lunes, 15 de abril de 2019

Lectura ilustrada Comedia. Purgatorio, XXVI-XXX

Ilustración de William Blake, 1824

Actividades

A) La imagen que puedes ver arriba plasma la escena que se describe en el siguiente fragmento del poema, correspondiente al canto XXIX. Léelo con atención y localiza los veinte gazapos que se han deslizado en el texto: 

"Los hermosos objetos llameaban / más que la luna en la mitad del ciclo / y en el cielo sereno a medianoche. / Yo, lleno de congoja, miré a Virgilio / y él me correspondió con su mirada, / que no mostraba menos maravilla. / Después volví a mirar aquellas cosas / sublimes que avanzaban lentamente, / más lentas que una novia en el cortejo. / La mujer me gritó: “¿Por qué contemplas / con tanto rubor las llamativas luces / y no ves lo que está detrás de ellas?”. Entonces vi que tras las luces iban / unas gentes silentes revestidas, / de un candor tal que aquí jamás se ha visto. / Del lado izquierdo, el agua se aquietaba, / y si yo la miraba, reflejaba / como un espejo mi costado izquierdo. / Cuando desde mi orilla llegué al punto / en que nos separaba sólo el río, / para verlo mejor detuve el paso / y vi que las antorchas avanzaban, / dejando tras de sí el aire pintado, / como las pinceladas de un artista; / y aquel cielo quedaba decorado / con siete listas de colores que eran /  los que irisan el Sol y Diana ciñe. / Estos siete estandartes se extendían / más allá de mi vista, y abarcaban / unos diez pasos de un extremo al otro. / Bajo el hermoso cielo que describo, / de dos en dos venían veinticuatro / ancianos de nenúfares coronados. / Todos cantaban: «¡Benedicta seas entre las hijas de Adán todas, sean / benditas para siempre tus bellezas!». / Cuando las flores y las frescas hierbas / que estaban frente a mí en la orilla opuesta / se vieron libres de estas almas santas, / cual en el cielo un astro sigue a otro, / avanzaron detrás cuatro animales / todos de verdes hojas coronados. / Todos iban dotados de tres alas / rebosantes de ojos, que serían / igual que los de Argos, si viviese. / Ya no quiero cantar, lector, más versos / describiendo su forma, que me impele / otro afán y no puedo aquí ser pródigo; / pero lee a Marción, que él los describe / con el aspecto en que los vio llegar / desde el frío con viento, humo y fuego; / así eran estos, como en sus escritos, / excepto por el número de alas: / Juan coincide conmigo y no con él. / Entre las cuatro criaturas iba / un gran trono triunfal sobre dos ruedas / que avanzaba tirado por un grifo. / Este extendía en alto sus dos alas / a un lado y otro del listón de en medio, / dejando tres arriba y tres abajo. / Se perdían de vista, de tan altas. / Lo que tenía de ave era plateado; / las otras partes, entre blanco y rojo. / Ningún carro triunfal fue tan hermoso, / ni el de Alejandro ni el del gran Augusto; / hasta el carro del Sol sería pobre; / digo el carro del Sol que, al desviarse, / ardió por ruego de la pía Tierra / cuando Zeus fue arcanamente justo.

B) En este enlace (solo para participantes inscritos) puedes ver varias ilustraciones relativas a los cinco cantos leídos esta semana. Di a qué canto se refiere cada una de ellas. 

C) Tomando como referencia las imágenes del enlace anterior, di quién es, en cada caso, el personaje por el que se pregunta y cita textualmente lo que podría estar diciendo en ese momento: 1. En la imagen nº 1, el personaje de la derecha. 2. En la imagen nº 3, la mujer. 3. En la imagen nº 5, el personaje alado. 4. En la imagen nº 9, el personaje soñado. 5. En la imagen nº 10, el de Mantua. 6. En la imagen nº 12, el personaje masculino con los brazos extendidos 7. En la imagen nº 14, el alma que está hablando con Dante. 

D) Contesta a las siguientes preguntas: 1. En XXVI, 31-49 se expresa el contrapaso que comparten dos grupos de penitentes. Cítalo. 2. Un poco más adelante, en XXVI, 76-87, se describe el pecado cometido por cada uno de estos grupos. ¿Cuál es, en cada caso? 3. "Ieu sui Arnaut, que plor e vau cantan; consiros vei la passada folor, e vieu jausen lo joi qu’esper, denan". Di en qué idioma están estas palabras de XXVI, 142-144, quién se las dice a Dante y qué significan. 4. En XXVII, 100-108, se alude a dos hermanas que representan respectivamente la vida activa y la contemplativa. ¿Cuál es una y otra? 5. Hay dos símiles seguidos, muy efectivos, en XXVII, 76-81 y 82-87, que sirven para expresar el estado de quietud y cansancio de Dante, Virgilio y Estacio después de un duro esfuerzo de subida. ¿Con qué se hace la comparación en cada uno de ellos? 6. Inolvidables y emocionantes son, al final de XXVII, las últimas palabras de Virgilio en el poema: “El fuego temporal y el fuego eterno has visto, hijo, y has llegado a un sitio que yo no alcanzo a comprender del todo...” Merece la pena, aunque sea un poco extenso, citar el pasaje completo, ¿verdad? Pues adelante. 7. El espléndido canto XXVIII, onírico y sensual, destaca por su delicada y bellísima descripción de la naturaleza del paraíso terrestre, en contraste con la “selva oscura” del primer canto del Infierno. No es casual, por tanto, que Dante, al ver aquí a una hermosa y alegre muchacha recogiendo flores, evoque a Proserpina. Investiga y explica brevemente qué representa este mito, y busca una imagen que lo ilustre. 8. ¿Qué dos ríos hay en el paraíso terrestre y qué propiedades tiene cada uno? 9. ¿Qué es un grifo y qué interpretación simbólica se ha dado al que aparece en el canto XXIX? 10. La narración de los sentimientos experimentados por Dante ante la aparición de Beatriz y, casi simultáneamente, ante la desaparición repentina de Virgilio, constituye uno de los momentos más intensos de todo el poema. Estremecido al sentir “la fuerza del antiguo amor”, Dante se vuelve hacia donde está su guía y maestro para compartir con él ese momento único, pero comprueba que ya no está allí. Cita completo este inolvidable pasaje de XXX, 40-54. 11. Cita las primeras palabras que Beatriz le dirige a Dante y alguno (escógelo a tu criterio) de los numerosos reproches que ésta le hace. 12. La mirada abatí hacia el claro río, y al reflejarme en él miré a la hierba: tanta fue la vergüenza que sentí”. A esta observación magistral, de XXX, 76-78, que describe cómo se siente Dante ante los reproches de Beatriz, le siguen dos impecables símiles que redundan en su consternación: el primero está en XXX, 79-81, y el segundo en XXX, 85-91. Cítalos.


Envía tus respuestas a elinfiernodebarbusse@gmail.com a lo largo de esta semana. Si por algún motivo no has podido leer durante esta semana, no hay problema por enviar varias actividades conjuntamente, siempre que esta excepción no se convierta en un hábito general.



Pregunta compartida

Elige la respuesta correcta a la pregunta que se formula debajo de esta entrada, en la zona de comentarios. Utiliza el botón "Responder" para que tu respuesta aparezca debajo del enunciado de la pregunta. 
________________________________

Ficha (para los más curiosos): Virgilio, Dante y nosotros

7 comentarios:

  1. Beatriz, en el canto XXX, aparece, a lo ojos de Dante y de los lectores, del centro de una nube de flores. ¿De qué tipo de flores se trata?

    A) Amapolas
    B) Lirios
    C) Rosas
    D) Gladiolos

    ResponderEliminar
  2. El canto no lo dice expresamente. Habla de flores.
    Si bien los ángeles entonan:"Manibus, oh, date lilïa plenis!" ("A manos llenas, Oh, dadme lirios")

    ResponderEliminar