martes, 24 de septiembre de 2013

Pasatiempos para conciliar el sueño


«Al contemplar aquello que no poseemos, es fácil que surja en nosotros la idea: «¡Ah, si esto fuera mío!», que nos haga conscientes de nuestra carencia. En vez de ello, deberíamos preguntamos frecuentemente: «Y ¿qué tal si esto no fuera mío?»; me refiero a que cada cierto tiempo deberíamos esforzarnos en pensar en aquello que poseemos como si ya lo hubiéramos perdido; y hablo de cualquier cosa: bienes, salud, amigos, amante, esposa, hijo, caballo y perro; pues casi siempre sólo la pérdida nos muestra el valor de las cosas. Pero si las contemplamos como nos lo sugiere la regla aquí propuesta, su posesión nos alegrará directamente mucho más que antes, y en segundo lugar haremos todo lo posible para evitar su pérdida, es decir, no arriesgaremos nuestro patrimonio, no irritaremos a nuestros amigos, no pondremos a prueba la fidelidad de nuestra esposa, no descuidaremos la salud de nuestros hijos, etc. A menudo tratamos de iluminar lo sombrío del presente especulando sobre posibles oportunidades favorables, y al hacerlo inventamos toda suerte de esperanzas quiméricas y preñadas de desengaño, el cual se presenta tan pronto aquéllas se estrellan contra la realidad. Sería mucho mejor concentrar nuestra especulación en las múltiples adversidades a las que estamos expuestos, lo que daría pie a medidas para prevenirlas o, en caso de que no llegasen a materializarse, a agradables sorpresas.»
Aforismos sobre el arte de vivir. Arthur Schopenhauer. Trad. de Fabio Morales. Ed. Alianza

Imagen: Sleeping woman. Adrien De Witte, 1879

10 comentarios:

  1. Me has reconciliado en parte con Schopenhauer (solo en parte) por esta claridad de ideas y objetividad que no siempre demostró.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Inteligente es decir poco. Lo de Shopenhauer iba más allá de todo conocimiento.

    ResponderEliminar
  3. !Que razón lleva Sr. barbusse! Sólo nos acordamos de lo que tenemos cuando lo perdemos y durante el tiempo que lo tenemos no lo apreciamos suficientemente. El que tiene un coche, siempre quiere tener otro, el que tiene mujer siempre quiere la del vecino y así sucesivamente.
    Ahora bien, yo lo que más me ha afectado es lo del caballo. ¿Que haría yo sin mi caballo?
    Shopenhauer mi idolo.
    Un saludo a todos y cuiden lo que tienen, nadie lo va ha hacer por ustedes.

    ResponderEliminar
  4. Ya, si sí, me parece cojonudo. Pero de aplicarme el cuento a mi mismo, y seguir esa teoria a rajatabla, no me voy a acostar nunca jamás con Mónica Bellucci. Y no me negarás, Jesús ¡qué eso también da mucha pena! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hijo, no se puede tener todo, pero mira que eres acaparador.

      Eliminar
  5. Por los comentarios compruebo, una vez más, que hay más schopenhauerianos de lo que imaginaba. A los que quieran conocer al mismo tiempo persona y pensamiento recomiendo esto: http://antoniopriante.wordpress.com/schopenhauer/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Antonio. Tiene una muy buena pinta. No lo conocía.

      Eliminar