lunes, 4 de mayo de 2015

Ganas de ir a Biarritz
("Cabaret Biarritz", de José C. Vales)


No voy a añadir mucho -estamos de lunes- a lo que ya se ha dicho sobre este libro, unas veces sensatamente (todo hay que decirlo) y otras (también hay que decirlo), con una pizca de ida de olla. Yo solo les diré que con Cabaret Biarritz cualquier lector mínimamente exigente (de esos que detectan en seguida cuándo se les toma por idiotas) va a pasar unas cuantas horas de grata dedicación, porque esta novela es un divertimento literario que merece mucho la pena leer. Trama detectivesca, sí, pero sobre todo juguete cómico. Es ahí donde su autor se mueve como pez en el agua: en el jugueteo, en la sutil ironía, en el dibujo de personajes (mi preferido: la verbalmente arrolladora cocinera de Vilko).

La ligereza, escribir sin pretensiones -o, al menos, sin que éstas se noten- es la mejor manera de ganarse al lector, de crear esa mágica química entre quien escribe y quien lee. Es el caso.

Si, como decía Chesterton, la literatura es un lujo, y la ficción, una necesidad, este libro de José C. Vales es, sin duda, ficción de la buena, bien pensada y bien escrita. Al terminarlo, le queda a uno el regusto de lo bien que se lo ha pasado y unas ganas insospechadas de ir a Biarritz.

13 comentarios:

  1. ¿Ve? Esto es lo que le decía sobre la buena literatura y el humor. "Cabaret Biarritz" es una invitación al lector para que salga a jugar y a divertirse, un fantástico recordatorio a todos los lectores de que la buena escritura jamás es aburrida. Me alegra mucho de que se lo haya pasado tan bien con un autor tan extraordinario como es José C. Vales y, además, vivo ;-) Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, sí, es verdad, el humor es la mejor actitud (y, a la larga, la más sabia). Ya lo decía Kafka: "Ante la adversidad, jovialidad."

      Eliminar
  2. Buenas tardes... A mí, que vivo en Santander, cerca de la playa, con el Cantábrico siempre a la vista y que me he pasado varios años en Mallorca, que tiene hoteles, calas, cuevas y establecimientos que parecen (algunos) sacados de un sueño... se me antoja muy cercano el libro y casi, aunque parezca disparatado, real. Sí, ya sé que los diálogos y personajes están hechos aposta y resultan muy divertidos. Es todo un espectáculo. No obstante, por muy estúpido que parezca, yo ya me siento en Biarritz. Este libro me ha encantado (y su artículo también). Gracias. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué ganas tengo yo de conocer Santander, oye, que no he estado nunca, desgraciado que soy.

      Eliminar
  3. Coincido, un premio Nadal merecido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo el último que había leído es "Lo que esconde tu nombre", de Clara Sánchez. Hacía aguas por todos sitios.

      Eliminar
  4. Ya había leido muy buenas criticas. Me voy a dejar llevar por los buenos lectores, como es tu caso y me compraré el libro.

    ResponderEliminar
  5. A ver, a ver: cuenta esa pizca de ida de olla, no nos dejes así :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ha dicho que Vales hace metaliteratura, que la estructura de la novela es muy novedosa, que su concepción es postmoderna, etc. Lo que suele decir gente que no ha leído ni un puñetero libro escrito antes de 1920.

      Eliminar
  6. A mi también me ha parecido una novela magnifica, y totalmente de acuerdo en que se trata de un muy grato divertimento. Es un libro muy agradable de leer y muy bien escrito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero tú eras más de Françoisette, ¿no?

      Eliminar
    2. Totalmente, es la mejor.... :-))

      Eliminar