domingo, 29 de enero de 2017

Otoño Cela. Cierre bloque I y sorteo

Camilo José Cela emprende rumbo a La Alcarria. Foto: Karl Wlasak, 1946

«A ver si no saco un cero en la actividad y ¡me tienes que poner unas orejas de burro...!»
«Un nivel muy, muy alto, los artículos son para sacarles todo su jugo. Ya me veo más preparado para afrontar las próximas lecturas.»

«Me encanta el escritor que vamos a estudiar...Me gustaba mucho su carácter, es de los que iba de frente... Lo que valoro yo más, la gente que no sorprende para mal. Y será que yo digo muchos tacos... Liberan mucho los malos momentos.»

«Allá vamos con este autor al que debo reconocer, como a mucha gente, que me cae mal. Pero, ¡qué mejor momento que éste para volver a leerlo y librarme de prejuicios y demás manías!»

«Ya, con lo que he leído en la primera actividad, hasta se me ha quitado un poco la animadversión que le tenía al personaje.»

«Yo necesitaría una clase oral, en la que poder preguntar tooooooodo!»

«A Cela lo que le sucedió es que le pilló ya la época de la tele... Si hubieran cogido, por ejemplo, a Cervantes en nuestra época, seguro que veríamos cosas que a algunos les sorprendería.»

«Apenas he empezado a hacer las actividades del Monográfico Celiano, pero ya voy advirtiendo que el material que usted nos da a conocer y que nos pone tan fácilmente a nuestro alcance, como siempre, es simplemente extraordinario.»

«Sr. Barbusse, se ha pasado usted con esta actividad, pero todo sea por aprender más de muestro personaje.»

«Esto se pone complicadillo. Y no quisiera tirar la toalla. Trato de darme ánimos. Su labor es estupenda y digna de reconocimiento, señor Barbusse.»

«Por cierto, la foto de Cela el día de su boda es increíble. Yo no sé quién era la mujer. (Curiosa que es una)»

«Me encanta la forma de enfocar este monográfico.»

«Estoy aprendiendo mucho y estoy descubriendo a un Cela que es sorprendente.»

«Por cierto, esta supera en dificultad a la anterior, me ha costado aún más tiempo en resolverla.»

«El escritor ruidoso, ¿no? Vaya tela.»

«Desde mi mayor ignorancia pregunto... ¿Y todas estas opiniones de autores son ciertas? En algunos casos son contradictorias, me parece a mí. No sé si tienen todas una base o un fondo verdaderos. No sé si realmente Cela pensaba todo eso mientras escribía.» 

«¡¿Y cómo se redacta un breve ensayo?! Madre mía»

«He de decirte que me ha encantado y he disfrutado muchísimo.»

«Me ha parecido maravillosa, además de pasármelo bien, he aprendido mucho de un autor al que le tenía manía, debido a mi ignorancia. He aprendido a valorarlo y a leer entre renglones.»


Sí, son ustedes. Son algunos de sus comentarios, opiniones, dudas, sacados y copiados literalmente de los mensajes que me han hecho llegar a lo largo de este primer bloque de Otoño Cela.

Resulta curioso -y ésta es mi mayor satisfacción- que muchos de ustedes pongan de manifiesto haber descubierto a un escritor que desconocían y haberse liberado de prejuicios, una vez que se han arremangado la camisa para dedicar unas cuantas horas a estudiar su obra, que es lo que verdaderamente es un escritor. Con eso, para mí, el objetivo está más que logrado, se lo aseguro. Porque, como les he venido comentando en privado, Cela es mucho más que Pascual Duarte, el Premio Nobel, los tacos con que escandalizaba a los pacatos y sus sonadas apariciones televisivas. Cela es un maestro de la literatura, un escritor impresionante. Alguien a quien le dolía la realidad y detrás de cuya mirada dura y sin maquillajes late una gran conmiseración por el ser humano. Así lo destacó la Academia Sueca al concederle el Nobel. Muchos se sorprenden de esto e, incluso, cuando lo dices, te ponen cara de buey anémico asturleonés (o vaca anémica asturleonesa, depende del caso). Son precisamente los que no han leído una palabra de lo que Cela ha dejado escrito. Son los mismos -y, si no, primos hermanos suyos- que dicen (sin haber pasado de la primera página) que el Quijote es un tostón incomprensible. Pero, bueno, casi todo es así. No solo esto.

Aplausos intensos, pues, a todos los participantes que han logrado acabar y presentar a tiempo las cinco actividades planteadas. Enhorabuena.

Los ejemplares esperan dueños responsables, que los cuiden y no los abandonen

Ahora lo que  toca es proceder al sorteo entre los 19 participantes que han completado este primer bloque. Está en juego una estupenda selección de libros, que son los que van a ser objeto de lectura en el siguiente bloque, a partir de la semana que viene: 3 lotes de libros, que incluyen Pabellón de reposo (en la edición, ya tan difícil de encontrar, de Destino, colección Áncora y Delfín) y La colmena (Alianza Editorial), y 3 ejemplares de La colmena, en la reciente edición conmemorativa del aniversario del escritor publicada por la Real Academia Española. Se harán dos sorteos consecutivos y excluyentes. En el primero (el de los 3 lotes de libros) entrarán en juego los nombres de todos los participantes. En el segundo, se excluirán los nombres de los que ya han resultado premiados en el sorteo anterior.

17:00 h. Ya hay ganadores:

Ganadores Pabellón + La colmena: aquí
Ganadores La colmena (RAE): aquí

¡Enhorabuena!

viernes, 27 de enero de 2017

Extraño y gran Hawthorne


Cargado de novedades interesantes viene este invierno, tiempo al tiempo. De momento, Acantilado se deja caer con La muñeca de nieve y otros cuentos, la última colección de narraciones que Nathaniel Hawthorne publicó en vida y el último volumen con que la editorial barcelonesa culmina la publicación de los relatos completos de este extraño y gran escritor. Relatos llenos de enigma y de intangibilidad. 

Esta preciosidad está traducida por Marcelo Cohen, al igual que los dos volúmenes anteriores: Cuentos contados dos veces y Musgos de una vieja casa parroquial

Casi nada.

martes, 24 de enero de 2017

Otoño Cela 5. La filosofía del vagabundo

El escritor, en un descanso durante su viaje al Pirineo de Lérida, 1957

«El viajero, a los pocos días, se levanta a la última noche, la más negra, antes incluso que los grises, menudos pájaros de la ciudad. Se viste con luz eléctrica, en medio del silencio. Hacía años ya que no madrugaba tanto. Se siente una sensación extraña, como de sosiego, como de descubrir de nuevo algo injustamente olvidado, al afeitarse a estas horas, cuando todos los vecinos duermen todavía y el pulso de la ciudad, como el de un enfermo, late quedamente, como avergonzado de dejarse sentir.

El viajero está alegre. Silba, aproximadamente, la coplilla de una película y habla, poco más tarde, con su mujer, que se ha levantado a calentarle el desayuno. El viajero está casado. Los viajeros casados, cuando se echan a andar, tienen siempre, a última hora, una persona que les calienta el desayuno, que les da conversación mientras se afeitan a la estremecida luz eléctrica de la mañana.

El viajero, una hora antes de la salida del tren, baja las escaleras de su casa. Antes, se ha ido a despedir de su niño pequeño, que duerme, tumbado boca abajo, como un cachorro, porque tiene calor.

—Adiós. ¿Llevas todo?

—Adiós. Dame un beso. Creo que sí.

El viajero, al llegar a la calle, va cantando por lo bajo. Tiene mal oído y las canciones no sabe sino empezarlas. El metro está cerrado aún y los tranvías, lentos, distantes, desvencijados, parecen viejos burros abultados, amarillos y muertos.
El viajero tiene su filosofía de andar, piensa que siempre, todo lo que surge, es lo mejor que puede acontecer. Se va mejor a pie, andando por el medio de la calle, oyendo cómo rebota sobre las casas el sonar de la clavazón del calzado. Las casas tienen las ventanas cerradas y las persianas bajas. Detrás de los cristales —¡quién lo sabe!— duermen su maldición o su bienaventuranza los hombres y las mujeres de la ciudad. Hay casas que tienen todo el aire de alojar vecinos felices, y calles enteras de un mirar siniestro, con aspecto de cobijar hombres sin conciencia, comerciantes, prestamistas, alcahuetas, turbios jaques con el alma salpicada de sangre. A lo mejor, las casas de los vecinos venturosos no tienen ni una sola matita de yerbabuena o de mejorana en los balcones. A veces, las casas de los vecinos ahogados por la desdicha, señalados con el hierro cruel del odio y la desesperación, presumen de un balcón de geranios o de claveles rompedores, gordos como manzanas. Es algo muy misterioso la cara de las casas, daría qué pensar durante mucho tiempo».

(Camilo José Cela. Viaje a la Alcarria, 1948)
________________________________________________________________

ACTIVIDAD 5:

A) Viaje a la Alcarria es otro de los títulos emblemáticos de Cela y de la literatura española del siglo XX. Se trata de un libro sensorial, escrito en una prosa tersa y diáfana, con un dominio del castellano deslumbrante. Otro Premio Nobel de Literatura, José Saramago, afirmaba que "de la primera palabra a la última es una obra maestra del oficio de narrador". Dediquemos esta actividad a saber más sobre este libro. Para ello, lee el texto de Ana Mª Platas que se aporta aquí, donde se estudia las impresiones de vagabundaje y la literatura viajera de Camilo José Cela, y contesta a las siguientes preguntas: 1. ¿Cuántos días estuvo Cela por la Alcarria, en qué fechas redactó el libro, y cuándo apareció publicado? 2. ¿Es Viaje a la Alcarria una obra costumbrista? 3. ¿Qué características hacen de él un libro novelesco? 4. ¿Lo consideraba Cela una novela? 5. ¿Qué consigue su autor con el uso del presente en este libro? 6. La rudeza de la imagen mediática de Cela contrasta con la delicada, emocionante ternura de su escritura: ¿a qué personajes dedica su autor en Viaje a la Alcarria una mirada más tierna? 7. ¿Usa técnicas impresionistas o expresionistas? 8. El libro busca intencionadamente la intrascendencia, la banalidad de lo que sucede: ¿dónde reside, entonces, su interés?  9. Al igual que ocurre con sus novelas, los libros de viajes de Cela son muy distintos unos de otros: ¿verdadero o falso? 10. Según Antonio Colinas, ¿cuáles son las razones del lirismo de Viaje a la Alcarria y de la literatura viajera de Cela, en general?

B) En este croquis de la ruta que Cela siguió en su viaje a la Alcarria faltan los nombres de ocho localidades por las que el escritor vagabundeó en 1946. Identifica esas localidades a partir de las pistas que se dan aquí y, a continuación, escribe sus nombres junto a los números que aparecen en el croquis. 


¡¡Esta es la última actividad del Bloque I de este Otoño Cela. Envía tus respuestas, antes del 29 de enero, a elinfiernodebarbusse@gmail.com, junto con las correspondientes a las otras cuatro actividades propuestas,  y gana una estupenda selección de libros del escritor!! Toda la información aquí.

viernes, 20 de enero de 2017

Otoño Cela 4. La purga de mi corazón

Camilo José Cela visto por la fotoperiodista Victoria Iglesias, © 1998

«No hay más, absolutamente nada más, que negra vileza, amarillo dolor, verde veneno. La vida no es buena; el hombre tampoco lo es. Quizás fuera más cómodo pensar lo contrario. La vida, a veces, presenta fugaces y luminosas ráfagas de simpatía, de sosiego e incluso también, ¿por qué no?, de amor. El hombre, en ocasiones, se nos muestra cordial y casi inteligente. Pero no nos engañemos. No se trata más que de una máscara, que del antifaz, que del engañador disfraz que la vida y el hombre se colocan para que no nos sintamos demasiado infinitamente desgraciados y huérfanos; tampoco inmensamente dichosos en nuestra desgracia y orfandad. Esa careta que, sonriente, se nos presenta, no es otra cosa que el más cruel de los simulacros, aquel que ayer nos engañó, que hoy nos engaña, que mañana seguirá engañándonos también sin remisión, sin escape posible, sin vuelta de hoja». (C.J. Cela, "La galera de la literatura", Ínsula, marzo 1951)

«Coger la vida y estrujarla contra nuestro corazón. He ahí la labor del novelista». (C.J. Cela. El bonito crimen del carabinero, 1947)

«Naturalmente, esto no es una novela, sino la purga de mi corazón». (C.J. Cela. Oficio de tinieblas 5, 1973)
________________________________________________________________

ACTIVIDAD 4:

A) Cita y explica brevemente cinco rasgos fundamentales de la visión celiana del mundo. Usa como fuente este texto de Ana Mª Platas, extraído de su libro Camilo José Cela, Ed. Síntesis, 2004.

B) Redacta un breve ensayo sobre el siguiente tema: Cela, escritor moral. Lee para ello este texto ("La moralidad de la escritura", en Retrato de un Nobel, por Francisco García Marquina, 2016).

C) Enumera los principales recursos literarios de Cela y pon un ejemplo de cada uno de ellos. Básate en el texto Estilo Cela, de Francisco García Marquina (en Retrato de un Nobel, 2016).


¡¡Envía esta actividad a elinfiernodebarbusse@gmail.com, junto con las restantes propuestas en este Otoño Cela, antes del 29 de enero y gana una estupenda selección de libros del escritor!! Toda la información aquí.

jueves, 19 de enero de 2017

Carson McCullers en su centenario


Seix Barral reedita a Carson McCullers (una escritora enorme y, por tanto, poco leída), a raíz del centenario de su nacimiento, que se conmemora este año. Y lo hace de esta manera, con este inmejorable aspecto. De momento, han aparecido dos de sus nouvelles más deslumbrantes: La balada del café triste y Reflejos en un ojo dorado (casi nada). Habrá más.

martes, 17 de enero de 2017

Otoño Cela 3. Tradición, innovación, vanguardia

En Formentor, 1959, donde Cela consiguió reunir a Aleixandre, Gerardo Diego y Dámaso Alonso, entre otros

«He coleccionado definiciones de novela, he leído todo lo que sobre esta cuestión ha caído en mis manos, he escrito algunos artículos, he pronunciado varias conferencias y he pensado constantemente y con todo el rigor de que pueda ser capaz sobre el tema y, al final, me encuentro con que no sé, ni creo que sepa nadie, lo que, de verdad, es la novela. Es posible que la única definición sensata que sobre este género pudiera darse, fuera de decir que novela es todo aquello que, editado en forma de libro, admite debajo del título, y entre paréntesis, la palabra novela».

(Camilo José Cela. Prólogo a Mrs. Caldwell habla con su hijo, 1953)


«¿Qué más cosa que arte y literatura puede ser la humana constancia de la conciencia o el corazón que precisan drenarse, vaciarse del pus con que lo anegaron el desengaño y el dolor propio y ajeno? Es demasiado duro este oficio para que podamos permitirnos la licencia de los apriorismos y el ingenuo juego de azar de las preceptivas; recuérdese que la literatura, para Unamuno, no es arte de precepto sino de postconcepto; de la pintura y de las demás artes pudiera decirse lo mismo. No voy a detenerme, claro es, en el ensayo de la definición de aquello que ocupó muchas horas de mi vida, la novela considerada como género literario, por dos razones de principio: porque no creo en los géneros literarios ni en sus convencionales fronteras [...] y porque tampoco creo que la novela –y la literatura y el arte en general– pueda sujetarse a norma. La literatura no es más que muerte».

(Camilo José Cela. Discurso de un doctorando agradecido, 1989)
________________________________________________________________

ACTIVIDAD 3:

A) Identifica y relaciona cada uno de los textos que se ofrecen aquí con la novela de Cela a la que pertenecen. Di, además, para cada una de estas novelas, si se trata de una "Confesión", "Crónica" o "Letanía", según la clasificación de la novelística celiana que el profesor Gonzalo Sobejano hace en "Cela y el arte de la renovación de la novela" (Ínsula, 1990).

B) Lee este texto ("Tradición, innovación, vanguardia", en Retrato de un Nobel, por Francisco García Marquina, 2016) y contesta a las siguientes preguntas: 1. ¿Qué quiere decir Juan Manuel de Prada con que Cela es un escritor de "deglución" y no de "agregación"? 2. ¿En qué sentido innovó la literatura española Camilo José Cela? 3. Explica cuándo y por qué dijo Cela la frase: "Les ofrezco a ustedes el acta de defunción de mi maestría, de la que abdico". 4. ¿Cuáles son las etapas de la evolución de la literatura celiana, según Goldmann, en cuanto a: a) el tratamiento del protagonista; y b) el modo de narrar? 5. ¿Por qué algunos autores consideran a Cela un poeta aunque escriba en prosa? 6. ¿En qué sentido la novela cultivada por Cela en su madurez es un reflejo más fidedigno de la vida que el que procura la novela realista o clásica?


¡¡Envía esta actividad a elinfiernodebarbusse@gmail.com, junto con las restantes propuestas en este Otoño Cela, antes del 29 de enero y gana una estupenda selección de libros del escritor!! Toda la información aquí.

viernes, 13 de enero de 2017

Otoño Cela 2. Una llamita perenne y brilladora

Autorretrato del escritor, 1964

«A los siete años —la rosa, recién presta a morir— mi madre, una mañana, me sentó en sus rodillas y me habló mirándome a los ojos.
—Camilo José
—Qué
—Cuando sepas escribir, ¿me harás una poesía?
—Sí
—¿Y será muy bonita?
—Sí
—¿Y tratará de pájaros que cantan y de niños que pasean con sus mamás por el jardin?
En aquel momento —lo sé bien— murió de golpe la rosa cándida y nació, en su lugar, una llamita perenne y brilladora a la que todavía —y aún vive— no aprendí a llamarla por su misterioso y doloroso nombre.
—Sí...»
(Camilo José Cela. La rosa, 1959)

«Se escribe no más que por una ley de inexorable fatalidad. Se escribe porque no se puede, ni se sabe, ni tampoco se quiere hacer otra cosa. El escritor escribe por la misma razón que el río fluye, que el ave vuela, que el lobo muerde, que el niño con la panza vacía sonríe abyectamente. Por eso en la literatura no es posible el aficionado, no cabe el dilentantismo, nada vive detrás del vacío telón de las tortas y el pan pintado. El escritor, que es siempre el producto de una generación espontánea, como los antiguos creían que eran algunas especies de hongos, paga en sus flacas carnes las culpas de muchas generaciones que quisieron hacerlo y convertirlo en todo, en cualquier cosa, menos en escritor». 

(Camilo José Cela. "La galera de la literatura", Ínsula, marzo 1951)  
________________________________________________________________

ACTIVIDAD 2:

Basándote en este audio del programa de radio Documentos RNE, dedicado a Camilo José Cela, contesta a las siguientes preguntas: 1. ¿Qué supuso la aparición de La familia de Pascual Duarte en el panorama de la literatura española de posguerra? 2. ¿Cómo fue interpretado su contenido con respecto a la guerra civil? 3. ¿Qué contestación dio Baroja a Cela cuando éste le propuso la redacción de un prólogo para esta su primera novela? 4. Pisando la dudosa luz del día es un libro de poemas; ¿de dónde tomó el título su autor? 5. ¿Qué concepto de patria transmiten los libros de viaje de Cela? 6. ¿En cúal de sus novelas, Cela usa un lenguaje propio, inventado por él? 7. ¿Qué dos estamentos sociales retrata con mano maestra nuestro autor? 8. El itinerario que siguió Cela en su viaje a la Alcarria lo planificó con mucho cuidado: ¿verdadero o falso? 9. En sus libros de viaje se oye latir el pulso del Arcipreste: ¿verdadero o falso? 10. ¿En qué otras novelas españolas de la época de La colmena tiene mucha presencia la ciudad? 11. ¿Qué novela americana influyó en La colmena? 12. Al igual que su admirado Dostoievski, Cela siempre sintió predilección por los personajes afortunados: ¿verdadero o falso? 13. ¿A quién estaba dedicado su discurso de ingreso en la Real Academia Española? 14. ¿Qué obra de Cela se divide en mónadas y tiene la particularidad de que se puede empezar a leer por cualquier página? 15. Los dos elementos protagonistas de Mazurca para dos muertos son la música y el mar: ¿verdadero o falso? 16. ¿Qué excepcional novela de Cela se desarrolla en Madrid en los momentos previos al estallido de la guerra civil? 17. Mrs. Caldwell habla con su hijo conecta con el surrealismo y con la tradición cervantina de la locura lúcida: ¿verdadero o falso? 18. Cela: ¿escritor erótico o no? 19. ¿Cuál fue su última novela y cuánto tardó en escribirla? 20. Ordena estos premios cronológicamente según fueron otorgados a nuestro escritor: Nobel, Príncipe de Asturias, Nacional de Literatura y Cervantes.


¡¡Envía esta actividad a elinfiernodebarbusse@gmail.com, junto con las restantes propuestas en este Otoño Cela, antes del 29 de enero y gana una estupenda selección de libros del escritor!! Toda la información aquí.

martes, 10 de enero de 2017

Otoño Cela 1. El escritor ruidoso

Camilo José Cela, días antes de ser nombrado académico de la lengua, 1957

«Tiene la barba y los largos cabellos, que empiezan a grisear, todavía más aborrascados. Le miro un rato, a contraluz. De perfil parece un facineroso peligroso y terrible. De frente, con el perfil un poco cóncavo, tiene en la cara una impresionante expresión de timidez y de ternura, y a veces, al chupar el cigarillo, se asoma a sus facciones una mueca de asco genérico -de asco de la realidad-. De frente parece un poeta tierno y suave; de perfil un hombre rudo y de armas tomar». Josep Pla

«Nada hay más difícil que entender la consistencia íntima de quien es, ante todo y sobre todo, un personaje. Al famoso suele rodearle una tupida red de tópicos que lo desfiguran y, al tiempo, lo ocultan. Son la telaraña que impide la nitidez de la visión. Por eso es tan corriente que de los auténticos creadores antes poseamos una caricatura que una realidad viva. Más también ocurre que la araña goce y se divierta con su propia ocultación. Un poeta en las antípodas de Cela, Rainer María Rilke, permitía satisfecho que sobre él proliferase la urdimbre de los malentendidos para, de ese modo, permanecer invisible. Con todo, el caso de nuestro escritor es distinto. ¿Por qué? Pues porque tras la coraza de las distorsiones populares, él se nos aparece una y otra vez proclamando a gritos lo que piensa, lo que es, lo que espera y lo que no espera. Quiero decir con esto que la relación de Cela con lo comunal es la del empujón. La de soltarle al mundo y a sus gentes el exabrupto agilizador y facilitador de los tópicos personales, no para ocultarse, ni siquiera para disimular, sino, al contrario, para mostrarse en aparente, desnuda intimidad. La araña busca en la red a la víctima y cuando la tiene bien segura, lleva a cabo una operación de contra ataque. ¿Yo soy así? Pues no señor: yo soy de esta y de esta otra manera. Rilke pretendía hacerse transparente, esto es, inalcanzable. Cela pretende cobrar volumen y obligar a la gente a que choque con él, y a que, con el topetazo, quede descalabrada y desorientada». Domingo García Sabell

«Resulta indudable que la imagen pública suya que más ha trascendido ha sido la que le muestra como excéntrico y desbocado hasta lo soez. Ciertamente él hizo mucho por difundirla durante los años de la posguerra, en los que aquella sociedad gazmoña y cursilona necesitaba ser sacudida de su fariseísmo. No regateaba en sus apariciones ni en sus escritos las frases duras, ni en sus actitudes la sinceridad que tanto escandalizó a los pudibundos. Pero éste era solamente uno de los varios Cela contenidos en el Cela poliédrico ("Yo creo que el individuo no es jamás un plano, sino un poliedro", dejó dicho en 1976 durante una entrevista en TVE con Joaquín Soler Serrano); el Cela de la máscara de la audacia, igual que el intemperante o el glacial, eran facetas del Cela disfrazado para la autodefensa». Ana Mª Platas

«A Cela se le ha juzgado como persona antes que como escritor. Dentro de veinte, treinta, cuarenta o cincuenta años las rencillas estarán olvidadas y sólo quedará su obra. La obra de un gran, irrepetible escritor». José Saramago

«Cela es el más ruidoso fenómeno registrado en la literatura española en el medio siglo, fenómeno en el que han participado tanto sus altas dotes literarias como el hecho de su actuación cara al público, de sentirse constantemente en escena, representando».  Miguel Delibes

«Un escritor es lo que escribió, no lo que dijo o hizo». Darío Villanueva

«En España suele interesar más la anécdota del escritor, cierta o falsa, que su obra literaria». Camilo José Cela

________________________________________________________________

ACTIVIDAD 1:

A) Basándote en el documental Cela, 100 años más (Universidad Camilo José Cela, 2016), donde expertos internacionales nos hablan de la poliédrica personalidad del Premio Nobel y analizan la repercusión de sus obras en la literatura universal, indica si son verdaderas o falsas las siguientes afirmaciones sobre el escritor: 1. La obra de Cela es de una gran provocación porque trata de cuestiones sobre las que no nos gusta pensar. 2. Cela creía mucho en la inspiración. 3. El dominio del lenguaje es un rasgo fundamental del escritor. 4. Cela apenas necesitaba corregir sus textos. 5. Tenía un gran conocimiento de la literatura clásica española. 6. Su revista Papeles de Son Armadans dio cabida a las voces del exilio. 7. Sus novelas son formalmente muy parecidas una a otras. 8. Su enorme capacidad de trabajo ha sido calificada como un "robinsonismo creador". 9. Vivió muchos años en Mallorca. 10. Adoptó el lema personal de "El que insiste, gana". 11. Su obra no está especialmente vinculada a España. 12. Tuvo influencias de Joyce y Faulkner. 13. Su padre era español y su madre americana. 14. Sufrió la censura. 15. Con la observación penetrante y la idiosincracia a la hora de apostillar  renovó el género del libro de viaje. 16. Concebía al hombre como un ser de doble vida. 17. Recibió el Premio Nobel en 1999. 18. Fue un escritor con una gran proyección internacional. 19. Nació en Iria Flavia. 20. Cela cumple perfectamente la máxima bergsoniana: "Piensa como un hombre de acción y actúa como un hombre de pensamiento".

B) Basándote en este texto ("El retablo de don Cristobita", en Retrato de un Nobel, por Francisco García Marquina, 2016), contesta: ¿Qué razones crees que llevaron a Cela a hacer de sí mismo un personaje más?

C) Por último, lee este artículo ("El Cela del futuro", por Gonzalo Torné, 2016) y responde: ¿Con qué idea fundamental podrías resumir el contenido del artículo? ¿Por qué es Cela, según este autor, "un vistalista tristísimo"?


¡¡Envía esta actividad a elinfiernodebarbusse@gmail.com, junto con las restantes propuestas en este Otoño Cela, antes del 29 de enero y gana una estupenda selección de libros del escritor!! Toda la información aquí.