lunes, 15 de diciembre de 2014

Un editor en el infierno: Diego Moreno

Diego Moreno, esperando que llegue la nieve

Ya solo por tener en su catálogo el Michael Kohlhaas de Heinrich von Kleist (un autor reverenciado en este infierno), La muerte de Iván Ilich de Tolstói (la mejor edición en castellano que pueda leerse), y la colección de Cartas a Felice de Kafka  (inencontrable en librerías) merecería que volviésemos la cabeza para detenernos y valorar la estupenda labor de Diego Moreno al frente de la editorial Nórdica. Fundada por este madrileño en 2006, esta firma nacía con la idea de publicar la buena literatura de los países del norte de Europa, aunque poco a poco ha ido ampliando su espectro geográfico hacia otras latitudes. Diego apuesta por tres ingredientes esenciales: la calidad literaria, el cuidado y respeto de los oficios del libro. Con esa premisa, Nórdica edita tanto novela como poesía, y da cabida desde autores poco conocidos hasta clásicos indiscutibles recuperados (sin ir más lejos, el Hamlet de Shakespeare en la rescatada versión de Moratín). Su colección de libros ilustrados para adultos es un emblema del quehacer de la editorial y debería ser un destino recurrente para todo lector bien instruido.


Nadie lee nada. Si lee, no comprende nada, y si comprende, lo olvida enseguida. No lo digo yo, son palabras de Stanislaw Lem. ¿Demasiado pesimista?

Bueno, un poco pesimista sí que es. Es cierto que se lee poco, pero la supervivencia de editoriales como Nórdica pone de manifiesto que cada vez hay lectores más exigentes, mejor formados y con ganas de descubrir títulos y autores nuevos.

El primer título de la Trilogía de Tora
Imagínese que una inundación –por elegir una catástrofe– amenaza con hacer desaparecer su fondo editorial. ¿Qué libro (solo uno, por favor) salvaría?

Difícil elección… posiblemente el estuche con los tres tomos de la Trilogía de Tora. Para mí fue todo un descubrimiento y hemos conseguido que miles de lectores se emocionen con la vida de esta niña noruega. De lo mejorcito de la literatura nórdica de la segunda mitad del siglo XX.

Yo le digo: la calidad en la literatura es subjetiva. Y usted me dice… 

Pues yo diría que no… Aunque el canon se va modificando, los elementos que hacen que un libro sea una gran obra son bastante objetivos. Otra cosa es que nos guste o no, que es diferente. Simplificando mucho, cuando pasados muchos años desde su publicación, un texto nos sigue conmoviendo, nos sigue pareciendo moderno, tiene algo que contar y lo cuenta bien, entonces objetivamente estamos ante una obra de calidad. 

¿Con qué personaje de ficción le gustaría irse a tomar unas copas? 

Te iba a contestar que con Josef K, pero no le veo mucho de copas. Por eso, sin duda con Elling, el protagonista de la tetralogía que lleva su nombre. No es porque lo hayamos publicado nosotros, je, je, pero es un personaje fascinante. Tomarme un vino con él y hablar de poesía sería todo un placer. 

¿Qué título publicado por otra editorial le hubiese hecho feliz tener en su catálogo? 

Sin lugar a dudas Hambre, de Knut Hamsun. Es mi novela preferida.

¿Soy un retrógrado, un romántico o un friki si le digo que mi experiencia con el libro electrónico me ha producido un efecto rebote y ahora compro más libros en papel que nunca? 

En absoluto. Nosotros publicamos muchos libros en formato electrónico, incluso en App, pero para mí el libro en papel (bien editado, eso sí) es insustituible. Es cierto que hay momentos en los que el ebook es muy práctico, pero la experiencia lectora, desde mi punto de vista (seguramente soy un romántico / retrógrado como tú) no tiene nada que ver. 

Un libro-hacha para Diego Moreno

Decía Kafka que un libro debe ser el hacha para el mar helado de nuestro interior. ¿Algún libro-hacha que destaque en su vida?   

Me gusta mucho Kafka y, como ya he comentado, Hamsun. Dos libros importantes para mí han sido El proceso y Hambre. 

Un libro que detesta o al que le tiene especial manía es… 

La verdad es que tengo muchos prejuicios y hay muchos libros que no me gustan nada, pero prefiero guardar silencio para no ofender a nadie. 

En literatura, ¿está todo inventado? 

No sé qué decirte. Como lector pocas veces me seducen las propuestas que pretenden inventar algo. El año pasado, por ejemplo, disfruté mucho leyendo Limónov, pero ese ejercicio metaliterario no es algo nuevo, se lleva haciendo mucho tiempo. 


La poesía está presente también en Nórdica

Dígale algo a un adolescente que no lee para que se sienta interesado por la lectura; o lo que es lo mismo, ¿qué nos aporta el acto de leer? 

Para los que disfrutamos leyendo hay pocas cosas tan placenteras (y, además, baratas y accesibles) como leer un buen libro, pero es algo difícil de transmitir a alguien que no lee. Sólo la pasión que mostramos cuando hablamos de un libro o un autor que nos gusta puede motivar a alguien a leer. Éste es parte de nuestro trabajo como editores, trabajar con pasión para que los lectores, y los que leen menos, se sientan atraídos por nuestras propuestas. 

Si mañana los alienígenas invadieran la Tierra y estos quisieran hacerse una idea, leyendo un libro, de cómo son los humanos, ¿qué obra les aconsejaría para ilustrarlos? 

Posiblemente Si esto es un hombre, de Primo Levi, pero entonces saldrían corriendo de este planeta… 

Un clásico de la literatura que le sonroje no haber leído aún. 

Un libro que creo que no he llegado a terminar nunca es Guerra y Paz. Es de esos libros que tienes la impresión de haber leído, pero que seguramente no lo has hecho. 

Dígame un libro que le haya hecho reír (con o sin carcajadas). 

Aunque no me suelen atraer los libros de humor, he disfrutado mucho con algunos escritores nórdicos como Paasilina. Tiene un sentido del humor gamberro y original. También me reí mucho con un libro que publicamos hace un par de años de un autor Noruego, Erlend Loe (Naíf. Súper). 

Elling, un personaje de grata compañia
Y otro que le haya hecho llorar (con o sin lágrimas). 

Me emocionó leer Cartas de cumpleaños de Ted Hughes, un fantástico poemario reeditado el año pasado coincidiendo con el 50 aniversario de la muerte de Sylvia Plath. 

Un autor de cabecera y otro de cabezada. 

Un autor de cabecera para mí es Michel Houellebecq. Un autor que, lo siento, pero me aburre poderosamente es J.M.G. Le Clézio. 

Un autor del momento que presume se seguirá leyendo dentro de cien años. 

Aunque ya es mayor, creo que las novelas de Richard Ford se leerán siempre. 

¿Cuál es su lema como editor?

Pronto llegará la nieve. Se siente en el aire (je, je)

¿Qué opinión le merece la opinión de que los libros son caros?

En general los libros no son nada caros. Caro es un gin-tonic, pero ¿un libro? Una buena historia en una buena edición es de las cosas más baratas que existen. Ahora bien, entiendo que con el poco dinero que hay ahora mismo en nuestro país todo puede parecer caro. 

¿Cuál de los títulos que usted ha editado es el más vendido?

Hay varios libros que hemos vendido muy bien, como los del Nobel Tranströmer o, más recientemente, Atlas de islas remotas. 

¿Qué tiene Cincuenta sombras de Grey para vender 30 millones de ejemplares en todo el mundo?

Pues no lo sé. Habrá que preguntar a los lectores. Es uno de esos fenómenos que sigo sin entender. Con la de libros eróticos buenos que hay… 

Dos clásicos ilustrados

Defíname lo que es para usted un libro bien editado. 

Un libro es el que el aspecto formal (papel, tipografía, interlineado, tapa…) no entorpecen la lectura sino que contribuyen al placer desde antes de abrir el libro. Cuando vas a la estantería, coges un libro y desde el primer momento disfrutas del peso, del tacto, del olor… entonces estamos ante un libro bien editado. Puede parecer una gilipollez, pero en Twitter hay que gente que escribe que está oliendo nuestros libros, eso es lo que buscamos.

¿No debería pagarse el precio de un libro una vez leído, y no previamente sin que sepamos si nos va a gustar? 

Sí, claro, y una comida después de comer, y una película después de verla… No creo que hay que confiar en el sello editorial como confiamos en un cocinero o en una bodega. 

¿Hay muchos gatos -bien maquillados- y pocas liebres en los expositores de las librerías españolas? 

Como publicamos mucho hay, necesariamente, de todo, pero cuando viajas y ves las mesas de novedades de librerías prestigiosas fuera de España te das cuenta de que el nivel que tenemos aquí es muy, muy alto. Como lector estamos en el mejor momento posible para encontrar libros atractivos en las librerías. Una pena que la economía no ayude… 

¿Editar en España es llorar o lloriquear? 

Yo soy de los editores que prefieren trabajar a quejarse. Somos muchos los editores que nos ponemos el mono de trabajo todos los días para hacer viables  nuestros proyectos, visitando librerías, intentado llegar al mayor número de lectores y haciendo libros de la mejor manera posible. 

Una ilusión aún no cumplida. 

De momento todas se van cumpliendo…

6 comentarios:

  1. Recuerdo grandes títulos y autores en esta editorial, Bartleby el escribiente, Jekyll y Hyde, el festín de Babette, Verne, Ibsen, Strindberg, Kafka, Conan Doyle y un largo etc. Interesantísima entrevista. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. De nuevo, magnifica entrevista.
    un saudo

    ResponderEliminar
  3. Esa edición de El proceso de Kafka que sacó Nórdica es maravillosa.

    Y estoy con el editor, las Cartas de cumpleaños de Hughes son una gran lectura.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Casi todos los libros de Nórdica, al menos los que yo conozco, son pequeñas joyas con las que disfrutar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Me sorprendió ver el otro día en una librería especializada en cómics como es Joker en Bilbao, una estupenda sección con los libros ilustrados de Nórdica. Me pareció un acierto de la librería. La entrevista fantástica como todas las de la serie de editores que está realizando, muchísimas gracias por acercarnos a ellos, Barbusse.

    ResponderEliminar