lunes, 15 de abril de 2019

Lectura ilustrada Comedia. Purgatorio, XXVI-XXX

Ilustración de William Blake, 1824

Actividades

A) La imagen que puedes ver arriba plasma la escena que se describe en el siguiente fragmento del poema, correspondiente al canto XXIX. Léelo con atención y localiza los veinte gazapos que se han deslizado en el texto: 

"Los hermosos objetos llameaban / más que la luna en la mitad del ciclo / y en el cielo sereno a medianoche. / Yo, lleno de congoja, miré a Virgilio / y él me correspondió con su mirada, / que no mostraba menos maravilla. / Después volví a mirar aquellas cosas / sublimes que avanzaban lentamente, / más lentas que una novia en el cortejo. / La mujer me gritó: “¿Por qué contemplas / con tanto rubor las llamativas luces / y no ves lo que está detrás de ellas?”. Entonces vi que tras las luces iban / unas gentes silentes revestidas, / de un candor tal que aquí jamás se ha visto. / Del lado izquierdo, el agua se aquietaba, / y si yo la miraba, reflejaba / como un espejo mi costado izquierdo. / Cuando desde mi orilla llegué al punto / en que nos separaba sólo el río, / para verlo mejor detuve el paso / y vi que las antorchas avanzaban, / dejando tras de sí el aire pintado, / como las pinceladas de un artista; / y aquel cielo quedaba decorado / con siete listas de colores que eran /  los que irisan el Sol y Diana ciñe. / Estos siete estandartes se extendían / más allá de mi vista, y abarcaban / unos diez pasos de un extremo al otro. / Bajo el hermoso cielo que describo, / de dos en dos venían veinticuatro / ancianos de nenúfares coronados. / Todos cantaban: «¡Benedicta seas entre las hijas de Adán todas, sean / benditas para siempre tus bellezas!». / Cuando las flores y las frescas hierbas / que estaban frente a mí en la orilla opuesta / se vieron libres de estas almas santas, / cual en el cielo un astro sigue a otro, / avanzaron detrás cuatro animales / todos de verdes hojas coronados. / Todos iban dotados de tres alas / rebosantes de ojos, que serían / igual que los de Argos, si viviese. / Ya no quiero cantar, lector, más versos / describiendo su forma, que me impele / otro afán y no puedo aquí ser pródigo; / pero lee a Marción, que él los describe / con el aspecto en que los vio llegar / desde el frío con viento, humo y fuego; / así eran estos, como en sus escritos, / excepto por el número de alas: / Juan coincide conmigo y no con él. / Entre las cuatro criaturas iba / un gran trono triunfal sobre dos ruedas / que avanzaba tirado por un grifo. / Este extendía en alto sus dos alas / a un lado y otro del listón de en medio, / dejando tres arriba y tres abajo. / Se perdían de vista, de tan altas. / Lo que tenía de ave era plateado; / las otras partes, entre blanco y rojo. / Ningún carro triunfal fue tan hermoso, / ni el de Alejandro ni el del gran Augusto; / hasta el carro del Sol sería pobre; / digo el carro del Sol que, al desviarse, / ardió por ruego de la pía Tierra / cuando Zeus fue arcanamente justo.

B) En este enlace (solo para participantes inscritos) puedes ver varias ilustraciones relativas a los cinco cantos leídos esta semana. Di a qué canto se refiere cada una de ellas. 

C) Tomando como referencia las imágenes del enlace anterior, di quién es, en cada caso, el personaje por el que se pregunta y cita textualmente lo que podría estar diciendo en ese momento: 1. En la imagen nº 1, el personaje de la derecha. 2. En la imagen nº 3, la mujer. 3. En la imagen nº 5, el personaje alado. 4. En la imagen nº 9, el personaje soñado. 5. En la imagen nº 10, el de Mantua. 6. En la imagen nº 12, el personaje masculino con los brazos extendidos 7. En la imagen nº 14, el alma que está hablando con Dante. 

D) Contesta a las siguientes preguntas: 1. En XXVI, 31-49 se expresa el contrapaso que comparten dos grupos de penitentes. Cítalo. 2. Un poco más adelante, en XXVI, 76-87, se describe el pecado cometido por cada uno de estos grupos. ¿Cuál es, en cada caso? 3. "Ieu sui Arnaut, que plor e vau cantan; consiros vei la passada folor, e vieu jausen lo joi qu’esper, denan". Di en qué idioma están estas palabras de XXVI, 142-144, quién se las dice a Dante y qué significan. 4. En XXVII, 100-108, se alude a dos hermanas que representan respectivamente la vida activa y la contemplativa. ¿Cuál es una y otra? 5. Hay dos símiles seguidos, muy efectivos, en XXVII, 76-81 y 82-87, que sirven para expresar el estado de quietud y cansancio de Dante, Virgilio y Estacio después de un duro esfuerzo de subida. ¿Con qué se hace la comparación en cada uno de ellos? 6. Inolvidables y emocionantes son, al final de XXVII, las últimas palabras de Virgilio en el poema: “El fuego temporal y el fuego eterno has visto, hijo, y has llegado a un sitio que yo no alcanzo a comprender del todo...” Merece la pena, aunque sea un poco extenso, citar el pasaje completo, ¿verdad? Pues adelante. 7. El espléndido canto XXVIII, onírico y sensual, destaca por su delicada y bellísima descripción de la naturaleza del paraíso terrestre, en contraste con la “selva oscura” del primer canto del Infierno. No es casual, por tanto, que Dante, al ver aquí a una hermosa y alegre muchacha recogiendo flores, evoque a Proserpina. Investiga y explica brevemente qué representa este mito, y busca una imagen que lo ilustre. 8. ¿Qué dos ríos hay en el paraíso terrestre y qué propiedades tiene cada uno? 9. ¿Qué es un grifo y qué interpretación simbólica se ha dado al que aparece en el canto XXIX? 10. La narración de los sentimientos experimentados por Dante ante la aparición de Beatriz y, casi simultáneamente, ante la desaparición repentina de Virgilio, constituye uno de los momentos más intensos de todo el poema. Estremecido al sentir “la fuerza del antiguo amor”, Dante se vuelve hacia donde está su guía y maestro para compartir con él ese momento único, pero comprueba que ya no está allí. Cita completo este inolvidable pasaje de XXX, 40-54. 11. Cita las primeras palabras que Beatriz le dirige a Dante y alguno (escógelo a tu criterio) de los numerosos reproches que ésta le hace. 12. La mirada abatí hacia el claro río, y al reflejarme en él miré a la hierba: tanta fue la vergüenza que sentí”. A esta observación magistral, de XXX, 76-78, que describe cómo se siente Dante ante los reproches de Beatriz, le siguen dos impecables símiles que redundan en su consternación: el primero está en XXX, 79-81, y el segundo en XXX, 85-91. Cítalos.


Envía tus respuestas a elinfiernodebarbusse@gmail.com a lo largo de esta semana. Si por algún motivo no has podido leer durante esta semana, no hay problema por enviar varias actividades conjuntamente, siempre que esta excepción no se convierta en un hábito general.



Pregunta compartida

Elige la respuesta correcta a la pregunta que se formula debajo de esta entrada, en la zona de comentarios. Utiliza el botón "Responder" para que tu respuesta aparezca debajo del enunciado de la pregunta. 
________________________________

Ficha (para los más curiosos): Virgilio, Dante y nosotros

lunes, 8 de abril de 2019

Lectura ilustrada Comedia. Purgatorio, XXI-XXV

Ilustración de Amos Nattini, 1923

Actividades 

A) Di si son verdaderas o falsas estas afirmaciones relacionadas con la escena que plasma la imagen de arriba: 1. El personaje que vemos con Dante y Virgilio es el poeta latino Estacio. 2. Gozó de gran fama en tiempos del emperador Claudio. 3. Escribió la Aquileida y la Tebaida, aunque esta última quedó sin terminar. 4. El espíritu del poeta ha surgido a las espaldas de nuestros protagonistas tal como escribe Marcos que, apenas resurgido del sepulcro, Cristo se apareció a dos caminantes. 5. No obstante, no se han percatado de su presencia hasta que les ha dicho: "Que la paz de Dios sea con vosotros, amigos míos". 6. El espíritu les cuenta, entre otras cosas, que la Eneida -esa llama divina que ilumina a mil poetas-, fue madre y nodriza de sus versos, y que sin ella poca cosa habría hecho. 7. Dante no puede evitar sonreír al oír esto, pese a que Virgilio le ha advertido, susurrándole al oído, que permanezca callado. 8. El penitente le mira a los ojos, donde se imprime la expresión del alma, y le pregunta el motivo de su alegría. 9. Dante le desvela la identidad de su acompañante, diciéndole: "Este que va guiando hacia lo alto mis ojos es aquel mismo Virgilio que te ayudó a cantar de hombres y dioses". 10. El espíritu se abraza emocionado durante un largo rato a los pies del maestro, quien lo coge por el brazo y le dice: "No, hermano, levántate, que eres sombra y sombra ves". 11. Antes de saber quién era el espíritu con el que hablan, Virgilio le había preguntado por qué todo el monte tembló hace poco, y este le contestó que el Purgatorio es un espacio sin perturbaciones y que de lo que ocurre allí sólo en el cielo, y en ninguna otra parte, está la causa. 12. "Tiembla aquí", explicó, "cuando un alma ya se siente pura, y se yergue y sube hacia lo alto, y se escucha el clamor que la secunda". 13. "Es la avaricia el exceso que aquí he purgado durante miles de lunares ciclos", les confiesa el espíritu. 14. Al preguntarle Virgilio cómo se convirtió al cristianismo, el espectro le dice que el culpable fue él, y cita un fragmento de su cuarta égloga: "El siglo se renueva, la justicia regresa al tiempo primigenio y llega una nueva progenie desde el cielo". 15. Vivió como cristiano oculto, públicamente siguió siendo pagano. 16. El espíritu se interesa por saber dónde están "nuestro Terencio y los viejos Varrón, Ovidio y Plauto". 

B) En este enlace se muestran una serie de imágenes con sus correspondientes pies descriptivos. Sin embargo, los pies no están completos; en todos falta una palabra, cuyo hueco aparece indicado con el signo [...]. Localiza las palabras que faltan y, con ellas, cumplimenta el siguiente crucigráficoPara mayor comodidad, se recomienda imprimirlo, rellenarlo y hacerle una foto, que será la que se envíe adjunta.

C) Contesta: 1. El árbol prohibido que aparece al final de XXII enumera cinco ejemplos de templanza: ¿cuáles son? 2. Al comienzo de XXIII, Dante compara la abstinencia que sufren los golosos con la de dos personajes paradigmáticos. Di quiénes son y qué hicieron. 3. El contrapaso de los glotones está expresado en XXIII, 65-71. Cítalo. 4. En la imagen nº 11 del anterior enlace vemos a un espíritu hablar con Dante: ¿cuál es su nombre y qué relación tuvo en vida con él? 5. Oscuras y ambiguas son, en este sentido, las palabras que le dice nuestro protagonista sobre su amistad en XXIII, 115-117. Cítalas. 6. El asombro que muestra Dante al verlo tan demacrado es otro de esos momentos de intensa piedad de la Comedia. Cita este pasaje de XXIII, 55-60. 7. ¿Cómo ha conseguido este espíritu subir tan rápido a su rellano si hace cinco años que murió? 8. Dicho personaje tiene un hermano, llamado Corso, y una hermana, los cuales son, respectivamente, exponentes de maldad y de bondad. Si el hermano es  calificado como el "mayor culpable" de la guerra civil de Florencia, la hermana es ejemplo de beatitud. ¿Cómo se llama ésta y qué información recibe Dante cuando pregunta por ella? 9. ¿Quién es el otro espíritu que está al lado del anterior en la imagen nº 11 y que será otro de los golosos con quien hablará Dante en XXIV? 10. Este le hará a nuestro protagonista una profecía. Cítala. 11. Yo soy de los que, cuando Amor me inspira...”. Con esta frase de XXIV, 52-54, Dante define la manera en que concebían la poesía los autores de la escuela o movimiento poético al que él pertenecía. Completa la frase y di en qué verso de XXIV aparece citado el nombre de dicho movimiento poético. 12. Los dos ejemplos de gula castigada a los que alude el segundo árbol prohibido, en XXIV, están protagonizados por centauros y por arqueros beodos, respectivamente: ¿Verdadero o Falso? 13. En XXIV, 64-69 y 70-74 hay dos símiles seguidos, el primero alude a bandadas de patos salvajes y el segundo a un hombre de correr cansado: ¿Verdadero o Falso? 14. Pero el símil más lírico que hay en estos cantos está en XXIV, 145-150. Cítalo, por favor. 

Envía tus respuestas a elinfiernodebarbusse@gmail.com a lo largo de esta semana. Si por algún motivo no has podido leer durante esta semana, no hay problema por enviar varias actividades conjuntamente, siempre que esta excepción no se convierta en un hábito general.

Pregunta compartida

Elige la respuesta correcta a la pregunta que se formula debajo de esta entrada, en la zona de comentarios. Utiliza el botón "Responder" para que tu respuesta aparezca debajo del enunciado de la pregunta.
________________________________

Ficha (para los más curiosos): Precisión del lenguaje

lunes, 1 de abril de 2019

Lectura ilustrada Comedia. Purgatorio, XVI-XX

Ilustración de Francesco Scaramuzza, 1870

Actividades

A) Observa la imagen que se muestra arriba y contesta: 1. ¿En qué cornisa del Purgatorio están Dante y Virgilio? 2. ¿Qué pecado cometieron las almas que aparecen tumbadas en el suelo? 3. ¿Cuál es la frase en latín que continuamente pronuncian suspirando? 4. Estas almas sufren un doble contrapaso, expresado en XIX, 118-126. Cítalo. 5. En la imagen, Virgilio está preguntando cuál es el camino adecuado para seguir subiendo, a lo que responde el personaje que vemos en primer plano a la izquierda. ¿De quién se trata? 6. ¿Con qué frase en latín le dirá a Dante que fue papa? Cítala. 7. Este le confiesa lo difícil que es ejercer dicho cargo, aunque sea por poco tiempo, sin caer en la corrupción. Cita sus palabras. 8. Dante se arrodillará para hablar con él y éste le reprocha el haberse humillado, citando, nuevamente en latín, una frase extraída de las palabras evangélicas de Jesús a los saduceos. Di qué significa esa frase y cita, en castellano, el versículo bíblico completo al que pertenece. 9. El personaje tiene un último pensamiento para su hermana Alagia, la única persona que vive en la Tierra que puede recordarlo:  ¿Verdadero o Falso?

B) En este enlace (solo para participantes inscritos) se muestran una serie de ilustraciones de Francesco Scaramuzza referidas a los cinco cantos leídos en esta semana. Las imágenes están ordenadas según la secuencia cronológica en que suceden o se nos cuentan en el poema. Teniendo en cuenta esto, asígnale a cada ilustración el pie descriptivo más adecuado de entre los que se ofrecen a continuación:
1. "Oh, Virgilio, Virgilio, ¿quién es esta?", decía muy airada, y él andaba mirando sólo a la mujer honesta (XIX, 28-30). 2. Yo estaba arrodillado y hablar quise, pero en cuanto empecé y él se dio cuenta, al oírme, de mi acto reverente, dijo: "¿Por qué razón te has humillado?" (XIX,127-130). 3. Y delante iban dos llorando a gritos: "María fue deprisa a la montaña", y el otro: "César, por ganarse Lérida, dejó Marsella y se lanzó hacia España" (XVIII, 99-102). 4. “¿Quién eres tú, que hiendes nuestro humo y vas por aquí hablando de nosotros como si aún existiese el calendario?". Esto dijo una voz, y mi maestro me conminó: “Respóndele, y pregunta si vamos bien para seguir subiendo” (XVI, 25-30). 5. "¿Qué te ocurre, que miras hacia el suelo?", preguntó el guía cuando conseguimos subir al sitio en el que estaba el ángel. Yo le dije: "Es un sueño en que he tenido una visión: me siento tan perplejo, que no puedo dejar de darle vueltas" (XIX, 52-57). 6. Apareció en mi mente una muchacha que lloraba y decía: "Oh, reina mía, ¿por qué la ira ha sido tu ruina? No has querido perderme y me has perdido quitándote la vida. Yo, Lavinia, he sido tu ruina y la de otros" (XVII, 34-39). 7. Después entró en mi fantasía un hombre crucificado y de altanero aspecto que en el martirio de la cruz moría; junto a él estaban el excelso Asuero, su esposa Esther y el justo Mardoqueo (XVII, 25-29). 8. Con las alas abiertas, parecidas a las de un cisne, nos mostró el que hablaba un hueco en las paredes de la roca (XIX, 46-48). 9. "Fui abad de San Zenón, allá en Verona, bajo el imperio del gran Barbarroja, de quien Milán se queja todavía" (XVIII, 118-120). 10. Me apareció en el sueño una mujer tuerta, zamba, tullida, tartamuda, demacrada y de piel muy blanquecina (XIX, 7-9). 11. "Por aquí se sube"; quise saber quién era el que me hablaba, con un deseo tal que sólo cesa con la presencia de lo que se anhela. Mas como el sol que hiere nuestros ojos y un exceso de luz impide verlo, aquí se demostró incapaz mi vista (XVII, 48-54). 12. "Yo fui lombardo y me llamaron Marco; supe del mundo y cultivé valores que hoy ya nadie persigue ni procura. Para llegar arriba, sigue recto" (XVI, 46-49). 13. A mi imaginación llegó la huella de aquella impía que tomó la forma del ave del trinar más melodioso (XVII, 19-21). 14. Cuando aún la boca no había cerrado, acudió una mujer santa y solícita, llegada para desenmascararla (XIX, 25-27). 15. "Dime quién fuiste y di por qué tenéis hacia arriba la espalda, si deseas que por ti ruegue allí de donde vengo" (XIX, 94-96). 16. Cuando mi pie pisó el primer peldaño, sentí un batir de alas que aventaba mi rostro y escuché decir: "Beati pacifici, que están libres de ira" (XVII, 66-69). 

C) Contesta a las siguientes preguntas: 1. En XVI y por boca de Marco Lombardo, Dante habla de tres temas relevantes: el libre albedrío (en 79-81), la separación de poderes (106-112) y la corrupción de la Iglesia como consecuencia de su poder político (127-129).  Cita esos pasajes. 2. En XVII, Dante tiene tres visiones donde se escenifican ejemplos de ira castigada. Explica brevemente quién es el personaje que se castiga en estas escenas y qué provocó su ira. 3. La segunda parte del canto XVII y la primera  del XVIII están escritas en un lenguaje de muy alto nivel y prepara al lector a lo que encontrará en la poesía del Paraíso. Se habla ahí del origen y la naturaleza del amor: El alma fue creada pronta a amar y persigue las cosas que le placen en cuanto ese placer se enciende en acto", dice Virgilio en XVIII, 19-21. Más adelante, sin embargo, en 34-39, se matiza dicha afirmación: "La verdad ignoran los que afirman que todo amor es bueno...". Cita este pasaje. 4. El contrapaso de los perezosos está expresado por boca del abad de Zenón, en XVIII, 115-117. Cítalo. 5. Al final de XVIII se proclaman dos ejemplos de pereza castigada que aluden a los que no siguieron a Moisés y al vástago de Anquises, respectivamente: ¿Verdadero o Falso? 6. ¿Qué simboliza la horrible mujer que se aparece a Dante en sueños al comienzo de XIX? 7. En XX, Hugo Capeto refiere a Dante y Virgilio que, en su cornisa, la de los avariciosos, los penitentes cantan durante el día las alabanzas de la virtud contraria al vicio que están purgando y, cuando cae la noche, recuerdan ejemplos del pecado castigado. Entre estos últimos, cabe citar a Pigmalión, Midas, Acán, Safira y su marido Ananías, Heliodoro, Poliméstor y Craso. De las siguientes frases, di cuál le correspondería a cada uno de los citados ejemplos de avaricia castigada: Aunque era riquísimo, no podía comer ni beber // Intentó confiscar el tesoro del templo de Jerusalén // Mató a su cuñado Siqueo para hacerse con sus riquezas // Orodes vertió oro fundido en su boca // Josué mandó lapidarlo // Intentaron estafar a los apóstoles tras la venta de un terreno // Hécuba se vengó cegándolo

Envía tus respuestas a elinfiernodebarbusse@gmail.com a lo largo de esta semana. Si por algún motivo no has podido leer durante esta semana, no hay problema por enviar varias actividades conjuntamente, siempre que esta excepción no se convierta en un hábito general.


Pregunta compartida

Elige la respuesta correcta a la pregunta que se formula debajo de esta entrada, en la zona de comentarios. Utiliza el botón "Responder" para que tu respuesta aparezca debajo del enunciado de la pregunta.

lunes, 25 de marzo de 2019

Lectura ilustrada Comedia. Purgatorio, XI-XV

Adeodato Malatesta, ca. 1839

Actividades

A) Marca las opciones correctas a las preguntas del siguiente cuestionario relacionadas con la escena que vemos en la imagen:

1. La escena tiene lugar en:

  a) La segunda cornisa del Purgatorio, donde los envidiosos
  b) La primera cornisa del Purgatorio, donde los soberbios
  c) La tercera cornisa del Purgatorio

2. La mujer que vemos a la derecha: 

  a) Nació en Arezzo
  b) Tiene los ojos cosidos con alambre
  c) Las dos anteriores son correctas

3. Dicho personaje se presenta a Dante, diciendo:

  a) “Sapia me llamaron, mas sabia no fui”
  b) "No fui sabia, aunque Sapia me llamaron"
  c) "Sapia soy, pero sabia nunca me llamaron”

4. Esta mujer:

  a) Estuvo casada con Sinibaldo Saracini 
  b) Fue una conocida meretriz de Siena
  c) Fue una gentildama de Florencia

5. En la imagen, le está diciendo a Dante: 

  a) “Me complacía más el mal ajeno que mi propia ventura”
  b) “Sentía un gozo intenso cuando alguien fracasaba”
  c) “Una alegría radiante me invadía si un mal a otro visitaba”

6. Sapia rogó a Dios para que: 

  a) Sus paisanos parasen de guerrear cerca de Colle con sus enemigos
  b) Sus conciudadanos fueran vencidos en la batalla de Colle Val d’Elsa
  c) Sus paisanos volviesen de la batalla sanos y salvos

7. Cuando vio que se cumplió lo que al fin quiso, ésta:

  a) Alzó su osado rostro al cielo y dijo a Dios: “Ya no te amo”
  b) Alzó su osado rostro al cielo y dijo a Dios: “Ya no te honro”
  c) Alzó su osado rostro al cielo y dijo a Dios: “Ya no te temo”

8. Al final de la vida de Sapia, la tuvo presente en sus oraciones Pier Pettinaio, que:

  a) Era un noble sienés conocido por su misericordia y devoción
  b) Comerciaba con peines de telar
  c) Era un monje terciario florentino  

9. Dante le dice a Sapia que:

  a) A él no le coserán los ojos como a ella
  b) También a él le coserán los ojos y habrá de soportar la carga del tormento anterior
  c) También a él le coserán los ojos, y por mucho tiempo

10. Sapia se despide de Dante:

  a) Rogándole que le diga a Pier Pettinaio que sus oraciones han surtido efecto 
  b) Rogándole que restituya su fama entre los suyos 
  c) Haciéndole una profecía sobre su exilio


B) En este enlace (solo para participantes inscritos) puedes ver varias ilustraciones relativas a los cinco cantos leídos esta semana. Elige para cada una de ellas el pie descriptivo más adecuado de entre los que se ofrecen a continuación (entre paréntesis se da la cita exacta: número de canto y versos):
1. “Hijo, ¿por qué lo has hecho? Preocupados tu padre y yo te estábamos buscando” (XV, 90-91). 2. Y oímos, mas no vimos, unas almas volar hacia nosotros que invitaban al banquete de amor muy cortésmente. La voz primera que pasó volando con fuerza profirió “Vinum non habet”, y lo fue repitiendo al superarnos (XIII, 25-29). 3. ¡Oh, loca Aracne, yo te vi doliente, ya medio araña, sobre los jirones de la labor para tu mal tejida! (XII, 43-45). 4. Seguimos avanzando los dos solos y oímos una voz que parecía un rayo atronador cortando el cielo: “Me dará muerte quien me capture”, dijo, y se diluyó como hace el trueno si de pronto la nube se desgarra (XIV, 130-135). 5. “Yergue la cabeza; ya no hay razón para ir ensimismado. Mira hacia allí: hay un ángel dispuesto a acercarse a nosotros y regresa, la sexta sierva del diario oficio. Viste de reverencia tu semblante para que nos conduzca más arriba” (XII, 77-83). 6. Eran como los ciegos pordioseros que mendigan en tiempo de indulgencia y apoyan la cabeza unos en otros para mover la compasión ajena no sólo con el son de las palabras, sino con la visión, que más perturba (XIII, 61-66). 7. “¿Y qué haremos a aquellos que nos odian si condenamos a los que nos aman?” (XV, 104-105). 8. Nos mostró la abertura de la roca, me golpeó la frente con su ala y auguró una segura travesía (XII, 97-99). 9. Llegamos junto al ángel bendecido que dijo alegre: “Id por esta escala, que es menos empinada que las otras” (XV, 34-36). 10. El joven, abrumado por la muerte que lo cercaba, ya tendido en tierra, mas con los ojos vueltos hacia el cielo, en medio del martirio, rogó a Dios, con un semblante que a piedad movía, que perdonase a quienes lo mataban (XV, 109-114). 11. Vi entre las sombras una que tenía el aspecto de esperar. ¿Cómo lo supe?: levantaba el mentón, igual que un ciego. “Alma que pugnas por subir”, le dije, “si eres tú quien ha hablado, identifícate por tu nombre o lugar de nacimiento” (XIII, 100-105). 12. “Pero vete, toscano, que ahora tengo menos ganas de hablar que de llorar: tal efecto ha tenido nuestra charla” (XIV, 124-126). 13. Para escuchar mejor bajé la cara y una sombra distinta de la otra se retorció bajo el terrible peso, me vio y me conoció y con gran esfuerzo me llamó, manteniendo su mirada en mí, que iba con ellos inclinado. “Oh,”, dije entonces, “¿no eres tú Oderisi, honor de Gubbio y honra de aquel arte que llaman en París iluminar?” (XI, 73-81). 14. Mi vista entonces se sintió abrumada por el gran resplandor que le llegaba y el estupor de lo desconocido; puse las manos para hacer visera encima de mis párpados de modo que el exceso de luz disminuía (XV, 10-15). 15. Yo, con los dedos de mi mano diestra, noté seis letras que me había impreso en las sienes el ángel de las llaves. Y mi maestro, al verlo, sonrió (XII, 133-136). 16. “No fui sabia, aunque Sapia me llamaron; me complacía más el mal ajeno que mi propia ventura” (XIII, 109-111). 17. “Ahora deseas que por ti yo haga lo que tú no  has querido hacer por mí. Pero ya que Dios quiere que su gracia relumbre tanto en ti, no seré avaro y lo diré: yo fui Guido del Duca. Mi sangre ardió de envidia de tal manera que tan sólo con ver contento a otro un pálido livor me transformaba” (XIV, 77-84).

C) Contesta a las siguientes preguntas: 1. En XI, 91-93, hay unas preciosas palabras sobre la vanagloria humana ("¡Oh, vanagloria del ingenio humano! ¡Qué poco dura el verde en vuestras hojas si los días más fértiles se alejan!"), a las que se añaden otras, en XI, 100-108, sobre la fugacidad de la fama y de nuestra existencia: "El murmullo del mundo es solo un soplo de viento..." Completa la cita. 2. De los doce ejemplos de soberbia castigada que se enumeran en XII, investiga y explica brevemente los de Ciro, Erífile, Aracne y Níobe. 3. ¿Qué palabra forman las iniciales de los tercetos donde se enumeran esos doce ejemplos y que aparece después recapitulada en el acróstico de los versos XII, 61-63? 4. En la descripción del contrapaso de los envidiosos, expresado en XIII, Dante hace uso de un nuevo y efectivo símil: “Tienen cosidos con alambre los párpados, igual que suele hacerse con...” ¿A qué animal alude? 5. En XIII, Dante y Virgilio escuchan a unas almas proferir frases que son ejemplos de caridad. ¿Cuáles son dichas frases y en qué contexto se dijeron? 6. ¿Con qué animales compara Guido del Duca, en XIV, a los habitantes del Casentino, Arezzo, Florencia y Pisa, respectivamente? 7. Hacia el final de XIV, resuenan las voces de dos grandes envidiosos. Di quiénes son y qué frase identifica a cada uno. Contesta: ¿A quién tuvieron envidia y por qué? 8. En XIV, 143-151, Virgilio habla sobre la estupidez humana y su incorregible apego a lo puramente terrenal: "Ese es el duro freno que debiera tener al hombre dentro de sus límites. Pero mordéis el cebo...". Completa la cita. 9. "¿Cómo puede entenderse que un bien solo, repartido entre muchos, enriquezca aún más que si es por pocos poseído?", le pregunta Dante a Virgilio en XV, 61-63. Para explicar que el amor, si es tal, funciona por reflejo, es decir, cuanto más se da, más se obtiene devuelto, Virgilio hace un símil con un objeto. ¿Cuál? 10. En XV, ya alcanzada la tercera cornisa, donde están los iracundos, Dante tiene una visión en la que se suceden tres escenas que representan ejemplos de mansedumbre. ¿Quién las protagoniza y qué sucede en cada una de ellas?   

Envía tus respuestas a elinfiernodebarbusse@gmail.com a lo largo de esta semana. Si por algún motivo no has podido leer durante esta semana, no hay problema por enviar varias actividades conjuntamente, siempre que esta excepción no se convierta en un hábito general.

Pregunta compartida

Elige la respuesta correcta a la pregunta que se formula debajo de esta entrada, en la zona de comentarios. Utiliza el botón "Responder" para que tu respuesta aparezca debajo del enunciado de la pregunta. 
________________________________

Ficha (para los más curiosos): Figuras míticas

lunes, 18 de marzo de 2019

Lectura ilustrada Comedia. Purgatorio, VI-X

Ilustración de Amos Nattini, 1923

Actividades 

A) Di si son verdaderas o falsas estas afirmaciones relacionadas con la escena que plasma la imagen de arriba: 1. El ángel que aparece sentado es el portero del Purgatorio. 2. Dante lo mira a los ojos largo rato sin decir nada y siente como si lo hubiese hipnotizado. 3. La imagen es fiel al poema en lo que respecta al color de los ropajes del ángel. 4. No es tan fiel, sin embargo, en el hecho de que el ángel tenga la espada hacia abajo, pues en el poema se dice que "una espada blandía, apuntando con ella hacia el cielo". 5. Dante ha intentado mirar muchas veces la espada, pero en vano, pues el reflejo de los rayos en ella resulta cegadora. 6. Virgilio le ha explicado al ángel que "una mujer del cielo que es experta en estas cosas ya nos ha dicho: 'Entrad por esa puerta". 7. Y el ángel ha contestado: "Habéis hecho lo más correcto. Arrodillaos delante de estas gradas". 8. El primer escalón es de un mármol tan blanco y terso que Dante ve su reflejo en él. 9. El segundo escalón es también liso y reflectante, pero de un color oscuro, casi negro. 10. Del tercero dice que "brillaba como sangre brotando de las venas". 11. Dante se postra ante el ángel y, no sin antes haberse hecho la señal de la cruz en el rostro tres veces, le pide misericordia y que abra el cerrojo. 12. El ángel traza siete P sobre su frente con la punta de la espada y le dice: "Lávate cuando llegues adentro estas heridas". 13. La imagen refleja también muy fielmente el color de la puerta de entrada, que Dante describe como "de tono parecido al verde oliva". 14. El ángel, que tiene dos llaves, una de oro y otra de plata, usa primero la blanca. 15. La de plata requiere una gran habilidad e ingenio y se la dio Pedro, advirtiéndole que errara por exceso al cerrarla si la gente a sus pies se prosternaba. 16. El ángel les invita a entrar, advirtiéndoles que quien mira hacia atrás vuelve a salir. 17. La puerta, al abrirse, no rugió ni se mostró más áspera que la roca Tarpeya el día que se privó del buen Metelo, tal como cuenta Lucano en su Farsalia

B) En este enlace (solo para participantes inscritos) se muestran una serie de ilustraciones de Francesco Scaramuzza referidas a los cinco cantos leídos en esta semana. Ordénalas según la secuencia cronológica en que suceden o se nos cuentan en el poema

C) Completa el siguiente crucigráfico con la ayuda de las ilustraciones que se muestran en este enlace (solo para participantes inscritos). Para mayor comodidad, se recomienda imprimirlo, rellenarlo y hacerle una foto, que será la que se envíe adjunta.

D) Contesta: 1. La dura invectiva contra Italia que ocupa la segunda mitad del canto VI concluye con la comparación irónica de la situación de Florencia con la de un enfermo quejoso. Cita dicho pasaje. 2. El comienzo del canto VIII es famoso por su lirismo y su marcado carácter melancólico, tan propio de todo el Purgatorio. Cita esos primeros seis versos. 3. En VIII, 133-139, el joven Malaspina le dice a Dante unas palabras proféticas. Investiga y di qué significan. 4. ¿Por qué razón no es posible seguir subiendo el Purgatorio de noche? 5. En VIII, 19-21 y en IX, 70-72, Dante apela al lector subrayándole el carácter alegórico de lo que seguidamente va a contar. Cita ambos pasajes. 6. En su sueño, Dante cree que "estaba donde Ganimedes se alejó de los suyos cuando fue raptado y conducido entre los dioses" (IX, 22-24). Explica brevemente este mito, y busca y adjunta una imagen que lo ilustre. 7. ¿Qué simbolizan las siete P que el ángel marca con la espada sobre la frente de Dante? 8. Di cuáles son, explicándolas sucintamente, las tres escenas de humildad representadas en los bajorrelieves de la entrada del Purgatorio. 9. "¿Por qué se engríe tanto vuestro ánimo...", dice Dante contra los soberbios. Completa esta cita de X, 127-129. 

Envía tus respuestas a elinfiernodebarbusse@gmail.com a lo largo de esta semana. Si por algún motivo no has podido leer durante esta semana, no hay problema por enviar varias actividades conjuntamente, siempre que esta excepción no se convierta en un hábito general.

Pregunta compartida

Elige la respuesta correcta a la pregunta que se formula debajo de esta entrada, en la zona de comentarios. Utiliza el botón "Responder" para que tu respuesta aparezca debajo del enunciado de la pregunta.
________________________________

Ficha (para los más curiosos): Destino propio

lunes, 11 de marzo de 2019

Lectura ilustrada Comedia. Purgatorio, I-V

François Lafon, 1886

Actividades

A) Observa la imagen que se muestra arriba y contesta: 1. ¿A qué canto pertenece la escena que ilustra? 2. La imagen no es del todo fiel al poema porque en ella se ve al ángel en la proa de la barca, mientras que en el poema se dice que iba en popa: ¿Verdadero o Falso? 3. ¿Qué salmo están cantando (puedes escucharlo aquí) los espíritus que van embarcados y sobre qué tema trata? 4. ¿En la desembocadura de qué río ha recogido el ángel barquero a esas almas que lleva al Purgatorio? 5. Cita un fragmento del poema que sirva de pie descriptivo para la imagen. 

B) En este enlace (solo para participantes inscritos) puedes ver varias ilustraciones relativas a los cinco cantos leídos esta semana. Elige para cada una de ellas el pie descriptivo más adecuado de entre los que se ofrecen a continuación (entre paréntesis se da la cita exacta: número de canto y versos):
1. Me ciñó como el otro le había dicho, y en el mismo lugar, ¡oh, maravilla!, en que el guía arrancó el humilde junco, otra planta nació inmediatamente (I, 133-136). 2. Cuando llegamos donde aquellas almas, nos gritaron a una: Este es el sitio. Es más ancha la brecha que el aldeano cierra con un manojo de espinosas ramas cuando la uva está madura, que aquel sendero por el que subimos solo mi guía y yo (IV, 17-22). 3. Y él, mientras tanto, llegó a la orilla con su rauda barca, tan ligera que apenas si se hundía (II, 40-42). 4. Fue tan grata a mis ojos, dijo entonces, Marcia mientras yo estuve allá en el mundo, que satisfice todos sus deseos” (I, 85-87). 5. Lo miré fijamente y vi que era rubio y hermoso y de gentil aspecto, pero con una ceja en dos partida. Cuando con humildad lo desmentí, pues nunca lo había visto, dijo “Mira”, y me mostró una herida sobre el pecho” (III, 106-111). 6. Íbamos por la brecha de la roca, trepando con los pies y con las manos por entre aristas que nos oprimían (IV, 31-33). 7. Entonces mi maestro, suavemente, frotó sobre la hierba sus dos manos, y yo, que comprendí lo que quería, le ofrecí mis mejillas lagrimosas; así volví a tener al descubierto el color que el infierno había velado (I, 124-129). 8. Y se puso a cantar tan dulcemente que en mi pecho aún resuena su dulzura: Amor, que razonando va en mi mente” (II, 112-114). 9. Cuanto más se acercaba a nosotros el pájaro divino, más brillaba; no pude resistir la cercanía y la vista bajé (II, 37-40). 10. Yo me sentía muy cansado y dije: Oh, dulce padre, vuélvete y advierte que me quedaré solo si no paras”. “Hijo mío”, me dijo, “continúa hasta ahí”, y señaló una prominencia que circundaba toda la ladera (IV, 43-48). 11. “¡Ay!, cuando logres regresar al mundo tras descansar de tan largo viaje, dijo un tercer espíritu enseguida, “acuérdate de mí, me llamo Pía” (V, 130-133). 12. Él los bendijo y ellos se lanzaron a la orilla, y el ángel se fue luego con igual rapidez que a su llegada (II, 49-51). 13. Vi por la izquierda aparecer un grupo de almas que avanzaban tan despacio, que sus pies parecían no moverse. “Alza la vista”, dije a mi maestro, “que tal vez esos nos darán consejo” (III, 58-62). 14. Pero si una mujer que está en el cielo te manda, como dices, no hacen falta lisonjas: me lo pides en su nombre. Ve, pues, pero antes ciñe con un junco a tu mortal, y lávale la cara para quitarle toda suciedad” (I, 91-96). 15. Estábamos allí,  paralizados, atentos a sus notas y el honesto viejo gritó: “¡Eh, almas perezosas! ¿Qué es esta lentitud? Corred al monte a despojaros de esa dura costra que no os permite contemplar a Dios” (II, 118-123). 16. Cuando los de delante percibieron la luz interrumpida a mi derecha y mi sombra alargarse hasta la roca, se detuvieron y retrocedieron, y todos los demás que los seguían, sin saber la razón, lo mismo hicieron (III, 88-93). 17. Al acercarnos vimos recostadas personas a la sombra de la peña como suelen estar los perezosos (IV, 103-105). 18. “Mi cuerpo helado fue a parar al al cauce del recrecido Arquiano y este luego lo echó en el Arno y me quitó del pecho la cruz que había hecho con mis brazos" (V, 124-127). 19. ”Oh, mi dulce señor”, dije, “contempla a ese que demuestra más flojera que si su hermana fuese la pereza”. Entonces se volvió, nos miró atento y, alzando lentamente el rostro, dijo: “Pues sube tú, ya que eres tan valiente” (IV, 109-114).  

C) Basándote en las imágenes del enlace anterior, contesta: 1. ¿Cómo se llama el personaje, custodio del Purgatorio, que aparece a la izquierda de la imagen nº 15 y en qué singulares circunstancias murió? 2. ¿Y el de la imagen nº 12, quién es y qué le pide a Dante? 3. ¿Qué personaje aparece en la imagen nº 19 y sobre qué están debatiendo el ángel y el demonio que están al fondo? 4. ¿Y cómo se llama el que está hablando con Dante en la imagen nº 17? 5. Di, para cada uno de estos tres últimos personajes que has citado, por qué razón se encuentran en el Antepurgatorio (puedes ayudarte con el mapa del Purgatorio que incluye tu ejemplar).

D) Contesta a las siguientes preguntas: 1. A diferencia de lo que ocurría en el Infierno, donde los pecadores mantenían su cuerpo y sufrían hambre o sed, con penas terrenas, en el Purgatorio los pecadores son solo sombras. Dante subraya esto reiterando a lo largo de estos cantos que es solo él quien proyecta sombra y también, de manera más explícita en II, 79-81, con la descripción de su intento fallido de abrazar a Casella. Cita dicho pasaje. 2. Al comienzo del canto V, el orgullo de Dante, que al sentir las manifestaciones de asombro de los penitentes ante su sombra, se gira muy ufano, permite a Virgilio hacerle una severa advertencia: no hay que entretenerse en vanagloriarse de nada, pues su meta es la llegada al Paraíso. Este reproche a Dante, no es sólo a él, sino que es en realidad una advertencia a todo el género humano. Cítalo. 3. En III, 37-42, se alude a la imposibilidad del ser humano por desvelar racionalmente el misterio de la existencia: "Contentaos, humanos, con el quia...". Completa la cita. 4. Tanto los excomulgados como los arrepentidos en trance de muerte han de guardar en el Antepurgatorio un plazo de espera antes de entrar en el Purgatorio. El de los primeros se cita a final de III y el de los segundos en IV, 130-134. ¿Cuáles son dichos plazos? 5. En II, 124-132 y en III, 79-87 hay dos elaborados símiles con animales: ¿de qué animales se trata? 6. En IV, 88-95, Virgilio le explica a Dante las particularidades del Purgatorio y del esfuerzo que hay que emplear en llegar a su cumbre: La montaña es de tal modo que al principio es muy ardua la subida...” Completa este pasaje. 7. La figura de Pia dei Tolomei, que aparece muy brevemente a final de V y cuyo pudor se opone al de los personajes que la acompañan, ha sido desde siempre una de las más nombradas de toda la obra. Explica brevemente quién fue y la razón de sus enigmáticas palabras: "Me hizo Siena y Marema me deshizo: lo sabe bien aquel que antes me había dado su anillo para desposarme" (V, 134-136). 

Envía tus respuestas a elinfiernodebarbusse@gmail.com a lo largo de esta semana. Si por algún motivo no has podido leer durante esta semana, no hay problema por enviar varias actividades conjuntamente, siempre que esta excepción no se convierta en un hábito general.


Pregunta compartida

Elige la respuesta correcta a la pregunta que se formula debajo de esta entrada, en la zona de comentarios. Utiliza el botón "Responder" para que tu respuesta aparezca debajo del enunciado de la pregunta.
________________________________

Ficha (para los más curiosos): Orden moral del Purgatorio