lunes, 11 de abril de 2016

Lectura ilustrada Don Quijote, I, caps. 32-35

Ilustración de Miguel Ángel Martín para la ed. de Madrid, Reino de Cordelia, 2015

Actividades

A) Di si son verdaderas o falsas estas afirmaciones: 1. El personaje que vemos en la ilustración es un caballero rico y principal de Florencia llamado Anselmo. 2. Anselmo comparte una excelente amistad con Lotario, por lo que ambos son conocidos con el apelativo de los dos amigos. 3. Un día, Lotario le propone a Anselmo poner a prueba la fidelidad de su esposa, Camila. 4. La imagen de arriba plasma el momento en que, a través del agujero de la cerradura, Anselmo ve cómo Lotario empieza a insinuarse a Camila. 5. Lotario, por su parte, está casado con la hermosa Clori. 6. Camila tiene en Leonela, su doncella, una confidente del amor que siente por Lotario. 7. Camila, para hacer más real su plan para engañar a Anselmo, llega a clavarse una daga en una pierna. 8. Camila escapa una noche de casa en busca de Lotario, y éste la aloja en un monasterio en que es priora una hermana suya. 9. Anselmo, aunque no llega nunca a perdonar a Camila, sí termina reconociendo que el juego emprendido ha sido necio e impertinente. 10. Tras conocer que Lotario ha muerto en una batalla, Camila acaba en breves días su vida, entregada a las rigurosas manos de tristezas y melancolías.

B) En este enlace puedes ver varias ilustraciones relativas a los cuatro capítulos leídos. Agrúpalas en función del capítulo al que hagan referencia. Busca y localiza después en tu libro párrafos que describan respectivamente las ilustraciones nº 1, 6, 7, 9 y 11, y cópialos o, si te resulta más cómodo, hazles una foto. Contesta: ¿En qué imagen aparece Felixmarte de Hircania? ¿Y Cirongilio de Tracia?

Envía tus respuestas a elinfiernodebarbusse@gmail.com a lo largo de esta semana. Si por algún motivo no has podido leer durante esta semana, no hay problema por enviar varias actividades conjuntamente, siempre que esta excepción no se convierta en un hábito general.

Pregunta conjunta

¿Qué enseñanza podemos obtener de La novela del curioso impertinente? Comparte tu opinión en la zona de comentarios.

Apunte gráfico (solo para curiosos) ver

Recuerda que tienes a tu disposición otras muchas ilustraciones referidas a los capítulos leídos en el Banco de imágenes del Quijote y en la Iconografía Textual del Quijote. ¡Puedes seleccionar y descargar las que más te gusten y formar tu propio álbum gráfico personalizado de la novela al final de la lectura!

22 comentarios:

  1. En mi opinión la principal enseñanza que nos aporta este relato puede resumirse en la siguiente frase: La curiosidad del ser humano es mucho más poderosa que su confianza, necesitamos pruebas, certezas, no basta creer. Que tire una piedra quien no le pique la curiosidad o haya fantaseado en alguna ocasion sobre la solidez de una relación afectiva.

    ResponderEliminar
  2. Yo lo resumiría con una frase hecha: no hay que tentar al diablo, porque el roce y la pasión están a un paso del recato y la fidelidad. No se puede poner la mano en el fuego por ninguna relación, y menos ponerla a prueba porque puede fallar. Las pasiones humanas son muy poderosas.
    Y también podemos decir que la curiosidad mató al gato.
    Un saludo, señor Barbusse

    ResponderEliminar
  3. Por decir algo diferente a los anteriores comentarios, subrayaría que me llama la atención la actitud del marido, no tanto la del amigo o la esposa, que son psicológicamente más comprensibles.
    Nunca entenderé por qué hay personas inquietas, insatisfechas, cuando todo en su vida va bien.
    Así que supongo que en cierto sentido, con lo que me quedo es con lo que le diría al marido, en frase hecha en inglés: If ain't broken, don't fix it. Quédate satisfecho con las cosas como están; si tu matrimonio funciona, para qué intentar "mejorarlo" con pruebas en las que no tienes nada que ganar y sí mucho que perder.
    La insatisfacción vital de quien tiene en la vida todo lo que puede desear y, aún así, quiere ponerlo a prueba sin haber razón para ello.

    ResponderEliminar
  4. Si pensamos cual puede ser la enseñanza que nos deja la historia del curioso impertinente podemos pensar que sería lo costoso que pueden llegar a ser las impertinencias, las acciones indiscretas o poco oportunas y la libertad de probar la tentación.

    Para mi, la moraleja es que no es bueno tener demasiada curiosidad ni desconfiar de los que te quieren.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. No tientes al diablo porque se puede salir con la suya. Y también en cuestión de amores, no pongas la mano en el fuego por nadie porque te puedes quemar.

    ResponderEliminar
  6. Es preferible no saber sobre ciertas cosas, ni ponerlas a prueba, sobre todo aquellas que a nadie va a beneficiar. Está claro que Anselmo no quiere a su mujer o, si la quiere, es de forma muy rara. Precisamente porque el amor se fundamenta en la confianza, si no, apaga y vámonos.

    ResponderEliminar
  7. No solo la avaricia rompe el saco. Anselmo probó no solo la fidelidad de su mujer sino tambien la del amigo, y las dos las perdió. En esta vida quien juega con fuego acaba quemándose.

    ResponderEliminar
  8. El ser humano es voluble y está gobernado por sus pasiones. Curioso el que todos los personajes de la historia, de una manera u otra, traicionen la confianza de los demás.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  9. Por no reiterar lo ya dicho (y muy bien dicho) en todos los comentarios anteriores, simplemente diré que, en mi humilde opinión, Cervantes está “poco fino” metiendo “con calzador” esta novela ejemplar dentro de la narración. De hecho es el único momento dentro de toda la obra (teniendo en cuenta las dos partes) en las que yo noto que el ritmo se rompe por completo y hay un pequeño bajón. No es lo mismo que la historia de Cardenio, por ejemplo, que se nos va contando perfectamente intercalada con la narración, de modo que el ritmo jamás se resiente. En fin, sólo es una opinión. Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  10. A parte de coincidir con Marco Antonio, en que se nota que la novelita se introduce de forma forzada en el conjunto de la historia y por un momento perdemos un poco el ritmo que traíamos, y coincidiendo con los demás compañeros en sus comentarios, la enseñanza que nos transmite quedaría resumida en una frase que en la misma novela se indica " Mira que el que busca lo imposible, es justo que lo posible se le niegue...". Cervantes, en mi pequeña e insignificante opinión pone de manifiesto con esta novela, la fragilidad de los valores por muy íntegros que estos sean. En este caso, tanto el idílico y perfecto amor, como la amistad perfecta de los dos amigos, se destruyen, y todos terminan traicionándose entre ellos. Es poco creíble la historia en la forma que está contada, pues no nos entra en razón que alguien sea tan extremadamente necio y caprichoso como para someter a semejante prueba a su pareja, sin pensar en las consecuencias que eso pueda tener y saber de antemano que semejante estupidez solo puede terminar sino en tragedia, sí en situaciones en extremo delicadas. Pero sí creo lo que se percibe en esta narración, y es que incluso los valores más preciados (amor, confianza, amistad), si no se cuidan lo suficiente, o se los someten a pruebas estúpidas e innecesarias, penden constantemente de un fino hilo para ser destruidos. (En este caso, eso sí, Cervantes lo lleva al extremo, algo que empieza en un juego termina fatídicamente en tragedia para todos).

    ResponderEliminar
  11. Particularmente a mí no me parece que el ritmo de la novela baje con la inserción de este relato u otros, como es el caso de la "Historia del cautivo", que un poco más adelante leeremos. En esto, como dice Marco Antonio más arriba, solo podemos dar nuestra opinión, nuestra percepción personal.

    Durante mucho tiempo a mí, como lector, me ha resultado molesto el hecho de que las aventuras de don Quijote y Sancho se vean interrumpidas por otras narraciones ajenas a la trama principal. Hoy no me parecen "piedras" en el camino, la verdad, todo lo contrario, aparte de parecerme deliciosas, refuerzan esa intencionalidad -contínua en toda la novela- que tiene Cervantes de dotar de realidad, de autonomía a sus personajes (recordemos cuando el propio novelista se mete en la novela, la atribución a Hamete Benengeli, y tanto otras técnicas novedosas). Y además, dan sensación de agilidad -por contraste-, de respiro a las andanzas de nuestro caballero andante y de su escudero. De todas formas, insisto, esto va por gustos, incluso, dentro de los gustos, por épocas, por relecturas.

    Para los interesados en saber algo más de la "Novela del curioso impertinente", les aconsejo la lectura de un breve e interesante artículo firmado por Antony van Beysterveldt titulado "El tema del Curioso impertinente y su relación con el Quijote". Pueden buscarlo y leerlo o descargarlo completo en internet. El autor subraya el hecho de que todos los personajes de esta novelita, sin excepción, resultan ser unos manipuladores (todos manipulan, en algún momento, a otro para conseguir sus deseos).

    Es interesante también apuntar que el propio Cervantes, en la segunda parte del Quijote, se hace eco de las críticas o "peros" que los lectores venían poniendo a la primera parte de la obra por el hecho de introducir otros relatos, en concreto el del Curioso impertinente, que nada tienen que ver con la trama principal del Quijote. La crítica la ejerece el personaje del Bachiller Sansón Carrasco quien, en el comienzo de la Segunda Parte, dice estas palabras: "Una de las tachas que ponen a la tal historia es que su autor puso en ella una novela intitulada el Curioso impertinente; no por mala ni por mal razonada, sino por no ser de aquel lugar, ni tiene que ver con la historia de sumerced del señor don Quijote". Hasta el mismo Sancho, con esa gracia que le caracteriza, se atreve a opinar, diciendo : "Yo apostaré que ha mezclado el hideperro berzas con capacho.”

    En fin, ya vemos que también los "errores" de esta gran obra resultan ser absolutamente geniales. No hay obra de arte humana ajena al defecto. Mejor no tocarla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre Sancho, sembrado. jajajaj

      Eliminar
    2. A mi, esta novela corta de influencia italiana, posiblemente escrita con anterioridad y que Cervantes incluye en el Quijote, me parece, y en esto esto de acuerdo con Marco Antonio, que la añade a las aventuras de don Quijote, sin un sentido claro, y aunque no me suponga una piedra en el camino que supone la lectura, si al menos me pregunto que le movió a añadirla. De todas formas la novela es magnifica y yo como no se inglés, me limito a decir que este Anselmo era un verdadero gili..., yo creo que su estado de aburgesamiento y de aburrimiento es tal, que le llevan a valerse de un amigo para probar la fidelidad u honradez de su esposa, cuando ya sabes de antemano que la apuesta te va a salir mal, porque ese tipo pruebas son muy arriesgadas y pueden costar caro, ya te puede ocurrir sin probar, ni utilizar un amigo, pues para que hacerlo. No comprendo a este Anselmo, la verdad, pero idiota es un rato.
      un saludo

      Eliminar
  12. Al final ha surgido un debate muy interesante en torno a estas historias que Cervantes inserta con toda intención. Como dice Mr. Barbusse, es cuestión de gustos. A mí por ejemplo se me hizo más pesada la historia de Marcela y Grisóstomo. En cualquier caso, supongo que Cervantes tomó nota porque si no recuerdo mal, en la segunda parte abusa menos de este recurso.

    En cuánto al impertinente de marras, tentó la suerte y ya sabemos lo que pasa. Cuando surge la pasión amorosa no hay voto de fidelidad que valga: o se pone tierra de por medio o es difícil resistirse. La naturaleza es sabia y nos conduce por donde ella quiere. Por eso es mejor evitar ciertas situaciones: "solo se vence la pasión amorosa con huilla, y que nadie se ha de poner a brazos con tan poderoso enemigo, porque es menester fuerzas divinas para vencer a las suyas humanas". Como disfruto con estas perlas de sabiduria que contiene por doquier este libro, ya solo por eso vale la pena. Cervantes además de hombre de mundo era un gran humanista.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Como se suele decir, como gustos hay colores. A mi no me ha resultado pesada esta historia del "Curioso impertinente" y tampoco creo que rompa el ritmo, es más, me resulta "curiosa" esta interrupción de las aventuras de nuestro hidalgo y Sancho. Como muy bien habéis dicho, es cuestión de gustos.

    En cuanto a la historia de este impertinente, que lo es, y mucho, es increíble. Echa por tierra uno de los principios básicos de las relaciones humanas, no sólo entre parejas, la confianza. Sin confianza vamos listos, poner a prueba a los demás es de necios. Posiblemente a todos en alguna ocasión nos haya "traicionado" alguien, pero eso forma parte de la vida y por eso mismo, el amor o la amistad que te acompañan durante toda la vida, basadas en la confianza, valen tanto.
    Este Anselmo definitivamente es idiota Y aunque Anselmo es el que inicia todo este lío, estoy de acuerdo con que de una manera u otra, al final todos, sin excepción, resultan ser unos manipuladores.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Después de tantos interesantes comentarios, sólo voy a añadir que , como dijo Voltaire, "quien desconfía, invita a ser traicionado". Además de esta petulancia mía, sacada de uno de esos libros de citas célebres, diré que me gusta diferenciar entre desconfianza, algo casi siempre negativo, y curiosidad. Sin esta, pocas cosas pueden lograrse.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va, Voltaire nunca es petulante, todo lo contrario.

      Eliminar
  15. De acuerdo en que la curiosidad impertinente (qué bien define el título la personalidad de Anselmo), y yo añadiría que hay veces en que uno ya no sabe qué más pedirle de bueno a la vida y se busca algún laberinto para entretenerse. Supongo que habrá estudios sobre el tema de la inserción de estas novelas en la trama del Quijote y supongo que a lo mejor se cobraba por cantidad de hojas o pliegos entregados a imprenta o algo así.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Lo que nos enseña este relato es que la curiosidad a veces hay que tragársela porque es peligrosa. Como le pasó al curioso impertinente que por curioso se quedó sin mujer.
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  17. Estoy de acuerdo con muchos comentarios, La novela del curioso impertinente nos enseña lo malo de ser desconfiado y tentar a la suerte, además de mostrar lo mal que acaban aquellos que no se conforman con su suerte y se buscan problemas que no tienen.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Llego tarde como para comentar nada nuevo. Quizás sólo añadir que no debe leerse la novela con ojos modernos, del s. XXI, porque las afirmaciones sobre la debilidad de la mujer (que la que no es infiel es porque no tiene ocasión, entre otras lindezas), nos llevarían a tirar El Curioso Impertinente al patio para quemarlo.

    ResponderEliminar
  19. A mí la historia del curioso impertinente me ha parecido una novela rosa dentro del Quijote. Tiene ese puntito "culebrón". No esperaba yo esto,jajajajaja. Hay dos refranes que me han venido a la mente. Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe, y que la curiosidad mató al gato. En mi casa siempre se dijo que la curiosidad es buena para la ropa blanca.
    Anselmo fue a por lana y salió trasquilado. Bueno, salieron todos bastante mal. Pero yo creo que en realidad, Camila se da cuenta de cómo es Lotario (qué nombre!) y ve que es de sabios rectificar. Aunque les sale a todos mal. Podían vivir felices y comer perdices también. Pero no. Yo creo que podemos aprender que la vida es como una caja de bombones, nunca sabemos qué nos va a tocar!.
    A mí me gustan estas "piedras" en el Quijote. Si no, se me haría el tema muy...uniforme? Un saludo!

    ResponderEliminar