viernes, 28 de abril de 2017

El especialista en nubes


«Su especialidad eran las nubes: las largas plumas de hielo de los cirros, las torres granulentas de los cumulo-nimbos, los jirones recortados de los estratos, los estratocúmulos que arrugan el cielo, como hacen las olitas de la marea con la arena de las playas, los altoestratos que forman velos en el sol, todas las grandes formas a la deriva bordeadas de luz, los gigantes algodonosos de los que caen la lluvia, la nieve y los rayos. Sin embargo, no era una persona que estuviese en las nubes... al menos, yo no lo creo. Nada de lo que sé de él hace pensar que fuera un fantasioso. Representaba a la URSS en la Comisión Internacional para el Estudio de las Nubes, participaba en congresos pansoviéticos sobre la formación de las nieblas y en 1930 había creado la Oficina del Tiempo, pero esas denominaciones poéticas no lo hacían soñar, se tomaba todo eso en serio, como un científico que desempeña su profesión al servicio, naturalmente, de la construcción del socialismo; no era un profesor Nimbus. Las nubes no eran un pretexto para soñar, nada vaporoso había en él, hasta lo imagino algo rígido. Al pasar a ser en 1929 el primer director del Servicio Hidrometeorológico de la URSS, se había propuesto hacer un catastro de las aguas, otro de los vientos y otro del sol. Seguramente no veía nada pintoresco al respecto; en estos proyectos de cartografiar lo inaprensible no había solicitud alguna a la imaginación, lo que le interesaba era lo concreto, realidades mensurables, los encuentros de las grandes masas de aire, el estiaje de los ríos, la formación del hielo y el deshielo, la evolución de las lluvias, la influencia de esos fenómenos en la agricultura y la vida de los ciudadanos soviéticos. También en el cielo se edificaba el socialismo. 

Había nacido en 1881 en Krapivno, un pueblo de Ucrania.»

Este es el comienzo de El meteorólogo, novela de Olivier Rolin que la editorial Libros del Asteroide pone en la calle el próximo 2 de mayo. Llámenme Rappel, pero lo que mi olfato me dice que les diga es que estamos ante un libro con todas las trazas de ser interesantísimo. Tal vez, casi (o precisamente) espléndido.

A veces falla. Mi olfato, digo. Pero nunca da pistas falsas.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario