viernes, 29 de noviembre de 2013

De fantasmas y de hombres


Me gustan los relatos de fantasmas. Por eso es obligado traer aquí a mi diario esta anotación: 

"Espíritu festivo
Robertson Davies
Libros del asteroide
recopilación de cuentos de fantasmas
hacerse con él más tarde o más temprano..."

El propio Davies, que es ese señor que ustedes tienen retratado más arriba, sentado en un sillón junto a una imponente chimenea, y con pose e indumentaria pulquérrimas, explica en el prólogo a la primera edición de este libro, de 1982, la razón de ser del mismo: «A pesar de la afición que he tenido toda la vida a los cuentos de fantasmas jamás se me ocurrió escribir ninguno hasta que fui a Massey College, facultad y residencia universitaria de la Universidad de Toronto, en 1963. Por Navidad celebrábamos siempre una fiesta a la que invitábamos a algunos amigos y era preciso dar algo de espectáculo. Abundaban las personas de talento, como poetas y músicos, pero se esperaba que yo hiciera también alguna aportación, y se me ocurrió que podía ser un relato de fantasmas, el primero del presente libro. Durante los dieciocho años que estuve en la residencia, todas las Navidades me pedían que escribiera un cuento, y aquí están, reunidos en un libro, con la esperanza de que los disfruten otros entusiastas de esta clase de literatura.» 
 
De Davies he leído la Trilogía de Deptford, que me introdujo a un autor de una prosa cristalina y briosa al mismo tiempo, con una elegancia exquisita, una mirada aguda sobre los personajes y sobre la trama, y una buena dosis de humor. Ha de esperarse que semejantes ingredientes estén aquí también presentes. Anticipa un poco que eso es así la nota de la editorial: «Los fantasmas de Dickens, la reina Victoria o Ibsen son algunos de los espíritus festivos que habitan un libro en el que la maestría de Davies se muestra en todo su esplendor. Unos fantasmas que el lector llegará a necesitar "como quien necesita un suplemento dietético, unas vitaminas para atajar una de las dolencias modernas más temibles: el raquitismo racional."»

Así que, como decían lo latinos: fiat. Es decir, vía libre. Es decir, a la saca.

10 comentarios:

  1. De Davis ando con la trilogía de Cornwell y me seduce, me seduce... No le conocía sus relatos de fantasmas, pero bien apuntaditos que me los llevo, porque ahora me apetece, ea.
    Y aprovechando que hablamos de fantasmas, una consulta, querido señor, ¿ha leído "El fantasma enamorado" de Jonathan Carroll? ¿Me lo recomienda? Gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento, Mónica, no conozco la obra sobre la que me preguntas, por lo que no puedo ni recomendártela ni disuadirte para que no pierdas con ella tiempo y dinero. Tendrás que arriesgarte o pedir consejo a alguien que la haya leído.... Un saludo.

      Eliminar
    2. Gracias!! Pues ya os contaré si me animo. Saludos!!

      Eliminar
  2. Yo me estrené con Davis este año con A merced de la tempestad y tengo pendiente seguir con más de sus libros. Me apunto este título del autor, ideal para las noches de diciembre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Robertson Davies me fue recomendado hace mucho tiempo y por alguien que conoce bien mis gustos. Que ahora me entere de que también escribía sobre fantasmas es un punto más para animarme a leerlo.

    Esperaremos a la Navidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Como diría el oso Yogui: "Hoyoyoyoyoy, Bubu". Que pedazo de recomendación. Adoro a Davies y además de disertar de esta edición (sin duda magnífica como todo libro de El Asteroide") animo a quien lea en inglés a descubrir o ampliar a este autor. Disfruté como un enano con las trilogías de Deptford, la de Cornish y sobre todo la de Salterton (me tiré un verano entero con el de las barbas). no leí al trilogía inacabada de Toronto. Pero de este volumen no tenía ni idea.
    Es un pedazo de escritor y te agradezco mucho la reseña.
    Ya la he pedido y no veo el momento de que llegue.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, donde dice "disertar" debería decir "disfrutar" (maldito corrector rebelde....)

      Eliminar
    2. Hola, Óscar: mi nivel de inglés tendrá que esperar para acceder a las obras de Davies. Me conformaré y confiaré en Concha Cardeñoso, que es la traductora de esos Cuentos de fantamas. Un saludo.

      Eliminar