jueves, 7 de noviembre de 2013

Lectura La metamorfosis, I




Gregor Samsa, un joven viajante de comercio que vive con sus padres y su hermana Grete, se despierta una mañana y descubre que se ha convertido en un insecto monstruoso que a duras penas puede levantarse de la cama. Su  familia se extraña por su tardanza en salir de la habitación y el apoderado de la empresa se acerca a su casa para averiguar por qué no ha ido al trabajo. Gregor no pierde la calma en ningún momento; se pregunta qué ha podido ocurrirle y trata de buscar una respuesta lógica. Incluso achaca esos cambios que padece a la dureza de su profesión. Sin embargo, la reacción casi histérica de la familia y del apoderado al verlo salir de la habitación le indica que ocurre algo anormal y extraño. El padre le obliga con el bastón a entrar en su habitación para encerrarlo.

Claves de lectura (para trabajo personal):

1. Fíjate en la equilibrada estructura en tres partes que presenta la obra, de semejante extensión, explícitamente delimitadas y que aparentemente se corresponderían  con el clásico proceso vital de nacimiento, vida y muerte: en la primera se da el descubrimiento de la transformación, la segunda parte gira en torno a la adaptación de Gregor a su nuevo estado, en la tercera se muestra la degradación y el fin del personaje. La estrecha relación existente entre las tres partes no es en absoluto casual (nada es casual en esta obra). Cada una evoluciona según un mismo esquema que podríamos resumir con tres palabras clave: estímulo-impulso-repulsión. Y las tres contienen un clímax al final. Identifica dónde se inicia el clímax de esta primera parte. ¿Qué situación es el detonante?

2. Sin duda, uno de los grandes logros de la obra es conseguir una absoluta identificación entre Gregor y el lector. Desde el principio, Kafka exige que el lector asuma la perspectiva de Gregor, no le da la posibilidad de distanciarse, de comprenderlo desde fuera. Conocemos la realidad a través de la mirada de Gregor, constatamos a la vez que él su transformación y sufrimos dentro de la piel del personaje su degradación. ¿Cómo logra esto Kafka? Usando un narrador omnisciente en tercera persona que enseguida adopta el punto de vista de Gregor, de modo que nos encontramos, además, con una restricción de campo o  punto de vista interno (tan típico del autor). Todo lo que dicen los padres y el apoderado cuando las puertas de la habitación están cerradas lo escuchamos desde dentro, con Gregor. Todo lo que vemos y oímos lo hacemos a través de los ojos y oídos de Gregor. Incluso, cuando éste no sabe con certeza lo que está ocurriendo, baraja posibilidades: "¿Por qué no iba la hermana a reunirse con los demás? Lo cierto es que acababa de levantarse de la cama y aún no había comenzado a vestirse. ¿Y por qué lloraba? Tal vez porque su hermano no se levantaba, no dejaba entrar al apoderado en su habitación, porque corría el riesgo de perder su empleo y el jefe, luego, perseguiría otra vez a los padres con sus viejas pretensiones." El autor se vale, además, del estilo indirecto libre o monólogo interior para transmitir los pensamientos del protagonista. Es un estilo empleado para narrar la intimidad (recuerdos, sentimientos, sensaciones, ideas) desde adentro y permite una aproximación a la conciencia del personaje. Sirva como ejemplo el fragmento antes citado. Estas técnicas narrativas contribuyen a crear la típica sensación de angustia o ahogo que provoca en el lector la literatura kafkiana. Piensa en lo diferente e indudablemente menos efectiva que hubiese sido la historia que se nos cuenta sin el empleo de estos procedimientos.

3. Observa que el aspecto exterior del insecto en sí no es lo más relevante en el relato, sino su estado anímico, no olvidemos que se trata de un ser lúcido, que piensa y recuerda, medio animal y medio humano. Kafka no tenía la menor intención de describir objetivamente a Gregor. Tenía muy claro que el efecto de horror de lo descrito vagamente es mucho mayor que el de lo concreto, así el miedo a la oscuridad puede ser mayor que el miedo a un monstruo que vemos ante nosotros. No sabemos con exactitud qué clase de insecto es Gregor (en el original, Kafka usa un término no demasiado específico, Ungeziefer, que puede traducirse como "bicho", "estiércol", palabra que años más tarde, curiosamente, utilizaron los nazis para imprecar contra los judíos). Bien es verdad que se describen sus patas, sus antenas, su caparazón y su vientre, pero aún así no podemos hacernos una imagen concreta de su aspecto. Algunos han especulado con que se trata de una cucaracha, otros de un escarabajo. Hemos de suponer que se trata de un insecto indeterminado con un tamaño de mamífero considerable, ya que es capaz de alcanzar erguido el pomo de la puerta y difícilmente su anchura le permite cruzar el marco de la puerta. Kafka elige un animal del orden más ínfimo de la naturaleza y uno de los más desagradables. ¿Crees que es deliberado? ¿Hubiese cambiado mucho la historia de haberse transformado en otro animal, por ejemplo, un perro o un cerdo?

4. El absurdo es otro de los grandes rasgos característicos de lo kafkiano. El diccionario define absurdo como "contrario y opuesto a la razón; que no tiene sentido." Esta primera parte de la obra es ya rica en situaciones y actuaciones absurdas. La primera que nos encontramos es la propia transformación de Gregor, para la que no existe una causa, como ocurre en los cuentos tradicionales. Ni un hada ni un mago le han convertido en animal. Ahí está, absurda e inexplicable (omo era la vida para Kafka), y así hemos de aceptarla. Mezclar lo asombroso y excepcional con lo cotidiano y, sobre todo, contar hechos insólitos con la lógica de la naturalidad es una de las grandes virtudes del escritor checo. Identifica tú mismo los hechos o comportamientos que te parecen absurdos o ilógicos en esta primera parte, hay muchos.

5. No pases por alto las alusiones al tiempo, tanto al cronológico (continuas referencias a la hora) como al climatológico (hace un día de niebla y lluvia). En las otras dos partes comprobaremos que no son detalles gratuitos (ya hemos dicho que no hay nada casual en este relato, rico en símbolos).

6. ¿Qué opinión le merece a Gregor su trabajo? El trabajo alienante de Gregor ha sido puesto de manifiesto por muchos lectores que intentan ver en esta obra una crítica a la explotadora y deshumanizada sociedad industrializada capitalista. Localiza este fragmento en el texto y valóralo.

7. Cuando le hablan detrás de la puerta ¿qué deducimos de las palabras y el tono de cada personaje? ¿Se deja ya entrever el carácter del padre, de la madre y de la hermana, y la relación que mantienen con Gregor? Reléelo y compruébalo.

8. En esta primera parte se alude a los cambios de voz del protagonista ¿logra hacerse entender cuando habla? La incomunicación es uno de los motivos centrales de este relato. ¿Crees que hubiese cambiado mucho la situación de Gregor de haber conservado la voz humana? 

9. ¿Le preocupa a Gregor la reacción de la familia cuando descubran su nuevo aspecto exterior? ¿Cómo interpretas este pensamiento de Gregor?: "Sentía curiosidad por saber lo que los demás, que tanto reclamaban su presencia, dirían al verle. Si quedaban aterrorizados, entonces Gregor ya no tenía ninguna responsabilidad más y podía permanecer tranquilo. Si lo tomaban todo con serenidad, entonces tampoco tenía ningún motivo para inquietarse y, si se daba prisa, podría estar en la estación a las ocho."

10. Gregor pasa por varias fases respecto a su transformación: una de negación y, posteriormente, otra de aceptación. ¿Qué ejemplos encuentras en el texto de ambas? 


El pasaje favorito de Otoño Kafka (¿Cuál es el tuyo?):

La llegada a la casa del apoderado no hace más que incrementar la angustia de Gregor y del propio lector. Tenemos ya aquí uno de los temas centrales de la narrativa kafkiana: el individuo impotente en manos de una instancia superior, anónima y poderosa. El tono de reproche con que el apoderado habla a Gregor es impropio de la situación, así como injusta la sospecha de que Gregor no haya acudido al trabajo por malversación de fondos. Esa desproporción entre la reacción de la instancia superior y el aparente delito del protagonista es también un motivo literario característico de la obra de Kafka.
"Señor Samsa -elevó la voz el apoderado-, ¿qué ocurre? Se atrinchera en su habitación, responde simplemente con sí y no, hace que sus padres se preocupen innecesariamente y, sea dicho sólo de paso, descuida sus deberes laborales de un modo inaudito. Hablo aquí en nombre de sus padres y de su jefe y le pido con toda la seriedad una explicación inmediata y clara. Estoy asombrado, asombrado. Creía conocerlo como a un hombre tranquilo, razonable, y ahora, de repente, parece como si quisiera hacer alarde de un humor extravagante. El jefe me indicó esta mañana el posible motivo de su falta -hacia referencia al cobro que hace poco se le confió-, pero casi estuve dispuesto a dar mi palabra de honor de que ese motivo no era cierto. Pero ahora le veo hacer alarde de esta obstinación y pierdo del todo cualquier deseo de interceder por usted. Y su posición no es la más sólida. Al principio quería decírselo a solas, pero como me está haciendo perder aquí el tiempo inútilmente, no sé por qué sus señores padres no tendrían que enterarse. En los últimos tiempos su rendimiento ha sido muy insatisfactorio: es cierto que no es precisamente la mejor temporada para hacer negocios, eso lo reconocemos, pero no existe la temporada en la que no se haga ningún negocio, señor Samsa, no puede haberla." (trad. de José Rafael Hernández Arias)

Temas de debate (para puesta en común):

1) Algunos lectores de La metamorfosis son de la opinión de que Gregor sufre una demencia que le hace creer que se ha transformado en un insecto, y que dicha transformación no se ha producido en realidad. ¿Qué opinas? ¿Hay indicios en el texto que apoyen esta hipótesis, o no se sostiene?

2) ¿Qué sabemos acerca de cómo era Gregor antes de su transformacion? Me refiero a su carácter, a cómo era como persona, a su relación con la familia, con su trabajo. Kafka es un maestro dosificando la información y nos deja adivinar ya algo al respecto en esta primera parte.¿Era una persona amargada? ¿Era una persona realizada, satisfecha consigo misma?

3) ¿Qué te parece la forma de reaccionar de Gregor ante su transformación? ¿Es lógica, comprensible?  Intenta imaginar que una mañana te despiertas convertido en un bicho monstruoso con patitas en constante agitación, ¿cómo reaccionarías tú? ¿Pedirías ayuda, al contrario que lo que hace Gregor? ¿Intentarías valerte por tí mismo?

Participa con tus comentarios y gana uno de los tres ejemplares de La metamorfosis editados por Astiberri. Más información aquí.

Imagen de entrada: ilustración de Luis Scafati para La metamorfosis (Libros del zorro rojo)

23 comentarios:

  1. 1. Yo creo que el texto deja claro que tanto el apoderado como su familia le ven transformado en bicho, así, que aunque el pueda estar demente (algo que todavía no descarto) se verá en otro momento. A mi personalmente me ha quedado claro que ahora es un bicho enorme y poco agradable de ver.

    2. Por el texto se ve que es una persona sin alegría. Encerrada en una relación laboral de la que no se cree capaz de escapar por las deudas de su familia. No tiene vida y tan solo se siente obligada a seguir haciendo de viajante sin que esto le produzca ningún tipo de satisfacción. No parece ni siquiera poder disfrutar del hecho de ayudar a su familia, le agobia demasiado el tener todas sus horas ocupadas en algo que le resulta tan alienante.

    3. Seguramente gritaría hasta quedarme muda. ¿Quién puede despertar convertido en un bicho asqueroso y solo pensar en como se va a levantar o lo que va a pasar si llega con esas pintas al trabajo?
    Supongo que en su reacción ante su nueva imagen si se puede ver algún tipo de demencia. Porque lo vive más como una incomodidad que como el terrible descubrimiento que sería en general para cualquier persona.
    Con esa relación poco cariñosa que parece en este primera capítulo tener con su familia quizás yo tampoco pediría ayuda. No parece el tipo de familia que fuera a ayudar ante una caso tan desesperado sin hacerte sentir aún peor. De hecho el desmayo de la madre y la actitud defensiva del padre así lo demuestran.
    El valerse por si mismo parece ser la última reacción desesperada de "normalidad" ante su situación anormal. Como una forma de intentar convencerse de que realmente, su situación todavía tenía arreglo. Como algo no transitorio.

    A mi el pequeño texto que más me ha gustado porque es el que más claramente me ha hecho ver lo desagradable del bicho y como el mismo se sentía repulsivo: "...se encontró con que la parte que le picaba estaba totalmente cubierta de unos pequeños puntos blancos, que no sabía a qué se debían, y quiso palpar esa parte con una pata, pero inmediatamente la retiró, porque el roce le producía escalofríos".

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariuca, justamente ese es el toque kafkiano: despertarse en un bicho y preocuparse de que se llega tarde al trabajo. El absurdo. ¿Pero cuántas cosas absurdas damos como válidas a diario y a lo largo de nuestra vida, y nos acostumbramos a ellas, las aceptamos hasta convertirlas en normales y razonables? ¿Cuántas veces nos comportamos de manera absurda, aun sabiéndolo? Esa es la primera intimidación -de las muchas que nos lanza Kafka-, parece que nos interroga ¿por qué te asombras de esto si tú mismo también te comportas de manera absurda o aceptas la vida, cuando tiene aún menos sentido que esto? La metamorfosis es un texto plagado de interrogaciones-intimidaciones.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Yo el que se pueda decir que se ha convertido de verdad en un bicho no debe ser definitivo. Bien es cierto que tanto el apoderado como la familia reacciona de ese modo, pero no sabemos en realidad lo que ven. Además, como aquí se ha dicho, el enfoque narrativo es siempre el del protagonista, no nos deberíamos fiar del todo de sus impresiones. De momento, yo no descarto la posibilidad de que sea una locura transitoria.

    Gregor parece ser una persona grisácea y reprimida. Tendremos que saber más, pero a mi no me da muy buena impresión la familia, en principio. Lo que esta claro es que hubiese querido tener otra vida y no ha podido ser hasta el momento. Veremos.


    Si yo me viese convertido en ese bicho, me...., me..., yo qué sé. Prefiero no pensarlo. :)

    Un saludo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, no nos deberíamos fiar del todo de sus impresiones. Por eso, debemos esperar a seguir leyendo a ver si hay alguna pista que nos de la solución a la ambigüedad que se plantea. El apoderado sale "por piernas", como suele decirse, la familia reacciona con signo evidentes de repulsión y miedo. Pero, en definitiva, como ya hemos apuntado, solo tenemos el enfoque de Gregor. Habrá que esperar para desechar esta hipótesis de la demencia.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. "¡Ay, Dios!, se dijo, ¡qué cansada es la profesión que he elegido!. Un día sì y otro también de viaje. La preocupación de los negocios es mucho mayor cuando se trabaja fuera que cuando se trabaja en el mismo almacén, y o hablemos de esta plaga de los viajes: cuidarse de los enlaces de los trenes; la comida mala, irregular; relaciones que cambian de continuo, que no duran nunca, que no llegan nunca a ser verdaderamentes cordiales, y en que el corazón nunca puede tener parte. ¡Al diablo con todo!". ¿Como pude discernir así una personaque se despierta transformada en un insecto? Puede que haya ciertas connotaciones relacionadas con la demencia, ñero se me hace díficil pensar en una reacción así en una persona en sus cabales. De todas formas tengo que pensar un poco en esta posibilidad cuando termine la obra completamente.
    No quiero ni pensar que mañana me levante convertido en un insecto, yo pedíria ayuda, creo, es que la verdad no puedo contestar a esta cuestión, no sé que haría, desde luego no me acordaría para nada del trabajo, ¿O sí? Depende, dela influencia que este cause en mi mente.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio Luis: cierto, razona demasiado bien, pero cuántas veces se ha dicho que los locos tienen una gran lucidez, :)) Kafka juega a la ambigüedad, pero yo creo que no se sostiene una hipótesis basada en la demencia, sobre todo cuando avancemos la lectura.

      A mi me gusta mucho lo fortuito del comienzo de la obra. De repente, súbitamente, sin prolegómenos, nos hallamos (nosotros con Gregor) convertidos en un bicho repugnante. Me impresiona porque en realidad a las personas nos ocurren las cosas con esa inmediatez, de repente. No pensemos por un momento en el bicho como realidad física, sino como metáfora del mal, de la enfermedad, de una incapacidad, de un desvalimiento. De pronto, sabemos, estamos bien y de repente estamos enfermos o nos aqueja un mal. Kafka caza al vuelo la vulnerabilidad del ser humano y nos lo arroja a la cara como él quería "como un hachazo para nuestro interior". Estamos tan pendientes de un hilo siempre. Eso es sobrecogedor.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. ¿Que pensais si se hubiera despertado transformado en perro o caballo? Hasta resultaría enternecedor. De hecho, si fuera perro, incluso la reacción de los que lo viesen no sería la misma. Por supuesto, si de sorpresa, pero yo creo que nunca de repulsión. Ya en el Coloquio de los perros cervantino los perros discernian, sin embargo a diferencia de la obra que nos ocupa, estos, siempre fueron perros, por lo que a pesar de hablar entre ellos no causaban impresión en las personas con las que convivian. En la transformación es donde radica lo verdaderamente impactante de la obra. Se acuesta humano y se levanta humano-iinsecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, claro. Qué diferente sería, verdad? Kafka hace que Gregor se transforme no en cualquier animal, sino en el peor: algo repulsivo y parasitario. No es casual. Necesitaba que Gregor nos produjera rechazo, nos fuera desagradable...

      Sin embargo no cambiaria otra de las grandes preguntas que nos arroja Kafka: ¿lo seguiriamos considerando Gregor a ese perro o a ese caballo? ¿Donde está el límite de la pérdida de nuestra identidad? ¿Cuándo dejamos de ser nosotros? ¿Sólo por nuestro aspecto físico?

      Seguimos.

      Eliminar
    2. Cierto, yo lo veo uno de los planteamientos más directos de esta obra. ¿cuando alguien deja de ser ese alguien, deja de ser persona? ¿Dónde está el límite? Esto es complejísimo, incluso en el Derecho, y más en este caso, que solo se ha transformado el aspecto exterior hacia lo animal, pero que por dentro continua siendo una persona.


      Había leido La metamorfosis antes, pero nunca me había planteado tantas cosas como en esta lectura. Felicidades y gracias.

      Eliminar
  5. Toda la parte en que intenta levantarse de la cama y domar sus patas y ponerse en el suelo es realmente excepcinal. Es difícil elegir un pasaje porque todo es impactante, pero me quedo con esta.

    En cuanto al resto de preguntas, las contesto mañana, que tengo que pensar algunas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, desde luego, el pasaje que comentas es absolutamente excepcional. Mendoza debería leerlo con detenimiento y aplicarlo en alguna novela de esas que escribe. :))

      Eliminar
  6. Empecé ayer y he leído poco. Y seguramente me haré una idea diferente en unos días, es posible. Para mí es tal cual como una contra fábula. Ha escogido yo creo que un insecto de este tipo porque yo creo que nos desagrada a la mayoría. No sería lógico escoger efectivamente un perro, un gato, etc... Para mí podría ser que el protagonista se enfrente a algún tema de salud muy importante de la noche a la mañana (muchos hemos vivido cosas así), y todo ello conlleva un cambio en la casa en el que muchos no logran asumir ese tema tan importante. Es tal cual como sucede en todas partes.
    Cuando avance más ya os contaré...¿Si puede el protagonista tener una demencia? En principio, para mí no. Una demencia para mí tendría otros factores. Yo lo veo muy "cuerdo" (de momento) con su inexplicable situación. Y realmente yo creo que indica un cambio enorme e irreversible en su salud.
    Seguimos leyendo!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perspicaz en tus apreciaciones. Cada uno hará sus composiciones mentales acerca de este relato. Deberíamos hacer el ejercicio transpositivo de dejar de pensar solo en lo explicito (bicho) y pensar en las consecuencias que tendría convertirnos metafóricamente en ese bicho, es decir, en un algo desagradable, incómodo, raro, vergonzoso, incapaz, desvalido. Ahí radica la gran penetración de esta obra. El que cualquiera de nosotros es o puede o podrá ser alguna vez Gregor

      Eliminar
    2. Sí,tarde o temprano todos seremos Gregor de alguna forma. Yo además tengo un caso de una persona muy cercana que también trabajaba viajando para una firma, y se convirtió en un Gregor pues eso,de la noche a la mañana. Y sí, hubo de todo. A ver,a mí me da la sensación de como si Kafka hubiera visto algo así, y nos lo quisiera contar como una fábula. A Gregor lo veo cuerdo y muy cuerdo.Mi persona cercana también lo está,aunque haya gente que lo cuestione.

      Eliminar
    3. Kafka mismamente se tuvo que convertir en su triste final en un personaje parecido. Una transformación.

      Eliminar
    4. Por eso Kafka jugó con un exterior animal y repulsivo y un interior que se conserva intacto (Gregor sigue teniendo la mente lúcida y sus sentimientos y afectos intactos).

      Es un texto que nos toca en lo más íntimo de nosotros.

      Eliminar
    5. Entiendo, Barbusse, ese ejercicio transpositivo al que se refiere me ha aclarado un poco las ideas. El bicho es lo de menos, puede ser cualquier otra cosa, que nos haga cambiar con respecto a los demás de un día para otro. En ese sentido, esta claro que algún día más tarde o más pronto todos acabaremos siendo Gregor, eso esta claro.

      Eliminar
    6. Claro, no nos quedemos en ese primer plano de la lectura. Hay muchas capas debajo.El bicho es un símbolo de la otredad en cualquiera de sus manifrestaciones.

      Eliminar
  7. Me impacta toda la conversación de la familia y el apoderado detrás de la puerta y nosotros los lectores junto a Gregor intentando sacar una voz del cuerpo, pero solo emitimos un resoplido o algo incomprensible. El señor Eduardo Mendoza debía estar ese dia con la mente nublada cuando dijo que este otro señor, Kafka, no sabía escribir. Dios nos coja confesado con lo que hay que oír.

    Está claro que el protagonista se convierte en bicho para mi. Coincido con algún otro comentarista en que razona de manera muy cuerda y con una gran claridad sobre su nueva condición como para considerarlo demente. No sería yo de los que apoyan la demencia en este personaje, la verdad.

    Gegorio es un ser amargado, aunque nos comunique poco en principio. Ya se podrá ver algo más adelante, supongo. Pero de momento él no es feliz en absoluto ni lo ha sido.

    Y en cuanto a despertarme un día transformado en un bicho horrendo, jajaja, pues, eso prefiero tomarmelo a broma, porque si fuera así no me haría ninguna gracia. De todas maneras yo lo veo como metáfora de cualquier mal (una enfermedad, por ejemplo). Y la verdad es que sobrecoge el relato.

    Un saludo y enhorabuena por esta impresionante guía de lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es angustioso el que Gregor intente decir algo y solo le salgo un sonido inarticulado y como una especie de silbido. Es espeluznante. La incomunicación es un tema central en esta obra (uno de tantos y tan trascendentales de los que incluye). Para Kafka ni siquiera con el lenguaje somos capaces de expresar toda la complejidad de pensamientos y de sentimientos que nos invaden. Hay otros símbolos de la incomunicación en la obra: sin ir más lejos, las puertas, que las hay y abundantes en la casa.

      Gracias, Alfredo. Me alegro que te guste esta lectura.

      Un saludo.

      Eliminar
  8. No creo que Gregor sea un loco.
    Solo es una persona normal, con una familia normal y un trabajo de lo más normal. Con una vida aparentemente normal, al que un día, de la noche a la mañana, y nunca mejor dicho, le ocurre la cosa más anormal y absurda del mundo. Pienso que Kafka intenta hacernos pensar en que a cualquiera de nosotros puede cambiarnos radicalmente la vida en un momento determinado. Dar un vuelco nuestra existencia, con algo que no controlamos, que desconocemos, que no comprendemos y que no podemos evitar y al que, por mucho que nos pese, nos tenemos que adaptar. La transformación de Grregr Samsa en un monstruoso insecto, pienso que no es más que una metáfora de todo esto.
    En cuanto a la segunda cuestión, creo que del texto podemos deducir que Gregor es más una persona desencantada, más que amargada. Es alguien desencantado con su vida y con su trabajo, que solo desempeña para el mantenimiento de su familia; También es responsable, honesto,meticuloso, que sólo vive para el trabajo, al que no le gusta salir ni divertirse. También pueden extraerse pistas sobre su relación familiar. Parece que con la hermana es con quien tiene mejor relación, también con la madre, pero menos y con el que peor relación mantiene es con el padre. Por eso se piensa que Gregor Samsa es ell alter ego de Franz Kafka; existen muchas similitudes entre la vida del personaje y la vida del propio autor, pero este es otro tema que quizás Barbusse nos proponga más adelante.
    En cuanto a la reacción de Gregor ante su transformación, pienso que él reacciona de una manera totalmente absurda, como absurdo es lo que le ha sucedido. Es surrealista pensar que si uno se despierta una mañana convertido en otra cosa y sobre todo en un monstruoso insecto, le de por preocuparse por el tiempo que hace, por el horario de los trenes, por el desayuno, etc, Es dificil pensar que haría uno en su lugar, hacer una abstracción y pensar como reaccionaríamos....quizás igual que Samsa...¿quién sabe? ¿alguien se ha visto en otra?.....Seguro que él mismo pensaría y diría lo mismo que nosotros antes de su transformación, antes de convertirse en un monstruoso y repulsivo insecto.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. RamonJ: está bien el apunte que haces de la relación entre Samsa y Kafka, porque, además, es una de las líneas de interpretación que se ha dado al texto (la sumisión a la autoridad del padre). Pero yo prefiero que tomemos el texto tal cual, sin referencias externas, por sí mismo. Es cierto que si sabemos de la vida de Kafka, podemos establecer muchos paralelismos, pero basémonos en la obra, con toda la riqueza que tiene, sin referencias e intromisiones biográficas.

      Una puntualización: lo que dices de que "sólo vive para el trabajo" y que "no le gusta salir ni divertirse", lo conocemos por boca de sus padres, a través del breve diálogo que intercambian con el apoderado y que el propio Gregor oye desde su dormitorio. Así es como ellos lo ven, o como quieren verlo, o como les interesa verlo. Es pronto todavía, pero conforme avancemos veremos si eso es fruto de la voluntad y carácter propio de Gregor o de una causalidad derivada de su sometimiento a la familia. Recuerda que él mismo es consciente de esto cuando dice que "cuando haya reunido el dinero para pagar la deuda de mis padres, entonces se producirá un cambio radical". Habrá que esperar.

      Un saludo.

      Eliminar
  9. "Pero Gregorio ya estaba mucho más tranquilo. Por lo visto, ya no se le entendía cuando hablaba, aunque a él le había parecido muy claro, más claro que antes, quizás porque su oído se había habituado. De todos modos, estaban aceptando la idea de que le había sucedido algo anormal, y se disponían a ayudar. La seguridad y decisión con que se habían tomado esas primeras medidas le hacían bien. Sentía que volvía a encontrar den un medio humano, y esperaba que los dos hombres, el médico y el cerrajero, entre los que no hacía una distinción muy precisa, lograran resultados importantes y sorprendentes ". Sorprendente iba a ser la historia de Gregor y la actuación de su entorno. Aquí aún hay una esperanza que se va a desvanecer. Aunque, con sinceridad, ¿qué final se podía esperar? ¿Qué fuera una pesadilla y todo volviera a la normalidad al despertar?

    ResponderEliminar