viernes, 21 de febrero de 2014

El terror permanente


«Mi vida diaria es una especie de letargo desdeñoso, exento de virtudes y vicios. No pertenezco al mundo, sino que soy un divertido y a veces disgustado espectador suyo. Detesto al género humano y sus pretensiones y suciedades... Resulta muy extraño que yo, tipo nórdico de casi seis pies de alto y  tez pálida -el tipo de conquistador y hombre de acción-, tenga tendencia al análisis pasivo y al estudio de las impresiones como un mediterráneo de ojos grandes, bajito y moreno... Mis notas dominantes son la inutilidad y la ineficacia. Jamás llegaré a nada, porque no me importa lo bastante la vida y el mundo como para intentar...» 

El autor de esta confidencia biográfica, Howard Phillips Lovecraft, fue un ser extrañísimo. Más raro que un perro verde. Casi un extraterrestre. Su literatura no le va a la zaga en cuanto a singularidad, pero es de una belleza  sobrecogedora. 

Lovecraft visto por J.K. Potter
Aún recuerdo el terror que me invadió leyendo hace muchos años El color que surgió del cielo. Esa mezcla de pesadilla y de locura con ramalazos de ciencia ficción me produjo un miedo denso e inexplicable, un miedo que me impregnaba, difícil de sacudirse del cuerpo. La misma sensación renovada sentí con El que susurra en la oscuridad, El ser en el umbral, El horror de Dumwich, La llamada de Cthulhu...

No podría expresar claramente en qué consiste la habilidad de este escritor para lograr ese efecto: quizá las precisas y plásticas descripciones de ambientes, quizá las situaciones surgidas de una imaginación tan fecunda como peculiarísima, quizá la exacta selección de cada palabra y de su potencial representativo. Probablemente sea la suma de todo ello. En cualquier caso, el resultado que provoca -hablo por mí- es el de un terror envolvente -cósmico, se ha dicho-, de los que te hacen volverte para mirar alrededor y comprobar que todo está en su sitio. 

La obra de este genio nacido en Providence se ha reeditado sin descanso. Sus obras forman parte de una literatura permanente. Es ya, sin ninguna duda, un clásico de la literatura. Valdemar ha publicado hace tiempo toda su narrativa en dos pesados (de peso) volúmenes. Ahora Acantilado acaba de editar El caso de Charles Dexter Ward -y anuncia para marzo la aparición de En las montañas de la locura-, mientras que Periférica lo ha hecho con  El resucitador

El terror de primera categoría está -sigue estando- servido.


9 comentarios:

  1. Yo no puedo leer a Lovecraft cuando estoy solo en casa y es de noche. No puedo apagar la luz.

    Jorge Martín

    ResponderEliminar
  2. Aunque me gusta mucho el autor reconozco que su "miedo" nunca me ha parecido tal, aunque siempre he disfrutado de su imaginación como con "El caso de Charles Dexter Ward".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. A mí me gusta también, pero tampoco es miedo exactamente para mí...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será, Mariuca e Inés, porque cada uno de nosotros tiene miedo a cosas distintas. El miedo es, como tantas otros asuntos,subjetivo, aunque la base es tener miedo a lo que desconocemos. A mí las situaciones que plantea Lovecraft me parecen aterradoras.

      Eliminar
  4. El color que surgió del cielo es lo mas terrorífico que he leído nunca !!. Buena aportación.


    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Sufro el síndrome Lovecraft desde los once años: mi profesor de la EGB me lo recomendó para que me callara. Empecé con En la cripta y seguí con todo lo que había editado Alianza. El caso de Charles Dexter Ward es una de las historias que más disfruté aquel verano. Mi edición está "descuajeringada" y la de Acantilado es muy bonita... Pero -oh, horror- creo que El resucitador aún no lo he leído. Adiós, Barbusse, tengo prisa... ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, se lo tienes que agradecer a tu profesor de EGB. O a que tú no te callaras ;-)

      Eliminar