lunes, 17 de septiembre de 2012

Nadie está pensando en ti


Roger Rosenblatt es un escritor y periodista neoyorkino con varios libros publicados realmente inteligentes y muy estimulantes. Es el caso de su Rules for aging (Reglas para envejecer), que destaca por ser un compendio de divertidas (pero, ah, verdaderamente sabias) normas de conducta, mezcla de la mejor filosofía estoica, escéptica, cínica y epicúrea, adaptada, eso sí, a la vida del siglo XXI. Presento una selección en tres entradas distintas. Esta es la primera de ellas. Seguro que al leerlas te dices: ¡eso lo he pensado yo!

No importa
Se trate de lo que se trate, no importa. Esta regla es la nº 1 porque añadirá décadas a tu vida. No importa si llegas tarde, si estás aquí o allí; si lo dijiste o no lo dijiste; si tu jefe te mira así o de otra manera; si tenías un buen o mal día... No importa.

Nadie está pensando en ti
Sí, parece que algunos de tus amigos te está traicionando; tu pareja o tu cuñada o tu abogado creen que estás echando algún kilo; ven menos pelo en tu cabeza; tu cliente desconfía de tu argumento... Créelo; nadie está pensando en ti. Están ocupados pensando en sí mismos. 
Igual que tú.

Ignora a tu enemigo o mátalo
Llega un momento en el que surge un enemigo inesperado y es de verdad. Este sí piensa en ti. En todo momento. Es difícil no verlo.
La regla es no hacer nada. Absolutamente nada..., salvo que lo puedas eliminar. Si no le prestas atención, la desesperación irá creciendo en su interior; le acabará llevando a la incoherencia y a la infelicidad. Cuanto más feliz parezca tu vida, más miserable será la suya. 
Si crees que puede eliminarlo, asegúrate de que será de forma rápida, anónima. Incluso él no debe percatarse de que estás acabando con él. Si hay una milésima de segundo en la que se percata de su fin, morirá contento. En general, es mejor dejar a un enemigo sin palabras que sin vida. Piensa: tú eres su obsesión y él es un ladrido en la noche. Ignóralo.

Abuchéate a ti mismo
Hay veces en las que las cosas te salen muy por debajo de tu estándar. Adelántate al juicio de los otros y empieza tú mismo el abucheo. Será bueno para tu salud y privarás a los demás del privilegio de empezar ellos.

Sí, fuiste tú
Si tienes la más ligera sospecha de si era o no tuya la responsabilidad por un error, tan pronto te surja el "Yo no lo hice", descártalo. Si, fuiste tú. Cuanto antes aceptes esa conclusión, antes pondrás remedios. Y vivirás más.

Después de los 30 no es decoroso culpar de tu vida a tus padres
Digamos que después de los 25.

Si algo te aburre, probablemente eres tú
Piensa en ello cuando te lías en charlas incansables que acaban aturdiéndote.

Las apariencias no engañan
Te hayan dicho lo que te hayan dicho, de verdad, no engañan.

No seas ingenioso, ni siquiera listo
Buena parte de la gente realmente inteligente nunca dijo algo ingenioso o brillante. Cuando te encuentras diciendo algo chistoso es que nada sustancial llega a tu cabeza. A veces, a todo el mundo le llega un golpe gracioso y sorprendente y no es fácil resistirse a lanzarlo para el disfrute de otros.
¡Aguanta, por favor! Sobre todo en reuniones sociales, de empresa o cenas de parejas. Si tus salidas son realmente graciosas, ten por seguro que todo el mundo se reirá y aunque sea sonoramente, te verán como una amenaza, y eso será una desventaja para ti.
Acuérdate de Oscar Wilde. Todo el mundo celebraba sus frases ingeniosas, incluso en su proceso por homosexualidad. Una grandiosa estupidez que le mandó a trabajos forzados y acabó con su humor.
Piensa un momento: ¿Te caen bien los ingeniosos en las reuniones sociales?

La soledad es mejor que la soledad en compañía
Siempre que te veas aislado de amigos y sientas el impulso de coger el teléfono y hacer unas cuantas llamadas en busca de compañía, prepárate para lo que sigue, "¡Nos tomamos un chuletón como en los viejos tiempos!" ¡Estupendo! ¡Qué ilusión me hace!".
En cuanto acabes de hacer esos planes, empezarás a notar que es un error. Y el error te pesará antes incluso de la cita.
Es una pena, pero hay que aceptar que la peor soledad es un festival comparado con la compañía de la mayor parte de la gente ("Oye, tenemos que repetir... Te llamo yo la próxima vez")
Acepta la soledad, discrimina la compañía.

Lo que hacen los demás es magnífico
Todos tenemos gente que nos escoge como jueces de lo que hacen, sea cocinar, dibujar, cantar, diseñar ropa o cantar flamenco, y nos acaban pidiendo una opinión sincera porque "tienen confianza total en nuestro criterio". 
Tu respuesta: "Eso que haces es magnífico". Y no añades ni una palabra. Un gesto de cariño y ya. ¿Crees que ellos querían oír otra cosa distinta?

Continuará...

Imagen: René Magritte. Golconde. 1953

9 comentarios:

  1. Muy cierto todo, aunque tal vez se pase con el "cinismo asociado a la edad".

    Y Oscar Wilde ha sido una de las personalidades más brillantes de la historia de la escritura "ever". No creo que nadie aspire a imitarlo y so la hace,más vale que se dé cuenta de que es un error.

    Saludos escritos con pluma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo en lo de Wilde, Maria. Su literatura no ha envejecido, todo lo contrario. Y su ingenio, intacto.

      Me alegra verte de nuevo por aquí.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Qué bueno. Me quedo con el "Si algo te aburre, probablemente eres tú".

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho la de "ignora a tu enemigo o mátalo", es que es total. No vale la pena perder el tiempo odiando a algo o a alguien, seamos prácticos: o nos enfrentamos a eso que odiamos y lo hacemos desaparecer de nuestra vida o estamos perdiendo el tiempo (y la energía) estupidamente. Por cierto, genial la ilustración de Magritte. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Este tío es un puto crack.

    ResponderEliminar
  5. Magnifica entrada de hoy, esto si es un blog de literatura. De todas formas hay un par de apartados que me preocupan, uno el del enemigo cierto, ¿Como lo/a elimino? Y el otro punto es el refrente a aguantarse en no decir nada gracioso e ingenioso en una reunión, ese lo llevo bastante mal.
    Por otra parte el otro día tuve una conversación con mi hijo y le resultaría bastante útil esta entrada.
    Genial jesús. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  6. No se bien quien es este tipo. Pero va de sabio...


    Ahora voy a abuchearme un rato.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Magnifico, Ramón, magnifico

    ResponderEliminar
  8. Pedro: cuantos hay que no paran de decir lo aburridos que están y miran para todos lados menos para sí mismos, verdad?

    Mónica: Cuanta más indiferencia, mejor. Me alegra que te guste Magritte. Gracias.

    Bécquer: pues sí, ya que lo dices así, sí. Es un crack, como Epicteto, Marco Aurelio, Séneca, Montaigne, todos los buenos cracks de los que mama (del verbo mamar).

    Santa Brígida: en eso no te puedo ayudar, Per. Ya sabes, es mejor dejarlo sin palabras que sin vida. En cuanto a las ingeniosidades en las reuniones, percátate de que agradarán a algunos, pero a la mayoría les resultará un motivo más para aborrecerte.

    Ramón: eso, eso, hay que abuchearse, sana costumbre poco practicada, así va el país... Jajaja

    Saludos

    ResponderEliminar