lunes, 11 de noviembre de 2013

Lectura de La metamorfosis, II


Gregor se va acostumbrando a su estado animal y sobrevive gracias a Grete, que le lleva la comida y es el único miembro de la familia que lo visita. Desde su habitación oye las conversaciones de los suyos sobre la situación económica de la familia tras la transformación de Gregor. Grete tiene la iniciativa de retirar los muebles de su habitación para permitirle moverse con más facilidad. Las dos mujeres se ponen manos a la obra, pero Gregor no quiere desprenderse de un cuadro y se cuelga de él en la pared. La madre lo ve y se desmaya. Cuando el padre llega a casa y pregunta por lo ocurrido, Grete le dice que Gregor ha intentado escaparse. Entonces el padre coge unas manzanas y empieza a lanzárselas para que vuelva a la habitación. Una de ellas lo hiere gravemente.


Claves de lectura (para trabajo personal):

1. La segunda parte comienza con un nuevo despertar de Gregor, esta vez "de un sueño pesado, parecido a la inconsciencia." El lector que, como Gregor, podía haber pensado que todo lo ocurrido antes era producto de una pesadilla -Kafka es un maestro jugando a la ambigüedad-, puede caer en la tentación de pensar que el protagonista ahora sí se va a despertar realmente y que, cuando lo haga, se va a imponer la normalidad. Sin embargo, leemos de inmediato que Gregor, "palpando torpemente con sus antenas, que ahora comenzaba a estimar, avanzó hacia la puerta para ver lo que habia ocurrido." La brusca aparición de la palabra "antenas" sobrecoge aquí, y la naturalidad con se confirma la veracidad de la transformación nos hace desechar (a Gregor y a nosotros) la posibilidad de que nos encontremos dentro de un sueño fantástico.

2. Comprueba cómo a lo largo de la obra la noción temporal pase de estar precisada a diluirse y casi desaparecer. Ya dijimos que no eran gratuitas las alusiones al tiempo cronológico. El despertador, que al comienzo daba las horas y los minutos, recordando a Gregor el horario de los trenes y la vastedad del lejano mundo, ha desaparecido. Gregor ha perdido la memoria de la duración y de las divisiones de tiempo y, a medio relato, ya no sabe si ha pasado la Navidad o está aún por llegar. En el texto esto se traduce en que, poco después del inicio de la segunda parte, la narración -hasta entonces lineal- pasa a ser también iterativa, es decir, los acontecimientos dejan de narrarse uno por uno y son considerados como una repetición ("De esta forma Gregor recibía diariamente su comida", "Escuchaba cómo en vano uno solía animar al otro") y el tiempo será contado por periodos (semanas, quincenas y meses). Esta pérdida de la noción temporal es uno de los síntomas del proceso de deshumanización de Gregor. ¿Qué otros síntomas de esta deshumanización puedes identificar en esta segunda parte?

3. No todo es negativo para Gregor en su nueva condición. Al cabo de algunas semana, tras tomar confianza con su nuevo cuerpo, aprende a arrastrarse a lo largo y ancho de las paredes y del techo. Agarrado allí arriba, una sutil vibración de bienestar recorre su cuerpo; y, con feliz desmemoria, comienza a jugar, dejándose caer sobre el suelo. Aunque haya perdido la vista, ha ganado este otro don. ¿Podemos decir que esta facultad de poder ascender le provoca felicidad? ¿Lo transmite así el texto?

4. Observa la aparente -y solo aparente- contradicción que encontramos en el texto cuando leemos: "Veía las cosas, aun las que no se encontraban muy distantes, con menor claridad" y un poco más adelante: "a medida que pasaban los días, lo veía todo con mayor claridad." Este doble significado del verbo "ver" logra un efecto precioso. El gran pensador Emil Cioran ha dicho: "Las situaciones límite, así como la enfermedad y el enamoramiento nos permiten ver con claridad la vida, distinguir lo que es importante de lo que no lo es." ¿Crees que es esta frase se puede aplicar a Gregor en tanto que su nuevo estado le da lucidez? ¿En qué lo notamos?  

5. Aunque los elementos dramáticos, incluso trágicos (la soledad, la deshumanización, la falta de comunicación, la miseria humana de una familia) están muy presentes en La metamorfosis, también encontramos rasgos cómicos y grotescos: la caricaturización de los personajes, las pantomimas y gestualidades que recuerdan al cine mudo (con el que Kafka disfrutaba), las onomatopeyas, las exclamaciones, las interjecciones, etc. Esta contradicción entre la risa y el llanto, nueva ambigüedad kafkiana, es más bien aparente. En realidad, tanto mediante las carcajadas como mediante las lágrimas se puede llegar a un mismo puerto: la angustia vital, la denuncia de un orden establecido, el deseo de escapar de una situación desagradable. Félix de Azúa, en su ensayo Lecturas compulsivas, describe metafóricamente las novelas de Kafka como "un conjunto de sonoras carcajadas que hielan la sangre." Localiza en esta parte del texto aquellas situaciones o actitudes que te resulten cómicas, ridículas o extravagantes.

6. En esta parte podemos leer: "Decidió comportarse, por el momento, con tranquilidad y esforzarse, empleando toda su paciencia, por hacer soportable a la familia todos los incovenientes que, en su estado actual, se veía obligado a causarles." Y, más adelante: "Cuando la conversación se centraba en la necesidad de ganar dinero, Gregor abandonaba siempre la puerta y se echaba sobre el fresco sofá de cuero cercano, pues se ofuscaba de vergüenza y de tristeza." Ambas frases denotan un gran sentimiento de culpa por parte de Gregor. ¿Cómo valoras esto? ¿A qué crees que es debido? ¿Cómo lo define como persona?

7. Grete decide llevarse de la habitación de Gregor el escritorio y la cómoda, cargados de pasado y de recuerdos familiares, para que él pueda arrastrarse y caer libremente de las paredes. La madre no está de acuerdo: no quiere que el cuarto habitado se transforme en una madriguera; espera que los muebles, con su carga afectiva, retengan a Gregor en la vida de los hombres. Los muebles son el único vínculo que le liga a su existencia humana y lo quieren despojar de él. Finalmente, sacan el mobiliario de la habitación en una maravillosa escena en la que Gregor se rebela y cubre con su grueso cuerpo el retrato de la mujer ataviada con pieles que éste había recortado de una revista ilustrada. Piensa hasta qué punto nos humanizan las cosas, nuestros objetos, etc. y como éstos son un reflejo de nuestra identidad. Te premitirá valorar con mayor exactitud el gesto de la familia al despojar a Gregor de sus pertenencias.

8. Ya hemos dicho que La metamorfosis es una obra de gran carga simbólica: por ejemplo, las puertas (como barreras de comunicación), la ventana (como representación del mundo exterior en contraposición de la reclusión de Gregor). El retrato de la dama con pieles es un nuevo símbolo que parece concentrar -de manera minuciosa y muda- los deseos eróticos reprimidos de su juventud, sus sueños de amor no realizados, quizá su fetichismo inconfesado. Representa la afectividad de Gregor, su humanidad más palpable.

9. El final de la segunda parte es muy significativo pues marca un giro en las relaciones de Gregor y su familia. ¿En qué modo la reacción del padre determina la posición de Gregor dentro del núcleo familiar?


El pasaje favorito de Otoño Kafka (¿Cuál es el tuyo?):

A raíz de la transformación de Gregor, la familia va sufriendo tambien otra tranformacion (se ha dicho que es a esta transformación a la que realmente alude el título de la obra). La primera que tiene lugar es la del padre. Después de la escena del desalojo del mobiliario, el padre regresa a casa, la madre ha sufrido un desmayo y Gregor está extendido, lleno de desesperación, sobre el cuarto del salón. Gregor ve al padre por primera vez después de su transformación y es incapaz de reconocerlo. Ahora, desde que el hijo está encerrado, privado de la palabra, en su cuarto-madriguera, y no amenaza ya su vitalidad, ha florecido de nuevo. Dos transformaciones cara a cara. El momento en que Gregor se pregunta si esa persona que tiene delante sigue siendo su padre es absolutamente elocuente e inolvidable.
"Así jamás se lo había imaginado, tal y como permanecía allí, ante él. Es cierto que en los últimos tiempos, con sus correrías, había olvidado preocuparse, como había hecho antes, de la situación en el resto de la casa, y tendría que haber estado dispuesto a encontrar bastantes cambios. Sin embargo, ¿era ése todavía su padre? ¿Era el mismo hombre que yacía cansado en la cama cuando, con anterioridad, Gregor llegaba de sus viajes de negocios? ¿Se trataba del mismo que le recibía por la noche, en bata y sentado en la butaca, incapaz de levantarse, elevando el brazo en señal de alegría? ¿Era el que en los raros paseos conjuntos de algunos domingos o fiestas caminaba lentamente entre Gregor y la madre, que ya de por sí caminaban con lentitud, embutido en su viejo abrigo, sirviéndose con precaución de su bastón como si fuera de una muleta y, cuando tenía algo que decir, parándose casi por completo y reuniendo a sus acompañantes a su alrededor? Ahora estaba bien derecho; vestido con un ceñido uniforme azul provisto de botones dorados, como los que llevan los ordenanzas de los institutos bancarios; sobre el cuello rígido de la chaqueta sobresalía su pronunciada doble papada; bajo las pobladas cejas brillaba la mirada de sus ojos negros, viva y atenta; el pelo canoso, antes desgreñado, estaba ahora peinado con una raya pulcra y de una rectitud minuciosa."


Temas de debate (para puesta en común):

1) El escritor Vladimir Nabokov ha dicho respecto a La metamorfosis: "Gregor se ha cargado sobre él mismo toda la injusticia y el egoísmo de los demás, negándose, de este modo, como persona, sin poder desarrollar su verdadera identidad, sin ser libre. En esta historia, los verdaderos insectos, los auténticos parásitos son el padre, la madre y la hermana. Gregor, como insecto repugnante, se transforma en lo que su familia le ha hecho sentirse." ¿Estas de acuerdo? Valóralo.

2) El personaje de Grete es, despúes del de Gregor, el más complejo. ¿Qué opinas de Grete y de su manera de actuar hasta el momento con respecto a su hermano?

Participa con tus comentarios y gana uno de los tres ejemplares de La metamorfosis editados por Astiberri. Más información aquí.

Imagen de entrada: ilustración de Luis Scafati para La metamorfosis (Libros del zorro rojo)

39 comentarios:

  1. 1) El escritor Vladimir Nabokov ha dicho respecto a La metamorfosis: "Gregor se ha cargado sobre él mismo toda la injusticia y el egoísmo de los demás, negándose, de este modo, como persona, sin poder desarrollar su verdadera identidad, sin ser libre. En esta historia, los verdaderos insectos, los auténticos parásitos son el padre, la madre y la hermana. Gregor, como insecto repugnante, se transforma en lo que su familia le ha hecho sentirse." ¿Estas de acuerdo? Valóralo.

    Por el momento no veo nada de insecto en la madre y en la hermana. En cambio el padre de Gregor me parece un insecto de marca mayor.
    Quiebra familiar, no se si provocada por mala gestión, ahí no entro, pero en vez de reaccionar e intentar sacar adelante a su familia, decide convertirse en un mueble y dejar que su hijo se haga cargo de todo. Se dedica a hibernar con bata incluida y la "caída en desgracia", la transformación en bicho de su hijo le da alas de nuevo para intentar superarse al menos en presencia, porque no se sabe que haya intentado otros métodos de sacar la familia adelante. Tan solo sabemos que se siente de nuevo fuerte, que se arregla, se planta delante de su hijo y lo ataca, se muestra como un "hombre" (me río yo).
    Me parece vergonzoso que se sintiera disminuido por el esfuerzo de su hijo de sacar a la familia adelante con un trabajo que no le llenaba y decidiera hacer aún menos, y que en cambio la transformación del hijo le sirviera como acicate para moverse y de paso, hacer pagar al hijo con su desprecio y su asco, el tiempo que no fue "el cabeza de familia". Como si eso lo convirtiera en un salvador.
    Definitivamente un gran insecto que aplastar.

    2) El personaje de Grete es, despúes del de Gregor, el más complejo. ¿Qué opinas de Grete y de su manera de actuar hasta el momento con respecto a su hermano?

    Es difícil decir algo de Grete con lo poco que sabemos. Hasta ahora parece ser la única que aún en estas extrañas circunstancias es capaz de ver algo de su hermano en el bicho en el que se ha convertido. Es el único personaje que parece entender de verdad que ha habido una transformación e intenta adaptarse a la misma: buscar distintas comidas, poner la silla debajo de la ventana, sacar los muebles. Se esfuerza por ayudar sin entender en realidad que ha pasado o que va a llevar todo esto. Demuestra tener ese instinto maternal que le falta a la madre, aunque en la última escena se decanta por la seguridad (Innecesaria por lo que se ve) de los humanos en vez de en la no violencia del bicho-hermano.
    Espero a ver como sigue en el próximo capítulo.

    3. A mi la escena que más me ha gustado ha sido aquella en la que Gregor aún entendiendo la bondad de la hermana al querer sacar los muebles que le estorban, se agarra con fuerza a ese cuadro. ¿Una forma de seguir siendo el Gregor humano y no el Gregor bicho? Esa necesidad material que tenemos de ciertos objetos que en parte pueden explicar también nuestra identidad y que para nosotros no son solo objetos sino parte de lo que significa nuestras vidas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gregor considera que tiene un deber moral con la familia, y todos sus miembros se han acostumbrado a que los sustente y vivan en el bienestar. Ninguno de ellos muestra gratitud hacia él. Desde luego, el padre no tiene justificación ninguna para que no sea él quien pague su propia deuda. Disfruta de unas vacaciones desde hace cinco años. Además le ha ocultado a su hijo que tenía parte de dinero ahorrado. Sí, señor, un padre modélico.

      Eliminar
  2. Contesando un poco al pasaje que más me ha guistado y lo que pienso de la hermana, selecciono este fragmento:

    "Pero la hermana contempló asombrada que la escudilla estaba llena, sólo se había derramado un poco de leche alrededor. Así que la cogió, no con las manos desnudas sino avudándose de un trapo, v se la llevó. Gregor sintió una gran curiosidad por saber lo que le traería v se quedó sumido en distintos pensamientos acerca de esto. Sin embargo, nunca habría adivinado lo que la hermana iba a hacer por bondad. Le trajo, para que probase su gusto, todo un surtido de alimentos, esparcido sobre un periódico. Había verduras medio podridas; huesos de la cena, rodeados de una salsa blanca, ya espesa; algunas pasas y almendras; un queso que Gregor, hacía días, había declarado incomible; pan seco; un pan untado de mantequilla v otro salado. Además, colocó de nuevo la escudilla, probablemente asignada definitivamente a Gregor, pero esta vez con agua. Y por un sentimiento de delicadeza, sabiendo que Gregor no comería en su presencia, se apartó deprisa e, incluso, giró la llave para que Gregor se diera cuenta de que podía ponerse tan cómodo como quisiera."

    Yo creo que en este fragmento se ve con claridad que la hermana es la única que muestra un poco de compasión por Gregor, y le es útil atendinéndole, sin cobardías como hacen la madre y el padre. Se presenta esta súbita situación y la hermana es capaz de reaccionar, vale que a veces tiene sus escrúpulos ("cogió la escudilla con un trapo"), pero al menos no deja a Gregor totalmente desatendido.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que hasta esta segunda parte podemos opinar que Grete es la más madura en su respuesta a la transformación de Gregor. Su actuación -en contraste con la pasividad paralizada del padre y de la madre- es un hecho. No se pregunta nada ni intenta buscar soluciones, pero es práctica y útil para la nueva condición familiar. Veremos.

      Eliminar
  3. Nunca había pensado en esa posibilidad, la de que Gregor se transforma como consecuencia de su opresión. Desde luego hay muchos detalles sobre el egoísmo familiar y la responsabilidad que tiene Gregor de sacarlos adelante. El padre, la madre y la hermana son parásitos, eso está claro, viviendo a costa de su esfuerzo y de su sacrificio. Y encima le oculta el padre que tiene dinero ahorrado. Hay que fastidiarse. Menuda familia que tiene el pobre Gregor. Lo raro es que haya aguantado tanto.

    En cuanto a la hermana, todo parece que es la parte más inocente del relato, desde luego. Al menos se comporta más como adulta que los adultos mismos. Parece más un amor idealizado por Samsa que un amor fraternal. Pero bueno, yo también la pondría en cuarentena, porque esta historia te da muchas sorpresas. Habrá que ver cómo se comporta hasta el final.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy bastante de acuerdo con lo comentado por Angel en líneas generales, sin embargo creo que es excesivo sacrilizar de manera absoluta a todos los miembros de su familia. No creo que esta familia que nos presenta Kafka difiera mucho de otras tantas familias que nos rodean e incluso la nuestra propia que a lo mejor por la cercanía o no nos damos cuenta o no nos queremos dar cuenta. En esta vida "cada uno tiene su cruz", y es precisamente esto lo que le pasa a Samsa.
      En cuanto a la hermana, mucho llevarle comida, mucho quitarle muebles para que pueda tener más movilidad, pero a mí no me acaba de convencer, quizás demasiado jovén, no se, pero creo que Kafka con este personaje también nos quiere decir algo.

      Un saludo

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo con A. Luis,, tendriamos que ponernos en el lugar de estos miembros familiares que de repente abren la puerta del cuarto de su hijo/hermano y se encuentran ese bicho.. A ver si nosotros ibamos a reaccionar de otra manera. Me parece a mi que no. Que cualquiera es el guapo que se acerca a ese enorme insecto repugante que trepa por las paredes y emite silbidos. La hermana lo que es es una valiente, hombre.

      Un saludo.

      Eliminar
    3. Sí, es cierto, Antonio Luis. En todas partes cuecen habas, como se dice. Al final si quieres llevarte bien con la familia aléjate de ella.

      Eliminar
    4. Una de las grandes virtudes de Kafka es que presenta los hechos sin subrayar nada, sin sermones, sin cargas moralizantes, sin moralejas. Por eso probablemente llega más al lector, le penetra más hondamente y, una vez leída, le sigue rondando la cabeza durante toda su vida. Kafka, por tanto, no subraya la mezquindad de la familia, pero la presenta. Es otro de los grandes temas de la obra: el choque de la libertad individual frente a la autoridad y responsabilidad familiar. Gregor toma consciencia de su alienación como miembro de la sociedad y la familia: aquélla le utiliza, ésta le ignora y no valora sus esfuerzos (es él quien con su trabajo la sustenta). Mediante la transformación consigue desvincularse del mundo y su rutina y evadirse de los
      convencionalismos morales de la familia. Una vez aceptada su transformación, Gregor llega a cerciorarse del olvido casi completo de su anterior vida como persona. Se mantiene vinculada a ella por las diarias visitas de su hermana para alimentarlo. En este sentido la obra sería altamente crítica, nihilista y escéptica. Sería el acto rebelde de un hombre que opta por animalizarse para renunciar a una humanidad corrupta. Y esto incluye, claro, a la familia.

      Eliminar
  4. En referencia a la noción temporal a que hace referencia Barbusse, cito aqui un parrafo que aún no siendo destacable si, sin embargo, me da la impresión que sigue el autor situandonos temporalmente: " Por otra parte, las heridas debian haberse curado ya por completo, porque no sintió ninguna molestia; lo cual no dejo de sorprenderle, pues recordó que hacía más de un mes se había herido con un cuchillo en un dedo y que la antevíspera todavia le dolía bastante....." Creo que esta referencia a la antevíspera se refiere a su transformación, por tanto todavía en esta parte del capitulo sabemos por Samsa que sólo hace tres días en la que la misma se produjo. No cree Sr Barbusse y demás participantes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Antonio Luis. Por las indicaciones horarias que se suceden, podríamos deducir sin
      duda que la primera parte de la novela ocurre alrededor de una hora, no más. Eran las seis y media cuando Gregor mira el despertador, luego la madre dice que son las siete menos cuarto, luego dan las siete, se indica que había ido clareando...

      Como tú dices, la referencia a la transformación hace que situemos ese momento al tercer día de la misma. Luego el tiempo se va dilatando (Gregor empieza perder la noción del mismo) hasta que al final de la segunda parte, podemos deducir, que han pasado en total dos meses y algunas horas.

      Eliminar
  5. Es muy interesante ver que para la hermana todavía ese monstruo sigue siendo Gregor. Así le grita en la escena en la que la madre y ella le retiran los muebles de su cuarto. Toda esa escena, como indicas, es significativa d que Gregor decide quedarse en el reino humano lugar de descender al estatus de animal . Así lo vemos cuando se abraza al cuadro de la mujer vestida con pieles.PAra mí es el momento cumbre de esta parte que luego desencadena la persecución del padre tirando manzanas.

    Hay mucho escondido detrás de la normalidad de esa familia. Los secretos y las pequeñas mentiras, los egoismos y las ingratitudes. Algo se deja entrever, pero yo creo que hay que sumar también el factor trabajo, el factor de insatisfacción personal como elementos que provocan la transformación. En una palabra, la familia sería un detonante más.

    un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo en que la familia es un detonante más de su alienación.

      Y en cuanto al grito de "¡Gregor!" de la hermana, va a ser la última vez que lo llame así. A partir de ahí para ella la identidad del hermano desaparece.

      Eliminar
  6. En realidad, en todos las familias, siempre hay alguien que se carga a las espaldas, por su propia manera de ser -quizá menos egoista, quizás mas débil- lo que otros, por las circunstancias o por los propios intereses prefieren obviar o, al menos, no compromentese con ellas.Yo creo que es el caso de esta familia. Como Gregor se ha hecho cargo de la deuda económica y con su sueldo mantiene la casa, ellos prerfieren acomodarse y se adaptan ràpido a la situación de bienestar. Nadie se pregunta cómo se encuentra Gregor, qué siente, cuales son en realidad sus verdaderas aspiraciones. Si hay alguien que soluciona las cosas, ¿para qué se van a preocupar? Es, en cierto sentido, razonable lo que opina Nabokov. Quizá se había sentido un insecto ya antes de que se verificara la transformación, por eso no se extraña cuando amanece convertido físicamente en ello.

    Increible lectura guiada. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con Santi.

      Eliminar
    2. De acuerdo también con este planteamiento. La deshumanizacion que estaba viviendo Gregor antes de su transformación termina por materializarse física y simbólicamente.

      Eliminar
  7. En esta segunda parte nos enteramos, al mismo tiempo que Gregor, que su padre ha ido ahorrando una parte del sueldo que el propio Gregor entregaba en casa. Pero la reacción de Gregor, en lugar de sentirse engañado, como nos pasaría a cualquiera de nosotros, es la de alegrarse. Se alegra de que su padre haya sido tan previsor y ahorrativo. Si el padre, en lugar de ahorrar ese dinero, hubiese pagado la deuda, habría ahorrado a su hijo un montón de sacrficios, incluso habría acortado el tiempo en que Gregor habría tendio la obligación de trabajar, en un trabajo y con un jefe que nada le satisfacen, y quizá, incluso habría podido, ¿quien sabe? evitar la transformación. Pero, sin embargo, Gregor no piensa así y el hecho de no ser ahora él el encargado de mantener a la familia le va provocando un sentimiento de culpa, que lo hacen sumirse en un estado de tristeza y de vergüenza. Yo creo que si podriamos decir que toda la injusticia y el egoismo de los demás los carga Gregor sobre si mismo, lo que le crea un gran complejo de inferioridad llegando incluso a la negación de si mismo y a su subordinación absoluta al poder del padre.

    En cuanto a Grete, es verdad que es la única que le presta ayuda a Gregor facilitándole, entre otras cosas, el sustento, pero también es cierto que lo "traiciona" a las primeras de cambio, acusando a Gregor ante el padre de haber escapado. Creo que aqui Grete toma partido por el padre alejándose de su hermano, lo que en cierto modo supone el abandono de Gregor a su propio fin.

    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Ramón, es verdad que lo traiciona a las primeras de cambio y que luego convence a la madre para ir vaciando de muebles la habitación de Gregor, pero no podemos olvidar que Grete tiene apenas 17 años y que toma las decisiones como un ser inmaduro y tomando la situación del hermano como una novedad que ocurre en la familia, y que ella ve desde su punto de vista de falta de responsabilidad ( no en vano en uno de los pasajes se le echa en cara que no ayuda ni en la cocina). Sigo manteniendo y no se porque que esta Grete no me cae bien, al final del libro a lo mejor cambio de opinión.

      Eliminar
    2. La mezquindad del padre es manifiesta. Es un parásito de tomo y lomo. Nabokov lo define como "un auténtico filisteo flaubertiano, sólo interesado en el aspecto material de la vida, en suma, un ser de gustos vulgares."

      Es cierto, Ramón, que podríamos acusar a Gregor de tener un complejo de inferioridad. De hecho el gran sentimiento de culpa que tiene viene en parte provocado por este complejo. Parece ingenuidad o debilidad por parte de Gregor -aunque no deja de ser verosimil teniendo en cuenta su "estado"- el hecho de que, al enterarse de la existencia de unos ahorros del padre, reaccione alegrándose y no cogiéndose un cabreo monumental. Por ahí pasa. Por lo que no pasará será porque le arrabeten sus cosas -sus muebles- delante de sus narices. Ahí se rebela. Era inevitable, más tarde o más temprano.

      En cuanto a Grete sobrevuelan muchas incógnitas. ¿Por qué solo ella quiere cuidar en exclusiva a Gregor? ¿Por deferencia para con el padre y la madre? Es cierto que esta última escena de la segunda parte marca un posicionamiento de Grete del lado de la familia/sociedad y se aleja del hermano/individuo. Eso desencadenará el aislamiento totoal de Gregor y el final más desolador.

      Eliminar
    3. Antonio Luis: pero quizá precisamente por eso, por ser tan joven, se le puedan excusar más sus actos, ¿no crees? Mientras que la dejadez del padre y de la madre son de juzgado de guardia. Un saludo.

      Eliminar
    4. Por supuesto Carmen, el comportamiento de Grete, aún no pareciéndome adecuado, y a esto no te puedo contestar por qué, es perfectamente comprensible debido a su edad, mientras que el del padre es inexcusable.
      Yo de todas maneras, y en cuanto a la madre se refiere, no se que os parece a vosotros, pero no le veo una actitud del todo negativa sobre Gregor, asustada si, por la impresión que le causa su "problema", cualquier madre se preocuparía por algo que le ocurra a su hijo, pero no la critico radicalmente en cuanto a su comportamiento se refiere. Hasta lo que llevo leído no tiene un mal comportamiento con el hijo, salvo ya digo su impresión o su miedo por ver a un hijo en ese estado.
      un saludo

      Eliminar
    5. A luis tienes razón, la madre no está agresiva con Gregor, como es el caso del padre, ella está solamente asustada, lo que ahora ve no es su hijo, es otra cosa, además algo repulsivo, ella no tiene una actitud negativa con el hijo, simplemente está, como se suele decir, ojiplática...

      Eliminar
  8. Pues he de reconocer que no deja indiferente esta obra, ya que en verdad te hace sentir todo lo que está pasando Gregorio, y muchas veces deprime y te hace sentir pena.

    Creo que habla principalmente de la soledad de una persona que no sabe sobreponerse a un gran cambio o metamorfosis y no sabe reaccionar ante la realidad por la que está atravesando.

    En cuanto a la familia, yo creo que son todos unos egoístas porque sobre todo sus padres no lo tratan como si fuera su hijo y lo marginan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola: bienvenida a esta lectura participativa.

      Has sacado a la luz una palabra importante que no había salido hasta ahora: soledad. Parece que aunque ahora en su transformación sea más evidente, Gregor ya estaba o se sentía solo antes de ella. Al menos, lo que podemos entrever de sus palabras y pensamientos. Lo dicen los padres: "Solo vive para el trabajo". Kafka, que adoraba a Flaubert, crea un personaje de corte flaubertiano, solitario entre los demás, insatisfecho con todo, anhelante de algo que no sabe qué. Esta visión se completa muy bien con la lectura de la última parte de la obra.

      Un saludo.

      Eliminar
  9. Hola!!
    Por la mañana después de escribir y escribir...Mi comentario se fue a quién sabe dónde...!!
    Así que empiezo otra vez!
    El libro me está gustando mucho. La verdad, no sé en qué se basaría el autor para escribirlo, pero da la sensación de que sabe lo que cuenta. Yo sigo opinando que refleja una posible enfermedad. Y es que es tal cual.Ante una situación extrema, hay reacciones de todo tipo (yo las he vivido, desde luego, gente que desaparece, gente que una no espera...de todo). Veo normal la reacción de los padres y la hermana. ¿Cómo podríamos reaccionar nosotros ante algo semejante? Supongo que haríamos de tripas corazón, pero miedo pasaríamos, desde luego. El protagonista también, ya que es un cambio muy rápido, de la noche para la mañana. Además le afecta a algo que es de lo peor que le puede suceder a un humano, y es que pierde la capacidad de comunicarse.
    Hay más rasgos en su conversión. Nos cuenta, por ejemplo, cómo su hermana le deja leche, que le encantaba, y le repugna. Sin embargo le apetecen alimentos que se supone que no estarían aptos para un ser humano. A mí me dio que pensar lo de la leche. No sé (no me fijé) si Kafka lo escribe después de contraer la tuberculosis. Él mismo parece presentar cambios con su manera de alimentarse, y de hecho, parece ser que le influye el consumo de leche en la aparición de la enfermedad. Y me imagino que al final prescindiría de muchísimas cosas por su incapacidad para tragar. En otra parte cuenta cómo se escondía debajo de la cama, tal cual como un insecto, lo de reptar por la pared,etc...
    No es que sea feliz con el cambio, pero el protagonista se va adaptando al cambio. Después del agobio inicial y de la situación de angustia, va viendo que el tema no va a solucionarse y asume la nueva situación.
    Yo opino que Gregor era una persona eficiente y capaz, y abandona la puerta cuando les oye hablar sobre temas económicos, porque, a fin de cuentas, nada puede solucionar ahora, con su nueva naturaleza. Yo lo veo como una persona responsable y que en el fondo quiere a los suyos. Él es el primero en darse cuenta de que es difícil para su familia asumir un trago como éste. De hecho vemos que se esconde siempre cuando entran. No es una situación fácil ni para él ni para los suyos.
    Grete retira los objetos que lo humanizan con el fin de que pueda tener más sitio. Claro que nos humanizan, pero yo creo que la hermana, que es muy joven, sólo lo hace realmente por lograr que tenga más sitio para moverse, porque ve los cambios. Es su madre la que lo toma por el otro sentido.
    El padre parece que sufre una transformación también. Arruinado, Gregor le ayuda económicamente con la deuda. Y nos imaginamos al padre como una persona incapaz...Que curiosamente Gregor empieza a ver con más agilidad y mejorado. El padre lo encierra en la habitación. Es incapaz de asumir el cambio de ninguna forma.
    Con Nabocov no estoy de acuerdo en absoluto. Gregor asume la realidad de su casa, como todos los seres humanos asumen la de la suya. En su caso pues es ayudar en la deuda contraída. Y es que ya me informaré sobre Nabocov, que no sé lo libre que es...Pero es que la mayoría de los seres humanos tienen responsabilidades de una u otra naturaleza. Pocos se libran. Yo lo veo parte de la vida y normal. Gregor sufre la transformación por algún motivo desconocido, no creo que por culpa de sus familiares.Tampoco veo a su familia como insectos. No sé qué ser humano podría llevar esta situación de buena manera. Debían de recapacitar y darse cuenta de que ahí dentro esta su familiar. Pero está claro que de momento no pueden.
    Grete lo quiere pero actúa con miedo, lo cual es normal en una mujer tan joven y que hasta que le sucede esto a su hermano no tenía responsabilidad de ningún tipo. Yo estaría muerta de miedo pero trataría de ver que es mi hermano de siempre, y que, desde luego, si para mí el cambio es increíble, para él tiene que ser mucho peor.
    (Era más ordenado mi comentario de la mañana, sr. Barbusse, espero que se entienda algo).
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, Inés. Tu comentario está muy claro y es muy exhaustivo. Me quedo con un motivo que has repetido en varias ocasiones y que has formulado directamente como una pregunta: ¿"Cómo podríamos reaccionar nosotros ante algo semejante?"

      Como hemos dicho, Kafka no evalua, no juzga, solo presenta una situación, de manera aséptica y con total naturalidad. No toma partido. Eso hace que en su obra esté implícita también esta cuestión. De la misma manera que es capaz de hacer que nos identifiquemos con Gregor, también deja en el aire esta intimidación: ¿cómo reaccionariamos nosotros? ¿hasta donde consideramos que una persona es la que era, o es otra cosa? ¿cuál es el límite? En realidad, las personas estamos en continuo cambio, en continua transformación. ¡Cuántas veces pensamos sobre alguien: "ha cambiado mucho", "ya no es el mismo", ¿verdad? Lo que ocurre es que en Gregor el cambio, la transformación es radical, súbita, impactante, física. Y, claro, eso es difícil de asumir. Pero no deja de ser lo mismo. Ese "yo" ya no es el "yo" que era, es otro (detrás de esto esta Nietzsche, gran negador del "yo" estable y duradero)

      Hay unas palabras de la madre -se ha destacado a la madre como el personaje más candoroso- que a mi me gustan mucho, porque es capaz, como ninguno de los personajes de ser solidaria, de ponerse en el lugar de Gregor por un momento. Cuando Grete le propone vaciar el cuarto de Gregor, la madre duda y le dice: "¿no daríamos la impresión, al quere alejar los muebles, de que hemos renunciado a cualquier esperanza de mejora y que lo dejamos, sin consideración alguna, abandonado a sí mismo?" Es decir, la madre exterioriza lo que posteriormente pasará y es capaz de comprender la situación alejándose por un momento de su propio yo y poniéndose en la piel de su hijo. Ella asimila el mal de Gregor a una enfermedad, como vemos por sus palabras ("mejora"). Ella aún tiene esperanza.

      Y en cuanto a Nabokov, bueno, me alegra que alguien le lleve la contraria sin miramientos, pero esperemos a la tercera y última parte para rechazar el carácter escarabajil de, al menos, el padre y la hermanita.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Hola!! Ayer he leído la tercera parte...Ya pronto llega el día de comentarla pero, la verdad, esperaba otro desenlace para Gregor, la verdad no sé por qué. A veces me da la sensación de que Gregor es el propio Kafka, con algún matiz, como que, en su caso, no creo que fuera el sostén económico de su familia. Volveré a leerlo otra vez hoy con calma. Al final, Gregor no les hacía falta para nada. Como Kafka. Es el retrato casi de su familia...Para mí.

      Eliminar
    3. Inés eso lo dije yo y Barbusse me dijo que nanai de la china....

      Eliminar
    4. Lo que dije es que sí que hay grandes paralelismos con la vida de Kafka (se ha insistido mucho por parte de algunos críticos, quizá demasiado), pero que deberíamos no atar la obra a la biografía del escritor, porque de esa manera la valoraremos mejor como pieza literaria, como parábola, sin ncecsidad de acudir a nada externo.

      Eliminar
    5. Pero el caso, aunque uno no quiera hacer paralelismos, es que parece que nos cuenta su vida, y hasta su final, que debió de ser muy parecido,¿no?. Y ese personaje del padre...

      Eliminar
  10. No me fijé, claro, yo de Kafka tengo poca idea, es el primer libro suyo que leo y desconocía su vida, pero le pasará como a muchos, como a Dickens y casi todos, que la vida personal a veces se refleja en la obra. Lo cual me parece lógico. Y el señor Nabokov, pues no sé, sabrá mucho de todo, pero desde luego, la tercera parte del libro yo creo que me da la razón a mí y no a él. De hecho, se arreglan perfectamente sin Gregor. Ya se hubieran arreglado antes, con seguridad. Como ha pasado siempre en la vida. A veces nos parece que sin nosotros la vida se para, pero todo sigue. Está claro.

    ResponderEliminar
  11. Totalmente de acuerdo contigo Inés !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inés, te veo con muchas ganas de comentar la tercera parte. Tan solo tienes que esperar unas horas, jajaja.

      Eliminar
  12. Pues sí, yo esperaba que Gregor fuera una cucaracha feliz...Casi lloro!!
    Y al final, como la canción creo que era de Julio Iglesias, "la vida sigue igual". Como si nada.
    Como en la vida real.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que si fuese así, lo hubiese escrito Charles Perrault... , jajaja. Pero no es el caso. El final de Kafka está acorde coherentemente con todo su planteamiento. Por eso decía Villa-Matas, que nos presenta la verdad desnuda, sin paliativos, llegando a resultar insoportable.

      Eliminar
    2. Una cucaracha feliz !!!! jajajajaja
      Es buenisimo Ines !

      Eliminar
  13. No sé, me dio mucha pena. Sí, pero bueno, en las fábulas tampoco les salía todo bien, sr. Barbusse, al revés, siempre sufría algún bicho...
    Me recuerda la escena final a un día vivido hace meses...En el que el tiempo para mí se había detenido, y sin embargo la vida continuaba a mi alrededor, era todo tan irreal...Era increíble que todo continuara como si nada.
    Nos preparamos para el final, sr. Barbusse.

    ResponderEliminar
  14. (No había escrito el fragmento). Me impacta en especial el momento en el que vacían su habitación de lo poco ya que le une al ser humano. " Estaban vaciando el cuarto, sacándole todo lo que más quería; ya se habían llevado la cómoda, donde guardaba su sierra de carpintero y otras herramientas;ahora estaban empujando el escritorio, sólidamente fijado al suelo; el mismo en el que había hecho sus tareas cuando iba a la escuela de comercio, y antes sus deberes de colegial y hasta los de la escuela primaria". Aparte de eliminar algo que sirve de hilo conductor en su vida (el escritorio ha sido testigo de casi todo), ponen de manifiesto el cambio que presenta, ya que vemos que era hábil con la sierra, pero no la volverá a usar. Me sigo preguntando por cómo sería la vida de Kafka cuando enfermó....

    ResponderEliminar