lunes, 29 de septiembre de 2014

Otoño Tolstói 1. El loco de Yásnaia Poliana

Tolstói en 1908. Foto de Karl Bulla

«¿Quién soy yo? Uno de los cuatro hijos de un teniente coronel retirado, que se quedó huérfano a los siete años, educado por mujeres y personas extrañas y que, sin haber recibido ninguna formación mundana ni intelectual, entró en el mundo a los diecisiete años. No poseo grandes riquezas ni una situación particularmente brillante en sociedad, y sobre todo carezco de principios. No tengo amigos influyentes, no sé lo que es vivir bien, pero tengo un amor propio desmesurado.

Soy feo, tosco, sucio y mal educado, en el sentido mundano de la palabra. Soy irascible, fastidioso, intolerante y tímido como un niño. Soy rústico. Lo que sé lo he aprendido por mí mismo, mal y a retazos, sin orden; y es bien poco. Soy intemperante, indeciso, inconstante, estúpidamente vanidoso y expansivo como todos los débiles. No soy valiente. Mi pereza es tal que el ocio se ha convertido para mí en una exigencia. Soy honesto, en el sentido de que amo el bien, y me siento descontento cuando me alejo de él y siempre retorno a él con placer. Y, sin embargo, hay una cosa que amo aún más que el bien: la gloria. Soy tan ambicioso que si tuviera que elegir entre la gloria y la virtud temo que escogería la primera. No soy modesto, verdaderamente. Y es ésta la razón por la que parezco tímido a los demás, aunque interiormente soy orgulloso.

El escritor en una foto de juventud
Soy el enfermo número uno de ese hospital de locos que es mi casa de Yásnaia Poliana. Temperamento sanguíneo. Categoría de los locos tranquilos. Mi locura consiste en creer que puedo cambiar la vida de los demás sólo con palabras. Síntomas generales: estoy descontento del actual régimen; desapruebo el mundo entero, exceptuándome a mí mismo; soy voluble e irritable, sin hacer caso nunca de quien me escucha. A menudo, después de la excitación y el furor, caigo en un estado de hipersensibilidad lacrimosa, poco natural. Síntomas particulares: hago trabajos manuales, limpio y fabrico zapatos, corto la hierba, y cosas así.

Contemplando mi vida, examinándola desde el punto de vista del bien y del mal que he hecho, me doy cuenta de que toda mi larga existencia se puede dividir en cuatro períodos: una primera etapa poética, maravillosa, inocente, radiante, de la infancia hasta los catorce años. Luego, aquellos veinte años horribles, de grosera depravación, al servicio del orgullo, de la vanidad y sobre todo del vicio. El tercer período, de dieciocho años de duración, va desde mi matrimonio hasta mi renacimiento espiritual; el mundo podría también calificarlo como moral, porque en esos dieciocho años he llevado una vida familiar honesta y ordenada, sin caer en ninguno de los vicios que condena la opinión pública. Todos mis intereses, sin embargo, estaban limitados por preocupaciones egoístas por mi familia, el bienestar, el éxito literario y toda clase de satisfacciones personales. Por fin, el cuarto periodo es el que estoy viviendo actualmente, después de mi regeneración moral; de éste no querría cambiar nada, salvo los malos hábitos que contraje en los períodos precedentes.»

Lev Tolstói. Diario, 7 de julio de 1854; Apunte jocoso de 1873; Recuerdos, 1903-1906
________________________________________________________________

ACTIVIDAD 1:

A) Contesta si son verdaderas o falsas las siguientes afirmaciones sobre la vida de Lev Tolstói: 

1. Tuvo cuatro hermanos. 2. Estudió para diplomático. 3. En su familia le llamaban Lêva rêva, que quiere decir León el travieso. 4. Su padre era Conde de Tolstói. 5. Fue a la Universidad de Moscú. 6. Su hermano preferido se llamaba Iván. 7. A los veinte años llevaba una vida disoluta rodeada de vodka, juegos de azar y mujeres. 8. Durante su período militar tuvo como destinos el Cáucaso y Crimea. 9. Se casó con una campesina a quién él mismo instruyó. 10. Su madre murió el mismo año en que se publicó Guerra y paz. 11. Adoraba la naturaleza y la paz. 12. Conoció a Marx en Londres, de quien se hizo muy amigo. 13. Cuando lo tenía todo para ser feliz sufrió una profunda crisis existencial. 14. En su libro ¿Qué debemos hacer? denunció la miseria de las ciudades. 15. Fue excomulgado por interpretar libremente los Evangelios y negar la divinidad de Cristo. 16. Sostuvo correspondencia con Gandhi. 17. Practicaba muchos deportes, especialmente el tenis y la equitación. 18. Murió en su finca de Yásnaia Poliana, rodeado de toda su familia. 19. Le gustaba realizar los quehaceres del campo y fabricar botas. 20. Vladimir Chertkov era su secretario y buen amigo del matrimonio Tolstói.

B) Contradictorio es un adjetivo que se aplica con mucha frecuencia a la figura de Tolstói. ¿Podrías explicar si está justificado?

FUENTE RECOMENDADA PARA REALIZAR LA ACTIVIDAD:

¡¡Envía esta actividad a elinfiernodebarbusse@gmail.com, junto con las restantes propuestas que encontrarás próximamente en Otoño Tolstói, antes del 18 de octubre y entra en el sorteo de varias de sus obras más emblemáticas!!

jueves, 25 de septiembre de 2014

Y lo peor queda atrás


«No hace demasiado tiempo que ocurrió aquella historia, y sin embargo hoy sería imposible. Me refiero a lo que les pasó a ellos, a Eduardo Muriel y a su mujer, Beatriz Noguera, cuando eran jóvenes, y no tanto a lo que me pasó a mí con ellos cuando yo era el joven y su matrimonio una larga e indisoluble desdicha». Así empieza lo nuevo de Javier.  No haría falta ni decirlo, lleva su sello inconfundible. Estaré atento a este libro porque lo que él publica siempre es estimulante e inteligente, algo de lo que estamos "mu falticos", como dice un amigo mío de Villanueva de Mesía. Le haré un hueco en cuanto salga de mi tolstoizamiento. El título es parte de una cita del Hamlet: "Así empieza lo malo y lo peor queda atrás." Por otra parte, también ha publicado libro Ken Follet.    

martes, 23 de septiembre de 2014

Llegó el Otoño... Tolstói



Lev Tolstói es un gigante de la literatura. A menudo comparado, por su grandeza y brío, con Shakespeare y Homero, es raro que un lector (cualquiera que sean sus postulados estéticos) no acabe sucumbiendo al hechizo de su narrrativa. Tan fabulosa es su capacidad de armar historias, de hablar con las voces más diversas, de describir con detalle obsesivo, de penetrar en todo lo divino y humano. Contradictorio, impulsivo, arrebatador, nihilista, predicador, moralista, misógino, sabio, Tolstói fue un incansable buscador de la verdad esencial que atañe a la vida de todos los seres humanos. Y la buscó hasta límites a veces difícilmente soportables para él mismo.

Otoño Tolstói es un monográfico ideado y realizado por El infierno de Barbusse, centrado en la figura del gran escritor ruso y en la lectura de tres de sus mejores novelas cortas, que aspira a ser una forma divertida pero seria –ambos adjetivos no son contrapuestos– de divulgación de su importante legado literario entre todos los seguidores y lectores de este blog y de la blogosfera en general.

Otoño Tolstói consta de dos grandes bloques, consecutivos e independientes:

Bloque I. Introducción al universo de Tolstói

Consiste en una introducción a la vida y obra de Lev Nikoláievich Tolstói (1828-1910) a través de diferentes entradas temáticas que se publicarán en el blog los días que se detallan más abajo en el calendario. Cada entrada incluirá una propuesta de actividad que ha de ser elaborada por los participantes. El infierno de Barbusse aportará las herramientas necesarias para realizar adecuadamente cada actividad, pero es cada participante quien ha de coger “papel y lápiz” y conocer de primera mano, a través del estudio de diferentes fuentes, el universo de Tolstói y el contexto en el que nace su obra literaria.

Para animar a la participación y hacerla amena, todos aquellos que completen las diferentes propuestas de trabajo entrarán en un sorteo de 2 ejemplares de cada una de las tres obras que serán objeto de lectura en el siguiente bloque: La muerte de Iván Ilich (Nórdica, con ilustraciones de Agustín Comotto), Amo y criado (Alba), Hadji Murat (Navona Editorial).

Las tres novelas cortas que se leerán -y se sortearán- en este Otoño Tolstói

Los trabajos o actividades han de enviarse al mail elinfiernodebarbusse@gmail.com. Pueden enviarse de uno en uno, conforme vayan apareciendo las propuestas en el blog, o bien todos en un mismo envío. En cualquier caso, tienen que haber sido enviados al mail citado antes del 18 de octubre a las 23:59 h. En el sorteo podrá participar cualquier persona que indique una residencia en España. Por cada participante que haya enviado sus trabajos en la fecha tope establecida, se adjudicará un número, que será con el que participe en el sorteo.


Bloque II. Lectura guiada de tres novelas cortas de Tolstói

En el segundo bloque se llevará a cabo una lectura guiada y participativa de tres novelas cortas de Tolstói que son exponente máximo de su arte y tres joyas de la literatura universal:

La muerte de Iván Ilich (1886) 
Amo y criado (1895)
Hadji Murat (1912)

En este bloque podrá participar cualquier persona, haya o no participado en el anterior. A lo largo del proceso de lectura, cuyo calendario se detalla más abajo, se irán publicando diversas entradas con las pautas, claves y actividades que han de seguir los participantes. Cada título será abordado desde una óptica distinta, por lo que se trabajará de manera diferente.

Las actividades de lectura están pensadas para que el lector trabaje de manera individual y, al mismo tiempo, pueda compartir públicamente su opinión con otros lectores sobre alguno de los temas de debate que se planteen. Los participantes pueden seguir el ritmo de lectura que deseen, aunque les resultará más provechoso seguir el calendario de entradas y pautas de lectura marcado por el blog

Para llevar a cabo la lectura de esta tres obras, el lector dispone de una amplia oferta de ediciones y traducciones. Las aquí recomendadas, y que servirán de base para la lectura guiada, son las ediciones de Nórdica de La muerte de Iván Ilich, que cuenta con una brillante traducción de Víctor Gallego y unas formidables ilustraciones de Agustín Comotto; la de Alba Editorial de Amo y criado (en su colección Alba Brevis, también con traducción de Víctor Gallego); y la de Navona de Hadji Murat, con traducción de Laura e Irene Andresco. Aparte de estas, hay otras buenas opciones en el mercado: La muerte de Iván Ilich y Hadji Murat están editadas conjuntamente por Alianza en un solo volumen, con traducción de Juan López-Morillas; y Amo y criado se encuentra incluida en las colecciones de Relatos de Tolstói editadas por Alba y Debolsillo (ésta última a un precio más económico), con la excelente traducción de Gallego.

Al final de la lectura, se celebrará un nuevo sorteo, titulado "Para seguir leyendo a Tolstói", en el que se sorteará 1 ejemplar de otras tres novelas emblemáticas del escritor ruso: Guerra y paz (Backlist-Planeta), Anna Karénina (Alba) y Los cosacos (Atalanta). Podrán participar en el mismo todos aquellos que hayan completado la lectura de al menos 2 de la tres obras propuestas (a su propia eleccion) y hayan entregado sus correspondientes actividades en el plazo que se indicará en cada una de ellas.

Los tres títulos que entran en el segundo sorteo, "Para seguir leyendo a Tolstói"

A cada participante se adjudicará uno o varios números para entrar en sorteo, en función del número de actividades de lectura realizadas. Así, quien haya completado y entregado las actividades de lectura de dos de las obras propuestas, se le adjudicará 1 número en el sorteo, mientras que quien lo haya hecho con las tres obras que se proponen, participará con 2 números. Si además, el participante está registrado como seguidor del blog, participará con un número adicional más. 

El infierno de Barbusse quiere agradecer a las editoriales Nórdica, Alba, Atalanta, Navona y Backlist-Planeta su amable colaboración en este Otoño Tolstói al haber cedido desinteresadamente los ejemplares para ambos sorteos.


Calendario general Otoño Tolstói:

Bloque I. Introducción al universo de Tolstói

29 de septiembre: Actividad 1
2 de octubre: Actividad 2
6 de octubre: Actividad 3
9 de octubre: Actividad 4
12 de octubre: Actividad 5
15 de octubre: Actividad 6
18 de octubre: Fecha tope entrega actividades
19 de octubre: Sorteo 1 (Cortesía Nórdica, Alba y Navona)

Bloque II. Lectura guiada de tres novelas cortas de Tolstói

20 de octubre: Comienzo lectura La muerte de Iván Ilich
27 de octubre: Actividades lectura La muerte de Iván Ilich
30 de octubre: Comienzo lectura Amo y criado
4 de noviembre: Actividades lectura Amo y criado
7 de noviembre:  Comienzo lectura Hadji Murat
14 de noviembre: Actividades lectura Hadji Murat
18 de noviembre: Finalización de lectura y de entrega de actividades
20 de noviembre: Sorteo 2 "Para seguir leyendo a Tolstói" (Cortesía Atalanta, Alba, Planeta)

viernes, 19 de septiembre de 2014

Calentando motores



Ya hay nombres para los profesores y tutores del monográfico Otoño Tolstói que se celebrará aquí en fechas muy próximas. Este año las personalidades que impartirán sus conocimientos y asesorarán a los participantes en el desarrollo de las actividades a realizar son: Stefan Zweig, Romain Rolland, Vladimir Nabokov, Pietro Citati, Harold Bloom, Víctor Gallego y José Fernández Sánchez. Todos ellos, convocados por el señor Barbusse, tuvieron ayer un encuentro para la puesta en común de contenidos y la coordinación de esfuerzos, metodologías y pareceres. Arriba, una instantánea de la hamaca que ocupó Zweig durante la reunión mantenida en la quinta de monsieur Barbusse con el resto de colegas del Otoño Tolstói.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Un editor en el infierno: Jacobo Siruela

Jacobo Siruela, primer editor que se somete al test Barbusse. Foto: Inka Martí

Con la serie de entrevistas Un editor en el infierno, Barbusse convoca a sus demonios particulares y somete a varios de sus editores fetiche a un test tipo de sondeo bibliopatológico. El primero que ha tenido la gentileza de pasarse por el infierno es Jacobo Siruela, uno de los editores españoles con más larga y fecunda trayectoria profesional. Fundador de los sellos Siruela y Atalanta, Jacobo lleva más de treinta años poniendo al alcance del exigente lector títulos de autores fundamentales de la cultura escrita, con especial vigilancia a la literatura fantástica, de la que es un Ilustrado. Turguénev, Conrad, Wells, Tolstói, Blake, Casanova, Wilde y von Kleist son algunos de los nombres que pueblan su catálogo. De este editor minucioso, ecléctico y elegante, el señor Barbusse guarda bajo doble llave cruzada sus antologías de Vampiros y de Relato fantástico, aparecidas bajo el sello Atalanta, así como algunos ejemplares de las ya inencontrables y míticas colecciones El ojo sin párpado y Biblioteca de Babel, en Siruela.


Nadie lee nada. Si lee, no comprende nada, y si comprende, lo olvida enseguida. No lo digo yo, son palabras de Stanislaw Lem. ¿Demasiado pesimista?

La ironía de Lem es casi insuperable, pero la brillantez de una frase cumple su objetivo en su brillo literario, no sociológico. Es cierto que existe cierto catastrofismo al respecto, pero el objetivo de todo editor es acertar, no lloriquear.

Imagínese que una inundación –por elegir una catástrofe– amenaza con hacer desaparecer su fondo editorial. ¿Qué libro (solo uno, por favor) salvaría?

Libros proféticos de William Blake.

Yo le digo: la calidad en la literatura es subjetiva. Y usted me dice…

Claro que lo es, afortunadamente, pero sobre gustos siento decir que está todo escrito.

Barbusse lo guarda bajo doble llave cruzada
¿Con qué personaje de ficción le gustaría irse a tomar unas copas?

Con Lord Henry Wotton, y por supuesto con la fascinante Ayesha.

¿Qué título publicado por otra editorial le hubiese hecho feliz tener en su catálogo?

Los dioses griegos de Karl Kerenyi, secuestrado por un mal contrato con una editorial que se quedó con los derechos.

¿Soy un retrógrado, un romántico o un friki si le digo que mi experiencia con el libro electrónico me ha producido un efecto rebote y ahora compro más libros en papel que nunca?

No. El ebook no es el paso del barco de vela al barco de vapor. No tiene nada que ver con el progreso. Y es normal desconfiar. ¿Dónde está tu discoteca o tu videoteca?: perdida. En cambio, ¿dónde está tu biblioteca?: sigue en tu casa. El libro de papel es el pasado, presente y futuro. Los soportes electrónicos en cambio son efímeros y sólo cumplen una función utilitaria.

Decía Kafka que un libro debe ser el hacha para el mar helado de nuestro interior. ¿Algún libro-hacha que destaque en su vida?  

Recuerdos, sueños, pensamientos de Carl Gustav Jung, y Ficciones de Borges.

Un libro que detesta o al que le tiene especial manía es…

Cuando un libro no me gusta automáticamente dejo de leerlo, de manera que no llego a detestar ninguno. Supongo que mis fobias se habrían de remontar a esos libros obligados que nos hacían leer en el colegio y la universidad y que ya he olvidado.

En literatura, ¿está todo inventado?

Sí, los temas son unos pocos, lo único que cambia son los tratamientos estilísticos. Pero hoy vivimos una de las épocas más manieristas de la historia de la cultura.

Ejemplar de la ya mítica El Ojo sin párpado

Dígale algo a un adolescente que no lee para que se sienta interesado por la lectura; o lo que es lo mismo, ¿qué nos aporta el acto de leer?

Imagino que los discursos tendrían poco valor persuasivo. Trataría de darle un libro divertido y maravillosamente escrito de Stevenson, por ejemplo, o de Wells o Marcel Schwob.

Si mañana los alienígenas invadieran la Tierra y estos quisieran hacerse una idea, leyendo un libro, de cómo son los humanos, ¿qué obra les aconsejaría para ilustrarlos?

Los viajes de Gulliver.

Un clásico de la literatura que le sonroje no haber leído aún.

El Fausto de Goethe. Una lectura eternamente atrasada de un autor que adoro.

Dígame un libro que le haya hecho reír (con o sin carcajadas).

Aunque estén muy mal las citas autorreferenciales, creo que el libro que más me ha hecho reír en los últimos años es Hombres salmonela en el planeta porno de Yasutaka Tsutsui.

Un libro para reír
Y otro que le haya hecho llorar (con o sin lágrimas).

Pedro Páramo es de los libros más tristes que conozco.

Un autor de cabecera y otro de cabezada.

De cabecera, cualquiera de Borges. De cabezada, Las novelas de Torquemada.

Un autor del momento que presume se seguirá leyendo dentro de cien años.

Peter Sloterdijk.

¿Cuál es su lema como editor?

 No te aburras, ni aburras al prójimo.

¿Qué opinión le merece la opinión de que los libros son caros?

Si la gente supiera el enorme trabajo silencioso que requiere un libro y la complejidad que entraña este pequeño objeto de papel, dejaría de lanzar quejas gratuitas que, por cierto, nunca se escuchan con los ordenadores, móviles o ipads, lo cual es inaudito.

¿Cuál de los títulos que usted ha editado es el más vendido?

La historia de Genji de la dama Murasaki Shikibu. Es la primera novela que se escribió en el mundo y fue posible gracias a una prohibición.

¿Qué tiene Cien sombras de Grey para vender 30 millones de ejemplares en todo el mundo?

Por lo visto muchas fantasías eróticas.

Diseño sobrio y elegante, marca de la casa
Defíname lo que es para usted un libro bien editado.

Un libro en el que forma y contenido sean armónicos y cualitativos. 

 ¿No debería pagarse el precio de un libro una vez leído, y no previamente sin que sepamos si nos va a gustar?

 No. El editor se arriesga; el lector también ha de correr riesgos. 

¿Hay muchos gatos -bien maquillados- y pocas liebres en los expositores de las librerías españolas?

El problema de nuestra época es el reino de la cantidad, pero también es fantástico tener tanta oferta. De modo que los muchos gatos hacen que haya más liebres.

¿Editar en España es llorar o lloriquear?

Ya he sugerido antes que detesto los lloriqueos.

Una ilusión aún no cumplida.

Cumplir los diez años de Atalanta el año que viene con júbilo.

lunes, 15 de septiembre de 2014

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Julien Sorel se viste de Alba


Hay imágenes que hablan por sí solas. Dejemos que hable ésta...

Añadir tan solo que la traducción viene firmada por María Teresa Gallego, de cuya mano pudimos leer hace un par de años una deslumbrante versión de la Bovary de Flaubert.

La edición es de Alba (Clásica Maior, a lo grande).

La portada es de Malévich.

El resto lo pone Stendhal.