jueves, 22 de septiembre de 2016

Señalamientos otoñales


Un clásico de las letras húngaras. Un precioso libro sobre la infancia y sobre el paso al mundo adulto (esa especie de muerte, de devastador naufragio del que nunca llegamos a recuperarnos). Un autor -Móricz- al que su compatriota Sándor Márai calificaba como "uno de los escritores más grandes de la literatura europea". Un libro editado por Acantilado, que aún desprende olor a tinta...

En fin, ¿para qué decir más?

lunes, 19 de septiembre de 2016

Lectura ilustrada Don Quijote, II, caps. 49-51

Ilustración de José Luis Pellicer para la ed. de Barcelona, Montaner y Simón, 1880-1883

Actividades

A) La imagen que se muestra arriba plasma el momento en que el gobernador Panza atiende a la lectura de la carta que ha recibido de su señor don Quijote. A continuación se ofrece el texto de dicha carta, pero, al transcribirlo, se han perdido por el camino algunas palabras y frases del texto. Localiza y completa los fragmentos que faltan:

«Cuando esperaba oír nuevas de tus descuidos, Sancho amigo, las oí de tus discreciones, de que di por ello gracias particulares al cielo. Dícenme que gobiernas como si fueses hombre, y que eres hombre como si fueses bestia, según es la humildad con que te tratas: y quiero que adviertas, Sancho, que muchas veces conviene ir contra la humildad del corazón, porque el buen adorno de la persona que está puesta en graves cargos ha de ser conforme a lo que ellos piden, y no a la medida de lo que su humilde condición le inclina. Vístete bien, que un palo compuesto no parece palo: no digo que traigas dijes ni galas, sino que te adornes con el hábito que tu oficio requiere, con tal que sea limpio.
Para ganar la voluntad del pueblo que gobiernas, entre otras has de hacer dos cosas: la una, ser bien criado con todos, aunque esto ya otra vez te lo he dicho; y la otra, procurar la abundancia de los mantenimientos.
No hagas pragmáticas, y si las hicieres, procura que sean buenas, y sobre todo que se guarden y cumplan, que las pragmáticas que no se guardan antes dan a entender que el príncipe que tuvo discreción y autoridad para hacerlas no tuvo valor para hacer que se guardasen; y las leyes que atemorizan y no se ejecutan, vienen a ser como la viga, rey de las ranas, que al principio las espantó, y con el tiempo se subieron sobre ella.
Sé padre de las virtudes y padrastro de los vicios. No seas siempre riguroso, y escoge el medio entre estos dos estremos, que en esto está la discreción. Visita las cárceles y las plazas, que la presencia del gobernador en lugares tales es de mucha importancia: consuela a los presos, que esperan la brevedad de su despacho; es coco a los carniceros, que por entonces igualan los pesos, y es espantajo a las placeras. No te muestres, aunque por ventura lo seas, lo cual yo no creo, codicioso, mujeriego ni glotón; porque por allí te darán batería, hasta derribarte en el profundo de la perdición.
Mira y remira, pasa y repasa los consejos y documentos que te di por escrito antes que de aquí partieses a tu gobierno, y verás como hallas en ellos, si los guardas, una ayuda de costa que te sobrelleve los trabajos y dificultades que a cada paso a los gobernadores se les ofrecen. Escribe a tus señores y muéstrateles agradecido, la persona que es agradecida a los que bien le han hecho da indicio que también lo será a Dios, que tantos bienes le hizo y de contino le hace.
La señora duquesa despachó un propio con tu vestido y otro presente a tu mujer Teresa Panza; por momentos esperamos respuesta.
Yo he estado un poco mal dispuesto, de un cierto gateamiento que me sucedió no muy a cuento de mis narices, que si hay encantadores que me maltraten, también los hay que me defiendan.
Avísame si el mayordomo que está contigo tuvo que ver en las acciones de la Trifaldi, como tú sospechaste; y de todo lo que te sucediere me irás dando aviso, pues es tan corto el camino: cuanto más que yo pienso dejar presto esta vida ociosa en que estoy..
Un negocio se me ha ofrecido, que creo que me ha de poner en desgracia destos señores; pero aunque se me da mucho, no se me da nada, pues, conforme a lo que suele decirse: «Amicus Plato, sed magis amica veritas». Dígote este latín porque me doy a entender que después que eres gobernador lo habrás aprendido. Y a Dios, el cual te guarde.
Tu amigo,
Don Quijote de la Mancha.»

B) En este enlace puedes ver varias ilustraciones relativas a los tres capítulos leídos. Siempre hay dos que plasman una misma escena de la novela. Agrúpalas por parejas y escoge del texto un párrafo que sirva para describir apropiadamente cada par. Contesta: 1. ¿Cuál fue el dictamen de Sancho acerca de cómo proceder en el complicado caso del hombre y el puente que plasma la imagen nº 3? 2. ¿Quién es el personaje que aparece a la derecha de la imagen nº 1? ¿Crees que es fiel la ilustración a la descripción que de ella hace la novela? 2. Los dos hombres de la imagen nº 9 pelean por un asunto de amores despechados: ¿verdadero o falso? 3. En la imagen nº 10 vemos a Sancho dictar a su secretario una carta para don Quijote; ¿qué es lo que menos parece gustarle del ejercicio de su cargo?


Envía tus respuestas a elinfiernodebarbusse@gmail.com a lo largo de esta semana. Si por algún motivo no has podido leer durante esta semana, no hay problema por enviar varias actividades conjuntamente, siempre que esta excepción no se convierta en un hábito general.

Apunte gráfico (solo para curiosos) ver

Recuerda que tienes a tu disposición otras muchas ilustraciones referidas a los capítulos leídos en el Banco de imágenes del Quijote y en la Iconografía Textual del Quijote. ¡Puedes seleccionar y descargar las que más te gusten y formar tu propio álbum gráfico personalizado de la novela al final de la lectura!

jueves, 15 de septiembre de 2016

El otoño está al caer

Los profesores dejaron a Barbusse ejemplares de sus libros como material para el Otoño Cela

Ya hay profesorado para el monográfico Otoño Cela que se celebrará aquí a partir de mediados de noviembre. Este año la lista de personalidades que compartirán sus conocimientos y asesorarán a los participantes en el desarrollo de las actividades a realizar es de auténtico lujo: Alonso Zamora Vicente, Rosemary Clark, Darío Villanueva, Paul Ilie, Adolfo Sotelo, Ana María Platas, Luis Blanco Vila, Gonzalo Sobejano, Ian Gibson, Gonzalo Torné y Luis Iglesias Feijoo. Todos ellos, convocados por el señor Barbusse, tuvieron ayer -con fresco de más, todo hay que decirlo- un encuentro para la puesta en común de contenidos y la coordinación de esfuerzos, metodologías y pareceres. Arriba, una instantánea de la mesa de trabajo donde se desarrolló la reunión.

lunes, 12 de septiembre de 2016

Lectura ilustrada Don Quijote, II, caps. 46-48

Ilustración de José Luis Pellicer para la ed. de Barcelona, Montaner y Simón, 1880-1883

Actividades

A) La imagen que se muestra arriba plasma el momento del inquietante encuentro entre don Quijote y doña Rodíguez, la dueña de la duquesa. Lee a continuación el siguiente texto que sirve de descripción a la ilustración y localiza quince palabras que se han deslizado en él por error, en lugar de otras que sí escribió Cervantes. Di cuáles son unas y otras.

«Púsose en pie sobre la cama, envuelto de arriba abajo en una colcha de terciopelo amarillo, una galocha en la cabeza, y el rostro y los bigotes vendados —el rostro, por los arañazos; los bigotes, porque no se le desmayasen y cayesen—, en el cual traje parecía la más extraordinaria aparición que se pudiera pensar.
Clavó los ojos en la puerta, y cuando esperaba ver entrar por ella a la rendida y lastimada Altisidora, vio entrar a una reverendísima dueña con unas tocas blancas almidonadas y luengas, tanto, que la cubrían y enmantaban desde los pies a la cabeza. Entre los dedos de la mano izquierda traía una media lamparilla encendida, y con la derecha se hacía sombra, porque no le diese la luz en los ojos, a quien cubrían unos muy grandes antojos. Venía pisando quedito y movía los pies muellemente.
Miróla don Quijote desde su atalaya, y cuando vio su adeliño y notó su silencio, pensó que alguna bruja o hechicera venía en aquel traje a hacer en él alguna mala fechuría y comenzó a santiguarse con mucha priesa. Fuese llegando la visión, y cuando llegó a la mitad del cuarto, alzó los ojos y vio la priesa con que se estaba haciendo cruces don Quijote; y si él quedó atónito en ver tal figura, ella quedó espantada en ver la suya, porque así como le vio tan alto y tan alargado, con la colcha y con las vendas que le desfiguraban, dio una gran voz, diciendo:
 —¡Jesús! ¿Qué es lo que veo?
Y con el sobresalto se le cayó la vela de las manos, y, viéndose a escuras, volvió las espaldas para irse y con el miedo tropezó en sus enaguas y dio consigo una gran caída. Don Quijote, temeroso, comenzó a decir:
—Conjúrote, espectro, o lo que eres, que me digas quién eres y que me digas qué es lo que de mí quieres. Si eres alma en pena, dímelo, que yo haré por ti todo cuanto mis fuerzas alcanzaren, porque soy católico practicante y amigo de hacer bien a todo el mundo, que para esto tomé la orden de la caballería andante que profeso, cuyo ejercicio aun hasta hacer bien a las ánimas de purgatorio se estiende.
La sufrida dueña, que oyó conjurarse, por su temor coligió el de don Quijote, y con voz afligida y baja le respondió:
—Señor don Quijote, si es que acaso vuestra merced es don Quijote, yo no soy fantasma, ni visión, ni alma de purgatorio, como vuestra merced debe de haber pensado, sino doña Rodríguez, la dueña de honor de mi ama la duquesa, que con una necesidad de aquellas que vuestra merced suele remediar a vuestra merced vengo.»

B) Observa las ilustraciones que se muestran en este enlace y agrúpalas en función del capítulo al que hacen referencia. Localiza después en tu libro y cita un pie descriptivo para las ilustraciones nº 2, 5, 6, 12 y 17. Contesta: 1. ¿Cómo se llama el personaje que está de pie en la imagen nº 7, y de qué modo le sirve al flamante gobernador Panza? ¿Cuál es la razón para que no deje a Sancho comer perdices? ¿Y fruta? ¿Y olla podrida? 2. ¿Qué puede estar gritando don Quijote en la imagen nº 11? 3. ¿Quién es el personaje que aparece de espaldas en la imagen nº 4? 4. ¿Qué chascarrillo sobre la duquesa le está contando la dueña Rodríguez a don Quijote en la imagen nº 10? ¿Qué fortuito e insólito suceso va a ocurrir justo a continuación de esa escena?

Envía tus respuestas a elinfiernodebarbusse@gmail.com a lo largo de esta semana. Si por algún motivo no has podido leer durante esta semana, no hay problema por enviar varias actividades conjuntamente, siempre que esta excepción no se convierta en un hábito general.

Apunte gráfico (solo para curiosos) ver

Recuerda que tienes a tu disposición otras muchas ilustraciones referidas a los capítulos leídos en el Banco de imágenes del Quijote y en la Iconografía Textual del Quijote. ¡Puedes seleccionar y descargar las que más te gusten y formar tu propio álbum gráfico personalizado de la novela al final de la lectura!

lunes, 5 de septiembre de 2016

Lectura ilustrada Don Quijote, II, caps. 43-45

Ilustración de D.A. Bichard para la ed. de París, R. Schulz, ca. 1880

Actividades

A) Observa la imagen que se muestra arriba y contesta: 1. ¿Se puede saber dónde está Sancho y qué hace ahí con tales pintas? 2. ¿Le gusta al escudero su nuevo tratamiento de Don Sancho Panza? 3. ¿A cuál de los primeros pleitos que va a juzgar Sancho corresponde el que vemos en la ilustración? 4. ¿Entre qué dos personas tiene lugar tal disputa? 5. ¿Cuál es la sentencia del gobernador Panza al respecto? 6. El segundo pleito, ¿quiénes lo protagonizan y cuál es el motivo del conflicto? 7. ¿Cómo sabía Sancho que en la cañaheja estaban los diez escudos? 8. ¿Con quién comparan los vecinos de la ínsula a su nuevo gobernador tras la resolución de este juicio? 9. En el pleito de la mujer y el ganadero, ¿cómo demostró nuestro flamante gobernador que la mujer mentía ?

 B) Observa las ilustraciones que se muestran en este enlace y agrúpalas en función del capítulo al que hacen referencia. Contesta: 1. ¿Quiénes son los personajes que aparecen en las imágenes nº 2 y 11? 2. Con la separación de don Quijote y Sancho, y con la narración de experiencias en capítulos alternantes, desarrolla Cervantes los primeros intentos de simultaneísmo temporal en la historia de la novela, es decir, atiende a la vez a lo que ocurre en los dos focos espaciales, dedicando alternativamente un capítulo a cada uno. ¿En qué párrafo del capítulo 44 el autor se dirige al amable lector y le hace partícipe de esta alternancia? 3. Después de la escena de la imagen nº 1, don Quijote le confiesa a la duquesa: "Verdad es, señora mía, que siento la ausencia de Sancho; pero no es ésa la causa principal que me hace parecer que estoy triste". ¿Llegamos a saber cuál es el motivo de su tristeza? 4. Don Quijote le está dando unos consejos a sancho en la imagen nº 8; ¿cuáles de los siguientes no salen jamás de boca de nuestro caballero?: 
Comer poco y cenar más poco
Cortarse las uñas
Hablar en voz alta
No comer ajos ni cebollas
No eructar delante de desconocidos
Ser templado en el beber
Peinarse siempre con un peine
No vestir gregüescos
Dormir con generosidad
No ensartar refranes
No limpiarse la boca con la manga

Pregunta conjunta

Llevamos ya bastante avanzada la lectura de esta segunda parte de la novela como para poder tener una escena, una aventura, un momento, un personaje o una frase, etc. que sea nuestra preferida. ¿Cuál es tu caso? Comparte tu opinión en la zona de comentarios.


Envía tus respuestas a elinfiernodebarbusse@gmail.com a lo largo de esta semana. Si por algún motivo no has podido leer durante esta semana, no hay problema por enviar varias actividades conjuntamente, siempre que esta excepción no se convierta en un hábito general.

Apunte gráfico (solo para curiosos) ver

Recuerda que tienes a tu disposición otras muchas ilustraciones referidas a los capítulos leídos en el Banco de imágenes del Quijote y en la Iconografía Textual del Quijote. ¡Puedes seleccionar y descargar las que más te gusten y formar tu propio álbum gráfico personalizado de la novela al final de la lectura!

miércoles, 31 de agosto de 2016

Un libro y toda la soledad

Cartel de la exposición en la fachada de la Biblioteca Nacional, Madrid

Por cierto que en la Biblioteca Nacional tienen ustedes una exposición verdaderamente extraordinaria dedicada al escritor Camilo José Cela (este dato de que Cela era escritor todavía a algunos les pilla por sorpresa). 

Con el título Un libro y toda la soledad (un título precioso donde los haya), la exposición ha sido comisariada por Adolfo Sotelo, catedrático de la Universidad de Barcelona y gran especialista en la figura y en la obra del autor. Esto lo único que quiere decir es que estamos ante una muestra rigurosa, amena, muy didáctica y plenamente concluyente de por qué Cela es uno de los más importantes exponentes de la literatura española de todos los tiempos (pese a que le pese a Rafael Reig y demás insectos trompeteros de nuestra vigorosa narrativa contemporánea).

Si están en Madrid, o pasan por Madrid, no se la pierdan. Disponen para verla hasta el 25 de septiembre. Luego, a partir del 18 de noviembre, estará en Santiago de Compostela. Dos oportunidades tienen; no habrá una tercera. 

martes, 30 de agosto de 2016

Perutz, especie protegida



Los asteroides ya están de vuelta de vacaciones y acaban de poner en la calle una preciosa edición de la novela de Leo Perutz De noche, bajo el puente de piedra, que viene con una nueva traducción a cargo de Cristina García Ohlrich. 

Los que descubrimos (y disfrutamos) a Perutz con el rescate que, de algunos de sus mejores títulos, llevó a cabo la editorial Destino hace unos quince años, sabemos que el autor praguense es parada obligatoria para quien gusta de la literatura hecha artesanalmente, que es oficio ya en vías de vertiginosa e irremediable extinción. 

De su producción, recuerdo con especial satisfacción la excepcional El maestro del juicio final y la no menos extraordinaria El Judas de Leonardo. La habilidad de Perutz para crear ambientes, la precisión y verosimilitud de sus diálogos, y la maestría a la hora de crear y manejar la tensión narrativa son algunos de los rasgos más sobresalientes de este gran escritor.

Borges lo admiraba. También Musil. De sus novelas se ha llegado a decir -y no me parece una afirmación desatinada- que "son el posible resultado de una unión ilícita de Franz Kafka con Agatha Christie". 

De noche, bajo el puente de piedra, que es considerada por muchos su mejor novela, fue publicada en Viena en 1953, una vez que el autor regresó a Europa tras un traumático exilio de quince años por tierras de Israel (ya se imaginan por qué).  

Perutz debería ser, literariamente, una especie protegida.