este autor, ¿qué obra me recomendarías?
    P.D. Quiero aprovechar el verano para leer alguna novela interesante y compleja.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Crimen y castigo, sin duda.

      Un imprescindible pero de los de verdad, no de los millones de imprescindibles de los que hablan a espuertas.

      Eliminar
    2. ¡Gracias! Lo tendré en cuenta.

      Eliminar
  5. No he tenido el placer de leer esta maravilla, pero si otra joya literaria. Crimen y castigo, monumento literario, del Arte en general. ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que lo tienes ahí en la estantería en la edición de Alba intacto e impecable, como si lo viera. ¿Me equivoco?

      Eliminar
  6. Un monumento literario querido Barbusse. Si me lo permites, un escrito apasionado que le dediqué en su momento:
    http://elbuscadordetusitalas.blogspot.com.es/2010/11/el-alma-y-la-desmesura-de-los-karamazov.html#comment-form

    ResponderEliminar
  7. Claro que te lo permito. Y te lo agradezco.

    Los hermanos Karámazov es desde ya una de mis diez obras preferidas de la literatura.

    ResponderEliminar
  8. Quiero esa edición de Alba desde el mismo día en que salió....pero yo pobre trabajadora estoy aún esperando que alguien me lo regale, ilusa de mí.
    Lo he tenido en mis manos en la librería varias veces, pero esa inversión requiere su ahorro. De momento tengo pendiente en la estantería Crimen y castigo, en una edición en tapa dura muy apetecible que compré en Cuesta de Moyano. Muchas ganas de hincarle el diente.

    Saludos, Barbusse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, así la compra será, por esperada, más satisfactoria. Míralo por ese lado :-))

      Eliminar
  9. Sr. Barbusse,

    Cuales son en su opinión las restantes 9 obras preferidas de la literatura?

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso tendría mucha conversación y, además, puede ser variable a lo largo del tiempo, y exige una gran concentración y conlleva una gran capacidad analítica-sintética... Siguiendo el blog puedes llegar a alguna conclusión que responda a tu pregunta..., pero ahora, así, en frío, no me atrevo...

      Eliminar
  10. Sí, leyendo su blog me hago una idea. Si me permite, le comento 2 novelas leídas recientemente que me han dejado gratamente impresionada: Harriet de E. Jenkins y Stoner de J. Williams.
    Son totalmente diferentes entre si pero que grandes son sus autores!! En concreto Stoner me emocionó tanto..

    He descubierto su blog hace poco y disfruto mucho leyéndole, gracias a su reseña me he animado a comprar Los Hermanos Karamazov, ahora sólo tengo que comenzar su lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las dos son dos muy buenas obras. La de Jenkins, sobrecoge.

      Adelante con los hermanos. La felicito. Nada más nutritivo que su lectura.

      Eliminar
  11. ¡Hola!
    me ha encantado el blog y me quedo por acá
    yo este libro me lo leí con mucho ahínco y dedicación, recuerdo que inclusive usaba una lamparita para poder seguir disfrutándolo cuando llegaba la noche.
    Y aunque intente reseñarlo, creo que todavía le debo mucho.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar