viernes, 18 de enero de 2013

De castillos y jardines


Lo releo con devoción, con emoción, con diversión, con erosión. ¡Cuánto me hace reír! (no sonreir). Jamás confesó Voltaire haberlo escrito, tal fue su controversia. En la portada figuraba como autor un tal Señor Doctor Raplh (uno de los cerca de cien seudónimos conocidos del filósofo y escritor francés). Cándido es feliz en el castillo del señor barón de Thunder-ten-tronckh, hasta que éste lo echa de allí a patadas y empellones por intentar complacer los deseos epidérmicos de su regordeta y coloradota hija, la señorita Cunegunda. A partir de ahí, Cándido recorrerá el mundo y verá y conocerá humanas monstruosidades. "Preciso es que los hombres hayan corrompido un poco la naturaleza, porque no habiendo nacido lobos, lo son en efecto",  llegará a decir Pangloss, el antiguo tutor de Cándido en el castillo del señor barón de Thunder-ten-tronckh, arrepentido de haber sentenciado que el nuestro es el mejor de los mundos posibles y que todo tiene una justificación. Más vale refugiarnos en nuestros pequeños deberes, en las minúsculas e insignificantes ocupaciones que nos procuran alegría. Mantegamos la cabeza ocupada y dediquémonos a cultivar nuestro jardín, porque la felicidad no la vamos a encontrar fuera. Cándido -en francés, Candide-, uno de mis clásicos preferidos.

6 comentarios:

  1. Yo no sé cómo pude tardar tanto en descubrir esta maravilla de libro. Genial, divertidísimo y con grandes dosis de salvajismo, una gozada de principio a fin.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto es una obra que yo he leido tambien en varias ocasiones y siempre me lo he pasado en grande. Buena recomendación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Y de los mios también!! Imprescindible, divertidísimo y a veces casi una guia para la existencia mejor que la de los dichosos libros de autoayuda.

    "¡Ah! Que desgracia estar sin c....."

    Jajajaja, genial.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absolutamente. Pero la gente prefiere leer "Las sombras de Grey (o algo así), qué le vamos a hacer. Luego nos quejamos del país que tenemos...

      Un saludo y bienvenido.

      Eliminar