martes, 4 de diciembre de 2018

A mitad del camino de la vida...



El señor Barbusse tiene un deber pendiente con la Comedia (o Divina Comedia) de Dante Alighieri, uno de los monumentos de la literatura universal, fusión magistral de mitología clásica y cristiana, y perfecto compendio de cómo el hombre medieval concebía el mundo.

El deber pendiente al que se refiere Barbusse no es otro que el de leer el gran poema de Dante, pese a que -todo hay que decirlo- ocasiones para hacerlo no le han faltado. Pero ahora sí. Ahora es el momento perfecto. ¿Y por qué ahora es el momento perfecto? Pues porque acaba de publicarse una edición, la de Acantilado, que es francamente extraordinaria, como también lo es la traducción que ha realizado para ella el profesor José María Micó. 

Se dice que la Divina Comedia es a la Edad Moderna lo que la Odisea a la Antigüedad. Así que, si este año ha sido Homero el que ha pasado una temporadita por aquí, compartiendo unas semanas muy agradables con nosotros, en 2019 es el turno de Dante.

El señor Barbusse va a realizar una lectura atenta, cómoda y, por supuesto, ilustrada, valiéndose para ello del enorme caudal de imágenes que los versos de Dante han inspirado a numerosos artistas a lo largo de estos últimos siete siglos.

Comenzará la lectura el 21 de enero y discurrirá sin prisa, pero sin pausa. Más información, para los interesados que deseen seguirla, a principio de año.  

¿Se atreven?


© de la imagen: Eric Armusik, Dante's Inferno Painting Series
Reproducido con permiso del autor

21 comentarios:

  1. Me encuentro en el mismo punto del camino que Vd., y esta edición de Acantilado es muy golosa. Espero que caiga estas navidades, así que estaré atento a la página. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me atrevo sin ninguna duda. Y el otro día precisamente tuve entre las manos esa edición de acantilado, que me pareció preciosa. Estaré atenta. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me apunto también. Me ha dado siempre un poco de miedo, pero la edición de Acantilado me ha engatusado.

    ResponderEliminar
  4. Gran iniciativa que espero aprovechar como es debido. Cuenta conmigo. Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Yo también me atrevo.

    Hace mucho tiempo me ronda esta obra con su abundantísima iconografía artística, pero nunca me he decidido a leerla, quizá acobardado por la fama de compleja y oscura que le precede.

    Por otra parte, las traducciones que he consultado en castellano no me han convencido (las versiones rimadas me echaban para atrás, y las hechas en prosa me resultaban muy artificiales), así que tengo muchas expectativas en la traducción de Micó, que he podido ojear y en una primera impresión me ha parecido espléndida. Ahora va a ser, como usted dice, el momento oportuno. Quedo a la espera de más información.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Por supuesto que sí.
    Iré ahorrando para el libro jajaj

    ResponderEliminar
  7. Esta obra siempre me ha dado mucho miedo... pero de su mano, mi querido Sr. Barbusse, por supuesto que me atrevo!

    ResponderEliminar
  8. Por supuesto que sí. Será un placer.

    ResponderEliminar
  9. Como dice Marisa, de la mano de Barbusse me atrevo con todo. Así que adelante. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué bien! Otra de esas lecturas clásicas que no he leído y sólo estaba esperando la ayuda del señor Barbusse.

    ResponderEliminar
  11. Por una vez en materia lectora voy por delante del señor Barbusse, y lo digo sin ningún ánimo de darme ínfulas: la Divina Comedia la leí y disfruté hace unos quince años, durante unas vacaciones de Semana Santa.
    Me reí muchísimo, la tengo subrayada y manoseada hasta decir basta, me pareció un libro maravilloso, agudísimo sobre todo en la parte del Infierno. Y mucho más mística, mágica y oscura en el Purgatorio y Paraíso, pero igualmente fascinante.
    Creo que es una elección magnífica, señor Barbusse, mi enhorabuena.

    ResponderEliminar
  12. Yo también me apunto. Está entre mis lecturas pendientes, y creo ... que ha llegado la ocasión.

    ResponderEliminar
  13. Conozco la Divina Comedia, y la volveré a leer de nuevo con mucho gusto en esa nueva edición de Acantilado que espero que el rey Baltasar me regale a su debido tiempo. Y con la agradable compañía de Barbuse y del resto de ustedes. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Yo soy de los que no conocen la obra, pero me apetece mucho leerla a la manera de otras lecturas ilustradas. Recuerdo con mucho cariño la de la Odisea y la del Quijote. En espera de instrucciones. Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  15. Estupendo,la pido a los Reyes Magos o Mágicos. Nos encontramos en la lectura.

    ResponderEliminar
  16. La tengo encima de la mesa pendiente, no la versión de Acantilado, la de Cátedra, pero igual este es el momento oportuno de quitarla de la mesa y ponerla en mis manos. ¿Valdrá igual esta versión para la lectura (traducción de Luis Martínez de Merlo, aunque no sea tan maravillosa? Si no es así, haré un esfuerzo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmen: Entre una y otra traducción no hay color. Como comento en la entrada de hoy, que trata sobre la edición de Acantilado, la traducción de Martínez de Merlo para Cátedra es enrevesada y bastante incómoda de leer. Parece que vas campo a través y no precisamente con una bicicleta de montaña. Es mi impresión. Yo te aconsejo que si quieres leer a Dante, no lo dudes y ahorres un poquito o acudas a la biblioteca por si hay suerte de que tengan esta nueva edición. Gracias y un saludo.

      Eliminar
  17. Ains, Barbusse, como nos lías... justo el lunes tuve en las manos la nueva edición de Acantilado y no me la llevé porque este mes es malo para darse caprichos de este tipo. Ya sabes cómo voy siempre así que de momento me apunto, y confirmo cuando llegue el momento.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  18. Ni media palabra más. A ver si se portan los reyes... Gracias

    ResponderEliminar