martes, 14 de agosto de 2018

Nada dorado puede permanecer

Fotograma de la película islandesa Heartstone, 2016

Nature’s first green is gold,
Her hardest hue to hold.
Her early leaf’s a flower;
But only so an hour.
Then leaf subsides to leaf,
So Eden sank to grief,
So dawn goes down to day
Nothing gold can stay.

Robert Frost, Nothing gold can stay, 1923


De la naturaleza el primer verde es oro,
su matiz más difícil de asir;
su más temprana hoja es flor,
pero por una hora tan sólo.
Luego la hoja en hoja queda.
Así se abate el Edén de tristeza,
así se sume en el día el amanecer.
Nada dorado puede permanecer.

Traducción de Miguel Martínez-Lage

4 comentarios:

  1. Casualidades de la vida, Barbusse: justo este pasado domingo estuve viendo la película con cuya imagen ilustra hoy su entrada. Dicha película me pareció de una belleza y una sensibilidad extraordinarias. Y no cabría pensar desde luego en un texto que le casara tan bien como este precioso poema de Frost que nos da a conocer. Enhorabuena por su exquisito gusto siempre. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Gracias, Jaume. Estoy contigo, tanto la película como el poema son extraordinarios, por eso combinan tan bien.

      Eliminar
  2. Este poema de Frost que nos habla del fin de la infancia y de la juventud es impagable. Yo lo tengo muy asociado a "Rebeldes", de Susan Hinton, y a la película que sobre el libro hizo Coppola. Una entrada preciosa, Barbusse, la de hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, lo cita Hinton en “Rebeldes”, de ahí que sus lectores lo conozcan tan bien. De hecho, la traducción que he cogido del poema está tomada de esa novela.

      Eliminar