lunes, 22 de octubre de 2018

Lectura Frankenstein, caps. 5-10

Ilustración de Bernie Wrightson, 1983

Actividades 

A) Di qué momento de la novela plasma la ilustración que puedes ver arriba y, después, cita una frase o párrafo del libro que sirva de pie descriptivo a la misma. 

B) Observa estas ilustraciones (solo para participantes inscritos) y elige para cada una de ellas un pie descriptivo adecuado de entre los que se ofrecen a continuación: 
1. Había levantado la cortina de la cama, y sus ojos, si es que podían llamarse ojos, estaban fijos en mí. 2. A menudo, cuando el resto de la familia se había retirado a descansar, cogía el bote y me pasaba horas enteras en el agua. 3. Encontramos a Justine sentada en su rincón sobre un montón de paja; tenía las manos esposadas. 4. Respiró con dificultad y, con un movimiento convulsivo, agitó sus miembros. 5. Dejaba que la embarcación siguiese su propio rumbo y me entregaba a melancólicas reflexiones. A menudo me sentía tentado a arrojarme al lago silencioso, para que sus aguas me engulleran y mis desdichas terminasen para siempre. 6. Vi de pronto, a cierta distancia, la figura de un hombre que venía hacia mí a una velocidad sobrehumana. 7. ¿Qué hacía allí? ¿Sería acaso (y me estremecí solo de pensarlo) el asesino de mi hermano? 8. Con una ansiedad casi rayana en la agonía, dispuse al alcance de mi mano el instrumental capaz de infundir la chispa vital al ser inerte que yacía ante mí. 9. El día siguiente lo pasé recorriendo el valle. Estuve en las fuentes del Averion, que reciben sus aguas de un glaciar que desciende lento desde la cima de los montes hasta el valle. 10. “Hay en tu semblante una expresión  de desesperación, y a veces de venganza, que me hace temblar. Querido Victor, desecha esas pasiones tenebrosas”. 11. Henry me propuso una excursión por los alrededores de Ingolstadt, a fin de despedirme del país donde había residido tanto tiempo. 12. El resplandor de un relámpago iluminó aquel bulto y me reveló su figura con toda nitidez. 13. Nadie puede imaginar la angustia que sufrí durante el resto de la noche, que pasé tiritando de frío y empapado, a la intemperie. 14. Se le cedió la palabra a Justine para que hiciese su defensa. 15. Descubrí, al aproximarse más aquella forma (¡tremenda, odiosa visión!), que era el desdichado ser que yo había creado. 16. Y a la mañana siguiente, Justine murió.   
C)  Completa esta guía de lectura (solo para participantes inscritos).

Envía tus respuestas a elinfiernodebarbusse@gmail.com a lo largo de esta semana. Si por algún motivo no has podido leer durante esta semana, no hay problema por enviar varias actividades conjuntamente, siempre que esta excepción no se convierta en un hábito general.

Pregunta compartida

Cita alguna escena, fragmento o frase de la parte de la novela leída hasta el momento que te haya gustado especialmente. Usa para ello la zona de comentarios que aparece al pie de esta entrada. 

12 comentarios:

  1. A mi me parece magnifica la manera en que está contada la crisis nerviosa que sufre Victor después de dar vida a su criatura. Los estados de angustia por los que pasa, la visita de su amigo Clerval, la excursión, la percepción de la serenidad y belleza de la naturaleza en contraposición con la fealdad de su acto, la calidez que procura la amistad..., todo eso me ha encantado.

    La lectura me está encantando. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el capítulo 10 : Ese extraordinario encuentro del creador con su criatura en unos paisajes extraordinarios.

    Inicia el capítulo 10 un Víctor que profundamente apenado y dolido e intentado buscar algo de consuelo, se adentra en esos paisajes simplemente majestuosos de la naturaleza que le hacen suavizar su sufrimiento y sentir algo de paz. La introspección de Víctor junto con lo exultante de la naturaleza, el cuestionamiento filosófico acerca del ser humano y sus temores y su vulnerabilidad, son excepcionales. Hacía el final del capítulo Víctor le hace un ruego a la vida y justo después se tropieza con su Criatura, a la que observa profundamente angustiada, y a la que a pesar de su odio y rechazo, accede a escuchar. Y luego esa parte final donde por primera vez la Criatura habla y le ruega que le escuche, pues él ha sido y es el que más ha sufrido las consecuencias de esa arrogancia desmedida y sin límites de su creador.

    -“La visión de lo tremendo y lo sublime en la naturaleza,…, me había producido siempre una impresión de solemnidad en el espíritu que me hacía olvidar los cuidados pasajeros de la vida”.

    “¡Ay! ¿Por qué se jacta el hombre de sensibilidades superiores a las del bruto? Elo no hace sino someterle más a la necesidad. Si nuestros impulsos se redujesen al hambre, a la sed y al deseo, casi seríamos libres…”

    “¡Espíritus errabundos, si es que efectivamente vagáis y no descansáis en vuestros lechos angostos, permitidme esta débil felicidad, o tomadme como compañero y llevadme lejos de los goces de la vida!”

    Y luego la Criatura:

    “Cómo te atreves a jugar de este modo con la vida!”

    “¿No he sufrido bastante, que aún tratas de aumentar desdicha? Estimo mi vida aunque sólo sea un cúmulo de aflicciones, y la defenderé. Recuerda que me has hecho más poderoso que tú mismo.”

    “Tú me acusas de homicidio y, sin embargo, destruirías a tu propia criatura con la conciencia tranquila. ¡Oh, bendita, eterna justicia del hombre!
    ---
    Y el final del capítulo el reconocimiento de Víctor hacía su creación:

    “Por primera vez comprendí cuáles eran los deberes de un creador con su criatura, y que debía hacerla feliz antes que lamentar su perversidad”.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta especialmente la escena de la excursión por los valles de los Alpes. Después de haberse enfrentado a la muerte de su hermano y a la de Justine y encontrándose totalmente abatido, Victor, decide escaparse a la Naturaleza. Aquí recupera un poco la paz y la excursión es como un bálsamo para él, y yo creo que también para el lector. Hay un cambio de registro total en la narración, se pasa sin darte apenas cuenta de las sombras, de lo oscuro, de lo terrible, de la muerte, a la paz, a lo blanco, a lo tranquilo, a la vida....
    Es fantástico el final del Capítulo 9...

    ResponderEliminar
  4. Buenas tardes al Sr. Barbusse y a todos los participantes en esta apasionante lectura que estamos realizando. Sin olvidarnos de los capitulos 5 ("Una lúgubre noche de noviembre vi coronados mis esfuerzos"), donde Victor ve culminados su esfuerzos y el capitulo 10 ("...vi de pronto, a cierta distancia, la figura de un hombre que venía hacia mí con sobrehumana rapidez") donde se produce el encuentro entre Victor y su criatura, a mi me ha resultado impactante el Capitulo 8, en el que se nos narra el "juicio" contra Justine Morizt, la sensación de indefensión que sufre la acusada y la rápida acusación por parte del pueblo: "aunque la miraban y maldecían miles de personas, pues toda la benevolencia que su belleza habría podido despertar había quedado borrada de la mente de los espectadores", o esta otra: "fueron llamados varios testigos que la conocían desde hacía muchos años...pero el temor y el odio les volvió timoratos". o esta: "un murmullo de aprobación acogió el sencillo y vehemente alegato de Elizabeth.....hacía la que se volvió la indignación pública con renovada violencia, culpándola de la más negra ingratitud". Y ya para terminar, el propio capellán, siempre la iglesia tiene que estar en todos los sitios, como no podía ser menos: "Desde que me condenaron, el capellán no ha hecho más que acosarme; me ha amenazado una y otra vez; hasta que casi empezaba a creer que soy el monstruo que decía".
    En fin, impresionante capítulo. Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  5. "En tanto quedara vivo alguien a quien yo pudiera amar, siempre tendría razones para tener miedo."
    "¡Oh..! ¡Ningún ser humano podría soportar el horror de aquel rostro! Una momia a la que se le devolviera el movimiento no sería seguramente tan espantosa como... Él."
    Sin duda, el capítulo en el que la criatura despierta y Victor contempla el horror y error que ha cometido es sublime. Pero la pesadilla de culpabilidad que persigue a Victor tras la muerte de William y de Justine tiene las mejores y más lúcidas frases. Los capítulos en los que el paisaje de los Alpes, magnífico, majestuoso, contrasta con la miserable conciencia de Frankenstein también es estupendo. Creo que en estos capítulos, del 5 al 10, están algunas de las imágenes más potentes de la novela y las frases más terribles. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo con algunos compañeros en que los pasajes dedicados a reflejar la angustia y preocupación interior de Victor en contraste con la serenidad del paisaje natural, en concreto por los Alpes y Mont Blanc, me parecen soberbios. Cualquier párrafo en que esto se manifieste valdría perfectamente para citar aquí.
    Es una gozada toda la novela, pero esta parte me parece magnifica.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Pues mientras lo leía, me pareció de una gran sensibilidad la escena del ciervo herido que se arrastra a un rincón inexplorado y mira la flecha clavada, para luego morir. No soy lectora habitual de poesía, pero al instante me vino a la cabeza un poema de Joan Margarit, "Retirada", de su libro "Se pierde la señal", que siempre tengo cerca para leer a ratos perdidos. No tratan de lo mismo exactamente, pero transmiten la misma sensación de recogimiento que me parece preciosa.

    ResponderEliminar
  8. Yo me quedo con las partes en las que aparece el monstruo. El momento de la creación es terrorífico, especialmente cuando Victor se encierra en su cuarto y trata de dormir, al despertarse descubre a su creación que le mira y parece le suplica "a la pálida y amarillenta luz de la luna".

    La segunda vez, su silueta iluminada por los relámpagos y su huida escalando un acantilado me parece sublime.

    Queda el encuentro en el glaciar, tremendo:

    Vi en la distancia la figura de un hombre que avanzaba hacia mí a velocidad sobrehumana saltando sobre las grietas del hielo, por las que yo había caminado con cautela. A medida que se acercaba, su estatura parecía sobrepasar la de un hombre. Temblé, se me nubló la vista y me sentí desfallecer; pero el frío aire de las montañas pronto me reanimó. Comprobé, cuando la figura estuvo cerca odiada y aborrecida visión—, que era el engendro que había creado. Temblé de ira y horror, y resolví aguardarlo y trabar con él un combate mortal. Se acercó. Su rostro reflejaba una mezcla de amargura, desdén y maldad, y su diabólica fealdad hacían imposible el mirarlo, pero apenas me fijé en esto. La ira y el odio me habían enmudecido, y me recuperé tan sólo para lanzarle las más furiosas expresiones
    de desprecio y repulsión.

    Un saludo a todos

    ResponderEliminar
  9. A mí me ha impresionado el estado en el que se queda Víctor cuando es consciente de su creación, y el horror que le produce. Es un horror físico ante la criatura debido a su fealdad y tamaño - No había mortal capaz de soportar el horror de aquel semblante - pero también es un horror espiritual, si podemos llamarlo así. Víctor ha tratado de ser Dios y cuando finalmente da vida a su criatura, la angustia se apodera de él y corre por toda la ciudad, sin importarle nada - Recorrí las calles sin una idea clara de dónde estaba ni qué hacía. El corazón me latía angustiado …-. La descripción de esa sensación de agobio, me ha parecido magistral.

    ResponderEliminar
  10. Hola a todos y todas,
    Para mí la lectura está siendo más profunda de lo que me esperaba.
    El fragmento que me ha impresionado más, en otros muchos, es el encuentro de Victor y la criatura en el glaciar, y el diálogo entre ellos. Magistral. No me canso de releerlo.
    Un saludo,
    Oscar

    ResponderEliminar
  11. Estoy disfrutándolo mucho y hay una frase que me ha encantado y me ha venido muy bien para celebrar el día de muertos y ponerla incluso en el altar. Es la siguiente:

    "Solo nos queda un consuelo: que mientras sus amigos lloran su muerte, el descansa. El suplicio ha terminado; sus sufrimientos han concluido para siempre. Un velo de tierra cubre su dulce cuerpo y no conoce el dolor. No puede ser ya objeto de compasión; debemos reservar eso para los desdichados que le sobreviven."

    ResponderEliminar
  12. El fragmento más impactante es el del encuentro de Victor y la Criatura, la riqueza en la descripción previa al encuentro, así como los intensos diálogos que cruzan entre ambos, son asombrosos. En algunos momentos me pregunto quien es el humano y quien la criatura, porque los papeles se invierten magistralmente.

    ResponderEliminar