martes, 17 de julio de 2018

Un otoño, dos carteles



Ya hay un nombre para este Otoño 2018. Se trata de Mary Shelley, cuyo Frankenstein acaba de cumplir 200 años de vida y de mito.

Anoten en la agenda la fecha de comienzo: 24 de septiembre. A principios de dicho mes se dará información detallada sobre este monográfico literario, y se abrirá el plazo de inscripción.

Mientras tanto, estoy indeciso este año con respecto al cartel. Barajo dos posibilidades y no termino de decidirme con cuál quedarme: si con el  diseño de la izquierda (sobre un busto de Shelley realizado por Camillo Pistrucci) o el de la derecha (sobre una maravillosa ilustración de Elena Odriozola). Así que he decidido mostrarles los dos y pedirles opinión sobre cuál de ellos les resulta más atractivo y con cuál se quedarían. Al fin y al cabo, los Otoños los dotan de vida también ustedes.

Hagan clic sobre cada imagen para verla ampliada y ya me dicen. Basta con que dejen un comentario indicando Busto (si les gusta más el de la izquierda) o Monstruo (si es el de la derecha). El que tenga más votos será el cartel para este Otoño 2018. El señor Barbusse se lo agradecerá no apretándoles mucho las tuercas en las actividades. 

viernes, 13 de julio de 2018

Escolios a la modernidad, 7

André Breton, por Man Ray, 1930

«Hay un analfabetismo del alma que ningún diploma cura».

Nicolás Gómez Dávila
Escolios a un texto implícito

jueves, 5 de julio de 2018

Escolios a la modernidad, 6

Foto: Lee Miller, 1941

«Los medios actuales de comunicación le permiten al ciudadano moderno enterarse de todo sin entender nada».

Nicolás Gómez Dávila
Escolios a un texto implícito

martes, 3 de julio de 2018

De la luz a la oscuridad


Magníficamente escrito, mordaz e inteligente. Un libro controvertido, pero fascinante. Corrijo: un libro controvertido, luego fascinante.

lunes, 2 de julio de 2018

Escolios a la modernidad, 5

David Burdeny, 2015

«Para el tonto sólo son auténticos los comportamientos conformes a la última tesis psicológica de moda. El tonto, al observarse a sí mismo, se ve siempre corroborando experimentalmente cualquier bobada que presuma científica. ¿Mis hermanos? Si. ¿Mis iguales? No. Porque los hay menores y los hay mayores».

Nicolás Gómez Dávila
Escolios a un texto implícito