viernes, 19 de octubre de 2018

Compras de obligado cumplimiento


Lo que acaba de publicar Pre-textos me alegra el día y la semana (quizá el mes). Las Piedras de colores de Adalbert Stifter. Y por primera vez en su versión íntegra en español, con las seis historias que la componen. La única edición disponible en castellano de estas magníficas historias protagonizadas por niños era la de Cátedra, que incluía solo dos de ellos: Cristal de roca (Bergkristall, 1845) y Creta blanca (Bergmilch, 1843). La guinda la pone quien firma la traducción: Carmen Gauger. Compra de obligado cumplimiento. 

miércoles, 17 de octubre de 2018

El aprendizaje de nuestra levedad
(Planetarium, de Wormell y Prinja)



Leer sobre el Cosmos, sobre el Universo, sobre lo que hay más allá del planeta Tierra (una caca de mosca en la inmensidad del espacio) es un ejercicio de humildad muy recomendable que yo practico con cierta asiduidad. Te obliga a mirar las cosas desde otro punto de vista, un punto de vista aéreo y cenital, como el que tendría un pájaro que volara a gran altura, a una distancia de años luz, sobre nuestras cabezas y a relativizar nuestra importancia, la del ser humano, ese que se cree el dueño y señor del orbe terrestre. Es entonces cuando empiezas a reírte de la pomposidad de nuestra especie, de su ridículo afán de protagonismo, de su patética solemnidad. 

Decía Carl Sagan que en el Universo hay más planetas que granos de arena en todas las playas del mundo. Y, sin embargo -es curioso esto-, hay personas dispuestas a partirse la cara o a liquidar a sus semejantes en nombre de un trocito minúsculo, microscópico, de uno de esos granitos. Es la historia del mundo, en realidad. Y sigue siéndola. Así que, cuando nos carguemos definitivamente nuestro planeta (y en esto progresamos adecuadamente), nos iremos a otro (si es que nos da tiempo) para poner allí nuestro huevecillo y continuar con nuestras labores de destrucción y excrecencia generalizadas. 

Por eso digo que es tan bueno leer sobre estos asuntos. Al principio puede dar vértigo, pero es un vértigo saludable. Nos obliga a abrir la mente y a relativizar todo, absolutamente todo. El hombre, como ser finito, no puede concebir en su mente algo infinito como el universo, dejó dicho Aristóteles (¿o era Aquino?). Y eso, además de fascinante, es el primer paso en el aprendizaje de nuestra levedad.   

Todo esto viene al hilo del maravilloso libro que Impedimenta acaba de publicar titulado Planetarium. Es un libro escrito, de manera clara y diáfana, por Raman Prinja, profesor de Astrofísica de la University College de Londres, y a cuyo texto acompañan unas deslumbrantes ilustraciones de Chris Wormell. El contenido de la obra no solo abarca el Sistema Solar, sino también la Via Láctea, los exoplanetas, la muerte de las estrellas, el fin del Universo, los agujeros negros, además de objetos astronómicos, estaciones de observación, etc.  


Planetarium es un libro instructivo y apasionante, un juguete precioso para todas las edades (como deben ser los juguetes) y que puede disfrutarse de manera individual o (puesto que así lo permiten sus extraordinarias dimensiones) compartida. 

Cada noche me llevo el libro a la cama, y me demoro leyendo algún fragmento o mirando alguna de sus maravillosas ilustraciones. ¡Qué poca cosa somos!, pienso. Sin embargo, mi mente navega por sus páginas sin inquietud, sin sobrecogimiento, antes al contrario, discurre de manera fluida y apacible, como un pez en el agua, como si eso que leo o miro fuese algo ya familiar a mi consciencia y, como si de algún modo, ésta reconociese (o recordase) en ello su entorno natural y primigenio. Al final va a ser verdad aquello del iluminado William Blake de que el cuerpo es solo el traje.  

lunes, 15 de octubre de 2018

Lectura Frankenstein, Cartas y caps. 1-4

Ilustración de F. Solé y F. del Amo, 2006

Actividades 

A) Di qué momento de la novela plasma la ilustración que puedes ver arriba y cita una frase o párrafo del libro que sirva de pie descriptivo a la misma.

B) Observa estas ilustraciones (solo para participantes inscritos) y elige para cada una de ellas un pie descriptivo adecuado de entre los que se ofrecen a continuación: 
1. Era de baja estatura, aunque iba notablemente derecho, y tenía la voz más dulce que había oído en mi vida. Empezó su conferencia con una recapitulación de la historia de la química y de los progresos de los investigadores más distinguidos. 2. Y estando en la puerta, vi salir de repente un chorro de fuego de un viejo y hermoso roble que había a unos veinte metros de nuestra casa. 3. Mis hombres son valerosos y, al parecer, de firme resolución; no les desalientan los témpanos que continuamente pasan junto a nosotros y anuncian los peligros de la región hacia la que avanzamos. 4. Efectivamente, se trataba de un trineo como el que habíamos visto anteriormente, el cual, navegando a la deriva sobre un témpano de hielo, se nos había arrimado durante la noche. […] Había un ser humano, a quien los marineros trataban de convencer para que subiera a bordo. 5. La luna contemplaba mis afanes nocturnos, mientras, con incansable y viva ansiedad, perseguía a la naturaleza hasta los lugares más recónditos. ¿Quién puede imaginar los horrores de mi trabajo secreto, mientras andaba entre las humedades impías de las tumbas? 6. Lo volvimos a sacar a cubierta y lo reanimamos frotándole con coñac y obligándole a tragar una pequeña cantidad. 7. Cuando descubrí tan asombroso poder en mis manos, dudé mucho tiempo sobre la manera en que debía emplearlo. 8. Cuando mi padre regresó de Milán, encontró, jugando conmigo en el vestíbulo de nuestra villa, a una criatura cuya mirada parecía irradiar luminosidad, y cuya figura y movimientos eran más gráciles que los de una gacela. 9. ¡Válgame Dios, Margaret! Si hubieras visto al hombre que consentía de este modo en salvarse, tu sorpresa no habría tenido límites. Sus miembros estaban casi helados, y tenía el cuerpo espantosamente demacrado a causa del cansancio y el sufrimiento. 10. A menudo, las estrellas desaparecían con la luz de la mañana mientras yo seguía absorto en mi laboratorio. 11. Voy a regiones inexploradas, a la región de las “brumas y las nieves”, pero no mataré ningún albatros, así que no te inquietes por mi seguridad. 12. Leí y estudié con placer las locas fantasías de estos escritores; me parecían tesoros que muy pocos conocían, aparte de mí. 13. Al verme, el desconocido, se dirigió a mí en inglés, aunque con acento extranjero: "Antes de subir a bordo de su barco -dijo-, ¿tendría la bondad de indicarme dónde se dirige?" 14. Los cementerios no eran para mí sino receptáculos de los cuerpos privados de vida, los cuales, de sede de la belleza y de la fuerza, habían pasado a ser alimentos de gusanos. 
C)  Completa esta guía de lectura (solo para participantes inscritos).


Envía tus respuestas a elinfiernodebarbusse@gmail.com a lo largo de esta semana. Si por algún motivo no has podido leer durante esta semana, no hay problema por enviar varias actividades conjuntamente, siempre que esta excepción no se convierta en un hábito general.

miércoles, 10 de octubre de 2018

Comienza la lectura de Frankenstein

Die weisse Hölle vom Piz Palü, de Arnold Fanck y Georg Wilhelm Pabst, 1929


Una vez terminado el primer bloque de este Otoño Shelley, comenzamos ahora la lectura guiada, ilustrada, colectiva y participativa de Frankenstein. Además, para compensar lo apretado e intenso de la primera parte del monográfico, va a ser ésta una lectura tranquila y dilatada, que nos ocupará unas cuatro semanas. 

Ignorada durante más de ciento cincuenta años por el mundo académico, Frankenstein no ha dejado ja­más de editarse desde su primera publicación en 1818. Has­ta los años 70 del siglo XX, cuando comenzó a ser rescatada por un tipo de crítica literaria que cuestionaba los «efectos de verdad» del canon clásico, una de las características más sobresalientes del destino de la novela de Mary Shelley había sido una mezcla de aprecio popular y de incomodi­dad por parte de los lectores cultos. 

Casi nada en los displicentes comentarios de los críticos canónicos, o en el tipo de productos de consu­mo masivo que ha suscitado Frankenstein, entre ellos el cine, prepara al lector contemporáneo para la riqueza argumental y significativa de la novela. Esto hace doblemente apetecible descubrir por nosotros mismos, de primera mano, lo que nos tiene que decir Mary a través de su historia y de las voces de sus personajes, que, como siempre ocurre con los clásicos, ofrece un amplio abanico de posibles interpretaciones. 

Como ha dicho Isabel Burdiel, una gran conocedora de la novela, leer Frankenstein a principios del siglo XXI «es una experiencia de lectura que, por esperada y previsible en sus efectos, re­sulta extraordinariamente inquietante en su inesperada no­vedad y en su capacidad para transmitir la profunda ansie­dad epocal y biográfica de la que surgió, despertando, al mismo tiempo, familiares inquietudes contemporáneas». Es, por tanto, lógico preguntarse: ¿Qué es lo que hoy todavía inquieta y sorprende, y se resiste a ser explicado, en la iden­tidad monstruosa de Frankenstein?

La lectura de la novela se dividirá en varias sesiones semanales, cada una de las cuales culminará con la publicación en el blog de una serie de actividades relativas a los capítulos leídos. El calendario es el siguiente:

10 al 14 de octubre: Lectura hasta el cap. 4 incluido
15 de octubre: Actividades lectura I
15  al 21 de octubre:  Lectura caps. 5 al 10  
22 al de octubre: Actividades lectura II 
22 al 28 de octubre:  Lectura caps. 11 a 17
29 de octubre: Actividades lectura III
29 de octubre al 4 de noviembre: Lectura caps. 18 a 24
5 de noviembreActividades lectura IV y Cuestiones de debate
18 de noviembre: Fecha tope de entrega de actividades y cierre Lectura

Los participantes, una vez completadas las actividades, han de enviarlas al correo electrónico elinfiernodebarbusse@gmail.com, bien una por una, bien todas al final de la lectura, pero siempre antes del 18 de noviembre

El lector tiene a su disposición en librerías y bibliotecas una amplia variedad de ediciones de la novela. La que se va a seguir aquí para la lectura es la que incluye la traducción de Francisco Torres Oliver (Nórdica, Valdemar, Alianza, Vicens Vives, etc.), realmente magnífica, la cual sigue estrictamente la estructura y el texto original de la tercera edición de la novela, de 1831, considerada por Mary como definitiva. Otra traducción excelente es la de José C. Vales, que pueden encontrar en Austral. Si ustedes desean leer la versión de 1818 (en mi opinión, espléndida), les recomiendo la edición de Cátedra, a cargo de Isabel Burdiel. No obstante, leer esta versión puede confundir al lector al hacer las actividades de lectura que se proponen, ya que la estructura en volúmenes y capítulos de esta edición varía con respecto a la de 1831, que es, repito, la que se va a seguir aquí. 

De momento, nada más. Abríguense, que nos vamos. 

Les deseo una placentera y fructífera lectura. 

domingo, 7 de octubre de 2018

Hoy es día de sorteo

Dos ejemplares impolutos para dos de ustedes

Siguiendo la inamovible costumbre de estos Otoños, hoy es domingo de sorteo, y a ello vamos.  

Para hacerles un poco más gustoso este Otoño Shelley y sus arduas actividades, vamos a sortear hoy 2 inmaculados ejemplares de Frankenstein en la magnífica edición de Nórdica, que cuenta con unas brillantes ilustraciones de Elena Odriozola. Desde aquí, agradezco a la editorial la cortesía y amabilidad que siempre les caracteriza, porque son ellos los que han cedido los ejemplares que ustedes disfrutarán. 

Participan en el sorteo todos aquellos inscritos que han presentado tres de las cuatro actividades en plazo: en total son 32 personas, ya que aunque son 33 los que cumplen las bases, una de ellas ha renunciado generosamente a participar en el sorteo porque ya tiene en su poder la edición de Nórdica. 

Agradecerles a todos su amabilidad, esfuerzo y, sobre todo, el gran interés por aprender que han demostrado en esta primera parte del Otoño. Ahora les espera una lectura que yo creo que les va a resultar sencillamente fascinante.

Nada más. Decirles que a las 17:00 horas se dará a conocer el resultado del sorteo, es decir, los ganadores.

¡Mucha suerte a todos!

Resultados del sorteo: aquí. ¡Enhorabuena a los ganadores!

jueves, 4 de octubre de 2018

Otoño Shelley 4. La voz de un sueño

Lámina del libro Surgical Anatomy, de Joseph Maclise, 1856

«¿Y qué era yo? Ignoraba absolutamente todo lo relacionado con mi creación y mi creador; pero sabía que no tenía dinero, ni amigos, ni ninguna clase de propiedad; y, además, poseía una figura espantosamente deforme y repugnante; ni siquiera era de la misma naturaleza que el hombre. Tenía más agilidad que él, y podría subsistir con una dieta más rudimentaria; soportaba el calor y el frío extremados sin que me afectaran tanto al cuerpo; mi estatura superaba a la suya. cuando miraba a mi alrededor, no veía ni oía a nadie como yo. ¿Era, entonces, un monstruo, una abominación de la tierra, de la que todos huían y a la que todos repudiaban?».
Mary Shelley, Frankenstein
________________________________________________________________


ACTIVIDAD 4:

A) En este enlace (solo para participantes inscritos) se ofrece una lista de obras literarias y científicas que influyeron en Mary Shelley para la creación de su Frankenstein. Completa el ejercicio relacionando cada obra con su correspondiente autor. Como fuentes de consulta se recomiendan los textos "Un cadáver exquisito" y "Laboratorio de ideas" (pertenecientes ambos al catálogo de la exposición El monstruo de Frankenstein, Buenos Aires, Biblioteca Nacional, 2018).

B) William Ospina es autor de El año del verano que nunca existió (Mondadori, 2015), un espléndido libro sobre Mary Shelley y la gestación de Frankenstein, cuya lectura es absolutamente recomendable. En este enlace se ofrece (solo para participantes inscritos) el capítulo del libro titulado "La criatura". Léelo y, basándote mayormente en él, contesta a las siguientes preguntas: 1. Mary es la madre de "una idea nueva de monstruosidad": ¿qué tipo de fantasma creó? 2. ¿Qué es, según Ospina, lo que nos conmueve de ese ser? 3. La afirmación "Mary se atrevió a ser la voz de un sueño" está relacionada con esta otra: "el heroísmo de Mary es más sutil y más discreto" que el de Byron o Shelley. Explica brevemente qué quiere decir el autor con esto. 4. ¿Qué opinión desliza el autor sobre la primera versión de la novela? 5. ¿Dónde fue descubierto y se encuentra conservado el manuscrito original de Frankenstein, de puño y letra de Mary Shelley, sin las modificaciones que posteriormente hiciera su marido? 6. ¿Por qué afirma el autor que el monstruo de Frankenstein es producto de su época? 7. Aparte de los "vinos" habituales del Romanticismo, ¿qué clase de "licores más fuertes" llegó a probar Mary? 8. El autor habla de una potente imagen de William Blake que le recuerda el momento en que la criatura de Frankenstein cobra vida, y lanza la hipótesis de que dicha imagen (titulada Elohím creando a Adán) tuvo que serle familiar a Mary desde pequeña. Localízala en Internet y envíala adjunta a esta actividad.

C) Lee el artículo de Michael Harris titulado "Por qué Frankenstein es más relevante hoy que hace 200 añosy haz un comentario crítico del mismo, especialmente respecto a la afirmación "No solo estamos esclavizados [por la tecnología, nuestra particular criatura de Frankenstein], es que además lo consentimos absolutamente." ¿Crees que, como Victor Frankenstein, también nosotros somos unos irresponsables con nuestra criatura?


El plazo de entrega de actividades se amplía hasta el 10 de octubre, miércoles. El día 7 de octubre se celebrará el sorteo de 2 ejemplares de Frankenstein en la magníifica edición de Nórdica; entrarán en el mismo todos aquellos participantes que hayan completado y entregado antes de esa fecha las tres primeras actividades. 

lunes, 1 de octubre de 2018

Otoño Shelley 3. El mito detrás del monstruo

Constantin Hansen, Prometeo creando al hombre con arcilla, 1845

«Cuando me encontré con este asombroso poder entre mis manos, dudé mucho tiempo en cuanto a la manera de utilizarlo. A pesar de que poseía la capacidad de infundir vida, el preparar un organismo para recibirla, con las complejidades de nervios, músculos y venas que ello entraña, seguía siendo una labor terriblemente ardua y difícil. En un principio no sabía bien si intentar crear un ser semejante a mí o uno de funcionamiento más simple; pero estaba demasiado embriagado con mi primer éxito como para que la imaginación me permitiera dudar de mi capacidad para infundir vida a un animal tan maravilloso y complejo como el hombre. […] Nadie puede concebir la variedad de sentimientos que, en el primer entusiasmo por el éxito, me espoleaban como un huracán. La vida y la muerte me parecían fronteras imaginarias que yo rompería el primero, con el fin de desparramar después un torrente de luz por nuestro tenebroso mundo. Una nueva especie me bendeciría como a su creador, muchos seres felices y maravillosos me deberían su existencia. Ningún padre podía reclamar tan completamente la gratitud de sus hijos como yo merecería la de éstos. Prosiguiendo estas reflexiones, pensé que, si podía infundir vida a la materia inerte, quizá, con el tiempo (aunque ahora lo creyera imposible), pudiese devolver la vida a aquellos cuerpos que, aparentemente, la muerte había entregado a la corrupción».
Mary Shelley, Frankenstein
________________________________________________________________


ACTIVIDAD 3:

A) Teniendo en cuenta que el título completo de la novela de Mary Shelley es Frankenstein o El moderno Prometeo, vamos a detenernos en el estudio de este mito clásico. Para ello, dedica unos minutos a ver el documental titulado Prometeo (de la serie Mitos y leyendas, RTVE, 2012) y, basándote en él, explica brevemente qué nos cuenta dicho mito y, en tu opinión, de qué crees que nos advierte. A continuación, busca y selecciona de Internet varias imágenes (ilustraciones, pinturas, grabados, etc.) que plasmen el mito  de Prometeo.

B) Lee el texto Vida artificial y literatura: Mito, leyendas y ciencias en el Frankenstein de Mary Shelley (solo para participantes inscritos) y, basándote en él, contesta a las siguientes preguntas: 1. ¿Qué parecidos y qué diferencias existen entre Prometeo y Frankenstein? 2. ¿Y entre la criatura de Frankenstein y el Golem? 3. El monstruo creado por Frankenstein se siente identificado tanto con el joven Werther como con el ángel caído de Milton. Explica el por qué en uno y otro caso. 4. ¿Qué emparenta al monstruo de Frankenstein con los autómatas? 5. Según Freud hay cuatro representaciones míticas de lo monstruoso. Enuméralas y explícalas brevemente. ¿Cuál de ellas te resulta personalmente más inquietante y por qué? 


¡Envía esta actividad a elinfiernodebarbusse@gmail.com, junto con las restantes propuestas en este Otoño Shelley, antes del 7 de octubre y participa en el sorteo de 2 ejemplares de Frankenstein en la magníifica edición de Nórdica!! Toda la información aquí.