lunes, 30 de septiembre de 2013

Otoño se escribe con K


Este Otoño -el segundo Otoño del Infierno, después del primero y exitoso dedicado a Flaubert- será K.

K de absurdo. K de inquietante. K de perturbador.

Ya saben, vayan preparando papel y lápiz. Comenzamos el 14 de octubre. En breve, toda la información.

Les espero.

14 comentarios:

  1. Expectantes estábamos, Barbusse... Gracias por regresar :)

    ResponderEliminar
  2. Fantástica presentación sr. Barbusse !

    ¿Que es lo que ha que leer ?....

    ResponderEliminar
  3. Un escritor que me encanta, así que después del excelente especial Flaubert -otra de mis debilidades- ni que decir tiene que estaremos al quite.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  4. ¿Pero hay que estudiar? ¿O sorteo sin más?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaj. A. Luis......yo también prefiero un sorteo sin más.....pero me temo que no va a ser asi...Barbusse nos va a poner a currar como negros o es que no te acuerdas de lo de la Bovary...!

      Eliminar
  5. No se de que va pero me apunto a un bombardeo de K's...

    ResponderEliminar
  6. Para abrir boca, uno de mis cuentos favoritos:

    El puente

    "Yo era rígido y frío, yo estaba tendido sobre un precipicio; yo era un puente. En un extremo estaban las puntas de los pies; al otro, las manos, aferradas; en el cieno quebradizo clavé los dientes, afirmándome. Los faldones de mi chaqueta flameaban a mis costados. En la profundidad rumoreaba el helado arroyo de las truchas. Ningún turista se animaba hasta estas alturas intransitables, el puente no figuraba aún en ningún mapa. Así yo yacía y esperaba; debía esperar. Todo puente que se haya construido alguna vez, puede dejar de ser puente sin derrumbarse.

    Fue una vez hacia el atardecer -no sé si el primero o el milésimo-, mis pensamientos siempre estaban confusos, giraban siempre en redondo; hacia ese atardecer de verano; cuando el arroyo murmuraba oscuramente, escuché el paso de un hombre. A mí, a mí. Estírate puente, ponte en estado, viga sin barandales, sostén al que te ha sido confiado. Nivela imperceptiblemente el temblor de su paso; si se tambalea, date a conocer y, como un dios de la montaña, ponlo en tierra firme.

    Llegó y me golpeteó con la punta metálica de su bastón, luego alzó con ella los faldones de mi casaca y los acomodó sobre mi. La punta del bastón hurgó entre mis cabellos enmarañados y la mantuvo un largo rato ahí, mientras miraba probablemente con ojos salvajes a su alrededor. Fue entonces -yo soñaba tras él sobre montañas y valles- que saltó, cayendo con ambos pies en mitad de mi cuerpo. Me estremecí en medio de un salvaje dolor, ignorante de lo que pasaba. ¿Quién era? ¿Un niño? ¿Un sueño? ¿Un salteador de caminos? ¿Un suicida? ¿Un locor? ¿Un destructor? Me volví para poder verlo. ¡El puente se da vuelta! No había terminado de volverme, cuando ya me precipitaba, me precipitaba y ya estaba desgarrado y ensartado en los puntiagudos guijarros que siempre me habían mirado tan apaciblemente desde el agua veloz."

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  7. ¿Pero hay que escribir un cuento? Si dice Barbusse que empezamos el 14 de octubre. Ya estan los listos adelántandose. Pues yo tengo las obras completas de K. Maña copiar pegar y lo que se sortee pa mi.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. .....Perdón.....JAJAJAJAJAJAJJAJAJA

      Eliminar
  8. Espero impaciente ese otoño Kafka. ¡Promete!

    ResponderEliminar