lunes, 25 de septiembre de 2017

Otoño Woolf 1. La mujer que cambió la literatura

Virginia Woolf, ca. 1920

«Si la vida tiene una base sobre la que sostenerse de pie, si es un cuenco que se llena y se llena, en este caso mi cuenco se apoya en este recuerdo. Es el recuerdo de estar en la cama, medio dormida, medio despierta, en el cuarto de los niños de St. Ives. Y es oír olas al romper, una, dos, una dos, y enviando el agua a la playa; y después, rompiendo, una, dos, una, dos, detrás de una persiana amarilla. Es oír cómo la persiana arrastra por el suelo la pequeña pieza en forma de bellota, al extremo del cordón, cuando el viento impulsaba la ventana hacia fuera. Es estar acostada y oír el agua, y ver esa luz, y sentir, es casi imposible que yo esté aquí; sentir el más puro éxtasis que se pueda concebir.

Podría consumir horas escribiendo esto tal como debiera escribirse, a fin de comunicar aquella sensación que incluso en este momento experimento con mucha fuerza. Pero no lo conseguiría (a no ser que tuviera una suerte maravillosa); me atrevo a decir que solo habría podido tener esa suerte si hubiera empezado por describir a la propia Virginia

Y aquí me encuentro ante una de las dificultades del escritor de memorias, una de las razones por las cuales, a pesar de haber leído tantas memorias, tantas de ellas son un fracaso. Dejan fuera a la persona a quien le ocurren las cosas; la razón es que es muy difícil describir a un ser humano. Dicen: "Esto es lo que pasó", pero no dicen cómo era la persona a quien le pasó. Y los hechos poco significan si antes no conocemos a la persona a quien le ocurren. ¿Quién era yo entonces? Adeline Virginia Stephen, segunda hija de Leslie y Julia Prinsep Stephen, nacida el 25 de enero de 1882, descendiente de gran número de personas, unas famosas y otras oscuras; nacida en el seno de una familia numerosa, nacida no de padres ricos, sino acomodados, en un mundo de finales del siglo XIX, muy comunicativo, literario, epistolar, dado a las visitas y que sabe expresarse; de tal manera que si quisiera tomarme tal molestia podría escribir mucho aquí, no solo acerca de mi padre y mi madre, sino también de tíos y tías, primos y amigos. Pero ignoro cuánto de esto o qué parte de esto me hizo sentir lo que sentí en el cuarto infantil de St. Ives. No sé hasta que punto soy diferente a los demás.»

(Virginia Woolf. Momentos de vida
___________________________________________________________

ACTIVIDAD 1:

A) En el material de trabajo que has recibido en tu correo encontrarás el texto Biografía e influencias de Virginia Woolf (Fuente 1A). Léelo y, basándote en él, completa el siguiente crucigrama. (El crucigrama no es autorellenable, has de descargarlo, imprimirlo y, una vez completado, hacerle una foto para enviar). 

B) Asimismo, lee el texto ¿Por qué leer hoy a Virginia Woolf? (Fuente 1B) y, basándote en él, contesta a las siguientes preguntas: 1. ¿Qué envidiarían muchos terapeutas de la literatura de Virginia Woolf? 2. ¿En qué sentido es una escritora radical? 3. ¿Qué suele enganchar al lector al comenzar una novela de esta escritora? 4. ¿Qué actitud por parte del lector espera la autora? 5. ¿Por qué se ha tildado a la Woolf de ser una escritora difícil? 6. ¿Qué otros autores pertenecen al modernismo literario anglosajón y qué rasgos tienen en común? 7. ¿A qué lectores puede ir dirigida la obra de Virginia Woolf? 8. Expresa tu opinión: ¿crees que hay una literatura de mujeres y otra de hombres? 

B)  Lee el artículo de Anthony Burgess "Para entender a Virginia Woolf", (El País, 27-03-1991) y, a continuación, desarrolla brevemente esta cuestión: ¿Qué semejanzas y qué diferencias hay entre la literatura de Joyce y la de Woolf?

¡¡Envía esta actividad a elinfiernodebarbusse@gmail.com, junto con las restantes propuestas en este Otoño Woolf, antes del 14 de octubre y participa en el sorteo de 3 ejemplares de La señora Dalloway!! Toda la información aquí

5 comentarios:

  1. Aviso a los participantes:

    Aclararles, más que nada para que no se empeñen en la cuadratura del círculo, que en la Fuente 1A se ha detectado un error (las fuentes no son infalibles, como ven) en la escritura del nombre de la Editorial que el matrimonio Woolf dirigió. Hagan el favor de cotejarlo con otras fuentes, hoy fácilmente disponibles a través de Internet.

    Es correcto, sin embargo, el espacio que el crucigrama deja para ese nombre en 21 horizontal.

    Disculpen las molestias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Otra cosa, para los nuevos en estos Otoños: el crucigrama no es autorrellenable; esto quiere decir que han de descargarlo e imprimirlo para cumplimentarlo. UNa vez lo tengan, bastará que le hagan una foto con el móvil y lo envíen. No se compliquen la vida. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Yo lo estoy autorrellenando... Lo he editado y en ello estoy.... (No tengo bien la impresora 😣). Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Inés siempre ha sido una manitas para temas de ofimática: aún recuerdo con cariño sus actividades de identificación de ilustraciones en la Lectura del Quijote y cómo lo llenaba todo de colores y números, artesanía del editado.

      Eliminar
    2. Bueno, en el crucigrama te puse dibujitos.... pero eso lo hace la aplicación...😁 yo soy una negadiña...jajajajajaja

      Eliminar