jueves, 4 de octubre de 2018

Otoño Shelley 4. La voz de un sueño

Lámina del libro Surgical Anatomy, de Joseph Maclise, 1856

«¿Y qué era yo? Ignoraba absolutamente todo lo relacionado con mi creación y mi creador; pero sabía que no tenía dinero, ni amigos, ni ninguna clase de propiedad; y, además, poseía una figura espantosamente deforme y repugnante; ni siquiera era de la misma naturaleza que el hombre. Tenía más agilidad que él, y podría subsistir con una dieta más rudimentaria; soportaba el calor y el frío extremados sin que me afectaran tanto al cuerpo; mi estatura superaba a la suya. cuando miraba a mi alrededor, no veía ni oía a nadie como yo. ¿Era, entonces, un monstruo, una abominación de la tierra, de la que todos huían y a la que todos repudiaban?».
Mary Shelley, Frankenstein
________________________________________________________________


ACTIVIDAD 4:

A) En este enlace (solo para participantes inscritos) se ofrece una lista de obras literarias y científicas que influyeron en Mary Shelley para la creación de su Frankenstein. Completa el ejercicio relacionando cada obra con su correspondiente autor. Como fuentes de consulta se recomiendan los textos "Un cadáver exquisito" y "Laboratorio de ideas" (pertenecientes ambos al catálogo de la exposición El monstruo de Frankenstein, Buenos Aires, Biblioteca Nacional, 2018).

B) William Ospina es autor de El año del verano que nunca existió (Mondadori, 2015), un espléndido libro sobre Mary Shelley y la gestación de Frankenstein, cuya lectura es absolutamente recomendable. En este enlace se ofrece (solo para participantes inscritos) el capítulo del libro titulado "La criatura". Léelo y, basándote mayormente en él, contesta a las siguientes preguntas: 1. Mary es la madre de "una idea nueva de monstruosidad": ¿qué tipo de fantasma creó? 2. ¿Qué es, según Ospina, lo que nos conmueve de ese ser? 3. La afirmación "Mary se atrevió a ser la voz de un sueño" está relacionada con esta otra: "el heroísmo de Mary es más sutil y más discreto" que el de Byron o Shelley. Explica brevemente qué quiere decir el autor con esto. 4. ¿Qué opinión desliza el autor sobre la primera versión de la novela? 5. ¿Dónde fue descubierto y se encuentra conservado el manuscrito original de Frankenstein, de puño y letra de Mary Shelley, sin las modificaciones que posteriormente hiciera su marido? 6. ¿Por qué afirma el autor que el monstruo de Frankenstein es producto de su época? 7. Aparte de los "vinos" habituales del Romanticismo, ¿qué clase de "licores más fuertes" llegó a probar Mary? 8. El autor habla de una potente imagen de William Blake que le recuerda el momento en que la criatura de Frankenstein cobra vida, y lanza la hipótesis de que dicha imagen (titulada Elohím creando a Adán) tuvo que serle familiar a Mary desde pequeña. Localízala en Internet y envíala adjunta a esta actividad.

C) Lee el artículo de Michael Harris titulado "Por qué Frankenstein es más relevante hoy que hace 200 añosy haz un comentario crítico del mismo, especialmente respecto a la afirmación "No solo estamos esclavizados [por la tecnología, nuestra particular criatura de Frankenstein], es que además lo consentimos absolutamente." ¿Crees que, como Victor Frankenstein, también nosotros somos unos irresponsables con nuestra criatura?


El plazo de entrega de actividades se amplía hasta el 10 de octubre, miércoles. El día 7 de octubre se celebrará el sorteo de 2 ejemplares de Frankenstein en la magníifica edición de Nórdica; entrarán en el mismo todos aquellos participantes que hayan completado y entregado antes de esa fecha las tres primeras actividades. 

2 comentarios:

  1. C) Lee el artículo de Michael Harris titulado "Por qué Frankenstein es más relevante hoy que hace 200 años" y haz un comentario crítico del mismo, especialmente respecto a la afirmación "No solo estamos esclavizados [por la tecnología, nuestra particular criatura de Frankenstein], es que además lo consentimos absolutamente."
    ¿Crees que, como Victor Frankenstein, también nosotros somos unos irresponsables con nuestra criatura?
    Aquí se plantea lo que podría ser un interesante debate, por lo que plasmaré mi comentario al respecto, que no me atrevo a llamar opinión, solo un “pensar en alta voz” sobre el tema. Para empezar, me parece inquietante cuando dice: “las nuevas tecnologías representan una raza de seres que están por encima de nuestro poder para destruirlos”. En efecto, a pesar de las innegables ventajas que las nuevas tecnologías nos proporcionan —un ejemplo de las cuales es que podamos participar en este otoño Shelley y que alguien pueda leer esto en cuanto yo lo cuelgue en la red—, también es cierto que el acceso incontrolado, universal y masivo a la red ha provocado una confusión global sobre lo importante/nimio, falso/verdadero, público/privado, necesario/superfluo, etc., que hace que cada cual infle la red con comentarios, cotilleos, habladurías y falsas noticias, en un gran porcentaje de casos nimias, superfluas e irrelevantes y, desde luego, innecesarias, pero que en, tal vez demasiadas, ocasiones pueden lesionar el derecho a la privacidad de algunas personas que apenas pueden hacer nada por eliminarlas y se pueden ver forzadas a justificar que “eso no fue así” porque la presunción de inocencia, en la red, parece que no existe.
    En cuanto a lo que se plantea de la esclavitud consentida, también es un tema del que hablar: ya estamos esclavizados por el alquiler/hipoteca de nuestra casa; por el automóvil (seguros, revisiones, carburante, impuestos…); por la escuela de nuestros hijos (material escolar, actividades extraescolares, festejos varios...) y por mil cosas más que asumimos como normales. Pero, ciñéndonos a la tecnología, también aceptamos esa esclavitud: tiene un precio (económico); facilita la comunicación con otras personas, pero no sabemos lo que esas personas harán con los datos que les facilitamos y aun así confiamos en ellas. Y no hablemos de las personas con dependencia tecnológica (nomofobia, creo que se llama).
    Aun así, personalmente, a internet y teléfonos móviles en concreto yo les veo más ventajas que inconvenientes, siempre y cuando uno sepa con qué y con quién está tratando y para que lo utiliza. Si hablamos de robótica y de lo que esta traerá, es otro tema para el que recomiendo el libro de Max Tegmark: Vida 3.0
    Pienso que sería interesante que debatiéramos aquí sobre el tema planteado y no se limitara esto a una relación unívoca Barbusse_participantes
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmen: pensé inicialmente en abrir un debate en esta entrada para que ustedes pudiera exponer sus reflexiones. No obstante, preferí que, en esta parte, lo expresaran en privado para así ir calentando motores de cara a la lectura. Es así que, para la segunda parte del monográfico, ustedes van a poder debatir abiertamente sobre esta cuestión y otras muchas que la novela nos plantea. Gracias y un saludo.

      Eliminar