miércoles, 20 de abril de 2016

Shakespeare en el metro


Miren lo que se les ha ocurrido a nuestros vecinos de la Isla Grande con motivo del 400 aniversario de la muerte de William Shakespeare: renombrar algunas de sus estaciones de metro con nombres de personajes shakesperianos y plasmarlos en un plano especial para coleccionistas. 

Y las instituciones responsables lo justifican así: "Intentamos llamar la atención de la gente hacia la literatura. Lo que este maravilloso recuerdo revela es el trabajo de Shakespeare, sus personajes y temas se mezclan entre sí de una manera fascinante. Y pensar acerca de cómo navegar entre las obras de la misma manera en que pensamos sobre cómo movernos en el metro nos recuerda que tan complejas son, las obras de Shakespeare están totalmente accesibles para todo el mundo."

Igualito que aquí cuidamos a los nuestros, no me digan. Igualito que aquí derrochamos orgullo por nuestra cultura (¿y eso qué es lo qué es?, diría nuestro Ministro de la misma, que no sé ni quién es, la verdad, ni falta que me hace). Igualito que aquí la difundimos y la promovemos y la contagiamos. 

Eso sí, mucho que Viva la Marca España por aquí y por allí. Y mucho mamoneo. Y mucho, pero que mucho tonto. De capirote, que es, de entre los de su género, el más osado.

8 comentarios:

  1. Es una iniciativa estupenda y de gran impacto. Seguro que a Harold Bloom le entraran ganas de ir en metro :-)

    ResponderEliminar
  2. Esta, y otras numerosas iniciativas, contrasta con la conmemoración patria (por llamarlo de algún modo) de los 400 años de la muerte de Cervantes. Pobre, inconexa, improvisada y, en general, lamentable. Como nuestros políticos.

    ResponderEliminar
  3. El ministro de cultura es Iñigo Fernández de Vigo, y la Consejera de Cultura de la J.A es Rosa Aguilar, politicos los dos, ineptos ambos.

    ;)

    ResponderEliminar
  4. Es todo tan triste y tan cómico y tan...cervantino. Recuerdo que en uno de los diarios de Andrés Trapiello se contaba el descubrimiento de una maleta con numerosísimos inéditos del pintor y escritor Gutierrez Solana. Apenas nadie se hizo eco de la noticia, hasta el punto que prácitamente ninguna editorial se quiso hacer cargo de la publicación del material. Y comentaba Trapiello que si el descubrimiento se hubiese hecho en Francia, por ejemplo, con uno de sus escritores de similar valía que Gutierrez Solana, la noticia hubiera aparecido en todos los periódicos, en primera plana, con enormes suplementos... Pero somos así y más vale asumirlo, aunque sea con hondo dolor.

    ResponderEliminar
  5. Exactamente igual que aquí.¡¡¡. Pero nada para adelante, sigamos con lo mismo; yo lo que creo es que es un problema de identidad nacional, los españoles no nos queremos, no somos conscientes de lo que somos y sobre todo de lo que fuimos, de nuestro pasado, de nuestra historia, de nuestra cultura, en fin... como digo, sigamos así.

    ResponderEliminar
  6. Si Cervantes fuera inglés, no veas...

    ResponderEliminar
  7. No ha habido ningún calor popular hacia la conmemoración del aniversario. Se diría que es cuestión de los políticos y en parte es cierto. Hubo mucho más movimiento en 2005 con el cuatricentenario de la primera parte de la obra. Sin embargo, lo cierto es que somos un país que vive de espaldas a el Quijote y lo que significó. Fue mucho más apreciado por el mundo de la cultura inglés que lo que fue en España. No creo que se sienta esta obra como propia salvo en la retórica biempensante. Aunque habría que decir que la cultura en general no es algo que sea compartido por los españoles, si no es la del bar en donde somos los reyes.

    ResponderEliminar
  8. Los políticos en España son, en general, bastante poco ilustrados. Cameron puede citar a Shakespeare y Merkel acudir a Bayreuth. Se asume como normal. No me imagino a ninguno de nuestros presidentes de gobierno haciendo algo parecido. Y si alguno lo hiciera, en seguida se lo acusaría de elitista o pijo o fascista.
    PERO, debo añadir que tampoco nuestros conciudadanos se entusiasman particularmente por el arte. Bueno, ni por la ciencia. O las letras. Cualquier cosa vagamente intelectual se aprecia poco.
    También es verdad que ni letraheridos ni docentes son capaces de despertar en nuestros jóvenes no ya entusiasmo, sino un ligero interés por el conocimiento.
    Una persona a la que quiero mucho dice que en España, simplemente, nos da vergüenza ponernos a ensalzar el Quijote, porque es una figura española y aquí nadie tiene más que héroes diminutos, locales, perfectamente irrelevantes. Aquí la cultura avergüenza, a veces con razón porque se ha defendido como tal chorradas sin mérito alguno. Sin embargo, hay muchísimas cosas muy bien hechas en España, desde una arquitectura de vanguardia a Patrimonio de la Humanidad como Altamira. ¿Lo conocemos, lo valoramos? No, o sea pasamos en moto.

    ResponderEliminar