lunes, 30 de mayo de 2016

Lectura ilustrada Don Quijote, II, caps. 1-3

Ilustración de José Luis Pellicer para la ed. de Barcelona, Montaner y Simón, 1880-1883

Iniciamos la lectura de esta segunda parte de la novela, a la que Cervantes tituló El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha. Si usted había pensado en saltarse el prólogo, error, craso error. No deje de leerlo, está lleno de talento y elegancia, es una genialidad en miniatura que nos anticipa la calidad literaria que encontraremos a lo largo de las páginas del libro. En esta segunda parte de la novela, Cervantes domina su arte a la perfección y alcanza unas cotas de originalidad nunca vistas. Y ahora, las actividades.

Actividades

A) Mira la imagen que se muestra arriba y contesta: 1. ¿Quién es el personaje que aparece sentado y sobre qué está hablando con don Quijote? 2. ¿Cómo se le describe en la novela? 3. Este personaje dice a don Quijote una profecía relativa a la fama que alcanzará el libro en el que se cuenta su historia: ¿qué profecía es? ¿Se ha cumplido con el tiempo? 4. ¿Cuáles son las aventuras del libro que este personaje destaca como las más celebradas? 5. Completa esta frase: "Una de las tachas que ponen a la tal historia -dijo el bachiller- es... 6. El personaje también destaca dos olvidos que tuvo el autor de la historia: ¿cuáles son?  

B) Observa las ilustraciones que se muestran en este enlace y agrúpalas según el capítulo al que pertenezcan. Localiza después en tu libro los párrafos que describan las ilustraciones nº 1, 3 y 5, y cópialos o hazles una foto, como prefieras. Contesta: 1. ¿Cuánto tiempo pasó hasta que el cura y el barbero, tal como vemos en la imagen nº 4, visitan a don Quijote? 2. En la imagen nº 6, don Quijote está destacando las virtudes que caracterizan a los más famosos caballeros andantes. Ateniéndote a lo que dice nuestro hidalgo, traza una línea entre el nombre de cada uno de los caballeros (columna izquierda) y su correspondiente virtud (columna derecha), tal como se muestra en el ejemplo:


Envía tus respuestas a elinfiernodebarbusse@gmail.com a lo largo de esta semana. Si por algún motivo no has podido leer durante esta semana, no hay problema por enviar varias actividades conjuntamente, siempre que esta excepción no se convierta en un hábito general.

Apunte gráfico (solo para curiosos) ver

Recuerda que tienes a tu disposición otras muchas ilustraciones referidas a los capítulos leídos en el Banco de imágenes del Quijote y en la Iconografía Textual del Quijote. ¡Puedes seleccionar y descargar las que más te gusten y formar tu propio álbum gráfico personalizado de la novela al final de la lectura!

domingo, 29 de mayo de 2016

Sorteo Lectura ilustrada Don Quijote


Bueno, bueno, bueno, pues a la chita callando hemos terminado la lectura de la primera parte del Quijote. ¡Parece que fue ayer cuando estábamos con lo de En un lugar de la Mancha de cuyo nombre...!

Ahora me tocar darles mi más sincera enhorabuena a todos los que han conseguido llegar hasta aquí. Les auguro, además, una lectura de la segunda parte verdaderamente apasionante. Ya lo podrán comprobar por ustedes mismos.  

De los 35 inscritos inicialmente en esta Lectura ilustrada, han sido un total de 33 los participantes que han presentado el número de actividades mínimo (doce de diecisiete) para poder entrar en el sorteo de un espléndido estuche con los dos volúmenes a todo color del Quijote en edición de Reino de Cordelia (por cortesia de la propia editorial).

Felicidades a todos.

Y aquí el nombre del ganador del sorteo. ¡A disfrutarlo!

lunes, 23 de mayo de 2016

Lectura ilustrada Don Quijote, I, caps. 51-52

Ilustración de Agustín Navarro para la ed. de Madrid, A. Sancha, 1797-1798

Actividades

A) Mira la imagen que se muestra arriba y contesta: 1. ¿Quiénes son esos personajes con los que combate ahora don Quijote? 2. ¿Por qué reciben ese nombre? 3. ¿Quién es la buena señora que llevan cautiva? 4. Vosotros, que, quizá por no ser buenos, os encubrís los rostros, atended y escuchad lo que deciros quiero, les advierte don Quijote; ¿qué le responden? 5. ¿Qué les va a mandar don Quijote que hagan? 6. En la imagen vemos cómo uno de estos personajes sale al encuentro de don Quijote, al que está a punto de asestar un tremendo golpe con toda la horquilla: ¿verdadero o falso? 7.  El golpe lo recibe nuestro caballero andante encima del hombro derecho: ¿verdadero o falso? 8. Del golpe recibido, don Quijote cae al suelo gravemente herido y muere poco después: ¿verdadero o falso? 9. Don Quijote no muere, regresa molido a su aldea y, al cabo del tiempo, hará una tercera salida, esta vez a Zaragoza: ¿verdadero o falso?

B) Observa las ilustraciones que se muestran en este enlace y agrúpalas según el capítulo al que pertenezcan. Localiza después en tu libro los párrafos que describan las ilustraciones nº 3, 7 y 9, y cópialos o hazles una foto, como prefieras. Contesta: 1. ¿Cómo se llama el personaje femenino de la imagen nº 1? ¿Y el personaje masculino de la nº 8? ¿Qué relación hay entre los dos? 2. ¿Qué comentario del cabrero con la correspondiente réplica de don Quijote propician la pelea entre ambos que vemos en la imagen nº 4? 3. ¿Qué crees que le está diciendo Sancho a su mujer, Juana Panza, en la imagen nº 11?

Envía tus respuestas a elinfiernodebarbusse@gmail.com a lo largo de esta semana. Si por algún motivo no has podido leer durante esta semana, no hay problema por enviar varias actividades conjuntamente, siempre que esta excepción no se convierta en un hábito general.

Apunte gráfico (solo para curiosos) ver


NOTA: Esta es la última actividad referida a la primera parte de la novela. Se recuerda a todos los participantes inscritos que para entrar en el sorteo de un maravilloso estuche con los dos volúmenes ilustrados de la edición del Quijote (Reino de Cordelia), deben de haber presentado al menos 12 de las 17 actividades propuestas a lo largo de estos meses. La fecha límite para la entrega de esta última actividad, así como de otras posibles actividades que tengan  atrasadas, es el Jueves 26 de mayo a las 22:00 horas. El sorteo se celebrará el 29 de mayo, domingo.

miércoles, 18 de mayo de 2016

"El Quijote es un libro que da vida" (entrevista a Barbusse)

Barbusse, posando con su perro Eneas, en un momento de la entrevista

El pasado fin de semana abordamos en su casa de Sussex al señor Barbusse, que, acompañado en todo momento de su perro Eneas, atendió muy amablemente a nuestros requerimientos de realizarle una entrevista. Allí tuvo la gentileza de contestarnos a una serie de preguntas relativas mayormente a la actividad de difusión del Quijote que está llevando a cabo a través de una lectura ilustrada en la que participan cerca de cuarenta lectores de distintas partes de la geografía española. Vestido completamente de negro, para no desentonar con el color del pelaje de su bello acompañante canino, posó mirando al mar desde su muelle privado. Le agradecemos desde aquí su disponibilidad y exquisita atención, así como el detalle de obsequiarnos con una sabrosa y reconstituyente limonada durante las casi dos horas que duró nuestro encuentro. Asimismo agradecemos al señor Duvenand, secretario del entrevistado, su amabilidad al trasladarnos en su coche desde nuestro hotel, en la localidad de Hastings, hasta la apartada finca que el entrevistado posee en el paraje de Seven Sisters. 

Señor Barbusse, en unos días los participantes de la Lectura ilustrada del Quijote alcanzarán el ecuador de su recorrido, ya que acaban la primera parte de la novela, la publicada en 1605. ¿Qué palabras le diría a un ciudadano español de nuestros días para animarlo a leer el Quijote?

Le diría que en un país lleno de charlatanes por doquier, uno de los mayores actos de dignidad personal que se puede practicar es hacer algo que vaya a contracorriente.

Empieza usted dando fuerte, ¿no?

No crea. Más fuerte fue Valle-Inclán cuando dijo literalmente: "En España el mérito no se premia. Se premia el robar y el ser sinvergüenza. En España se premia todo lo malo".

¿Cree de verdad que leer el Quijote es ir a contracorriente?

Desde luego. Leer algo auténtico, de enorme calidad y pureza, ajeno a las modas y al megáfono que constantemente nos anuncia la aparición de un nuevo libro imprescindible es, sin duda, ir a contracorriente.

Le recuerdo que estamos en el año Cervantes y que por todas partes se habla del manco de Lepanto y del Quijote.

Usted lo ha dicho: se habla. Una cosa es hablar de la obra, y otra muy distinta haberla leído. En España son muy pocos los que la han leído. A los que lo han hecho, se les mira con cautela, como a sospechosos de alguna enfermedad contagiosa. Si encima a estos se les ocurre decir que se han divertido enormemente con su lectura, incluso haberse reído a carcajadas en ocasiones, entonces la mirada que se les dedica se torna aún más aviesa y prolongada, como si ante los ojos se tuviese a un selenita. 

Por cierto, ¿qué le parece el programa de actos para la celebración del año Cervantes?

Acorde con el país que lo ha organizado.

Eso no es decir mucho.

Ni poco.

¿Qué interpretación podemos hacer de un libro que es, junto con la Biblia, el más editado de la historia?

Resulta curioso que haya citado la Biblia, porque es otro de esos libros que todo el mundo conoce pero que realmente pocos han leído, incluidos una gran parte de los que confiesan creer en su contenido. Respondiendo a su pregunta, no soy muy amigo de las interpretaciones literarias. Cada lector debe sacar las suyas propias. Precisamente al pensar esta Lectura ilustrada me planteé no contaminar al lector con ningún elemento ajeno a la novela. Quería que se enfrentara al libro sin más, tal cual es, sin aderezos ni adornos, solo a lo que dejó escrito Cervantes. Hay unas palabras de Arnold Bennet al respecto que me parecen acertadísimas: "En arte, nada vale ni nada cuenta sino la obra misma. No hay cantidad de charla inepta que pueda afectar positivamente, en bien o en mal, el valor de una obra de arte ante el mundo".

Ya que no le gustan las interpretaciones, díganos al menos qué puede aportar a alguien la lectura de un libro como el Quijote.

No puedo hablar por los demás. Es algo que cada vez hago menos.  

Pues dígame, al menos, qué le aporta a usted.

Vida.

¿En qué sentido le aporta vida?

En el sentido de que me nutre, me aporta los ingredientes más calóricos y aprovechables de la vida: diversión, emoción, complicidad, discernimiento, serenidad, melancolía... Es un libro que crea una realidad virtual tan potente que te magnetiza. El lector no se siente fuera, sosteniendo el libro, sino metido dentro de él. Pocos libros tienen ese poder.

¿No exagera un poco?

No creo. Muchos lectores son de la misma opinión. Se enamoran de este libro, lo quieren tener siempre cerca, siempre a mano. Creo que es porque es lo más parecido a un bálsamo que conozco, no tan radical como el de Fierabrás, pero sí con efectos calmantes y reconstituyentes.

Probablemente debido a que es un libro de aventuras, de descubrimiento de la vida.

Sí, lleva usted razón. Pero quizá también porque es un libro donde encontramos una gran compasión por el ser humano. Se ha dicho que leyendo este libro es como si pudiésemos comprender la vida. Y algo de eso hay.

Sin olvidar sus grandes personajes...

Claro. En realidad, todas las grandes obras de la literatura, si usted lo piensa bien, son obras de grandes personajes. Don Quijote nos gana desde la primeras líneas, y lo más misterioso es que el lector no puede explicar la razón de por qué es así. Es un enigma.

Barbusse preparando una actividad del Quijote
¿Y usted ha llegado a alguna explicación?

Creo que es porque todos somos él. Todos nos aliamos con algo para sobrellevar la terrible realidad, que diría Kafka. Él se inventa un mundo exuberante y estimulante de ficción, apuesta por la imaginación, aunque termina, ¿cómo no?, perdiendo la batalla. Al fin y al cabo se trata de un proceso de aprendizaje de la desilusión, algo por lo que todos pasamos. Más tarde o más temprano todos constatamos que también nosotros somos unos pobres hombres. Don Quijote es cada uno de nosotros visto desde fuera, con los ojos de otro.

O sea que don Quijote no era un chiflado. 

No más que cualquier otro ser humano consciente de la inquietante extrañeza de estar vivo. Baudelaire lo expresó muy bien: "Hay que estar siempre borracho. De eso se trata todo: es la única cuestión. Para no sentir la horrible carga del tiempo que vence tus espaldas y te inclina hacia la tierra, hay que emborracharse sin tregua. De vino, de poesía o de virtud, de lo que queráis. Pero embriagaos". Y luego vino Bukowski, que lo terminó de redondear: "Alguna gente no enloquece nunca. Qué vida más horrible deben de tener". Don Quijote está en esa línea, lo que ocurre es que su historia no se nos cuenta con gravedad, sino con humor, la forma más elevada de inteligencia. 

Antes ha dicho que el Quijote es de esos pocos libros que dan vida. ¿Se atreve a citar alguno más?

OdiseaIlíada, Eneida, por ejemplo, también desprenden mucha vida. Son libros luminosos, totales.

Se ha ido usted muy lejos en el tiempo...

Hablar de cerca o lejos en literatura es siempre relativo. La literatura clásica griega y latina es absolutamente actual y, por tanto, cercana. Hace más de dos mil años el hombre ya se planteó todo lo que necesitaba plantearse y lo plasmó en una literatura deslumbrante, de una calidad y belleza difícilmente igualables. Lo que se ha venido escribiendo después repite lo mismo, tan solo cambia la forma, el punto de vista.

¿Necesitaba el Quijote de una traducción al castellano actual, como ha hecho Trapiello?

La traducción la justifican diciendo que es necesaria porque el lenguaje del Quijote ya no se usa hoy y, por tanto, no se entiende. Bueno, puestos así, a los cuadros de Velázquez también habría que ponerlos al día, empezando por las ropas de sus modelos, que tampoco ya nadie viste y, por tanto, supuestamente, nadie comprende. Decir que el Quijote no se entiende es incierto. Eso lo dicen los que no han pasado de la primera página, porque en ella Cervantes concentra tanto vocabulario inusual que mucha gente se asusta (todo aquello de los duelos y quebrantos, sayas de velarte, calzas de velludo, etc.), pero los que han pasado de esa primera página, y se han dejado llevar por la novela, saben que eso de que no se entiende es una tontería.

Como lector que he sido del Quijote le doy plenamente la razón, aunque también le confieso que sin algunas notas explicativas no hubiese entendido algunas partes.

Naturalmente. Del mismo modo que sin algunas nociones de mitología no se puede entender a Velázquez, por ejemplo. Es que leer el Quijote no es como leer un libro de Lucia Etxebarría o de Ruiz Zafón, y lo digo con todos mis respetos. Requiere un esfuerzo adicional. Es un acto intelectual y, como tal, necesita que pongamos de nuestra parte. Lo que pasa es que la gente no está por la labor de esforzarse en nada, prefiere lo fácil, lo inmediato. Y eso no suele estar ligado a la calidad.

Ya que cita a dos autores españoles, ¿qué le parece el momento que vive la literatura española en la actualidad?

No sigo mucho las novedades de literatura española, si le soy sincero. Supongo que si se sabe escoger, hay buenas obras, como en todas partes, aunque haya que buscar mucho. En realidad no leo tanto como pueda pensarse. Ni tampoco considero haber leído muchísimo. Prefiero leer menos con más detenimiento. Hay algo de grosero en esa gente que devora libros como si fuesen cacahuetes, a puñados.

Pero habrá algún escritor español que le interese, ¿no?

Me gustaba mucho el primer Vila-Matas, pero ahora está como desvaído. Su libro Suicidios ejemplares me fascina. En general, los últimos libros que he comprado de autores españoles me han decepcionado, me han parecido meras pamplinas.

¿Por ejemplo?

Pues ya que insiste, el más reciente ha sido Entre culebras y extraños, de Celso Castro.

Nos ha llamado la atención que en alguna otra entrevista se ha referido a las redes sociales como redes insociales. ¿Realmente cree eso?

Sí, porque veo que más que para comunicar sirven para aislar. Aislar por saturación, por tergiversación, por sobreabundancia, por aturdimiento, por banalidad. Y lo que es peor, le aislan a uno de uno mismo.

Es la voz de la gente.

Sí. Y también el eructo de muchos.

Pero la gente tiene derecho a opinar.

Desde luego. Ahora todo el mundo opina. Y sobre cualquier asunto. Y no duda en rebatir, sin rubor, al que sabe, al que se supone que tiene cierta autoridad sobre su tema, porque para eso lo ha estudiado, le ha dedicado tiempo, atención, intención. Me asquea esa desaparición de las barreras del respeto y de la educación. El hombre-masa que pronosticó Ortega ha ganado definitivamente la batalla.

Veo que no es usted muy de que la mayoría siempre lleva la razón. 

Prefiero la inmensa minoría, pese a que la minoría siempre tiene que aguantarse con oír las sandeces que tan a menudo dice y acata la mayoría. Hay una frase con mucha sorna de Twain que dice "cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar". 

¿Cree usted que estamos asistiendo a la decadencia de una forma de entender la cultura?

Sin duda. Como antes le decía, ahora todo el mundo opina, tiene una idea sobre todo. Se están perdiendo los árbritos, los referentes, los guías fiables, que eran y son tan importantes. Como ha definido muy bien una escritora de la antigua Yugoslavia, Dubraska Ugresviv, vivimos en la época de la cultura karaoke: todo el mundo quiere cantar, aunque sea espantosamente, todo el mundo quiere que se le oiga, aunque no tenga preparación alguna. Y quien dice cantar, dice escribir, dice cualquier cosa para figurar, para salir en la foto, para contarte sus nimiedades, para chillarte al oído. Un horror.

Así no va a incrementar el número de visitas y de comentarios en su blog.

Desde luego (risas). Le voy a decir una cosa, con que solo una persona se hubiese inscrito en esta Lectura del Quijote ya me hubiera dado por satisfecho. Para mi gran sorpresa, me encontré con que había otras treinta y cinco personas que estaban dispuestas a acompañarme en ella. Personas de La Coruña, de Sevilla, de Málaga, de Albacete, de Madrid, de Canarias, de Zaragoza, etc. que hoy reconocen estar encantadas con la obra.

¿Y eso qué quiere decir?

Que me interesa mucho menos el número de personas que miren el blog que su actitud.

¿Y cuál es la actitud de los lectores de su blog?

La de no dejarse llevar por la opinión general, la de no dejarse embaucar por el borreguismo esnob o la complacencia progre. La de apreciar y comprobar la calidad de la buena literatura por ellos mismos. La de distinguir las voces de los ecos, como decía Machado.

Barbusse, ¿qué le diría a esos cerca de cuarenta participantes en la Lectura ilustrada del Quijote que ya están a punto de acabar la primera parte de la novela?

Ya se lo dije a cada uno de ellos cuando empezó la lectura, hacia el mes de enero. Que el Quijote aporta mucho más que horas y horas de anodina realidad. Que es tiempo ganado, vida comprimida. Un regalo que se van a hacer a ellos mismos a lo largo de este año. A los cuales, por cierto, felicito hondamente.

Muchos de sus lectores, en vista de lo dilatado de esta Lectura del Quijote, nos preguntamos si este año habrá el habitual monográfico literario otoñal. 

No puedo decirle, eso lo lleva mi secretario, Ernest Duvenand, es él quien organiza fechas. En principio, creo recordar que Cervantes nos ocupará hasta final de noviembre, así que queda poco margen para el Otoño. En caso de que tuviese lugar, más bien habría que llamarlo Invierno, ¿no le parece? (sonrisas).

Mi última pregunta es de política. Mucha gente se pregunta a quien votará el próximo 26 de junio.

Bueno, no estoy muy al tanto. Sepa que yo no vivo en España de manera permanente, solo durante breves estadías. Paso más tiempo en Hannover, Leipzig y Sussex. Pero de todas maneras lo que me llega es que los candidatos son gente bastante corta de luces, ¿me equivoco?

Pero usted tiene nacionalidad española.

Sí, pero no me considero de un lugar en concreto. Nací en Reading, en Inglaterra, de donde era mi padre, aunque luego soy alemán por parte de mi madre, que era de un pueblecito del valle de Turingia, donde me crié. Luego mis dos abuelos maternos eran austríacos, mientras que mi abuelo paterno era francés (de ahí mi apellido) y mi abuela materna rumana, de una preciosa localidad llamada Sibiu. Con este panorama, ya me dirá. 

Eso es todo, señor Barbusse. Muchas gracias por concedernos parte de su tiempo. Precioso perro el suyo, por cierto. 

Muchas gracias a ustedes. ¿Verdad que es un perro bonito? Se llama Eneas, en honor a uno de mis bisabuelos que, por cierto, era escritor. Firmó dos libros que llegaron a ser muy famosos en su época, Pensamientos volátiles para días de cansancio extremo y Verdades provisionales. Mi bisabuelo, Eneas Barbusse, tenía la costumbre de recitar a diario, al levantarse de la cama, un canto de la Eneida. Descansaba los domingos, eso sí. Dicen que daba gusto oírlo, lo declamaba en un diáfano latín académico, herencia de sus años de estudiante en Oxford.

lunes, 16 de mayo de 2016

Lectura ilustrada Don Quijote, I, caps. 48-50

Ilustración de Ludwig Löffler para la ed. de Lepizig, Dehmigke, 1869

Actividades

A) La imagen que se muestra arriba plasma el momento en que Sancho intenta convencer a su amo de que realmente no ha sido objeto de un encantamiento, sino de un engaño. Lee a continuación el divertido coloquio que mantienen ambos y localiza quince palabras que se han deslizado en el texto por error en lugar de otras que sí escribió Cervantes. Di cuáles son unas y otras.

«—Señor, para descargo de mi conciencia le quiero decir lo que pasa cerca de su encantamento, y es que aquestos dos que vienen aquí cubiertos los rostros son el cura de nuestro lugar y el barbero, y imagino han dado esta traza de llevalle desta manera, de pura sarna que tienen como vuestra merced se les adelanta en hacer famosos hechos. Presupuesta, pues, esta verdad, síguese que no va encantado, sino embaído e incapaz. Para testimonio de lo cual le quiero preguntar una cosa; y si me responde como creo que me ha de responder, tocará con la mano este artificio y verá como no va encantado, sino trastornado el entendimiento.
—Pregunta lo que quisieres, hijo Sancho —respondió don Quijote—, que yo te satisfaré y responderé a toda tu curiosidad. Y en lo que dices que aquellos que allí van y vienen con nosotros son el cura y el barbero, nuestros vecinos y conocidos, bien podrá ser que parezca que son ellos mesmos; pero que lo sean realmente y en efeto, eso no lo creas en ninguna manera: lo que has de creer y entender es que si ellos se les parecen, como dices, debe de ser que los que me han encantado habrán tomado esa apariencia y semejanza, porque es fácil a los encantadores tomar la figura que se les antoja, y habrán tomado las destos nuestros amigos, para darte a ti ocasión de que pienses lo que piensas y ponerte en un albur de imaginaciones, que no aciertes a salir dél aunque tuvieses la soga de Proteo; y también lo habrán hecho para que yo vacile en mi entendimiento, y no sepa atinar de dónde me viene este daño. Porque si por una parte tú me dices que me acompañan el barbero y el cura de nuestro pueblo, y por otra yo me veo enjaulado y sé de mí que fuerzas humanas, como no fueran divinas, no fueran bastantes para enjaularme, ¿qué quieres que diga o piense sino que la manera de mi encantamento excede a cuantas yo he leído en todas las historias que tratan de caballeros andantes que han sido encantados? Ansí que bien puedes darte paz y sosiego en esto de creer que son los que dices, porque así son ellos como yo soy moro. Y en lo que toca a querer preguntarme algo, di, que yo te responderé, aunque me preguntes de aquí a mañana.
—¡Válame Nuestra Señora! —respondió Sancho dando una gran voz—. ¿Y es posible que sea vuestra merced tan duro de magín y tan falto de meollo, que no eche de ver que es pura verdad la que le digo, y que en esta su prisión y desgracia tiene más parte la malicia que el encanto? Pero, pues así es, yo le quiero probar evidentemente como no va encantado. Si no, dígame, así Dios le saque desta pesadilla, y así se vea en los brazos de mi señora Dulcinea cuando menos se piense...
—Acaba de conjurarme —dijo don Quijote— y pregunta lo que quisieres, que ya te he dicho que te responderé con toda puntualidad.
—Eso pido —replicó Sancho—, y lo que quiero saber es que me diga, sin añadir ni quitar cosa ninguna, sino con toda verdad, como se espera que la han de decir y la dicen todos aquellos que profesan las armas, como vuestra merced las profesa, debajo de título de caballeros andantes...
—Digo que no mentiré en cosa alguna —respondió don Quijote—. Acaba ya de preguntar, que en verdad que me cansas con tantas salvas, plegarias y contemplaciones, Sancho.
—Digo que yo estoy seguro de la bondad y verdad de mi amo, y, así, porque hace al caso a nuestro cuento, pregunto, hablando con acatamiento, si acaso después que vuestra merced va enjaulado y a su parecer encantado en esta jaula le ha venido gana y voluntad de hacer aguas mayores o menores, como suele decirse.
—No entiendo eso de hacer aguas, Sancho; aclárate más, si quieres que te responda derechamente.
—¿Es posible que no entiende vuestra merced de hacer aguas menores o mayores? Pues en la escuela destetan a los muchachos con ello. Pues sepa que quiero decir si le ha venido gana de hacer lo que no se aguanta.
—¡Ya, ya te entiendo, Sancho! Y muchas veces, y aun agora la tengo. ¡Sácame deste peligro, que no anda todo limpio!»
 
B) En este enlace puedes ver una serie de ilustraciones corrrespondientes a los tres capítulos leídos. Elige para las imágenes nº 1, 4  y 6 un pie descriptivo adecuado extraído del propio texto de la novela. Contesta: 1. En la imagen nº 2, el eclesiástico le está diciendo al cura las razones por las que no acabó una novela de caballerías que tenía en mente escribir. Di cuáles son esas razones. 2. En la imagen nº 3 don Quijote está haciendo una defensa apasionada de este género de novelas. Completa esta frase que nuestro caballero andante dice al respecto: "Los libros que están impresos con licencia de los reyes y con aprobación de aquellos a quien se remitieron, y que con gusto general son leídos y celebrados de los grandes y de los chicos, de los pobres y de los ricos, de los letrados e ignorantes, de los plebeyos y caballeros..., finalmente, de todo género de personas de cualquier estado y condición que sean...". 3. En la siguiente relación hay tres personajes que don Quijote no cita en su prolija defensa de los libros de caballerías. ¿Cuáles son?: Guarino Mezquino // Áyax // Amadís // Quintañona // Lanzarote // Asdrúbal // Aquiles // Pierres // Ginebra // Magalona // Floripes // Cirongilio // Tristán // Juan de Merlo      

Envía tus respuestas a elinfiernodebarbusse@gmail.com a lo largo de esta semana. Si por algún motivo no has podido leer durante esta semana, no hay problema por enviar varias actividades conjuntamente, siempre que esta excepción no se convierta en un hábito general.

Apunte gráfico (solo para curiosos) ver

Recuerda que tienes a tu disposición otras muchas ilustraciones referidas a los capítulos leídos en el Banco de imágenes del Quijote y en la Iconografía Textual del Quijote. ¡Puedes seleccionar y descargar las que más te gusten y formar tu propio álbum gráfico personalizado de la novela al final de la lectura!

miércoles, 11 de mayo de 2016

Dostoievski siempre nuevo



«¿Qué hay hoy nuevo, maestro, en el Prado?», le preguntaron a Dalí, en cierta ocasión, a la salida de una de sus frecuentes visitas al Museo. Y éste, con su deliberado abandono fricativo-consonántico, contestó: «¿Nuevo?, Velázzzzquez».

No desluciría, para mí, la anécdota daliniana llevándola a otro terreno:

- ¿Qué hay hoy nuevo, lector, en la Literatura?
- ¿Nuevo?, Dotoievssssski.

Y es que Dostoievski siempre es nuevo. Por eso, cuanto más nuevo sea el odre en que se sirva, mejor que mejor. Es lo que hace hoy Alba editorial (no, no voy a decir eso de "como no podía ser de otra manera", porque siempre hay varias, muchas, infinitas maneras posibles), servirnos en nuevo odre una de las más importantes novelas de la historia de la literatura: Los demonios, de 1872. Y el nuevo odre incluye también nueva traducción,  a cargo de(l siempre espléndido) Fernando Otero.

Como diría Machado, «Primavera tarda, ¡pero es tan bella y dulce cuando llega!...»

lunes, 9 de mayo de 2016

Lectura ilustrada Don Quijote, I, caps. 45-47

Ilustración de Apeles Mestres para la ed. de Barcelona, Aleu, 1879

Actividades

A) Mira la imagen que se muestra arriba y contesta: 1. ¿Por qué está metido el pobre don Quijote en esa jaula? 2. ¿Quién es el artífice del plan? 3. ¿Quiénes son los que se disfrazan? 4. Hay algo que a don Quijote le confunde en el proceder de este nuevo encantamiento, ¿de qué se trata? 5. ¿Qué quiere decir Sancho cuando afirma que esas visiones que por allí andan no son del todo católicas? 6. ¿Cuándo se hallará libre don Quijote de la prisión en que se encuentra, según una profecía que el barbero pronuncia con voz temerosa? (cítalo textualmente). 

B) Observa las ilustraciones que se muestran en este enlace y ordénalas según la secuencia cronológica en que suceden o se nos cuentan en la novela. Localiza después en tu libro los párrafos que describan las ilustraciones nº 4, 11, 13 y 14, y cópialos o hazles una foto, como prefieras. Contesta: ¿Qué papeles le está dando el ventero al cura en la imagen nº 1? En las imágenes nº 2 y 9 hay un personaje que porta en la mano un documento: ¿de quién se trata y qué dice dicho escrito?

Envía tus respuestas a elinfiernodebarbusse@gmail.com a lo largo de esta semana. Si por algún motivo no has podido leer durante esta semana, no hay problema por enviar varias actividades conjuntamente, siempre que esta excepción no se convierta en un hábito general.

Apunte gráfico (solo para curiosos) ver

Recuerda que tienes a tu disposición otras muchas ilustraciones referidas a los capítulos leídos en el Banco de imágenes del Quijote y en la Iconografía Textual del Quijote. ¡Puedes seleccionar y descargar las que más te gusten y formar tu propio álbum gráfico personalizado de la novela al final de la lectura!