miércoles, 22 de junio de 2016

Se abrió la plica


Este año, por ineludibles ajustes cervantinos, el Otoño viene un poquito más tarde, pero viene, ¡cómo no iba a venir! Y no vean cómo viene. Les digo una cosa, aquí en confianza: yo, si fuera ustedes, no me lo perdería por nada del mundo.

Como pueden ver por el cartel (espero que les guste), este otoño 2016 va a ser para un escritor impresionante, vitalista y absolutamente magistral: Camilo José Cela.

Anoten en su agenda: a partir del 15 de noviembre. Plazas limitadas.

41 comentarios:

  1. Felicidades, Barbusse, gran elección.

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo que me quedé deslumbrada con La familia de Pascual Duarte y con La colmena en mi años mozos. Luego, de estudiante de filología completé gran parte de su obra. Enorme autor desde luego, probablemente el mejor narrador español del siglo XX. Gracias por la elección,.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su riqueza y dominio de nuestro idioma es espectacular, así que no andas desencaminada.

      Eliminar
  3. Ovación cerrada.

    ResponderEliminar
  4. Perfecto, es un autor al que tengo pendiente, así que aprovecharé la ocasión, como de costumbre.

    ResponderEliminar
  5. Figura tan fundamental como controvertida. Muy bien, cuente conmigo para este otoño carpetovetónico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, Marco, ahora que dices esto me doy cuenta de que todos los escritores a los se ha venido dedicando el Otoño son muy controvertidos. No ha sido intencionado, palabra. Quizá la genialidad vaya ligada a ello.

      En cualquier caso, lo importante, lo que queda, es su obra literaria, que en el caso que nos ocupa, como la del resto de compañeros de otoño, es deslumbrante.

      Eliminar
    2. Aquí bien podemos utilizar aquella máxima de Swift: "Cuando aparece un gran genio en el mundo se le puede reconocer por esta señal: todos lo necios se conjuran contra él".
      En el caso de Cela, y ocasiones tendremos para debatirlo, se une una obra de incuestionable calidad (Personal predilección por sus libros de viajes) con una personalidad en la que es complicado distinguir la persona del personaje (en el caso de que no sean los mismos). Y no podemos olvidar que Cela escribió al mismo tiempo que otros autores que, en mi opinión, tienen la misma calidad literaria, pero que, por las razones que sea, no supieron o no pudieron copar el panorama literario español como él, con todo merecimiento, sí supo. Es el caso de Delibes, de Cunqueiro, de Torrente Ballester o de Sanchez Ferlosio.
      Creo, en definitiva, que es un acierto este otoño dedicado a Cela, y que, seguro, dará mucho juego y mucho debate.
      Un abrazo!

      Eliminar
    3. Los que citas, junto con Cela, son enormes escritores (incluiría también a Matute, Laforet, Martín Gaite y Aldecoa).

      Es curioso (no sé si por ser de la misma generación), todos ellos tenían un oido excepcional, una impresionante capacidad para plasmar diálogos, que por su verosimilitud parecían transcritos de una grabación hecha a priori. Es pasmoso.

      Me hace mucha gracia que los escritores españoles que vinieron en los años posteriores, con la llegada de la democracia, tacharan a estos maestros de modelos no fiables, como con cierta precaución y condescendencia por haber tenido que sufrir la censura y "no haber podido desarrollar plenamente su talento", decían. El tiempo ha demostrado, sin embargo, que el talento supera cualquier barrera, se impone a cualquier censura, traspasa cualquier época. Lo que no sabían (o quizás sí) los nuevos escritores de la democracia es que, por sí sola, la libertad de expresión (si es que esto existe) no garantiza nada.

      Así que nos quedamos sentados esperando aquella avalancha de supuestas obras maestras de la literatura española que estaban por venir, ya sin censura...

      Hasta llegar al erial de hoy.

      Eliminar
    4. Me quito el sombrero, estimado y querido Barbusse, por su último comentario. Y recuerdo, como usted seguro que también recordará, un famoso artículo que escribió el siempre añorado Julián Marías, titulado, precisamente, "La vegetación del páramo".
      Y a los nombres que cita, todos ellos incuestionablemente mejores que la mayoría de los que escribieron con los aires de libertad, añadiría una debilidad peronal: Ramón J. Sender, cuya serie de novelas "Crónica del alba" me marcaron para siempre.
      Lo que digo; este otoño promete mucho...

      Eliminar
    5. Así es. Es que Marías defendía la verdad, no la verdad que se ajustara a su conveniencia.

      Hoy escasea poco esto. Hay tanto moharracho por ahí haciendo aspavientos y ruido.

      Eliminar
  6. Mari Carmen Martín22 de junio de 2016, 11:27

    Me apunto seguro. No he leído nada de él, lo confieso.

    ResponderEliminar
  7. Dios mio ! De Cervantes a Cela, sin descanso ni nada....por supuesto, el Sr. Barbusse, sorprendente como siempre. Escritor español, de los grandes y uno de mis favoritos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se desmorona la leyenda urbana de que no se repetía nacionalidad...

      Eliminar
  8. ¡Bravo! ¡Gran elección! Es curioso (y lamentable) cómo puede pasar un escritor, en poco más de veinte años, de ser la primera figura de las letras vivas (incluso antes de pasar por Estocolmo, recuerden los años ochenta...) al actual ostracismo institucional. Ahora con el centenario, veremos... aunque de poco le ha servido a Cervantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que, como siempre pasa, la gente conoce al personaje, pero no ha leído ni dos páginas de su obra. Pasa con Lorca, pasa con Cervantes, pasa con Machado, pasa con Cela, y con tantos otros escritores. Si los leyeran, no se creerían lo que leen. Creerían más bien que es cosa de encantamiento.

      Y Cela es un escritor que estoy seguro va a seguir ganando con el tiempo, porque su obra es de una radicalidad y de una belleza impresionantes. Creo que es muy exacto y claro el motivo que esgrimió la Academia sueca para concederle el premio Nobel: "por la riqueza e intensidad de su prosa, que con refrenada compasión encarna una visión provocadora del desamparo de todo ser humano». No puedo estar más de acuerdo.

      Eliminar
  9. Pero bueno Sr. Barbusse, desde luego que en una mañana es capaz usted de revolucionar el blog! Sin tregua, con primavera, verano, excelentes, y seguimos con otoño excelente... También me apunto por supuesto.

    Digo yo, que ya cogida la costumbre, tendrá usted que organizar algo para la mesa camilla del invierno...

    Tampoco he leído nada de Cela, me confieso profunda desconocedora de este escritor, pero aquí estoy, dispuesta a todo tipo de encantamiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le aseguro, querida Rosa, que si el tiempo climatológico acompaña, este Otoño Cela se hace gran parte de él en mesa camilla.

      Y le aviso: las obras que vamos a leer le van a encantar. Tiempo al tiempo...

      Eliminar
  10. Impresionante cartel con la foto que Wlasak le hizo a don Camilo cuando aún no era don Camilo en su viaje a la Alcarría. Al paso que va el Ministerio de Cultura tendría que declarar este blog de utilidad pública y protección oficial. Mis respetos y mi gratitud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que estoy contento de cómo ha quedado el cartel. La foto es preciosa, así que muy mal lo tenía que montar para que quedara mal. Gracias.

      Eliminar
  11. ¡Buena elección! A Cela se le ha proscrito por motivos políticos o inquina personal. Es un escritor con mucho caracter. Me impresionó Pascual Duarte y más aún, en otro registro, Viaje a la Alcarria, las dos únicas obras suyas que he leído. Además fue un promotor incansable de la literatura y el arte desde las revistas que creó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene usted mucha razón, amigo A punto, en lo de su persistencia en promover el talento, independientemente de los bandos y las ideas políticas o tendencias estéticas. Su revista Papeles de Son Armadans es ejemplar en esto, en ecuanimidad y en valentía.

      Eliminar
  12. Magnífico¡¡¡ He leído muchas de sus obras pero ya hace tiempo. Me encantará volver a este gran escritor.
    Mil gracias Barbusse.

    ResponderEliminar
  13. Admirable escritor. Me adhiero al entusiasmo de mis compañeros. Lo que tiene Cela, que no tienen otros, como los que citaba Marco, fue una gran apuesta y valentía por no acomodarse en una única manera de narrar, fue un experimentador constante y aplicó casi una nueva técnica por novela. Recuerdo que me conmovió Pascual Duarte, Pabellón de reposo, La colmena y San Camilo, así como su Mazurca para dos muertos. Sin olvidar casi una docena de cuentos maravillosos y sus preciosos libros de viajes, que dan cuenta de cómo se había pateado España y cómo se la conocía de primera mano. Un completo acierto. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una verdad como un templo todo lo que dices.

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo con Esteban, que apunta cosas muy interesantes. Es cierto que Cela fue un escritor valiente y que experimentó con su obra constantemente. Pero también es cierto que Torrente Ballester, por poner un ejemplo de los autores que yo citaba en mi anterior mensaje, hizo lo mismo (experimentar) con obras como “Off-side” o “La saga/fuga de J.B.”. Lo mismo podríamos decir del Delibes de “Cinco horas con Mario” o “Los santos inocentes”.Y no quiero con esto desmerecer, para nada, la incuestionable valía de la obra de Cela, sino poner de relieve la importancia de toda una generación de escritores que, con todo en su contra (recordemos la época de nuestra Historia en la que están escribiendo), fueron capaces de levantar, cada uno a su modo, unas obras que pasman, leídas hoy con ojos atentos, por su calidad.
      Soy de los que piensa, igual me equivoco, que la “originalidad” no es un valor en sí mismo, pues es algo muy relativo. Todo escritor tiene unos predecesores a los que, sin duda, lee y los que, sin duda, le influyen. Cela bebe de Baroja y de Solana (a quien, si no me equivoco, dedicó su discurso de ingreso en la R.A.E. De hecho, lo “solanesco” está muy presente en “La familia de Pascual Duarte”, del mismo modo que asume y filtra al Faulkner de “El ruido y la furia” en “Cristo versus Arizona”), y los filtra de tal manera que los hace propios y nuevos. Y es que, al final, lo que queda, y siempre según mi opinión, es la “mirada” del escritor, su forma de “ver” el mundo y de hacérnoslo “ver” a sus lectores. Y en esto Cela es un auténtico maestro.
      En fin, lo que todo esto demuestra es que la elección de un autor como Camilo José Cela para pasar este otoño es un pleno acierto del señor Barbusse. Y, además, un acierto necesario. Qué gusto poder hablar de todas estas cosas con todos ustedes, y poder seguir aprendiendo en tan buena compañía.
      Abrazos a todos.

      Eliminar
    3. Marco, sin olvidarse de "Tiempo de silencio", de Luis Martín-Santos, que también es una novela excepcional y técnicamente arriesgada.

      Sirve este Otoño Cela también como homenaje a toda esta generación de grandes escritores de la posguerra.

      Eliminar
  14. Precisamente leí hace poco "Pabellón de reposo" y "Viaje a la Alcarria" y estaba pensando en este año del centenario de Cela releer además "La familia de Pascual Duarte", así que esta propuesta para el otoño 2016 me viene de perlas y me adhiero con el mismo entusiasmo que el resto de compañeros. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pabellón de reposo es una de sus obras de la que menos se habla, pero a mí me parece una joya, delicada y sabia; es una de mis preferidas.

      Eliminar
  15. Ni una semanita de descanso, eh., pero con mucho gusto estoy dispuesto a leer a Cela y a aprender un montón de cosas. Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Esto del Otoño Cela y anunciado el 22 de junio, debe ser fruto del encantamiento. Es usted un bellaco Sr. Barbusse.

    ResponderEliminar
  17. Buenas!!! Me apunto!!! Sólo he leído de Cela la Colmena y la familia de Pascual Duarte. Nos da una pequeña pista? Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se inquieten, todo llegará. Serán debidamente informados en su momento. Los veo francamente activos.

      Eliminar
  18. Bueno, siempre habrá por ahí Muñoz Molinas que digan que la literatura de Cela no le convence. Hay de todo y para todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, a montones.

      La verdad es que no sé qué quiere decir "no me convence" cuando alguien se refiera a una obra literaria. Otra cosa es que hubiera dicho "no me gusta" o "la detesto" o "está mal escrita" o "es pésima" o "yo la hago mejor", pero que no me convence" queda como un poco en el terreno de lo ambiguo, casi de lo naif, sobre todo viniendo de un escritor.

      Eliminar
    2. Es que Cela lo llamó "doncel tontuelo" y otras lindezas. Eso debe marcar mucho.

      Eliminar
    3. Desde luego. Él tiene otros referentes: Delibes, Mendoza y Onetti, el soporífero.

      Eliminar
    4. Jo, dan ganas de decir: no pongas tus manos en mi Delibes!jajaja, lo siento, pero Delibes, creo, juega en otra división. Abrazos!

      Eliminar
    5. Yo también lo creo, Marco, ya somos dos. Pero no lo siento, jajaja

      Eliminar
  19. Uy! Yo no me lo pierdo! Había leído en el cole La colmena, Madera de boj, y Viaje a la Alcarria que lo dejé a medias...
    Uy, qué bien!!

    ResponderEliminar