miércoles, 30 de enero de 2013

El síndrome de Ícaro


Leo estos días a Zweig. No sus novelas, sino su luminoso ensayo La lucha contra el demonio, sobre la caída hacia arriba de tres genios literarios: Hölderlin, Heinrich von Kleist y Nietzsche. Sí, la caída hacia arriba, ¿de qué otra manera podría expresarse? Man kann auch in die Höhe fallen, so wie in die Tiefe. ("Se puede caer también en la altura, igual que se puede caer en el abismo"). 

Ellos tres son ejemplos de lucidez aniquiladora. Holderlin terminó sus últimos treinta y siete años de vida en una torre a orillas del Neckar privado por completo de sus facultades mentales. Kleist se suicidió de un pistoletazo, junto a su amante, a orillas del Wansee berlinés (esto de quitarse la vida al lado del río vestía mucho en el Romanticismo). Y Nietzsche quedó condenado a recibir los golpes -como martillos- de las verdades que había descubierto, en medio de  la más abrumadora soledad. Cual Ícaro, estos tres creadores alemanes se elevaron tanto de lo cotidiano intentando comprender la realidad, que se precipitaron hacia la nada, autodestruyéndose. 

En Pessoa encuentro una frase que no desentonaría mucho si apareciera escrita en un hipotético epílogo al libro de Zweig: "Es de comprender de lo que sobre todo nos cansamos. Vivir es no pensar".

A imitación de Kleist, Zweig se quitó la vida junto a su joven secretaria Charlotte Altman un día de febrero de 1942. Lo hizo en Petrópolis, Brasil, lejos de su amada Europa. Descubrió que era mentira lo que siempre había creído y en lo que había confiado: que un mundo basado en la cultura y la comprensión humana es posible.

Tres Ícaros, más su biógrafo, hacen cuatro Ícaros.

Este admirable ensayo está publicado en Acantilado. Yo lo leo en ebook, aunque sigo sin acostumbrarme.

Imagen: Heinrich von Kleist, por Takis Vorini, 2011

21 comentarios:

  1. He leído bastante de Zweig, aunque reconozco que todo han sido novelas, de distinto tipo pero al fin y al cabo ficción. Me apunto este ensayo que parece bastante interesante de la mano de un autor cuya inestabilidad es también tan conocida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te animo, además de este, a que te apuntes otrs tres: "Montaigne", "Tres maestros (Balzac, Dickens, Dostoievski)" y "Momentos estelares de la humanidad", los tres en Acantilado.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Los ensayos biográficos de Zewig son magníficos. Auna la capacidad de divulgación con el aprovechamiento didáctico y todo escrito a una gran altura literaria. Este volumen que tú recomiendas ahora es imprescindible para entender eso que tú has nombrado como síndrome de Ícaro, y sobre todo para quien desee conocer más a fondo y entrar en la lectura de Holderlin, Kleist o Niestche.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absolutamente. El mejor prólogo a la obra de estos tres autores. Ya nadie tiene esa altura de prosa y esa capacidad de contagiar el entusiasmo a través de estas piezas biográficas. Los ensayos de Zweig son verdaderas artesanías literarias que nos dan enormes satisfacciones.

      Eliminar
  3. Adoro a Kleist.
    Lástima que en España sea casi un desconocido.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A raiz de este ensayo de Zweig, estoy leyendo ahora a Kleist. Estoy con sus relatos, enérgicos e intrigantes.

      Y sí, yo también... Empiezo a adorar a Kleist.

      Y Stefan, gracias a Acantilado, que editó en 2011 sus relatos en un espectacular volumen, hoy este sorprendente autor es menos conocido.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Vaya hombre cuando yo leo las novelas de zewig, barbusse lee los ensayos. Yo he leido ardiente secreto, carta a una desconocida y vuelta al pasado y me han parecido increibles. Ahora estoy con impaciencia del corazon.
    Quien es Kleist no es zweig?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Antonio Luis, yo ya leí gran parte de las novelas de Zweig.Y te diré que en el ensayo el autor es lo mismo de expresivo, lo mismo de cristalino, lo mismo de impecable. Uno de los más elegantes divulgadores de la cultura y de la Literatura que conozco.

      Eliminar
  5. Magnífica recomendación la de esta obra de Zweig.

    Recuerdo haber leído también con intenso agrado y rendida admiración sus libros de ensayos "Momentos estelares de la humanidad" y "La curación por el espíritu".

    Un abrazo,.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo añadiría el librito sobre "Montaigne", una verdadera joya, una delicia. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Yo tambien tengo y he leido (no siempre lo uno lleva a lo otro) "Momentos estelares de la humanidad", que me parece maravilloso. Este ensayo que propone hoy Barbusse no lo conozco, así como también confieso que no he leido ninguna de sus novelas, lo cual ya va siendo hora de ponerle remedio.

    Me gustaria que alguno de los "barbussianos" me recomendase alguna novela de Zweig que le haya gustado especialmente, por ejemplo Antonio Luis, que me consta que es un seguidor acerrimo de Zweig.

    Con respecto a este tipo, Kleist, desconozco absolutamente su existencia.


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo Ramón J., por recomendarte te diría que leyeses novela de ajedrez (sorprendente) o ardiente secreto (inquietante).
      Un saludo y ya va siendo hora de que te asesores sobre Kleist

      Eliminar
    2. Gracias Antonio Luis.

      Recomiéndame también algo de Kleist.... o de Holderlin

      Eliminar
    3. Ramón:

      Si te interesa, de Kleist tienes en Acantilado los relatos completos en un volumen precioso. De hecho, será mi próxima lectura porque he leído su relato (casi novela corta) "Michael Kohlhass” (que está publicado en Alba) y me ha parecido grandioso.

      Un autor que, sospecho, va a situarse entre mis autores de culto.

      En este enlace tienes información de la edición de Acantilado:
      http://www.acantilado.es/catalogo/relatos-completos-564.htm

      Eliminar
  7. Hola a todos!

    Heme aquí para cuestionar la verdad de la sentencia de Pessoa. Yo creo que a los intelectuales la deseperación les alcanza cuando piensan que ya han llegado a comprenderlo todo y que la solución de cualquier nuevo reto que se planteén va a quedar subsumida dentro de otras soluciones ya aceptadas por ellos con anterioridad ante otros dilemas distintos. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Yo creo que a los intelectuales la deseperación les alcanza cuando piensan que ya han llegado a comprenderlo todo"

      ...o a comprender que no puede comprenderse nada, añadiría yo.

      Viaje que se da con bastante frecuencia.

      Un cordial saludo, julian.

      Eliminar
  8. A mi personalmente me encanta Carta a una desconocida, que por otra `parte dió lugar a dos peliculas de cine, una de Max Ophuls y otra versión de Xu Jinglei. Y es que Zweig escribe tan magistralmente que los guiones de las peliculas deben salir solos.
    Por otra parte estoy de acuerdo con Antonio Luis y Ramón J. en que no conozco absolutamente de nada a Kleist, de todas formas agradezco su aportación, creo no obstante que el Sr. Barbusse nos pone cada vez más dificiles nuestras intervenciones porque se le ocurren algunos autores que no los conoce el público más común.
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francisco, este blog está, entres otras cosas, para dar a conocer desconocidas maravillas.

      Me alegra verlo por aquí de nuevo.

      Un saludo kleistiano.

      Eliminar
  9. totalmente de acuerdo con Francisco en su comentario final.
    un saludo

    ResponderEliminar
  10. Yo aporto otro 'caido hacia arriba': Robert Walser, publicado entre nosotros por Siruela. Me cuesta tratar de definirlo, porque transita entre la revelacion genial y la dispersión, pero su mirada pura, infantil sobre las cosas del mundo a mi me hace sentir bien, o al menos, no tan solo.

    Tengo un gratísimo recuerdo de Momentos estelares de la humanidad.

    Un saludo desde el club de los paseantes solitarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos, nuevamente, de acuerdo. Walser me inspira mucha ternura, por ese toque de desvalimiento que tiene, el de -como tú dices- un niño que descubre el mundo y que observa todo con mirada pura.

      Me alegra verte de nuevo por aquí.

      Un abrazo.

      Eliminar