domingo, 29 de enero de 2017

Otoño Cela. Cierre bloque I y sorteo

Camilo José Cela emprende rumbo a La Alcarria. Foto: Karl Wlasak, 1946

«A ver si no saco un cero en la actividad y ¡me tienes que poner unas orejas de burro...!»
«Un nivel muy, muy alto, los artículos son para sacarles todo su jugo. Ya me veo más preparado para afrontar las próximas lecturas.»

«Me encanta el escritor que vamos a estudiar...Me gustaba mucho su carácter, es de los que iba de frente... Lo que valoro yo más, la gente que no sorprende para mal. Y será que yo digo muchos tacos... Liberan mucho los malos momentos.»

«Allá vamos con este autor al que debo reconocer, como a mucha gente, que me cae mal. Pero, ¡qué mejor momento que éste para volver a leerlo y librarme de prejuicios y demás manías!»

«Ya, con lo que he leído en la primera actividad, hasta se me ha quitado un poco la animadversión que le tenía al personaje.»

«Yo necesitaría una clase oral, en la que poder preguntar tooooooodo!»

«A Cela lo que le sucedió es que le pilló ya la época de la tele... Si hubieran cogido, por ejemplo, a Cervantes en nuestra época, seguro que veríamos cosas que a algunos les sorprendería.»

«Apenas he empezado a hacer las actividades del Monográfico Celiano, pero ya voy advirtiendo que el material que usted nos da a conocer y que nos pone tan fácilmente a nuestro alcance, como siempre, es simplemente extraordinario.»

«Sr. Barbusse, se ha pasado usted con esta actividad, pero todo sea por aprender más de muestro personaje.»

«Esto se pone complicadillo. Y no quisiera tirar la toalla. Trato de darme ánimos. Su labor es estupenda y digna de reconocimiento, señor Barbusse.»

«Por cierto, la foto de Cela el día de su boda es increíble. Yo no sé quién era la mujer. (Curiosa que es una)»

«Me encanta la forma de enfocar este monográfico.»

«Estoy aprendiendo mucho y estoy descubriendo a un Cela que es sorprendente.»

«Por cierto, esta supera en dificultad a la anterior, me ha costado aún más tiempo en resolverla.»

«El escritor ruidoso, ¿no? Vaya tela.»

«Desde mi mayor ignorancia pregunto... ¿Y todas estas opiniones de autores son ciertas? En algunos casos son contradictorias, me parece a mí. No sé si tienen todas una base o un fondo verdaderos. No sé si realmente Cela pensaba todo eso mientras escribía.» 

«¡¿Y cómo se redacta un breve ensayo?! Madre mía»

«He de decirte que me ha encantado y he disfrutado muchísimo.»

«Me ha parecido maravillosa, además de pasármelo bien, he aprendido mucho de un autor al que le tenía manía, debido a mi ignorancia. He aprendido a valorarlo y a leer entre renglones.»


Sí, son ustedes. Son algunos de sus comentarios, opiniones, dudas, sacados y copiados literalmente de los mensajes que me han hecho llegar a lo largo de este primer bloque de Otoño Cela.

Resulta curioso -y ésta es mi mayor satisfacción- que muchos de ustedes pongan de manifiesto haber descubierto a un escritor que desconocían y haberse liberado de prejuicios, una vez que se han arremangado la camisa para dedicar unas cuantas horas a estudiar su obra, que es lo que verdaderamente es un escritor. Con eso, para mí, el objetivo está más que logrado, se lo aseguro. Porque, como les he venido comentando en privado, Cela es mucho más que Pascual Duarte, el Premio Nobel, los tacos con que escandalizaba a los pacatos y sus sonadas apariciones televisivas. Cela es un maestro de la literatura, un escritor impresionante. Alguien a quien le dolía la realidad y detrás de cuya mirada dura y sin maquillajes late una gran conmiseración por el ser humano. Así lo destacó la Academia Sueca al concederle el Nobel. Muchos se sorprenden de esto e, incluso, cuando lo dices, te ponen cara de buey anémico asturleonés (o vaca anémica asturleonesa, depende del caso). Son precisamente los que no han leído una palabra de lo que Cela ha dejado escrito. Son los mismos -y, si no, primos hermanos suyos- que dicen (sin haber pasado de la primera página) que el Quijote es un tostón incomprensible. Pero, bueno, casi todo es así. No solo esto.

Aplausos intensos, pues, a todos los participantes que han logrado acabar y presentar a tiempo las cinco actividades planteadas. Enhorabuena.

Los ejemplares esperan dueños responsables, que los cuiden y no los abandonen

Ahora lo que  toca es proceder al sorteo entre los 19 participantes que han completado este primer bloque. Está en juego una estupenda selección de libros, que son los que van a ser objeto de lectura en el siguiente bloque, a partir de la semana que viene: 3 lotes de libros, que incluyen Pabellón de reposo (en la edición, ya tan difícil de encontrar, de Destino, colección Áncora y Delfín) y La colmena (Alianza Editorial), y 3 ejemplares de La colmena, en la reciente edición conmemorativa del aniversario del escritor publicada por la Real Academia Española. Se harán dos sorteos consecutivos y excluyentes. En el primero (el de los 3 lotes de libros) entrarán en juego los nombres de todos los participantes. En el segundo, se excluirán los nombres de los que ya han resultado premiados en el sorteo anterior.

17:00 h. Ya hay ganadores:

Ganadores Pabellón + La colmena: aquí
Ganadores La colmena (RAE): aquí

¡Enhorabuena!

7 comentarios:

  1. Jajajajajajajajaja!!
    Conozco algunas frases!!
    Menos mal que otras no aparecen, alguna anécdota que bien podría ser de Cela!
    Qué buenas!

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena a los ganadores. ¡A disfrutar de vuestros merecidos premios!

    ResponderEliminar
  3. Uy que bieeeeen! Enhorabuena! Además ha ganado Helena conmigo!geniaaaaaal! Gracias!

    ResponderEliminar
  4. Estoy muy contenta de participar en este curso. Encima va y me tocan los libros. Agradecida doblemente.

    ResponderEliminar
  5. Que gran privilegio tener la suerte de participar en el Otoño de Cela, aprender tanto,descubrir a este gran autor y ser tan afortunada. GRACIAS!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Enhorabuena.

    Yo también me reconozco en alguna que otra frase, jaja

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Gracias, gracias!! Estoy muy emocionada. Y además, encantada de compartir con Inés, con la que tantas veces comento lo difíciles que son los ejercicios que nos pone el sr. Barbusse. Es un verdadero privilegio participar.

    ResponderEliminar