miércoles, 17 de agosto de 2016

No mintió don Quijote

La Cueva de Montesinos, vista desde fuera

Me envía Barbusse, para compartir con ustedes (él sigue de viaje por ahí, por tierras castellanas o riojanas o vaya usted a saber), estas tomas fotográficas de su visita a la Cueva de Montesinos del pasado 14 de agosto a las 18:00 horas. Me refiere que les diga que ha sido una experiencia emocionante (esto aparece subrayado) y maravillosa (esto está en mayúscula), de las que no se olvidan, y que puede dar fe de que es verdad lo que contó su querido don Quijote, que allí dentro hay un bello, ameno y deleitoso prado, y un poco más allá un real y suntuoso palacio o alcázar, cuyos muros y paredes parecen de transparente y claro cristal fabricado. 

Dice también que vio, amén de muchos murciélagos, al mismísimo Montesinos, de luenga y canísima barba, y al caballero, tendido sobre su sepulcro, ya sin corazón, Durandarte. Que no dejen de ir, termina diciendo, si quieren comprobar (¡incrédulos!) que ni don Quijote mintió, ni él tampoco. 

Yo, a mi entender, ¡qué quieren que les diga!, lo que creo es que este hombre nada más bajar a la cueva se dio un coscorrón, si no un trompazo, qué se yo, que le desarregló un poco o un mucho las entendederas.    

La Cueva, desde dentro, comienzo del descenso
Indicación a unos 200 metros de la famosa cueva

Hay una postdata final, que no sé muy bien qué significa, pero que asimismo les transcribo sin cambiar (ni me atrevería, hum) una coma: "Con esta visita, querido Duvenand, lo que queda claro es que Cervantes conocía muy bien la cueva, a la que, sin duda, habría tenido la oportunidad de descender durante alguno de sus viajes por la zona. Su impresionante imaginación, sobre lo que él pudo ver allí, hizo el resto."

12 comentarios:

  1. Que valiente, Barbusse.

    Y veo que no necesitó ni cuerda.

    ResponderEliminar
  2. ¡Impresionante!, la foto desde dentro es igualita a la ilustración que sirvió aquí de entrada a esos capítulos. Faltan solo don Quijote y Sancho y el primo sujetando arriba la cuerda.

    ResponderEliminar
  3. Que lujo Sr Barbusse ! Debe ser una experiencia maravillosa !.....ah, y bienvenido también a ud. Sr, Duvenand, que es el único que pone un poco de cordura a todo esto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Madre del amor hermoso, Barbusse haciendo la ruta quijotesca, y la famosa cueva clavadita a la de la ilustración...o viceversa. Incredibile, que dirían en el país en que me encuentro ahora mismo ;)

    ResponderEliminar
  5. Qué buena aventura. Me gustaría mucho hacerla, así que otra cosa que anoto en pendientes.

    ResponderEliminar
  6. Enorme entrada y maravilloso el viaje literario del Señor Barbusse.

    ResponderEliminar
  7. Señor Barbusse ¿descendió usted del todo a la cueva o se quedó en la concavidad y espacio, a obra de doce o catorce estados, a descansar como don Quijote? :). Fuera como fuese, muy valiente me parece usted. ¡Maravillosa aventura!

    ResponderEliminar
  8. Algún día me gustaría visitar ese sitio. Pero vaya secarral. Más que meterse en la cueva apetece ponerse a la sombra de un pino con bocadillo de tortilla y la bota de vino... Y ver pasar las nubes, si es que alguna aparece por ese cielo.

    ResponderEliminar
  9. Una semana más tarde de estas preciosas fotos, al Sr. Barbusse se le encuentra a 440 kms de los campos de Montiel, en los campos de la otra Castilla, con el sentido muy poético pero algo trastocado... ¿Se le trocaría el juicio a causa de algún cachiporrazo o por efecto de los magos encantadores tras su entrada a la Cueva?

    ResponderEliminar