jueves, 22 de diciembre de 2016

Clásicos para regalar esta Navidad, y 6
(«Misterio en blanco», de J. Jefferson Farjeon)


Y para estas fechas no podía faltar la recomendación de una buena novela de intriga, cuya acción además se desarrolla en una Nochebuena y día de Navidad. Se trata de Misterio en blanco de J. Jefferson Farjeon, publicada por primera vez en 1937, pero cuya reciente recuperación en el Reino Unido se ha convertido en un festivo e inesperado éxito editorial, resucitando así el interés de la crítica y los lectores por un escritor que Dorothy L. Sayers no dudó en calificar como «un insuperable maestro en el marco de las aventuras de misterio».

Con una espléndida presentación (cuidado diseño y formato en tapa dura), a lo que hay que sumar la magnífica labor de traducción de Alejandro Palomas, Misterio en blanco viene acompañado por el runrún de ser un espléndido libro de misterio. En España lo edita Siruela, dentro de su aún muy joven colección dedicada a clásicos policíacos británicos. Y es que, en verdad, esta novela de ambiente navideño no podría ser más británica. Juzguen ustedes: en la velada del día de Nochebuena, una gran nevada obliga al tren de las 11:37 h. procedente de la estación londinense de St. Pancras a detenerse en las proximidades de Hemmersby. Decididos a no pasar la noche en el vagón, un ecléctico grupo de seis pasajeros decide desafiar las inclemencias del tiempo e intentar llegar al cercano pueblo. A mitad de camino, se ven obligados a refugiarse en una solitaria casa de campo que, a pesar del fuego encendido en la chimenea, el té para tres dispuesto sobre la mesa y el agua de la tetera todavía hirviendo, parece estar desierta. Atrapados por las circunstancias en ese reducido espacio, los viajeros intentarán desentrañar el enigma de la vivienda deshabitada y, cuando la tormenta finalmente amaine, de las cuatro personas que han sido asesinadas… 

La novela de Farjeon promete regalarnos unas cuantas horas de deliciosa lectura. Y si puede ser con copita, pipa y chimenea, mejor que mejor.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Me lo imaginaba. Y no se olvide usted de la pipa y la copita (la chimenea va a ser más difícil).

      Eliminar