martes, 4 de noviembre de 2014

Lectura de Amo y criado

Personajes sometidos a una situación límite en Amo y criado. Foto: Lachmann 

Amo y criado es una obra que tiene muchos puntos en común con La muerte de Iván Ilich. En este caso, los personajes sometidos a una situación límite son dos: el rico comerciante Vasili Andreich Brejunov y su criado Nikita. Tolstói nos presenta a dos hombres cuyas existencias se desarrollan en condiciones habituales, familiares y aceptadas por todos y luego, de repente, los arroja en aquella soledad que, como la de Ilich, "no se puede encontrar ni en el fondo del mar, ni en rincón alguno de la tierra".

El día posterior al de la fiesta de San Nicolás de invierno, Brejunov parte junto a Nikita hacia Groriáchkino, a fin de cerrar un trato con el propietario de un bosquecillo que desea comprar. El comerciante y su criado, acompañados de un excelente caballo llamado Mujorti, salen en trineo a través de un camino lleno de nieve y con bastante viento. Un contratiempo en el viaje en forma de tormenta de nieve llevará a ambos a enfrentarse a sus temores, el primero con la preocupación de perder todo lo que tiene, el segundo con la tranquilidad de no tener nada que perder. La situación límite en la que se ven envueltos llevará al amo a plantearse lo que ha sido y cómo le queda una última oportunidad de dejar de serlo.

Prodigio de observación descriptiva e introspección psicológica, este relato o novela corta fue publicada en 1895 y es una de las mejores creaciones de la última época de Tolstói.

ACTIVIDADES

A) Contesta las preguntas que se formulan en la guía de lectura (aquí) y envía tus respuestas al mail elinfiernodebarbusse@gmail.com.

B) Comparte tu opinión (usando la herramienta "comentarios" del blog) acerca de alguna o todas de las siguientes propuestas o cuestiones:

1. En 1895, el mismo año de publicación de este relato, Leopoldo Alas, Clarín, escribía una reseña en la que decía: "En Amo y criado, el negociante rico Brejunov es un Sancho Panza, no escudero, sino burgués andante, no en busca de entuertos que desfacer, sino de compras ventajosas que realizar. Aquí el escudero es el Quijote. Nikita, soñador a su modo, creyente en un más allá como si lo viera; pero nada amigo de frases; un Quijote por dentro, un idealista con harapos..."  ¿Estás de acuerdo con esta visión de los personajes?

2. Algunos críticos han puesto de manifiesto que la solidaridad humana, la voz de la conciencia despertada en Brejunov no es tanto la renovación existencial de su alma, sino la jactancia de "amo" y un intento de fingir tener nobleza del alma. ¿Estás de acuerdo?

3.Cita y comparte un pasaje, escena o fragmento de la obra que te haya gustado especialmente y explica por qué.

La fecha tope tanto para la entrega de la guía como para la realización de comentarios es el domingo, día 9 de noviembre.

Participa y entrarás en el sorteo "Para seguir leyendo a Tolstói", que se celebrará el 22 de noviembre, y donde podrás conseguir las grandes obras del autor. Toda la información en Otoño Tolstói.   

54 comentarios:

  1. Si, pienso que es acertada la visión de Clarin de los dos personajes de Amo y Criado, por una parte Nikita es un idealista, un soñador, lo material no es tan importante en su vida como le ocurre a Brejunov, que es un materialista cien por cien y al que solo le interesa el dinero y el aumentar su riqueza, terco y cabezón, que va en busca de su negocio sin importarle nada más. Si, tal vez los personajes estén intercambiados con los de El Quijote.

    La historia termina en que Brejunov muere, pero antes reflexiona sobre su dinero, su tienda, su casa, las ventas, las compras, la explotación y los millones que se acaudalan en la vida para nada. No entendía como todas esas cosas lo habían distraido a lo largo de su vida. Muere con la satisfacción de entender esas cosas antes de su partida de este mundo. Nikita,,sin embargo, sobrevivie, en una clara alusión a la permanencia de los valores que deben perdurar por siempre. Brejunov ante una situación limite hace algo que está en contradicción con su vida y con su forma de ser, pero al mismo tiempo comprende que no puede actuar de otra manera, es como si se produjese en él una conversión, y estando al borde de su muerte, toda su vida anterior le parece mezquina e insignificante. En poco tiempo Brejunvov muere de frio; pero con su muerte, siendo el amo, salva la vida a su criado, se puede decir que se trata de una especie de muerte "redentora".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que la intención de Tolstói dista mucho de querer dibujar a un Quijote y a un Sancho en "Amo y criado". Pienso que Clarín no está acertado en esta comparación. Sancho es un buenazo y Brejunov no lo es. El Quijote es un idealista activo que va salvando injusticias y Nikita tiene los pies muy en la tierra. En nada veo esta similitud, salvo en que es una pareja la que emprende el viaje. Solo que aquí le sirve a Tolstói para hablar de lo que le interesa, la vida natural versus vida artificial, que ya vimos en "La muerte de Iván Ilich".

      Eliminar
    2. En cuanto a la segunda parte de tu comentario, RamónJ, es cierto que existe una clara simbología redentora. "Bueno, no sabía lo que de verdad era importante -se dijo-. No lo sabía, pero yo lo sé ahora".

      Se ha comentado por algún crítico la excesiva rápida transformación de Brejunov, su súbito cambio y se ha dicho que es poco creíble que un personaje con su pasado y su carácter reaccione así. ¿Qué opinas?

      Eliminar
    3. Yo creo que nadie sabe como va a reaccionar en un momento determinado, en una situación concreta y tan extrema como esa. El sabía que iba a morir y cuando Nikita le dice que se muere, Brejunov se activa, reacciona, y cree que ya ha llegado el momento de hacer algo que merezca la pena en su triste y pobre vida. Porque en realidad es mas triste su vida que la de Nikita. Es tan horrible como la de Iván Ilich.
      Yo creo que reacciona asi teniendo en cuenta la situación tan extrema en la que se encuentra....logicamente nunca hubiese tenido esa reacción tomando vodka en su casa delante de una chimenea

      Eliminar
    4. Absolutamente de acuerdo. Además hay que tener en cuenta que este en un relato paradigmático de la visión ética y existencial de Tolstói. La alegria que siente Brejunov se basa en la vinculación fraterna con los hombres que se asocia con un padecer con ellos. Es lo que estuvo buscando Tolstói incansablemente durante su vida, un algo a lo que aferrase para calmar su angustia, un motivo por el que vivir, y que finalmente encontró en el darse a lo demás que manifiestan las gentes más sencillas, aquellas que viven de acuerdo a la naturaleza.En este sentido "Amo y criado" es un relato plenamente repersentativo de la conciencia y pensamiento ético de su autor. Él mismo es Brejunov en busca de un camino adecuado en medio de la tormenta de nieve.

      La duda, como digo más abajo, es la de si ese cambio que sufre Brejunov hubiese durado toda su vida, en caso de haber sobrevivido a la experiencia del trineo. No lo sabremos. Personalmente opino que no.

      Eliminar
  2. Dejando aparte la cuestión de la comparación de Brejunov/Sancho y NIkita/Quijote, que no veo tan clara, diré que sí estoy de acuerdo con esos críticos que han visto que Brejunov actúa protegiendo a Nikita por puro orgullo. Se empeña en eso tal como se empeña en ir, en plena tormenta, en busca del propietario del bosque que quiere comprar. De hecho hay una frase clarísima que apoya esta posición. Cuando cubre a Nikita del frio en el trineo y se pone encima de él dice: "Así somos nosotros." Es decir, pura jactancia de los de su clase.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo Ángel, yo no veo tampoco la equivalencia cervantina, y sin embargo, si creo como tú bien dices que la protección que hace Brejunov de Nikita es simplemente por superioridad, como diciendo aquí estoy yo, estúpido mujik, verás como te salvo la vida:

      Eliminar
    2. Apoyo la visión de Ángel y Antonio LUis, por cierto muy verosimil, porque este tipo de gente suele ser muy orgullosa en momentos en que se pone en tela de juicio su capacidad de decisión y superioridad. Parece como si el hecho de que tengan dinero y posesiones, y ello no venga acompañado de una formación intelectual acorde, les dotara de cierto resorte que salta en cuanto su amor propio está en tela de juicio. El "Así somos nosotros" lo corrobora. Otra cosa es que una vez decidido a actuar por orgullo, en el momento de la experiencia de cubrir y proteger al criado descubriera un sentimiento que no conocía. Pero que actúa por propia jactancia desde luego.

      Saludos.

      Eliminar
    3. Pero entonces ¿cómo comprender que ese hombre se emocione, no pueda ni hablar y piense: "Da igual. Basta con que yo sepa lo que sé"?

      Eliminar
    4. La inteligencia de Tolstói se ve también en que no deja todo resuelto, claro y nítido. Él lima mucho el maniqueismo, siempre trata a su personajes desde una óptica lo más alejada posible, lo más equilibrada posible, y por tanto verosímil, pese a que tiene sus claras preferencias (eso lo sabemos).

      En "Amo y criado"; Brejunov tiene un acto de solidaridad con Nikita y ese acto viene de un impulso de vanidad y de jactancia, de orgullo de los de su clase, de ahí como habéis dicho ese arrogante "Así somos nosotros". Pero tampoco deja de ser cierto que, una vez decide abrigar a Nikita y cuando está encima de él y lo protege con su cuerpo, le invade un sentimiento totalmente desconocido para él, una alegría y "una extraña y solemne ternura". No puede hablar, pero le da igual, "basta con que yo sepa lo que sé", piensa. La última acción del amo Brejunov no es una “comedia”, sino, posiblemente, una verdadera tragedia: el primer testimonio, aunque incierto, del despertar de su conciencia, interrumpido por su muerte intempestiva. Es lo mismo que decíamos para el pobre Iván Ilich. Aquí también se me viene a la cabeza el final de "Martin Eden" de London: "Y en el instante mismo en que lo supo, dejó de saberlo".

      Tolstói no es un escritor simple (no es Ken Follet, para entendernos), y, por tanto, es capaz en tan solo 80 páginas de plasmar la vida en toda su complejidad. Esa complejidad incluye, por supuesto, las contradicciones propias del ser humano, que son las mismas por las que debemos juzgar a Brejunov. Arrogante y solidario al mismo tiempo.

      Eliminar
  3. Bueno, es didicil destacar un momento del relato que haya gustado más que otro, todo en él es preciso y maravilloso. Si he de destacar una escena del libro me quedo con el capítulo 4, en el que se narra cuando nuestros protagonistas se refugian y descansan con la familia que les acoge en su isba. Los detalles con los que estan descritos los personajes, la conversación entre los miembreo familiares, la reticencia a beber vodka de Nikita, cómo se calienta con el las tazas de té que le ofrecen, todos es como estar allí, calentitos, a resguardo. simplemente maravilloso en un libro que no conocía y que ha sido una verdadera grata sorpresa para mi.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravilloso pasaje el que comentas Mildred, pero hay uno, concretamente cuando empiezan el viaje que no me gusta, pero no me gusta porque demuestra lo hijo de p.... que es Brejunov: "Bueno, ¿le has dicho a tu mujer que no le dé vodka al tonelero?- dijo en el mismo tono de antes, plenamente convencido de que Nikita encontraría lisonjero hablar con una persona tan importante e inteligente como él y tan satisfecho de su broma que ni siquiera se le pasó por la cabeza que esa conversación pudiera resultarle desagradable". Que chuleria¡¡

      Eliminar
    2. Mildred: esa escena es un verdaderamente inolvidable y un ejercicio de maestría descriptiva.

      Antonio Luis: Brejunov tiene esos toques tan inoportunos en ocasiones, es cierto. Ya se dice al principio que su ocupación favorita era la chalanería. Es alguien que no tiene tacto ni consideración alguna por los demás. Que se diferente, como se creía Iván Ilich, alguien quien cree que, por ejemplo, la muerte no va con él.

      Eliminar
  4. En cuanto al fragmento, me quedo con el que presenta a ambos personajes, el comienzo de la obra, porque me parece un ejercicio de concisión y de expresión inmejorable. Con tan pocos detalles nos da mucha información sobre los dos protagonistas. Destacaría la siguiente descripción que habla claramente de la seguridad con la que se mueve en el mundo Brejunov:

    "Apenas había atravesado Nikita la cancela y había conducido el caballo a la entrada cuando VAsili Andrich, con un cigarro entre los labios y un abrigo de piel de cordero, ceñido por debajo de la cintura, apareció en la alta escalinata, cubierta de nieve endurecida, que crujía bajo sus botas de fieltro, revestidas de cuero, y se detuvo. Dio una última chupada al cigarro, tiró la colilla, la pisó y, expulsando el aire a través del bigote y mirando de reojo al caballo, empezó a meterse a ambos lados del rostro rubicundo y afeitado (a excepción de los bigotes) los picos del cuello del abrigo, para que la piel quedara dentro y la respiración no la estropeara"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absolutamente memorable esa descripción. Con cuatro líneas Tolstói nos da tanta información. Le basta eso para hacer aparecer a Brejunov como un "dueño" seguro de sí mismo, un hombre indudablemente fuerte, convencido de sus capacidad de contraponerse a las vicisitudes del destino.

      Admirable.

      Eliminar
  5. A mi me ha encantado todo el trayecto de ellos dos en trineo, desviándose del camino, llegando a la aldea, saliendo de nuevo al camino, de nuevo a la aldea, cómo pasan de largo a otro trineo, todo ello es una maravilla. Llegas a sentir el frio como ambos personajes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo leí en agosto y tuve que echarme una mantita.

      Eliminar
  6. Otro pasaje maravilloso, al menos para mi, es el que narra cuando Brejunov queda solo en el trineo y empieza a pensar en sus cosas, en sus negocios, haciendo cuentas, muerto de frio, intentando taparse con la pelliza, cambiando de postura constantemente, intentando dormir, intentando encender las cerillas, fumando, etc......cuando quiere creer que han pasado muchas horas y el amanecer está cercano y mira el reloj y son solo las doce y diez.... está escrito con maestría, ya que te da la impresión de ser tu mismo quién está en el trineo, tiritando, muerto de frio y de miedo, esperando que todo pase pronto, mientras fuera se oye el viento y la nieve arrecia....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Ramonj ese pasaje es una obra de arte, la verdad. Yo creo que nos estamos olvidando de un tercer personaje de la obra, porque me parece que el caballo Mujorti tiene algo que decir, no?

      Eliminar
    2. Cierto Antonio luis, Mujorti, el fiel caballo, es un personaje màs del relato, y para mi fundamental. Por su caràcter parece más afin a Nikita, que incluso le habla y mantiene "conversaciones" con èl, lo anima, lo cuida. Fuerte, inteligente y fiel hasta el final. Con Brejunov, sin embargo, la relaciòn es peor, llegando incluso a abandonarlo en plena huida de èste, dejàndolo solo y totalmente desesperado en mitad de la ventisca, para, siguiendo su instinto animal, acabar encontrando de nuevo al criado.

      Eliminar
    3. RamonJ y Antonio Luis:

      Mujorti tiene mucho que decir. No solo Mujorti, sino la presencia de los animales y de la naturaleza en general en esta obra tiene mucho peso. Una de las características que vimos en Tolstói era la igual consideración en su arte narrativo tanto de personas, animales y objetos. Aquí se ve muy claramente. El caballo es un personaje con igual o más protagonismo que nuestros humanos protagonistas. Es una delicia esa escena del capítulo 1 que presenta a Nikita hablándole a Mujorti y jugueteando con él. Hay una tremenda humanidad en Tolstói hacia todos sus personajes, sean arrogantes comerciantes, sirvientes o caballos.

      Eliminar
  7. Para mí, Brejunov y NIkita no tienen nada que ver con Sancho y Don Quijote, no me parece que formen una pareja de protagonistas que se complementen con la naturalidad de los otros dos o de Holmes y Watson, inlcuso en la propia definición que hace Clarín va despojando a Brejunov de los rasgos de Sancho.
    Por otra parte creo que Brejunov actúa como un cobarde intentando huir y salvarse solamente él, y que la reacción final es una especia de "ya no puedo más" a la que llega empujado por las circunstancias, en la que yo al menos, en una primera lectura, no he apreciado el sentido heróico de la misma.
    En cuanto a las escenas preferidas, me remito a los comentarios anteriores, a la estancia en la casa de la aldea y a la soledad de los protagonistas ante la tormenta. Me gustaría contraponer el final de este relato al de "La tormenta de nieve", escrito por Tolstói en su juventud, en el que el final no es dramático, acabando los personajes en una francachela por el éxito de su viaje, mientras que en "Amo y criado", escrito después de su crisis vital, el desenlace es totalmente diferente, y ya la muerte se hace presente en cada cuento. Saludos a todos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Tolstói en esta época (más que en ninguna) estaba obsesionado con la muerte. No dejen de pasar por alto que Brejunov es un claro alter ego del autor. Todo el relato de su extravío en la gélida noche es una parábola de la búsqueda del sentido de la vida tal como es teorizada en su "Confesión".

      Eliminar
  8. ¡Cuánto se aprende al leer los comentarios! Uno se apartar de su punto de vista y ve otros tan valederos y justificados…Quizás la comparación entre los personajes de las dos obras sea adecuada si pensamos en un Sancho “pragmático” que buscaba el placer en la posesión (el reino prometido) como objetivo de vida (el amo) y en un Quijote idealista, “capaz de todo” y siempre dispuesto a ayudar como el incansable Nikita que resolvía las repetidas equivocaciones de su amo. ¿No les parece? Con respecto al amo, creo que aunque fue inesperada su actitud última (no hay transición o transformación que nos sugiera el cambio como con Iván Ilich) pudo haber pesado un sentimiento de culta que en el fondo sabía que tenía aunque no lo admitiera. Y esa misma culpa lo pudo redimir, en última instancia, haciendo por primera vez lo que debía ¿no creen?

    ResponderEliminar
  9. Totalmente de acuerdo Mimi, yo creo que en ese ùltimo instante, cuando Nikita le dice que se muere...." Durante medio minuto, Vasili Andreich guardò silencio y no se moviò".... yo pienso que en ese medio minuto es donde se produce la conversiòn de Brejunov, y hace por primera vez, como tu dices, lo que verdaderamente debìa hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mimi y RamónJ: sí, es en ese medio minuto donde el narrador permanece fuera del relato y de la cabeza de Brejunov donde ocurre algo que hace que su protagonista se active. El rico comerciante tiene claro que hay que hacer todo lo posible para librarse de su enemigo poderoso que está fuera de él (en forma de nevasca), y de cuyos brazos mortales trata de escapar, pero que, finalmente, también le mata.

      Es muy interesante lo que dices Mimi en cuanto al sentimiento de culpa latente en Brejunov. A diferencia de Ilich que intuye que no ha vivido de la forma "correcta" porque no ha sabido qué es lo "correcto", en Brejunov intuimos que su ceguera es una ceguera a sabiendas. Por eso es capaz de decir en un momento determinado: "Que se vaya al diablo ese bosque. Gracias a Dios tengo bastantes negocios y no lo necesito". Esa lucidez era absolutamente impensable en el pobre Ilich, probablemente porque Brejunov es un personaje más listo que el juez.

      Brejunov es capaz de "ver" su equivocación. La duda está en si hubiese cambiado de modo de vida en el caso de que hubiese sobrevivido a la experiencia en el trineo.

      ¿Creen que sí?

      Eliminar
    2. Puede haber varias interpretaciones. También es posible que Brejunov actuara de forma egoista en lugar de actuar como una especie de héroe salvando a su criado, sino que tal vez se echara encima de Nikita, para vivir él también de su calor....ya que en un momento dado dice: Nikita vive, si él está vivo, yo también estoy vivo..."

      Eliminar
    3. Interesante análisis, RamónJ. Es más, yo creo que esa frase que citas es absolutamente ambigua y puede tener la doble lectura: el sentimiento egoista de Brejunov y la verbalización de su cambio hacia una actitud de toma de conciencia, de solidaridad y compasión por los demás. He ahí la cuestión. Y el genio de Tolstói. Y todavía hay algunos que dicen que Tolstói es sencillo :))

      Eliminar
  10. Os llevo siguiendo durante apenas unas semanas, que ha sido cuando he descubierto este Blog MARAVILLOSO (enhorabuena Barbusse), pero hasta ahora no había comentado nada. Respecto a este relato, que gracias a vosotros a caído también en mis manos, y aparte de los comentarios sobre Nikita y Brejunov que todos vosotros (participantes asiduos) ya habéis hecho, me doy cuenta que nadie salvo Antonio Luis, haya reparado o comentado nada del tercer personaje, el caballo Mujorti, que para mi es un Gran Protagonista también en esta historia. La descripción que hace Tolstoi de él, es tan preciosista, tan escrupulosa y detallista, que lo único que le falta, es dotarlo de habla. Los pasajes donde se muestra la relación de Nikita con Mujorti, te hacen maravillarte de los sentimientos recíprocos de amistad, de ternura, y de confianza que se llegan a dar entre ellos. Esos sentimientos entre el animal y el criado ya se perciben al inicio del relato cuando Nikita se dirige al establo a preparar los enganches para el inicio del viaje y siguen vivos hasta el final cuando el pobre Mujorti muere ("madre mía que disgusto me llevé"!!!). Es cuidado y protección de uno con el otro. ¿No es acaso esta relación también un rasgo autobiográfico del autor, acerca de la compasión y piedad que no solo le inspiraban los débiles sino también los animales? Ya casi al final, antes de su muerte, cuando Brejunov se escapa con Mujorti intentando lograr solo su salvación dejando abandonado a Nikita, ¿no os parece bien hermoso como el caballo termina escapando de las garras Brejunov para acudir al lado de Nikita, para ir a su encuentro, para no dejarle solo? Antonio Luis, bravo por acordarte del caballo !!!! - Mirad este pasaje , de Nikita dirigiéndose a Mujorti apenas comenzado el relato " ¿Qué, tontorrón, te aburres? - dijo Nikita, en respuesta al débil relincho de bienvenida con el que le había acogido el potro bayo, robusto, de alzada mediana y ancas prominentes, que estaba solo en el establo-. ¡Espera! ¡Espera! ¡No tengas prisa! ¡Deja primero que te dé de beber!- decía Nikita, hablando con el caballo como si fuera capaz de comprender las palabras;..."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, gracias anónimo, no puedo llamarte de otra forma pues no te has identificado, pero bueno, también aporto un pasaje verdaderamente increible, pues en realidad más que de un animal parece Tolstoi estar refiriéndose a una persona y es este: "Después de hartarse de agua helada, Mujorti suspiró, moviendo los robustos belfos mojados, de cuyo bigote caían gotas transparentes en el cubo; se quedó inmóvil, como sumido en sus propios pensamientos; luego, de repente, emitió un sonoro relincho". Increible!!

      Eliminar
    2. Rosa y Antonio Luis:es mi escena preferida, deliciosa y de una ternura medida y exquisita. Tolstói se las compone para "hablar" del criado a partir del caballo. Y un poco más adelante, cuando el hijo de siete años de Brejunov se sube al trineo con Nikita (al que llama tío Nikita), redunda en el carácter del criado, concretando, sin decirlo explcítamente, su sencillez y bondad. Enorme.

      (Gracias, por cierto, Rosa, me alegra que te sea de provecho el blog)

      Eliminar
  11. Pero es que Nikita tiene la grandeza dentro de su humildad, de tratar y dirigirse así a los animales, como si fuesen semejantes suyos; Mira este otro pasaje Antonio, cuando se detienen en la casa del campesino a calentarse, descansar y a aclarar el rumbo de su viaje, y Nikita antes de nada y acompañado de Petrushka, se dirige a llevar al caballo al cobertizo y ante el revuelo del resto de animales que allí se encontraba... "Nikita hablo con todos: pidió perdón a las gallinas y las tranquilizó, prometiéndoles que no las molestaría más; reprochó a las ovejas que se hubieran asustado sin motivo y reprendió al perro mientras ataba al caballo..."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfecto. Esa escena refleja la personalidad y humanidad de Nikita. Tanto como su negativa a beber, con el frío que hace y lo duro que le resulta la abstinencia.

      Eliminar
    2. Sí, son esas grandes dotes de observador las que le permiten a Tolstói "decir" mucho de un personaje. A partir de esos pequeños detalles que tan reveladores son. En la vida real también nos dicen mucho de las personas esos pequeños gestos. Esto da mucha sensación de verosimilitud.

      Eliminar
  12. Y hay otro pasaje que a mí me enternece profundamente, cuando se encuentran ya totalmente perdidos y se disponen a preparar el trineo para resguardarse un poco de la nieve : "- Encontraré un sitio -dijo Nikita-, pero antes hay que cubrir al caballo; el pobrecito está empapado de sudor. Apártate un momento - añadió, acercándose al trineo y tirando de la manta, que estaba debajo de Vasili Andreich. A continuación la dobló en dos y tapó a Mujorti con ella, después de quitarle el sillín y la retranca-. Así estarás más abrigado, tonto -decía, mientras le ponía de nuevo el sillín y la retranca, por encima de la manta-."... También increible!!! ¡Que corazón más grande el de este mujik! La verdad es que a mí esta relación que se establece entre ellos me resulta adorable e increiblemente perfilada, descrita y narrada. Pero independientemente de ésto, del trasfondo del relato, vuelve a surgir de nuevo la obsesión de Tolstoi por tratar de encontrarle sentido a la existencia cuando estás al límite de la muerte, cuando estás a las puertas de ella -como en la Muerte de Ivan Ilich-. Por cierto, el anónimo soy yo. Y Ramón va por tí, que mientras yo escribía el comentario de la relación de Nikita con Mujorti, tu también comentabas algo de él, y también resaltabas el pasaje donde se relata la huida del caballo del lado de Brejunov -cuándo este trataba de salvarse solo- para irse al lado de su mujik, de su campesino, del que le prodigaba todos los cuidados, atenciones y afectos..., y te he omitido... lo siento, disculpas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Repara, Rosa, en que también aquí está presente ese pensamiento de negación de la muerte que tan obsesivo era para Iván Ilich. El "No puede ser. No puede ser, pero es", aquí en Brejunov se transforma en "¿Cómo voy a dejarlo todo. ¿Qué es esto? ¡No puede ser!" (capítulo 8)

      Ese es el gran error de ambos. Haberse creído "distintos". La gran lección de Brejunov y de Iván Ilich es una cura de humildad.

      Eliminar
  13. Concretando, el anónimo es Rosa, hasta ahí bien, luego Ramón es omitido por Rosa, es decir por el anónimo, y le pide perdón y luego el anónimo, es decir Rosa, nombra a Antonio que debo ser yo, ya me aclaro; al final esta Mujorti que es el caballo. Este es tu pasaje favorito Rosa, digo anónimo? Es broma mujer, para darle un poco gracejo al asunto que desde que murió Ilich estamos todos tocados. Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Jajaja... Si soy yo, Antonio, lo has interpretado todo perfectamente, aunque hay muchos pasajes bellos en ese relato como para elegir tan solo uno, yo me quedo con esa relación entrañable que se establece entre los dos seres protagonistas más débiles -aunque superiores- del relato. Y es cierto, El JUEZ nos ha dejado secuelas...habrá que decirle a Barbusse que cuando se termine este monográfico -por cierto muy interesante, aunque haya llegado tarde a él-, nos proponga alguna lectura alegre y menos trágica, para compensar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Otoño 2015 será muy muy diferente de carácter. Prometido.

      Eliminar
    2. Podríamos hacer alguna Primavera, aunque fuese sin regalos!!! Me encanta su blog Sr. Barbusse. A quien no se si le va a gustar demasiado, es a mi bolsillo...Gracias por las propuestas y sugerencias de lecturas maravillosas. Blog de Alto Nivel, si Señor!!!

      Eliminar
    3. No des ideas, Rosa, que aquí más de uno se anima y no para hasta conseguirlo.

      Eliminar
  15. Rosa, por mi totalmente disculpada.....por cierto me ha gustado eso que has dicho de los dos protagonistas màs dèbiles, aunque superiores. Totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar
  16. Es ya mucho e interseante lo que se ha dicho. Estoy de acuerdo en que Vasili Andreich actúa por propio egoísmo e instinto de conservación. Y que estoy en desacuerdo con Clarín, no veo la relación entre Quijote y Sancho con estos dos personajes, como ya se ha apuntado por ahí.

    Añadir tan solo que hay un personaje secundario que a mi me gusta especialmente por la pureza, naturalidad y buena disposición que tiene que es el muchacho mujik de la isba que tiene siempre una sentencia sabia que decir sin un ápice de pedantería. Me parece entrañable.

    Por lo demás, Amo y criado me parece una obra soberbia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me extrañaba que no hubiese salido ya un comentario al respecto. Ese personaje al que aludes, Petruja, es fundamental en su esencia tolstoiana. Encarna el ideal ético y existencial del autor. Es lo que tanto anhelaba ser Tolstói y se pasó la vida emulando. Petruja es igual que Guerásim en "La muerte de Iván Ilich". El ojito derecho para Tolstói en esta novela.

      Eliminar
  17. Se ha dicho mucho y no creo que pueda aportar algo nuevo, pero sí puedo aportar un fragmento que me ha gustado mucho dentro de esta obra, que me ha parecido en su totalidad un libro estupendo. Se trata del momento en que amo y criado sentados en su trineo y en medio de la ventisca de nieve se encuentran otro trineo en los que van varios mujiks con algunos tragos de vodka en el cuerpo. Al hablarles Nikita, desde el otro trineo responden algo que no oímos porque se lo lleva el viento. En esto que el trineo de nuestros protagonistas adelantan al de los mujiks´. Durante el adelantamiento, Nikita se fija, con pesar, en el caballo del otro trineo al que aporrean constantemente y va ya sin resuello. Todo esto envuelto en el ruido que hacen la varas del trineo al raspar piedras desenterradas de la nieve y el sonido del viento y la sensación de movimiento. Me parece espectacular ese pasaje y una muesta de la maestria de Tolstoi para narrar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, precioso pasaje, donde por cierto se pone de manifiesto una vez más el carácter de Nikita y su amor a los animales, ya que sufre al ver el maltrato a que están sometiendo al otro caballo. Está narrado de una manera impecable, con un lenguaje puramente cinematográfico.

      Eliminar
  18. Con el comentario anterior me quedé pensando en ese “Así somos…” Volví a leer el texto y el contexto en que aparece y me pareció completamente diferente al que le adjudicaron (“Así somos”, nosotros, los amos, los señores, etc). Fíjense:
    -¡Ya ves! ¡Y decías que te ibas a morir! Quédate quieto, caliéntate. Así, entre los dos…
    Pero, ante su sorpresa, no pudo continuar, sus ojos se llenaron de lágrimas (…) Permaneció en silencio. Tratando de tragar el nudo que tenía en la garganta…”
    “Así somos”, se dijo mientras lo envolvía una especie de sentimiento de ternura muy especial (…) De pronto sintió enormes deseos de compartir con alguien ese sentimiento desconocido.
    -Nikita…
    -Estoy bien, he entrado en calor…
    -Sí, hermano…”

    En el “Así somos” creí percibir nuevamente una sensación de humanidad. Así somos los hombres, los seres humanos. No olviden que es el momento del cambio repentino que al mismo Vasili Andreievich sorprendió.
    Y al fin para corroborar mi percepción agrega: “Sí, hermano”. Ya era su par, su prójimo, otro hombre con el mismo frío y terror que él. ¿Puede ser…?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la ambigüedad a la que juega Tolstói. Y esas son las múltiples lecturas a las que se enfrenta el lector de esta obra. Está claro que el autor no nos lo da todo cerrado. No nos toma por tontos, es un escritor muy inteligente. No es Ken Follet, para entendernos, ya lo hemos dicho muchas veces.

      Eliminar
  19. Como muy bien ha dicho mimi, se aprende mucho leyendo vuestros comentarios.

    Yo ya puedo aportar poco o nada, pero bueno, en primer lugar decir que yo tampoco veo la similitud entre Brejunov y Nikita y Don Quijote y Sancho Panza. Como muy bien dice nuestro señor Barbusse el Quijote es un idealista activo que lucha contra las injusticias, mientras Brejunov sólo piensa en él y Nikita es un idealista, pero tiene los pies en la tierra, no como Sancho.

    En cuanto a si la transformación de Brejunov es verdadera o no, quiero pensar que sí. Es cierto que podemos pensar que realmente fue un acto de orgullo y soberbia, pero al final del capítulo IX podemos leer: “No lo sabía, pero lo sé ahora. Ahora no me equivoco. Ahora sé. Y de nuevo oyó la voz de quien le había llamado antes. ¡Ya voy, ya voy!- dijo con alegría, y todo su ser se llenó de gozo. Sintió que era libre y que ya nada podía retenerle.”. No sé, pero creo que al final se da cuenta de lo realmente verdadero.

    En cuanto a qué pasaje me ha gustado más, soy incapaz de decantarme por ninguno, el libro entero es una obra de arte, pero me encantó en el que Nikita habla con las gallinas, ovejas y el perro cuando entra en el granero. Y estoy totalmente de acuerdo con todo lo que habéis dicho de Mujorti y de su relación con Nikita. Si dejas de pensar en Mujorti como un caballo y te centras en el relato, puedes verlo como otro personaje humano, tal es la maestría de Tolstói. Lo que no acabo de entender, será por la pena que me dio, es por qué muere Mujorti. Si Amo y Criado representa el pensamiento ético de Tolstói, si Nikita sobrevive en representación de la verdadera vida, de la humildad, de la solidaridad, del amor, de la amistad…… ¿por qué muere Mujorti?

    Y estoy totalmente de acuerdo con Rosa, el señor Barbusse nos tendrá que recomendar una lectura más alegre después de este otoño Tolstiano y sin actividades, jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María José: Claro que sí, Mujorti es otro personaje más, al mismo nivel que sus dos seres humanos protagonistas. Acuérdate de lo que decíamos en el primer bloque del Otoño acerca de que Tolstói era un escritor homérico en el sentido de que tenía una mirada detenida, franca y humana sobre cualquier ser u objeto de la naturaleza y que sus presencias en sus obras eran igual de cuidadas. Aqui eso se ve claramente. Hay todo un mundo representado y con una exquisita sensibilidad en todos sus detalles.

      ¿Por qué muere Mujorti? Bueno, era lo más verosímil, pese a que os pese a los defensores "mujortianos" :))

      Ya digo que el próximo Otoño será muy diferente. Ya, de hecho, está decidido quién será su autor estrella. oh!

      Eliminar
  20. 1-Reconozco que no he leído completo El Quijote. Pero no me recuerdan en absoluto Vasili y Nikita a Sancho y el Quijote. Para nada. Yo creo que Nikita tiene poco de Quijote, está muy centrado. Y me imagino que aunque a veces lamenta su vida, sería parecida a la de sus semejantes. No me refiero a que se les fuera la mujer con otro, claro. Me refiero a estar siempre sirviendo a otros y recibir injusticias. Está claro que el amo no se enriquece siendo justo con sus empleados.Y Vasili, es que no me recuerda nada a Sancho. Creí al principio que la equivalencia era al revés, y aunque no la veía, así menos todavía.
    2-Totalmente de acuerdo. Además yo creo que al final, con todo el proceso de salud mental en el que se encuentra, es que no sabe ni lo que hace. No tiene ganas de tener que dar explicaciones si el criado muere, de alguna forma nos lo dice. Pero en esa parte que parece que está eufórico yo creo que ya no es él. Tampoco creo que sea consciente de su muerte. Aunque al final nos dice que ya sabe y que estaba equivocado, hasta ahí no le parece posible morirse y dejar todo su imperio aquí. Además a su mujer, que la tiene por tonta.Yo creo que al final parece que se entera de la verdad porque Tolstói no quiere que arda en el infierno...(Que bueno,si tiene que ir al infierno por ser un comerciante así, menos mal que no vive en España en nuestros tiempos...Lo que se perdió Tolstói,le daba para unos cuantos libros).
    3- "Antes de morir pidió perdón a su vieja y le perdonó su relación con el tonelero.También tuvo tiempo de despedirse de su hijo y sus nietos.Sintió un sincero alivio al pensar que su muerte libraría a su hijo y a su nuera de la carga que suponía alimentar una boca más, y se alegró de pasar de una vez por todas de esta vida que se había hecho tan aburrida a esa otra que de año en año y de hora en hora se le había vuelto más comprensible y atractiva". Me gusta este fragmento. Nikita me gusta de por sí y es una lástima que no hubiera podido hacer algo que le gustara de verdad en su vida. Opino que eso sucede a la mayoría de las personas. Nikita deja todo atado y bien atado, sin ningún fleco, eso le sale genial. Y me pregunto si este final es el que hubiera querido Tolstói para sí mismo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inés, el final es soberbio, el mejor de los finales posibles, desde luego, nada tópico. Nikita, al contrario que Brejunov, ya tiene su propia identidad, su propio yo formado antes de todo el suceso. Está de acuerdo consigo mismo, por eso no le cambia nada la experiencia. A Brejunov le cambia al menos durante el tiempo que permanece en el trineo arropando al criado. Lo que no sabemos, como ya hemos dicho, es si ese cambio, en el caso de sobrevivir, se hubiese mantenido o no. Eso no lo sabemos. Yo creo que no. La gente cambia momentáneamente cuando le ve las orejas al lobo. Luego, se olvida. No te parece?

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo, y más en este libro que escuchan hasta al lobo! ;)

      Eliminar