martes, 11 de abril de 2017

Dickens + Collins
("La soledad de Charles Dickens" de Dan Simmons)


Al hilo de la pregunta 3 de nuestro Concurso Cinco años, cinco clásicos, referida a las alucinaciones paranoicas que sufría Wilkie Collins como consecuencia del consumo desorbitado de láudano, algunos de ustedes se han mostrado sorprendidos por desconocer ese dato, e interesados por saber más sobre la peculiar trayectoria biográfica del gran escritor inglés. 

Aprovecho para recomendarles (al igual que lo he hecho ya con algunos de ustedes en privado), la excelente, documentada y maravillosamente escrita novela de Dan Simmons La soledad de Charles Dickens (Roca Editorial), donde se indaga en las relaciones de Dickens con su familia y entorno más próximo, especialmente Collins, y aparece muy bien tratado el tema alucinatoiro de "el otro Wilkie". 

El libro, cuyo título original es Drood (en alusión a la última e inacabada novela de Dickens El misterio de Edwin Drood),  se publicó en España en 2009 y, por tanto, los libreros ya lo consideran una "antigüalla", pero aún pueden conseguir ejemplares, si ustedes saben buscarse la vida, que estoy convencido de que sí. 

Un libro formidable, narrado con brío y -aviso- severamente adictivo.

4 comentarios:

  1. Pues si no fuese por lo que nos cuenta usted, me hubiese pasado totalmente desapercibido. No me gustan nada esos thrillers históricos sobre Dante y sus círculos del infierno y cosas así, y hubiese pensado que era algo por el estilo. Me lo llevo. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, en absoluto. Ya sabe que yo siempre hablo de autores que respetan lo que tienen entre manos, que no toman el pelo al lector.
      Lo de Dante y lo de Poe y tal es de un gusto pésimo. Aquí no hay fantasía de cuarenta de fiebre, todo resulta verosímil porque está muy bien documentado y la habilidad de Simmons como narrador de largo recorrido es espectacular. Nada chirría, se lo aseguro.

      Eliminar
  2. Magnífico libro este de Simmons y que viene que ni pintada para el tema de las alucinaciones. Pasaban días enteros en las cloacas londinenses visitando expertos en opio, muy interesante y de lectura adictiva, nunca mejor dicho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, A. Luis, esas caminatas nocturnas que hacía el Inimitable (al que el pobre Wilkie no podía seguir el paso) por el Londres más miserable y oscuro son realmente espléndidas.

      Eliminar