martes, 14 de mayo de 2013

Sorteo Enterrado en vida 1

Picadilly Circus, Londres. The Descriptive Album of London, George A. Birch, ca.1896

«De repente se vio ante una gran fachada con grandes arcos en la que había un gran letrero que rezaba: 'TÉ'. En el interior distinguió, en efecto, a centenares de personas tomando té. Al lado había otra arcada, también con un gran letrero con la palabra 'TÉ', y en cuyo interior vio a otros centenares de individuos sorbiendo té; y más adelante había otro establecimiento idéntico, y luego otro y otro. Y entonces, de repente, llegó a una plaza circular muy amplia que le resultaba vagamente familiar.
–¡Por Júpiter!–exclamó–. ¡Pero si es Piccadilly Circus!
Y justo en aquel mismo momento, encima de una puerta estrecha, vio la imagen de un gran árbol y las siguientes palabras: 'The Elm Tree'. Era, pues, la entrada de los salones de té The Elm Tree Rooms, de los cuales se hablaba tan encomiásticamente en el Daily Telegraph. En cierto sentido, Priam Farll era hombre de ideas humanitarias y progresistas, y la idea de aquellas damas, de fina educación, que luchaban valerosamente contra el mundo para procurarse medios decorosos de vivir, en vez de dejarse morir de hambre, como hacían en tiempos pasados, excitó su espíritu caballeresco. Decidió ayudarlas tomando té en su reputado salón. Reuniendo todo el coraje del que era capaz, se adentró en un pasillo alumbrado con luces eléctricas de rosados tonos, y luego subió unas escaleras también rosadas. Al final, una puerta de color rosa le detuvo. Aquella puerta podia haber ocultado muchas cosas misteriosas y peligrosas; pero una inscripción en ella decía lacónicamente: '¡Empujar!', así que hizo caso y empujó con valentía. Se encontró entonces en una especie de boudoir repleto de sillas y mesitas. La brusca transición de la calle bulliciosa y tumultuosa a aquel saloncito produjo en él cierto asombro que le obligó a quitarse el sombrero instantáneamente, como si estuviera al rojo vivo. Salvo por las dos damas altas y elegantes que estaban juntas al otro lado del salón, las sillas y las mesas eran las únicas que ocupaban la estancia. Priam estuvo a punto de farfullar alguna excusa y huir de allí, cuando una de las damas le dirigió una mirada, así que se sentó. Las damas reanudaron su conversación. Él miró cautelosamente a su alrededor. Olmos firmemente arraigados en el borde de una esterilla india crecían por todas las paredes en exótica profusión, y las ramas más altas de sus copas se extendían por el techo. Un cartel, en el tronco de uno de los árboles, advertía con sequedad: 'No se admiten perros'. Aquello pareció infundirle ánimos.»
(Enterrado en vida. Arnold Bennet. 1908)

Salón de té, The Coliseum, Londres, ca. 1908. Tarjeta postal

PREGUNTA 1:

El protagonista de Enterrado en vida, Priam Farll, tras haber pasado mucho tiempo fuera de Londres, pasea por Piccadilly Circus y se asombra de la cantidad de negocios, especialmente salones de té, que abarrotan la, ya por entonces, famosa y concurrida plaza. Construida en 1819, para conectar Regent Street con Picadilly, la principal calle de compras, esta plaza se convirtió desde muy pronto en uno de los centros neurálgicos de la vida social y comercial de Londres. Intenta ahora ponerte en la piel de Priam, y cita tres lugares de interés (edificios, monumentos, etc.) situados en Piccadilly Circus que nuestro protagonista pudo haber visto durante su paseo (recuerda que la novela se sitúa en 1908). 

Bases del sorteo, aquí.

¡Suerte!

13 comentarios:

  1. Hola! Pues mis respuestas ya están anviadas. Me ha encantado el planteamiento del sorteo y estoy deseando que formules la próxima pregunta.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. yo voy tambien a anviarlas pronto......y tambien me ha encantado el planteamiento del sorteo.....

    ResponderEliminar
  3. Pues ya hay bastantes bastantes madrugadores que me han hecho llegar excelentes respuestas.

    No se queden rezagados...

    ResponderEliminar
  4. Estimado Barbusse, no voy a entrar en si el planteamiento del sorteo es bueno o malo, yo si lo felicito donossimamente por la fotografía escogida, me parece interesantísima. Además la ilustración de la sala de té es genial.
    un saludo

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo A. Luis, la ilustración del salón de té es magnifica, yo incluso la he puesto de fondo de escritorio.....ha quedado de maravilla. Gracias Barbusse por la aportación....

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. ¡Bien! Empezamos. Es cierto, la targeta postal de 1908 es una preciosidad. Pero no sé si a Priam le resultaban algo intimidantes las señoritas del servicio de té tan almidonadas...

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena, don Jesus, me reitero en mi opinión de que organizando juegos literarios es usted único y siempre sorprendente. Gran calidad de todo, como siempre. Las imágenes , excepcionales. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, bueno, me alegra que esté gustando el planteamiento, las imágenes que sirven de documentación, la selección de textos, etc.

    Y que si resultaban algo intimidantes a Priam las señoritas del servicio de té (dice Monica). ¿Algo? En realidad lo dejan al pobre como a un perro sumiso en espera de recibir órdenes de su amo, jajaja. Ese capítulo es absolutamente brillante.

    Seguimos.

    ResponderEliminar
  9. Por la tarde investigo..!
    un saludo!

    ResponderEliminar
  10. Pues me ha encantado este texto adelanto de "Enterrado en vida", por no decir de las imágenes de Picadilly Circus de la época, lo que ha aumentado mi deseo de conseguir este libro. Así que voy a mandar inmediatamente mi respuesta y espero ser una de las agraciadas de este sorteo, ¡lo siento por los demás!...

    ResponderEliminar
  11. Ya he enviado mis respuestas...A ver si va bien!
    Me ha gustado mucho el texto también!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  12. ¡Por fin me van a servir para algo (práctico) los libros que tengo sobre la historia del Underground londinense! Voy a consultar...

    ResponderEliminar
  13. En ésta me pillas. Las otras si conoces bien la ciudad y eres un pelín friki se responden bien.

    Increíble lo de Impedimenta. Hablamos de Gredos hace unos meses, pero Impedimenta últimamente no se queda corta. Pena que sea fácil acceder a ella como autor.

    Saludos.

    ResponderEliminar