viernes, 23 de diciembre de 2016

Feliz Navidad y año 2017

Austera, dice. ¡Si tiene hasta domótica!

Me pasa Barbusse esta imagen de felicitación para ustedes, amables santísimos seguidores de este blog (sí, santísimos, porque soportar las rarezas y caprichos de este mi representado debe tener aval celestial garantizado, estoy convencido de ello hum).

El texto -manuscrito- que figura por detrás de la postal reza:

"Desde mi austera, aunque he de reconocer que altamente acogedora y admisiblemente cálida cabaña en Kufstein, al borde del río Eno, justo a dos pasos de la frontera austríaca con Bavaria, les quiero desear una Feliz Navidad y un magnífico año 2017".

Austera, dice, ¡tendrá cara! ¡Si tiene hasta domótica!

Añade, además, a modo de lema digo yo que será, yo qué sé, este hombre es tan profundamente extravagante, añade, digo, una frase, justo debajo del sello, que les copio literal: "No perdamos la perspectiva".

Pero ahí no se terminan las rarezas de este hombre. Ayer mismo me hizo mandarle por correo urgente su ejemplar de Larra, que todas los días de Nochebuena lee al caer la tarde, cuando se van encendiendo la lucecitas callejeras y ya se pone el sol detrás de las montañas (donde haya montañas, claro, donde no las haya, a joderse toca hum perdón por el taco). Va y me dice en un telegrama, me dice: "Duvenand, olvido imperdonable. Stop. Urge enviarme aquí a Kufstein mi viejo ejemplar con los artículos de Larra. Stop. Vía correo rápido. Stop. Si ha de mandar un mensajero a caballo, hágalo. Stop. Imprescindible lectura para el 24: La Nochebuena de 1836 (Yo y mi criado). Stop. Casi un ritual. Arréglelo, por lo que más quiera. Stop."  

Un ritual, ¡hay que joderse! (ups, perdonen otra vez, pero se me llevan los demonios).

En fin. Esto es lo que hay. Ustedes lo sufren. Pero yo lo padezco hum.

Por cierto, antes de irse, también me recordó (ya se me iba a olvidar, qué cabeza) que estén atentos al blog el día de Navidad, que se publicará toda la información sobre el inminente Otoño Cela (por cierto, otra rareza más eso de llamarle Otoño a una actividad que empieza en enero, pero bueno, yo me callo, que dicen que así estoy menos feo).

No paro de darle vueltas a eso de No perdamos la perspectiva. ¿Qué querrá decir este tío con eso?

Cumplido mi cometido, quedo a sus pies, siempre.
E. Duvenand

12 comentarios:

  1. Como siempre maravilloso Duvenand jaja. Feliz Navidad para ustedes también.

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaj. Muy bueno Duvenand, este Barbusse es un toca narices.

    ResponderEliminar
  3. Más le vale tener calefacción en su austera cabaña, porque sino se le van a quedar las manos como carámbanos mientras lee a Larra, señor Barbusse.
    Felices fiestas a usted y a su alter ego!

    ResponderEliminar
  4. Feliz Navidad, Duvendand y Barbusse.

    ResponderEliminar
  5. Genial Duvenand, sin pelos en la lengua. Felices fiestas.

    ResponderEliminar
  6. Insuperable Duvenand !

    Feliz Navidad a todos

    ResponderEliminar
  7. A toda la gran familia de “El infierno de Barbusse” os deseo una feliz Navidad y una buena salida y entrada de año.

    ResponderEliminar
  8. Feliz Navidad y Nuevo Año 2017 a Barbusse y Duvenand, tanto monta monta tanto. Y por supuesto a los seguidores de sus alocados y atinados comentarios. ¡A seguir!

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado. Felices fiestas y magnífico año nuevo compañeros. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Feliz Navidad al Sr Barbusse y Duvenand, y, por supuesto, a todos los compañeros de este fantástico blog. ¡¡Por muchas lecturas compartidas en el 2017! Besos

    ResponderEliminar
  11. Suerte que usted nos felicita estas fiestas porque monseur Barbusse no hace más que recomendarnos lecturas navideñas sin dejarnos ni un respiro. Aproveche, aproveche que está perdido en las montañas :-)
    Felices fiestas!!

    ResponderEliminar
  12. Querido amigo Duvenand, menudo festín literario nos ha preparado el señor Barbusse, para saborear y degustar en estas fechas! Déle usted las gracias y dígale que sus amigos le desean unas maravillosas navidades -a usted también, ¡eh! no se me vaya a enfadar- Y digo yo, que también puede usted decirle de mi parte que anda un poco como Willy Fog, dando vueltas por el mundo, ora nos aparece aquí, ora nos aparece allá... pero siempre en lugares extraordinarios, vamos, como dice A. Luis, tocando un poquito las narices...

    Felices Navidades también para todos mis compañeros del blog! Es un auténtico placer estar y disfrutar en este grupo.

    FELIZ NAVIDAD. Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar