miércoles, 27 de abril de 2016

Descréditos


«Al igual que se tiene un concepto de las carnes y pescados y comestibles semejantes, sabiendo que eso es un cadáver de pez, aquello cadáver de un pájaro o de un cerdo; y también que el Falerno es zumo de uva, y la toga pretexta lana de oveja teñida con sangre de marisco; y respecto a la relación sexual, que es una fricción del intestino y eyaculación de un moquillo acompañada de cierta convulsión. ¡Cómo, en efecto, estos conceptos alcanzan sus objetos y penetran en su interior, de modo que se puede ver lo que son! De igual modo es preciso actuar a lo largo de la vida entera, y cuando las cosas te dan la impresión de ser dignas de crédito en exceso, desnúdalas y observa su nulo valor, y despójalas de la ficción, por la cual se vanaglorian. Pues el orgullo es un terrible embaucador de la razón, y cuando piensas ocuparte mayormente de las cosas serias, entonces, sobre todo, te embauca. Mira, por ejemplo, qué dice Crates acerca del mismo Jenócrates.»
Marco Aurelio. Meditaciones

2 comentarios:

  1. Las Meditaciones de Marco Aurelio, lo abro periódicamente por cualquier página y siempre me habla como el primer día, a través de los siglos. Es como el Robinson Crusoe de Betteredge ;)

    ResponderEliminar
  2. Leer a Marco Aurelio, como las Cartas a Lucilio de Séneca, es siempre un gran consuelo para poner en perspectiva las cosas de la vida. Eso sí, ellos no se resignaban sin más a una existencia de desprendimiento intelectual, sino que se volcaban en la actividad política, lo que en el caso de Marco Aurelio implicaba también largas campañas militares.
    P.D.: Me resulta curioso que sepa decir algo desagradable de los placeres de la vida excepto del vino de Falerno.

    ResponderEliminar